Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

La búsqueda de nues­tra es­pi­ri­tua­li­dad es un pro­yec­to per­so­nal, que te­ne­mos que guiar no­so­tros, no los de­más. En ca­so de pér­di­da, Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Lo­re­na, ten­go 26 años y ha­ce unos tres que des­per­tó en mí lo que po­dría­mos lla­mar el an­he­lo por lo es­pi­ri­tual, aun­que en mi am­bien­te no hay na­da de ello, si bien mis pa­dres son cre­yen­tes, pe­ro de un mo­do muy di­fe­ren­te a lo que sien­to. Co­men­cé a prac­ti­car yo­ga y tai­chi, a me­di­tar y a leer mu­chos li­bros so­bre el te­ma, sin fal­tar los tu­yos, y a asis­tir a ta­lle­res y con­fe­ren­cias. Nun­ca he te­ni­do in­te­rés por la re­li­gio­si­dad ecle­siás­ti­ca, pe­ro sí em­pe­cé a sen­tir­lo por la es­pi­ri­tua­li­dad co­mo tal, sin dog­mas. Ten­go una fa­mi­lia ma­ra­vi­llo­sa, un no­vio que se des­vi­ve por mí y buenos ami­gos, pe­ro te es­cri­bo por­que a ve­ces sien­to una gran so­le­dad, in­clu­so de­ses­pe­ra­ción, por­que a ellos no les in­tere­sa es­te te­ma. No pue­do ha­blar­lo con mi no­vio, es co­mo si fue­ra re­frac­ta­rio al te­ma, in­clu­so le in­co­mo­da. Sa­be lo im­por­tan­te que es pa­ra mí la me­di­ta­ción, pe­ro ja­más me pre­gun­ta có­mo me va. Tú que tie­nes tan­ta ex­pe­rien­cia y que a ve­ces ha­blas de esa “so­le­dad del ser”, ¿me pue­des orien­tar? A ve­ces pien­so en rom­per con mi no­vio, aun­que lo quie­ro mu­cho.

RES­PUES­TA | Lo que te su­ce­de es más fre­cuen­te de lo que crees, so­bre to­do cuan­do uno co­mien­za con es­ta búsqueda in­te­rior y tie­ne tan­ta ne­ce­si­dad de ser com­pren­di­do, es­cu­cha­do e in­clu­so que las otras per­so­nas se be­ne­fi­cien de lo que a no­so­tros nos ayu­da. Pe­ro siem­pre que un alumno mío en cla­se de me­di­ta­ción se la­men­ta de que es in­com­pren­di­do al res­pec­to o de que no le pres­tan aten­ción cuan­do quie­re con­ven­cer a los otros, le di­go con sen­ti­do del humor: “Un yo­gui no es un sal­va­dor de al­mas”. Bas­tan­te tie­ne uno con se­guir su via­je ha­cia los aden­tros, co­no­cer­se y tra­tar de ir­se rea­li­zan­do. In­for­ma o há­bla­les so­bre el te­ma, Lo­re­na, a aque­llos que les in­tere­se o veas re­cep­ti­vos al res­pec­to, pe­ro con las otras per­so­nas re­la­ció­na­te des­de otro án­gu­lo, con otro ti­po de dis­cur­so.

La búsqueda es­pi­ri­tual es muy ín­ti­ma y pri­va­ti­va, y ni si­quie­ra de­be­mos ha­cer ga­la de ella. Si la po­de­mos com­par­tir, lo ha­ce­mos, pe­ro si no, evi­tar­lo tam­bién es un buen ejer­ci­cio de con­ten­ción cons­cien­te. No te sien­tas ni so­la ni des­di­cha­da por ello. Ca­da per­so­na tie­ne sus in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les, su ten­den­cias. Lo im­por­tan­te es que tu no­vio, por ejem­plo, te res­pe­te, aun­que no en­tien­da o com­par­ta tus in­tere­ses es­pi­ri­tua­les o an­he­lo de au­to­de­sa­rro­llo. Es cier­to que en mu­chas pa­re­jas sur­ge una bre­cha cuan­do no se com­par­ten los mis­mos in­tere­ses exis­ten­cia­les, pe­ro pien­so que eso sig­ni­fi­ca de­bi­li­dad. Por eso, hay que apren­der a res­pe­tar los tres es­pa­cios: el tu­yo, el mío y el nues­tro. Con­se­gui­réis es­pa­cios co­mu­nes y otros que no, y eso, siem­pre que ha­ya res­pe­to, no de­be des­alen­tar­te. Igual a él le gus­ta la ópe­ra y a ti, no. Tú si­gue con tu prác­ti­ca, bien mo­ti­va­da, y no te em­pe­ñes ni en que los de­más la com­par­tan ni que ni si­quie­ra la aprue­ben, o desaprue­ben. Sé in­di­fe­ren­te a ello. La pro­pia prác­ti­ca de la me­di­ta­ción nos en­se­ña a cul­ti­var una ac­ti­tud de ecua­ni­mi­dad que nos ha­ce más fir­mes an­te la acep­ta­ción o el re­cha­zo. Igual ya co­no­ces ese sí­mil de que el sol de ma­ne­ra na­tu­ral ex­pan­de sus ra­yos, pe­ro no se preo­cu­pa de si al­guien quie­re o no quie­re to­mar­los.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.