En­ci­clo­pe­dias

En­ci­clo­pe­dias sin Wi­ki Fue­ron un pel­da­ño en la es­ca­le­ra so­cial de la cla­se me­dia y po­cos ho­ga­res se re­sis­tie­ron a su com­pra aun­que fue­ra a pla­zos. La in­me­dia­tez tec­no­ló­gi­ca cues­tio­na el fu­tu­ro de es­tos tem­plos del sa­ber

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Isabel Gó­mez Me­len­chón

Sím­bo­lo del co­no­ci­mien­to y del des­per­tar cul­tu­ral de mi­llo­nes de per­so­nas... ¿qué lu­gar ocu­pan en la era di­gi­tal? ¿el del ol­vi­do?

Que le­van­ten la mano to­dos los que ha­cían los de­be­res del co­le­gio con­sul­tan­do una en­ci­clo­pe­dia. Si us­ted ha res­pon­di­do po­si­ti­va­men­te, con to­da se­gu­ri­dad tie­ne más de vein­te años, vein­ti­cin­co apu­ran­do. Si le sue­na a chino, tie­ne me­nos de 15, y si le sue­na a grie­go, va bien en­ca­mi­na­do y pro­ba­ble­men­te tam­bién disfrutó de una en su ni­ñez: la pa­la­bra en­ci­clo­pe­dia vie­ne de las vo­ces grie­gas en, ki­klos y pai­dós, que vie­ne a sig­ni­fi­car co­no­ci­mien­to en círcu­lo. Hu­bo un mo­men­to en que po­cos ho­ga­res es­pa­ño­les ca­re­cían de es­tos li­bros des­ti­na­dos a ayu­dar­nos a su­bir la es­ca­le­ra so­cial, que no as­cen­sor por aquel en­ton­ces. Es­pa­sa, So­pe­na, Sal­vat son nom­bres que van aso­cia­dos a nues­tro hu­mil­de des­pe­gue cul­tu­ral, co­mo el mul­ti­mue­ble que ha­cía de con­te­ne­dor or­gu­llo­so y tes­ti­go de nues­tra cul­tu­ra re­cién ad­qui­ri­da. A pla­zos, por su­pues­to. Hoy es po­si­ble que al­gu­nos de aque­llos en­tra­ña­bles to­chos des­can­sen en los con­te­ne­do­res de re­ci­cla­je jun­to con las es­tan­te­rías de metal ne­gro y re­po­sa­do­res de ma­de­ra de con­glo­me­ra­do co­lor whisky que per­mi­tie­ron di­se­ñar es­truc­tu­ras an­tes de que co­no­cié­ra­mos la pa­la­bra di­se­ño. Por­que, ¿qué sen­ti­do tie­ne hoy te­ner una en­ci­clo­pe­dia? ¿Pa­ra qué sir­ven si cuan­do sa­len de im­pren­ta ya es­tán an­ti­cua­das? ¿Hay al­go ahí fue­ra di­fe­ren­te a Wi­ki­pe­dia? En un ex­ce­len­te ar­tícu­lo de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal (que en­con­tra­mos en in­ter­net, por su­pues­to) se nos ofre­ce una muy ilu­mi­na­do­ra de­fi­ni­ción de en­ci­clo­pe­dia a car­go de N.L. Mal­clès co­mo “tes­ti­mo­nio de una ci­vi­li­za­ción o so­cie­dad en un mo­men­to de­ter­mi­na­do”. Pues bien, si la ci­vi­li­za­ción ac­tual se ca­rac­te­ri­za por al­go es por la ra­pi­dez de cambios, he­chos y des­cu­bri­mien­tos, y la en­ci­clo­pe­dia se ha vis­to in­ca­paz de se­guir el rit­mo. Goo­gle es la gran en­ci­clo­pe­dia y to­dos for­ma­mos par­te de ella. La en­ci­clo­pe­dia re­pre­sen­tó pa­ra mu­chas fa­mi­lias el ac­ce­so a la cul­tu­ra. Y no só­lo en nues­tro país. A su po­pu­la­ri­za­ción con­tri­bu­yó un per­so­na­je que se nos ha­ría tan cer­cano co­mo ellos: el ven­de­dor que iba de puer­ta en puer­ta con­ven­cien­do al pa­ter o ma­ter fa­mi­lias de la ne­ce­si­dad de po­seer una.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.