RE­LLE­NOS

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Fi­bras sin­té­ti­cas

El re­lleno de po­liés­ter es el más co­mún. Se tra­ta de un plás­ti­co en for­ma de fi­bras de más o me­nos den­si­dad, en fun­ción de la ca­li­dad de la al­moha­da. Cuan­ta ma­yor ca­li­dad, más fá­cil es que con­ser­ve su for­ma du­ran­te más tiem­po. Al tra­tar­se de un ma­te­rial sin­té­ti­co evi­ta los olo­res des­agra­da­bles, tien­de a ab­sor­ber el su­dor y la gra­sa de la ca­ra más rá­pi­da­men­te y no pro­du­ce aler­gias. No sue­len ser muy có­mo­das pa­ra dor­mir bo­ca aba­jo. Es un ti­po de al­moha­da que ge­ne­ral­men­te es fir­me y man­tie­ne su ca­li­dad me­nos tiem­po que las que es­tá re­lle­nas de plu­ma y plu­món, por lo que no es ex­tra­ño que se mez­clen am­bos ma­te­ria­les pa­ra au­men­tar su sua­vi­dad y du­ra­bi­li­dad.

Plu­ma y plu­món

Es uno de los re­lle­nos más có­mo­dos de­bi­do a que pro­por­cio­na un buen equi­li­brio en­tre la fir­me­za y la sua­vi­dad y se adap­ta bien al con­torno de la ca­be­za, sin em­bar­go a cier­tas per­so­nas les pue­de cau­sar aler­gia. Al ser po­co fir­me per­mi­te dor­mir bo­ca aba­jo có­mo­da­men­te. Las plu­mas no se pe­gan en­tre sí, lo que ha­ce que sea es­pon­jo­so y mu­lli­do. El plu­món son las plu­mas pe­que­ñas que se en­cuen­tran bajo las plu­mas ex­te­rio­res del ani­mal. Pues­to que el plu­món es más pe­que­ño, no tie­ne las bár­bu­las pre­sen­tes en una al­moha­da de plu­mas. Con es­te ma­te­rial son du­ra­de­ras y man­tie­nen su for­ma du­ran­te años. Sue­len ser ca­ras, aun­que de­pen­de del con­te­ni­do del re­lleno y del ti­po de plu­món, que pue­de ob­te­ner­se tan­to de pa­tos co­mo de gansos y ocas. Unas de las más apre­cia­das son las de los pa­tos Ei­der, que vi­ven en cli­mas ex­tre­ma­da­men­te fríos y se re­pro­du­cen al­re­de­dor del Ár­ti­co. Du­ran­te el in­vierno mi­gran al sur pa­ra ani­dar en las cos­tas del nor­te de Eu­ro­pa, Is­lan­dia y Si­be­ria. Es­tos pa­tos fo­rran sus ni­dos con plu­mas que arran­can de sus pe­chos, que son las que se re­co­gen des­pués de que las hem­bras y sus crías aban­do­nan los ni­dos y re­gre­san al nor­te. El vo­lu­men de pro­duc­ción de es­tas plu­mas de­pen­de del nú­me­ro de aves que anidan, por lo que el pre­cio tien­de a ser al­to. Las de los gansos tam­bién son de al­ta ca­li­dad, so­bre to­do los si­be­ria­nos. Sus plu­mas los aís­lan de las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­ma­da­men­te ba­jas y son muy li­ge­ras. Son las más cá­li­das que se con­si­guen. En cuan­to al plu­món de oca es muy li­ge­ro y suave. Un mi­llón de plu­mo­nes pe­sa só­lo un ki­lo, y man­tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble gra­cias a su ca­pa­ci­dad de per­mi­tir cir­cu­lar el ai­re.

Lá­tex

Es un ma­te­rial na­tu­ral que trans­pi­ra muy bien, y se adap­ta con fa­ci­li­dad a la for­ma del cue­llo y re­tie­ne su for­ma por lar­go tiem­po. Ade­más es an­ti­aler­gé­ni­co.

Vis­coe­lás­ti­cas

He­chas de es­pu­ma de po­liu­re­tano, su prin­ci­pal ven­ta­ja es que se amol­dan per­fec­ta­men­te a la for­ma y postura del cuer­po. Igual que ocu­rre con las anató­mi­cas, no to­do el mun­do se adap­ta bien a ellas, por lo que só­lo se re­co­mien­da su com­pra des­pués de pro­bar­la. Tie­nen un es­pe­sor muy va­ria­ble, se­gún su den­si­dad. A ma­yor den­si­dad, ma­yor du­ra­bi­li­dad, es­ta­bi­li­dad del re­lleno y me­jor so­por­te a tu ca­be­za. La es­pu­ma vis­coe­lás­ti­ca fue desa­rro­lla­da en los años se­ten­ta por el centro de in­ves­ti­ga­ción Ames de la NASA pa­ra ayu­dar a re­du­cir las fuer­zas gra­vi­ta­to­rias de los as­tro­nau­tas du­ran­te el des­pe­gue. Es­te mis­mo re­lleno se usa aho­ra en al­moha­das pa­ra per­mi­tir la dis­tri­bu­ción uni­for­me del pe­so de una per­so­na du­ran­te el sue­ño. La es­pu­ma se adap­ta a la for­ma de la

ca­be­za y cue­llo, vol­vien­do a su for­ma an­te­rior cuan­do se qui­ta la pre­sión. Es lo que se lla­ma es­pu­ma con me­mo­ria. Es­ta vis­coe­las­ti­ci­dad per­mi­te la adap­ta­ción sen­ci­lla a los mo­vi­mien­tos de la ca­be­za du­ran­te la no­che. La es­pu­ma den­tro de la al­moha­da tie­ne cien­tos de agu­je­ros que pro­por­cio­nan una ade­cua­da cir­cu­la­ción del ai­re y evi­tan que se acu­mu­le la hu­me­dad. Pues­to que las bac­te­rias y el moho no pue­den vi­vir en la es­pu­ma, las al­moha­das son hi­poa­ler­gé­ni­cas. Hay dos ter­cios me­nos de po­si­bi­li­da­des de que los áca­ros del pol­vo so­bre­vi­van en una al­moha­da de es­pu­ma.

Gel

Es uno de los úl­ti­mos re­lle­nos en lle­gar al mer­ca­do. Se tra­ta de una es­pu­ma de po­liu­re­tano con mez­cla de fi­bras sin­té­ti­cas y na­tu­ra­les (co­mo el aloe ve­ra). Son de la fa­mi­lia de las vis­coe­lás­ti­cas, pe­ro con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Re­sul­tan muy fres­cas y trans­pi­ra­bles. Ofre­ce un buen so­por­te al cue­llo y a la es­pal­da. Tam­bién es re­sis­ten­te al moho y a los áca­ros.

Cau­cho na­tu­ral

Na­tu­ral, pu­ro y elás­ti­co, el cau­cho es uno de los in­gre­dien­tes más im­por­tan­tes en la fa­bri­ca­ción de al­moha­das or­to­cer­vi­ca­les (se adap­ta a la for­ma anató­mi­ca del cue­llo), ade­más de evi­tar que los pa­rá­si­tos de cual­quier ti­po pro­li­fe­ren. El cau­cho na­tu­ral, an­tes de ser pro­ce­sa­do y con­ver­ti­do a es­ta­do só­li­do, se ex­trae en es­ta­do lí­qui­do a par­tir de la sa­via del ár­bol de la go­ma, que cre­ce ha­bi­tual­men­te en cli­mas tro­pi­ca­les. En las fá­bri­cas se so­li­di­fi­ca y se cor­ta en lá­mi­nas. Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des es que ab­sor­be el agua co­mo una es­pon­ja. Por es­ta ra­zón es di­fí­cil ser se­ca­do si se mo­ja.

Al­gas ma­ri­nas

No es ha­bi­tual en­con­trar al­moha­das que lle­ven al­gas en for­ma de fi­nas ca­pas, pe­ro las hay. Con­tie­nen yo­do, por eso ac­túan co­mo un es­cu­do na­tu­ral con­tra aler­gias, as­ma y otros pro­ble­mas de ti­po res­pi­ra­to­rio.

Al­go­dón

Es uno de los ma­te­ria­les más an­ti­guos den­tro de la pro­duc­ción tex­til. Su sua­vi­dad, ab­sor­ben­cia y re­sis­ten­cia com­bi­na­das con la li­ge­re­za y sus pro­pie­da­des hi­poa­ler­gé­ni­cas ha­cen de él un ex­ce­len­te ma­te­rial que ha per­du­ra­do en el tiem­po. A pe­sar de los años se si­gue usan­do ac­tual­men­te por­que no se ha vis­to afec­ta­do por la com­pe­ten­cia de las fi­bras sin­té­ti­cas. Es­te ti­po de re­lleno pro­du­ce muy po­cas aler­gias y es re­sis­ten­te al moho y los áca­ros.

Lana

¿Por qué an­ti­gua­men­te las per­so­nas usa­ban ca­mi­sas de lana in­clu­so en verano? Pro­ba­ble­men­te, la lana es el úni­co ma­te­rial que ca­lien­ta du­ran­te el in­vierno y re­fres­ca en verano. Es ca­paz de ab­sor­ber la hu­me­dad has­ta un 39% de su pe­so. Por eso, no se su­da cuan­do se lle­va ro­pa de lana. Al igual que el al­go­dón es re­sis­ten­te al moho y a los áca­ros.

La­van­da y eu­ca­lip­to

La la­van­da es un ar­bus­to aro­má­ti­co en­dé­mi­co del me­di­te­rrá­neo, a la que se le atri­bu­yen cua­li­da­des te­ra­péu­ti­cas y re­la­jan­tes, co­no­ci­das des­de la an­ti­güe­dad. Pa­ra las al­moha­das se uti­li­zan sus flo­res se­cas pa­ra fa­vo­re­cer el des­can­so y la re­la­ja­ción. En el ca­so del eu­ca­lip­to, ali­via las vías res­pi­ra­to­rias y fa­vo­re­ce un des­can­so pro­fun­do. No es ha­bi­tual uti­li­zar la­van­da y eu­ca­lip­to en los re­lle­nos de las al­moha­das, pe­ro hay al­gu­na mar­ca que lo usa.

La lana y el al­go­dón for­man par­te de es­ta al­moha­da. Un re­lleno clá­si­co y na­tu­ral que per­vi­ve en el tiem­po

Una mez­cla ori­gi­nal com­pues­ta por cau­cho na­tu­ral, al­gas ma­ri­nas en fi­nas ca­pas y eu­ca­lip­to

Co­co-mat in­cor­po­ra en el mo­de­lo Sit­hon IV una mez­cla de cau­cho na­tu­ral, al­go­dón y la­van­da

Häs­tens pre­pa­ra un re­lleno 15% de plu­món de pa­to y 85% de plu­ma de pa­to. La te­la es 100% de al­go­dón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.