Cul­tu­ra Ti­ki, el re­gre­so

No ha­ce fal­ta recorrer los 12.000 km que se­pa­ran Es­pa­ña de Po­li­ne­sia pa­ra em­pa­par­se de sus cos­tum­bres. He me iki ia. Bien­ve­ni­dos en ha­waiano al re­sur­gir de la cul­tu­ra ti­ki

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to An­na To­màs y Car­lo­ta Igle­sias

Aires po­li­ne­sios, es­tam­pa­dos ha­waia­nos, me­lo­días de uke­le­les, cóc­te­les em­bria­ga­do­res, lo ti­ki es­tá de mo­da

Los nom­bres co­mo Mo­lo­kai Mu­le, Dan­za de Fue­go, Per­la del Vi­cio o el em­ble­má­ti­co Mai Tai pa­re­cen sa­ca­dos de un ri­tual in­dí­ge­na de ma­gia ne­gra. Sím­bo­los que ape­lan a lo prohi­bi­do. A lo se­cre­to. Ser­vi­dos en vasijas to­té­mi­cas o en co­pas van­guar­dis­tas. Las ca­mi­sas con es­tam­pa­dos ha­waia­nos se com­bi­nan con las ga­fas de sol ti­po avia­dor o los la­bios ro­jos. Uke­le­les, guir­nal­das col­ga­das al cue­llo y flo­res. Flo­res en for­ma de co­ro­na co­mo el tí­pi­co tia­ré o suel­tas en el pe­lo co­mo el hi­bis­cus o la plu­me­ria. La cul­tu­ra ti­ki, muy po­pu­lar en Nor­tea­mé­ri­ca en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, re­na­ce. La red glo­bal de in­ves­ti­ga­ción y pro­nós­ti­co de ten­den­cias WGSN ha­bla ya de “flo- re­ci­mien­to neo­ti­ki”. Sus fie­les se­gui­do­res aman tan­to las pal­me­ras, los co­lo­res y las flo­res co­mo el rock & roll, las de­co­ra­cio­nes mi­ni­ma­lis­tas, el exo­tis­mo y la fal­ta de so­fis­ti­ca­ción de su ori­gen an­ces­tral. El ori­gen de un nue­vo mun­do Quien no sea co­no­ce­dor en pro­fun­di­dad de sus tra­di­cio­nes, cree­rá que la cul­tu­ra ti­ki pro­vie­ne de las ce­les­tia­les is­las po­li­ne­sias. Pe­ro en reali­dad, el con­cep­to ti­ki y su con­si­guien­te ex­pan­sión cul­tu­ral na­ció en Es­ta­dos Uni­dos de la mano del aven­tu­re­ro Er­nest Ray­mond Beau­mont Gantt. Des­pués de sur­car los mares del pa­cí­fi­co Sur, que­dó fas­ci­na­do con la pro­me­sa de pa­raí­so, li­ber­tad se­xual, mis­te­rio y es­ca­pis­mo que ofre­cía la Po­li­ne­sia. Si bien Gau­guin ya lo ha­bía mos­tra­do en sus pin­tu­ras de mu­je­res tahi­tia­nas, Gantt qui­so trans­por­tar to­das esas sen­sa­cio­nes a EE.UU. Y así abrió el pri­mer bar que da­ría lu­gar a la cul­tu­ra ti­ki. Mim­bre en las pa­re­des y va­sos de ce­rá­mi­ca con dei­da­des sa­gra­das. No era una ré­pli­ca fi­de­dig­na de las cos­tum­bres de las is­las, tam­po­co las al­cohó­li­cas (el ron era más tí­pi­co del Ca­ri­be que del Pa­cí­fi­co), pe­ro des­pués de más de diez años de abs­ti­nen­cia con mo­ti­vo de la ley Se­ca, los no­ve­do­sos cóc­te­les su­pu­sie­ron to­da una re­ve­la­ción. Holly­wood tam­bién pu­so de su par­te con Wai­ki­ki wed­ding, con Bing Crosby y El hu­ra­cán, de John Ford, am­bas de 1937 y tam­bién con dos ver­sio­nes de Re­be­lión a bor­do (1935 y 1962), la se­gun­da con Mar­lon Bran­do enamo­ra­do de Ta­ri­ta en Tahi­tí.

En los cua­ren­ta la cul­tu­ra ti­ki era to­da una ten­den­cia en au­ge. Sin em­bar­go ha­cia los años se­ten­ta su éxi­to em­pe­zó a men­guar. Los hi­jos del baby boom veían esos lo­ca­les y be­bi­das co­mo lu­ga­res prehis­tó­ri­cos y de cin­cuen­to­nes. En Es­pa­ña, lo ti­ki lle­gó con el des­ta­pe y tras unos años de bo­nan­za ca­yó en el ol­vi­do, pe­ro hoy en día re­sur­ge. Buen ejem­plo de ello son al­gu­nos de los úl­ti­mos res­tau­ran­tes que flo­re­cen por las ca­pi­ta­les eu­ro­peas, el au­ge de las dan­zas po­li­ne­sias, el surf o el re­torno de pe­lí­cu­las con ex­pe­di­cio­nes a nue­vas tie­rras co­mo Kon-Ti­ki, ba­sa­da en la his­to­ria real del an­tro­pó­lo­go no­rue­go Thor He­yer­dahl.

Cóc­te­les mis­te­rio­sos Enig­má­ti­cos y exó­ti­cos, los cócte-

les neo­ti­ki ri­va­li­zan con el gin-to­nic. Kim Haa­sa­rud, co­no­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos co­mo “La rei­na de la ar­qui­tec­tu­ra lí­qui­da”, es una con­sul­to­ra coc­te­le­ra que ha ayu­da­do a los res­tau­ran­tes, ba­res y ho­te­les más pres­ti­gio­sos de Nue­va York a crear una fi­lo­so­fía de vi­da en torno a las be­bi­das y al al­cohol: “Creo que las be­bi­das tro­pi­ca­les por un la­do, y los au­tén­ti­cos cóc­te­les ti­ki por otro, es­tán vol­vien­do a cau­sar furor. En el pa­sa­do, la re­gla fun­da­men­tal pa­ra cual­quier coc­te­le­ro ti­ki era uti­li­zar fru­ta fres­ca, si­ro­pes ca­se­ros y una mul­ti­tud de ro­nes en sus be­bi­das. In­gre­dien­tes de ca­li­dad eran los que mar­ca­ban la di­fe­ren­cia y lo que ha ido des­apa­re­cien­do a lo lar­go de los años has­ta hoy, que re­sur­ge con fuer­za. ¡Ya era ho­ra!”, ex­cla­ma. Héc­tor Hen­che, di­rec­tor de Fizz Bar­ten­ders, em­pre­sa de­di­ca­da al ca­te­ri­ng de cóc­te­les, com­par­te la mis­ma opi­nión: “Se es­tán re­cu­pe­ran­do clá­si­cos co­mo el Mai Tai, el Zom­bie o el Blue Ha­wai. Las mez­clas de fru­tas, ya sean pi­ña, man­go, pa­pa­ya u otros in­gre­dien­tes tro­pi­ca­les, jun­to con el in­se­pa­ra­ble ron, se com­bi­nan con di­fe­ren­tes se­cre­tos que lo­gran al­can­zar esa com­ple­ji­dad de sa­bo­res tan par­ti­cu­lar de la coc­te­le­ría ti­ki”. Ba­res de ayer y de hoy Hoy en día el si­tio al que acu­dir pa­ra dis­fru­tar de es­tas be­bi­das con au­ra nos­tál­gi­ca es cues­tión de gus­tos. Llá­me­se neo­ti­ki, po­li­ne­sio o ha­waiano, lo cier­to es que cual­quier ca­li­fi­ca­ti­vo es ap­to pa­ra es­ta ti­po de ba­res. To­da­vía se con­ser­van al­gu­nos lo­ca­les mí­ti­cos en la capital bar­ce­lo­ne­sa co­mo el Aloha (Pro­ve­nça, 159) y el Kaha­la (Dia­go­nal, 537), es­te úl­ti­mo el pri­mer bar ti­ki de to­da Es­pa­ña; o el Mau­na Loa (pla­za San­ta Ana, 13) en Ma­drid. Los fa­ná­ti­cos de los tó­tems, las ca­si­tas de mim­bre, las ho­jas de pal­me­ra y las co­lo­sa­les dei­da­des col­gan­tes del te­cho han de re­cor­dar es­ta pa­la­bra: Cri­ti­ki.com. Una web en la que po­drán en­con­trar to­dos aque­llos lu­ga­res ti­ki del mun­do en los que per­du­ra su ori­gi­na­li­dad ini­cial. Quie­nes no sean par­ti­da­rios de ob­ser­var pá­ja­ros en jau­las tam­bién en­con­tra­rán su es­pa­cio. Sur­gen nue­vas in­ven­cio­nes co­mo los Lunch Bonx & Ti­ki Room (Bar­co 8, Ma­drid) o Tahi­tí (Joa­quín Cos­ta 39, Bar­ce­lo­na) o por su­pues­to PKNY (49 Es­sex St, Nue­va York), nú­cleo neo­ti­ki neo­yor­quino. La apues­ta de es­tos nue­vos lo­ca­les son las de­co­ra­cio­nes po­li­ne­sias sin ex­ce­sos y com­bi­na­das con ele­men­tos chic. El ob­je­ti­vo sin em­bar­go es el mis­mo de an­ta­ño. Co­mo bien di­ce Ch­ris­ti­na Bi­fano, do­cen­te del curso de ca­za­ten­den­cias y ten­den­cias en mo­da en el IED Bar­ce­lo­na Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño: “Lo neo­ti­ki no es tan­to una sub­cul­tu­ra sino una tri­bu ur­ba­na. No in­ten­ta con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te pa­ra la so­cie­dad de ma­sas, pe­ro sí ab­sor­ber e in­cluir a más per­so­nas, aque­llas que tie­nen en co­mún el amor ha­cía el es­ti­lo po­li­ne­sio kitsch de los cin­cuen­ta, las be­bi­das dul­ces con mu­chos in­gre­dien­tes, los co­lo-

res, la dan­za y el gla­mur del Holly­wood do­ra­do. Per­so­nas que in­ten­tan es­ca­par de las ru­ti­na­rias y lú­gu­bres no­ti­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca del mun­do”. La ins­pi­ra­ción: mo­ti­vos tro­pi­ca­les Ju­lia Weems, di­rec­to­ra del área de Mo­da en el IED Bar­ce­lo­na cuen­ta co­mo lo exó­ti­co y mis­te­rio­so de la Po­li­ne­sia es­tá cau­san­do furor en­tre los hips­ters. “Ellos es­tán sien­do los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la pa­sión por las ca­mi­sas hawaianas”. Si bien han si­do gran­des mar­cas las que han crea­do una ver­da­de­ra ten­den­cia in­cor­po­ran­do pau­la­ti­na­men­te mo­ti­vos tro­pi­ca­les y flo­res en el pe­lo. Dior, Mar­che­sa, Va­ne­sa Bruno y otras más eco­nó­mi­cas co­mo To­pShop o Asos han inun­da­do maniquíes y pa­sa­re­las con lo­ros, pal­me­ras, pla­yas, co­lo­res y mo­ti­vos in­dí­ge­nas. Ni­ke, por ejem­plo, lan­zó la tem­po­ra­da pa­sa­da unas ma­llas pa­ra co­rrer con un es­tam­pa­do ins­pi­ra­do en ta­tua­jes sa­moa­nos. Ma­ra Hoff­ma’s se en­car­gó de­fi­ni­ti­va­men­te de ins­tau­rar la cul­tu­ra neo­ti­ki co­mo ten­den­cia con su pa­sa­re­la re­ple­ta de uke­le­les, pal­me­ras y flo­res en el pe­lo. Pe­que­ñas fir­mas co­mo Sa­mant­ha Pleet o Fa­mily Af­fairs si­guie­ron la es­te­la y se ins­pi­ra­ron en tie­rras le­ja­nas pa­ra sus co­lec­cio­nes. “Me ins­pi­ró la idea de Ar­ca­dia des­pués de visitar una ex­po­si­ción en el Mu­seo de Ar­te de Fi­la­del­fia so­bre Gau­guin y Rous­seau. Me en­can­tó la idea de una mu­jer ex­plo­ra­do­ra par­tien­do ha­cia una mí­ti­ca y pa­ra­di­sía­ca is­la. La co­lec­ción es la ex­plo­ra­ción de un sue­ño, de la idea universal de la búsqueda del pa­raí­so que só­lo pue­de en­con­trar­se me­dian­te una men­ta­li­dad sin ho­ri­zon­tes y un ávi­do ape­ti­to por la aven­tu­ra”, co­men­ta Sa­mant­ha Pleet. Jo­yas y mue­bles. La fir­ma de jo­yas De­sign and Con­quer, por ejem­plo, han to­ma­do el fa­mo­so ti­ki-bar cons­trui­do en 1955 en el ho­tel Wal­dorf de Van­cou­ver co­mo ins­pi­ra­ción, crean­do to­da una lí­nea en la que las lí­neas y la sim­pli­ci­dad son las pro­ta­go­nis­tas. Y pa­ra aque­llos que quie­ran sen­tir­se en el pa­raí­so al cru­zar el um­bral de su ca­sa, la ten­den­cia se ex­tien­de tam­bién al mo­bi­lia­rio. Ja­rro­nes an­tro­po­mór­fi­cos con re­mi­nis­cen­cias de las is­las de Pas­cua o Sa­moa co­mo las de Sar­ga­de­los , mue­bles de rat­tan o los biom­bos de ca­ña. Los me­nos atre­vi­dos pue­den op­tar por apor­tar exo­tis­mo de­co­ran­do las pa­re­des con el pa­pel de la co­lec­ción Trippy de Graham and Brown. Festivales: mú­si­ca y di­se­ño Ryan Gos­ling lo va­ti­ci­nó en la ro­mán­ti­ca es­ce­na de la pe­lí­cu­la Blue Va­len­ti­ne. Mi­che­lle Wi­lliams bai­la en el pór­ti­co de una tien­da unos tor­pes pa­sos de cla­qué. Mien­tras tan­to, Gos­ling la acom­pa­ña al son de su voz y de la de­li­ca­da mú­si­ca que to­ca con un pe­que­ño ins­tru­men­to de cuer­da: el uke­le­le. Los fa­ná­ti­cos de es­te ins­tru­men­to tie­nen un des­tino: el Ti­ki Oa­sis, un fes­ti­val ce­le­bra­do el 13 de agos­to en San Die­go que va ya por su oc­ta­va edi­ción. Fal­das Hula, Mai Tais y ta­blas de surf en to­das par­tes. El fes­ti­val se creó co­mo una ini­cia­ti­va pa­ra re­cau­dar fon­dos y reha­bi­li­tar el mo­tel Ca­lien­te Tro­pics en Palm Springs. Al­re­de­dor de 3.000 per­so­nas asis­ten a es­ta ci­ta don­de mú­si­ca, di­se­ño y mo­da mues­tran sus me­jo­res ga­las. Tam­po­co fal­tan lec­cio­nes de dan­za, ins­truc­cio­nes pa­ra ha­cer cóc­te­les y sim­po­sios co­mo el úl­ti­mo de es­te año: “Cuan­to más lar­go el pe­lo, más cer­ca te en­cuen­tras de los dio­ses ti­ki”. Bajo el mis­mo ha­lo de ado­ra­ción a la cul­tu­ra ti­ki pe­ro es­ta vez cen­tra­da es­pe­cí­fi­ca­men­te en mú­si­ca y ar­te se en­cuen­tra el Call of the Tro­pics. Ar­tis­tas co­mo Robb Ha­me, De­rek Ya­ni­ger y Ti­ki Tony en­tre otros exhiben sus di­se­ños al más pu­ro es­ti­lo ha­waiano. Y en la capital de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se Alli­son Sa­ro­fin ha ce­le­bra­do su fies­ta anual de Ha­llo­ween. ¿Adi­vi­nan cuál ha si­do la te­má­ti­ca del even­to? Po­li­ne­sia, el pa­raí­so an­sia­do. En Es­pa­ña ya se oyen vo­ces acer­ca de con­cen­tra­cio­nes de dan­za tahi­tia­nas o gru­pos de in­tere­ses ha­waia­nos en la web Mee­tup. com. Ya lo can­ta­ba Me­cano “Ha­wai, Bom­bay, son dos paraísos que a ve­ces yo me mon­to en mi pi­so”. Po­li­ne­sia en los pies Aho­ra, las ca­de­ras se mue­ven al fre­né­ti­co rit­mo de los tam­bo­res, los bam­búes y las pie­dras vol­cá­ni­cas. El fer­vor por la dan­za y las flo­res en el pe­lo ya fue au­gu­ra­do por Ser­ge Ka­kou, Tom Ad­ler y Lu­cien Gaut­hier en su re­co­pi­la­ción fo­to­grá­fi­ca Be­lle­zas tahi­tia­nas. Ya no es ne­ce­sa­rio cru­zar to­do el Pa­cí­fi­co pa­ra apren­der dan­zas po­li­ne­sias al más pu­ro es­ti­lo au­tóc­tono. En Es­pa­ña, Mai­kea Group im­par­te clases a afi­cio­na­dos y as­pi­ran­tes a pro­fe­so­res, y cuen­ta ya con un ex­ten­so pro­fe­so­ra­do. Kea­nu Gue­va­ra, fun­da­dor jun­to con Ma­ya Tia­ré, ex­pli­ca co­mo Mai­kea Group tu­vo sus ini­cios en Ha­wái: “Una vez allí y da­da nues­tra afi­ción a las dan­zas, nos enamo­ra­mos de las au­tóc­to­nas co­no­ci­das co­mo hula. Nos ab­sor­bió el co­no­cer esa cul­tu­ra. De re­gre­so a Es­pa­ña vi­mos que na­die en­se­ña­ba es­tas dan­zas aquí. No ha­bía maes­tros que fo­men­ta­ran y di­vul­ga­ran es­tas ar­tes y nos lan­za­mos a cu­brir ese va­cío con es­fuer­zo, ho­ras de de­di­ca­ción y apos­tan­do fuer­te y con con­vic­ción. Tras años de es­tu­dio y una de­ce­na de via­jes su­ce­si­vos a di­fe­ren­tes is­las de la Po­li­ne­sia pa­ra se­guir for­mán­do­nos, el her­ma­na­mien­to con es­ta cul­tu­ra es ab­so­lu­to”. El pue­blo po­li­ne­sio ca­re­ció de len­gua­je es­cri­to has­ta la lle­ga­da de los eu­ro­peos a fi­na­les del XVIII. Por eso, la dan­za siem­pre se ha uti­li­za­do co­mo for­ma de per­pe­tua­ción de su cul­tu­ra. Bai­les co­mo el Hula Kahi­ko, pro­pio de Ha­wái, po­seen una se­mi­lla re­li­gio­sa muy pro­fun­da. Otras co­mo la Ote’a, deTahi­ti tie­nen un ori­gen bé­li­co. Al­gu­nas ado­ra­ban a di­fe­ren­tes dei­da­des re­li­gio­sas co­mo al crea­dor Kea­ne, de­no­mi­na­do así en Ha­wái, o Tan­gao­ra, tal co­mo era co­no­ci­do en otras is­las. En Es­pa­ña ca­da vez son más pal­pa­bles las hue­llas de es­tas dan­zas abo­rí­ge­nes. Qui­zás no se tra­te tan só­lo de una ten­den­cia. Tal vez el con­tac­to de los pies des­cal­zos con la tie­rra ma­dre y los mo­vi­mien­tos del cuer­po al rit­mo de la per­cu­sión ayu­dan a en­con­trar un po­co de so­sie­go en tiem­pos un tan­to con­vul­sos. “E ho’a’o no i pau kuhihe­wa”, es de­cir, só­lo haz­lo y ter­mi­na­rá el pá­ni­co.

Be­ber, ves­tir, bai­lar

han lle­ga­do has­ta nues­tros días en for­ma de be­bi­das, es­tam­pa­dos mao­ríes, ba­res de­co­ra­dos ade­cua­da­men­te, arre­glos y es­tam­pa­dos flo­ra­les, clases de bai­le y ta­lle­res de re­la­ja­ción, ade­más del sem­pi­terno surf

La cul­tu­ra y la es­té­ti­ca ve­ni­da de Po­li­ne­sia ha te­ni­do sus al­tos y ba­jos. Ha­ce 70 años, Holly­wood y los cóc­te­les em­pe­za­ron a in­tro­du­cir de­ta­lles de la cul­tu­ra ti­ki. Fue­ron la pri­me­ra se­ñal de una se­rie de in­fluen­cias que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.