IDEAS Y PRO­PUES­TAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

¿Hay que en­ten­der el cua­dro pa­ra que gus­te?

La be­lle­za en el mun­do del ar­te es im­por­tan­te, pe­ro el ar­te no tie­ne por qué ser siem­pre bo­ni­to. A ve­ces el ar­tis­ta ex­pre­sa al­go a tra­vés de una obra be­lla, pe­ro no ex­clu­si­va­men­te. No ha­ce fal­ta en­ten­der siem­pre lo que hay di­bu­ja­do o esculpido, por­que el ar­te no es una fo­to­co­pia de al­go real. Una obra sir­ve pa­ra ex­pli­car al­gún sen­ti­mien­to o emo­ción; pa­ra edu­car y mos­trar un sen­ti­do; pe­ro so­bre to­do pa­ra dis­fru­tar con la con­tem­pla­ción de al­go di­fe­ren­te y pa­ra co­no­cer­se me­jor, tam­bién lo que nos ro­dea. Nos gus­ta re­co­no­cer e iden­ti­fi­car aque­llo que ve­mos, y por eso el ar­te no fi­gu­ra­ti­vo nos des­con­cier­ta. Pe­ro el ar­tis­ta re­pre­sen­ta las co­sas co­mo quie­re, a me­nu­do a tra­vés del co­lor, la ma­te­ria o la for­ma.

Eso tam­bién lo sa­be ha­cer mi hi­jo de 4 años. Y has­ta yo

Pues há­ga­lo. ¿Se atre­ve con una lá­mi­na en blan­co? Cuan­do lo prue­bas, ves que no es tan fá­cil. Co­mo tam­po­co es tan fá­cil es­cri­bir un cuen­to in­fan­til –aun­que te los in­ven­tes ca­da no­che a los pies de la ca­ma de tu hi­jo– ni com­po­ner una bue­na can­ción. Uno pue­de te­ner una ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer al­gu­na co­sa bo­ni­ta, y ha­cer un tra­ba­jo ma­nual pre­cio­so, pe­ro pa­ra que sea una obra de ar­te tie­ne

que des­per­tar la ima­gi­na­ción, ex­pli­car una emo­ción, trans­mi­tir sen­ti­mien­tos, co­mu­ni­car al­go.

Los mu­seos son ca­ros

Hay mu­seos ca­ros, hay mu­seos ba­ra­tos y hay mu­seos gra­tis. La ma­yo­ría de mu­seos tie­nen una se­rie de días al mes gra­tis, ade­más de ofer­tas es­pe­cí­fi­cas, en­tra­das es­pe­cia­les, car­nets in­fan­ti­les o de jó­ve­nes… Va­le la pe­na mi­rar bien la in­for­ma­ción de los cen­tros pa­ra sa­ber las pro­mo­cio­nes po­si­bles. Aun­que tam­po­co es­ta­ría de más si co­piá­ra­mos un po­co de lo que se ha­ce en los paí­ses ve­ci­nos: en Fran­cia, por ejem­plo, la ma­yo­ría de equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les ofre­ce la en­tra­da fa­mi­liar, que in­clu­ye a ni­ños has­ta 18 años. En el Lou­vre, los me­no­res de 18 en­tran gra­tis, así co­mo los jó­ve­nes has­ta 25 re­si­den­tes en un país de la UE. En Gran Bre­ta­ña, mu­chos mu­seos son gra­tis, co­mo el pres­ti­gio­so Bri­tish Mu­seum. Tam­bién va­le la pe­na ha­cer de tu­ris­ta en la pro­pia ciu­dad, y apro­ve­char las pro­mo­cio­nes que se ofre­cen a los tu­ris­tas, co­mo los pa­ses com­bi­na­dos que nor­mal­men­te in­clu­yen la vi­si­ta a una se­rie de mu­seos a lo lar­go de un tiem­po de­ter­mi­na­do.

Los li­bros de ar­te son abu­rri­dos

Hay li­bros de ar­te crea­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra fa­mi­lias y ni­ños, ame­nos pe­ro pro­fun­dos. Tam­bién hay ma­te­rial au­dio­vi­sual, apps, in­clu­so se­ries te­le­vi­si­vas que re­crean la vi­da de ar­tis­tas o los des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos… Ade­más, hay mu­chos li­bros de ar­te en la vi­da co­ti­dia­na: se pue­de en­se­ñar a los ni­ños a bus­car for­mas en las nu­bes o en las pie­dras.

Des­mon­tar o dis­fru­tar

Fer­nand Lé­ger es­cri­bió una re­fle­xión muy ci­ta­da a la ho­ra de ha­blar de ar­te: “De­cís: ‘¡qué bi­ci­cle­ta tan bo­ni­ta!’, sin pen­sar an­tes por qué lo es. No de­mos­tra­réis que es be­lla des­mon­tán­do­la y es­tu­dián­do­la. Con la obra de ar­te pa­sa lo mis­mo. Una pues­ta de sol im­pre­sio­nan­te no se ex­pli­ca, ni tam­po­co el ar­te con­sis­te en co­piar la be­lla pues­ta de sol o la bi­ci­cle­ta ele­gan­te… El ar­tis­ta lo tie­ne que ha­cer tan be­llo co­mo la na­tu­ra­le­za, pe­ro no la tie­ne que imi­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.