LOS AU­RI­CU­LA­RES

Es intérprete de mú­si­ca an­ti­gua de re­fe­ren­cia, lle­va 40 años re­cu­pe­ran­do te­so­ros mu­si­ca­les, lo que le ha va­li­do al­gu­nos de los pre­mios más pres­ti­gio­sos del mun­do DE JOR­DI SA­VALL

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Mané Es­pi­no­sa

Es una ma­ña­na cual­quie­ra. Los ra­yos de sol se cue­lan por los ven­ta­na­les del es­tu­dio que Jor­di Sa­vall (Igua­la­da, 1941) po­see cer­ca de Bar­ce­lo­na. Tal vez más pro­pio de un eru­di­to que de un mú­si­co. Pe­ro es que es­te vio­la­gam­bis­ta ex­per­to en mú­si­ca an­ti­gua es más que un mú­si­co, es un sa­bio. Bue­na prue­ba de ello son las pa­re­des re­ple­tas de es­tan­te­rías con mi­les de li­bros; tra­ta­dos ori­gi­na­les del si­glo XVII, no­ve­la mo­der­na y clá­si­ca. En­sa­yos. Atlas. Gue­rra y Paz, El co­mer­cio de es­cla­vos, Eras­mo, Sui­te fran­ce­sa. Lá­mi­nas de ar­te; al­gu­na fo­to de fa­mi­lia. Y va­rias me­sas de tra­ba­jo, “así pue­do te­ner va­rios pro­yec­tos abier­tos a la vez e ir de­di­cán­do­me a ellos de for­ma có­mo­da”, acla­ra, con voz so­se­ga­da y gra­ve. Y con una son­ri­sa tras sus di­mi­nu­tas ga­fas. Y lue­go, cla­ro, ta­bla­tu­ras y par­ti­tu­ras, y par­ti­tu­ras, y par­ti­tu­ras. Por to­das par­tes. De uno de sus es­cri­to­rios, Sa­vall re­gre­sa con un cua­derno en­tre las ma­nos y con de­li­ca­de­za lo mues­tra. Lo com­pró de muy jo­ven, en la tien­da de mú­si­ca Beet­ho­ven de Bar­ce­lo­na. El cua­der­ni­llo, sin una so­la do­blez ni ras­gu­ño, con­tie­ne pie­zas de Ma­rin Ma­rais, un vio­la­gam­bis­ta y com­po­si­tor fran­cés de fi­na­les del si­glo XVII ca­paz de com­po­ner las me­lo­días más tris­tes y per­so­na­je cen­tral en el film To­das las ma­ña­nas del mun­do ( 1991), del ci­neas­ta fran­cés Alain Cor­neau,

que Sa­vall mú­si­có. Y tan­to gus­tó que du­ran­te se­ma­nas la ban­da so­no­ra se si­tuó en­tre los diez ar­tis­tas más es­cu­cha­dos, por en­ci­ma de Mi­chael Jack­son. “Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria. La his­to­ria del film era muy bo­ni­ta y fue una enor­me sor­pre­sa que la mú­si­ca en­tu­sias­ma­ra a mu­cha gen­te. ¡Y eso que son las mú­si­cas más tris­tes y me­lan­có­li­cas que te pue­das ima­gi­nar!”, re­cuer­da Sa­vall. Y só­lo él sa­be la fór­mu­la pa­ra con­se­guir, cual flau­tis­ta de Ha­me­lín, se­du­cir a un pú­bli­co tan va­ria­do que acu­de de to­das par­tes del mun­do a es­cu­char­lo en sus con­cier­tos. “Es ló­gi­co, por­que la mú­si­ca an­ti­gua es a me­nu­do muy no­ve­do- sa, la des­cu­bres en el re­ci­tal mu­chas ve­ces. Ade­más, es­tas mú­si­cas an­ti­guas apor­tan una re­la­ción rít­mi­ca y me­ló­di­ca muy in­ten­sa. Te en­tran muy di­rec­ta­men­te. Te emo­cio­nan, el com­po­nen­te más im­por­tan­te de la mú­si­ca. Por­que sin emo­ción no hay me­mo­ria”. Por eso, di­ce, es tan im­por­tan­te al ha­cer un con­cier­to o un dis­co que el ar­tis­ta trans­mi­ta emo­ción. Tam­bién tra­ta de cap­tu­rar­la en sus gra­ba­cio­nes. Y des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das lle­va siem­pre con él unos pe­que­ños cas­cos, “li­ge­ros, ple­ga­bles y de gran ca­li­dad”, que uti­li­za, jus­ta­men­te, pa­ra es­cu­char las gra­ba­cio­nes que ha rea­li­za­do en su es­tu­dio; o mú­si­ca cuan­do es­tá de via­je. “Es lo que me man­tie­ne co­nec­ta­do con lo que ha­go”, ex­pli­ca. Sa­vall ne­ce­si­ta es­tar se­gu­ro cuan­do rea­li­za una gra­ba­ción de que el so­ni­do que se re­gis­tra “es el más pró­xi­mo po­si­ble de lo que sien­to cuan­do es­toy to­can­do”. Es una ob­se­sión, ase­gu­ra, que le acom­pa­ña des­de ha­ce me­dio si­glo. “Una de las ma­yo­res frus­tra­cio­nes que sen­tía al prin­ci­pio era gra­bar un ins­tru­men­to y lue­go al es­cu­char­lo dar­me cuen­ta de que aque­lla gra­ba­ción so­na­ba ho­rri­ble, sin har­mó­ni­cos. Es­tos pe­que­ños cas­cos tie­nen mu­cha fi­de­li­dad, sin exa­ge­ra­cio­nes de agu­dos ni de ba­jos. Ofre­cen exac­ta­men­te el so­ni­do que se ha gra­ba­do y pa­ra mí eso es esen­cial”.

AU­RI­CU­LA­RES Pa­ra evi­tar la de­cep­ción de ha­cer una gra­ba­ción y lue­go des­cu­brir que no sue­na bien, Jor­di Sa­vall lle­va siem­pre unos cas­cos pa­ra ver si la mú­si­ca sue­na tal co­mo él quie­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.