Her­ma­nos del al­ma

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ire­ne Or­ce

Sí, dan mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za, pe­ro tam­bién in­fi­ni­dad de sa­tis­fac­cio­nes

A ve­ces es­tán es­pe­rán­do­nos cuan­do lle­ga­mos al mun­do, otras, apa­re­cen por sor­pre­sa y se lle­van to­da la aten­ción. Por lo ge­ne­ral, vie­nen en tres ta­ma­ños: ma­yo­res, me­dia­nos y pe­que­ños. Y con ellos apren­de­mos por pri­me­ra vez lo que sig­ni­fi­ca te­ner ce­los, pe­lear­nos has­ta per­der el alien­to y des­cu­brir el sig­ni­fi­ca­do de la com­pli­ci­dad. Te­ner her­ma­nos es una de las ma­yo­res aventuras que nos ofre­ce la vi­da. Pe­ro co­mo to­das las re­la­cio­nes in­ten­sas, no es­tán exen­tas de con­flic­to. El tiem­po a ve­ces crea ba­rre­ras ca­da vez más di­fí­ci­les de su­pe­rar, nos cen­tra­mos en nues­tra pro­pia vi­da y en oca­sio­nes nos dis­tan­cia­mos. A ve­ces pa­re­ce la sa­li­da más fá­cil. De ahí que mu­chos de no­so­tros nos ha­ya­mos plan­tea­do al­gu­na vez: ¿có­mo ha­bría si­do nues­tra vi­da si fué­ra­mos hi­jos úni­cos?

Po­si­ble­men­te, nues­tra in­fan­cia ha­bría si­do más tran­qui­la. No ha­bría­mos te­ni­do que com­par­tir ha­bi­ta­ción, ni he­re­dar ro­pa, ni tam­po­co com­pe­tir por la aten­ción de los pa­dres. Ha­bría­mos evi­ta­do in­nu­me­ra­bles dis­cu­sio­nes y pe­leas, sa­li­das de tono, pa­la­bras amar­gas y reac­cio­nes do­lo­ro­sas. Nos hu­bié­ra­mos lle­va­do me­nos dis­gus­tos y hu­bié­ra­mos te­ni­do que su­pe­rar me­nos obs­tácu­los pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos. Sea co­mo fue­re, nues­tra vi­da se­ría muy dis­tin­ta. E inevi­ta­ble­men­te, no­so­tros tam­bién. Pe­ro en el pro­ce­so, po­si­ble­men­te nos ha­bría­mos per­di­do mu­chas co­sas. Por­que se pa­san la vi­da mo­les­tán­do­nos y po­nién­do­nos de los ner­vios, pe­ro sin ellos na­da se­ría igual. Por­que no­so­tros po­de­mos me­ter­nos con ellos y de­cir­les ani­ma­la­das, pe­ro si al­guien más lo ha­ce, sal­ta co­mo un re­sor­te el ins­tin­to de pro­tec­ción. La in­fan­cia no hu­bie­ra si­do igual sin los se­cre­tos y con­fi­den­cias com­par­ti­das, sin la ri­sa flo­ja y sin esas mi­ra­das que lo di­cen to­do. De ahí la im­por­tan­cia de re­fle­xio­nar so­bre qué sig­ni­fi­ca real­men­te te­ner her­ma­nos. No to­das las re­la­cio­nes fra­ter­na­les son igua­les, pe­ro to­das son fuen­tes de apren­di­za­je. De un mo­do u otro, los her­ma­nos nos apor­tan mu­chas co­sas, pe­se a las di­fe­ren­cias que a me­nu­do van sur­gien­do. Pue­den ser las per­so­nas que más que­re­mos y tam­bién las que más odia­mos, in­clu­so am­bas en el curso de un mis­mo día. Des­pier­tan lo me­jor y lo peor. Pe­ro de­pen­de úni­ca­men­te de no­so­tros ver las des­ven­ta­jas… o los be­ne­fi­cios de te­ner her­ma­nos.

No so­mos el centro del uni­ver­so No im­por­ta si te­ne­mos uno o diez, te­ner her­ma­nos es si­nó­ni­mo de apren­der a com­par­tir. Y hay que ver lo mu­cho que dis­fru­ta­mos apren­dien­do tan va­lio­sa lec­ción. To­do co­mien­za el día en que nues­tro ju­gue­te pre­fe­ri­do apa­re­ce en ma­nos del her­mano o la her­ma­na. Se­ría fa­bu­lo­so de­cir que la reac­ción ini­cial es la ge­ne­ro­si­dad ab­so­lu­ta, pe­ro por lo ge­ne­ral, las emo­cio­nes que nos des­pier­ta esa ima­gen son un po­co me­nos cons­truc­ti­vas. Hay quien se lanza sin di­la­ción con la fir­me mi­sión de re­cu­pe­rar lo que es su­yo, sin im­por­tar lo que le pa­se al usur­pa­dor que lo su­je­ta. En es­ta di­vi­sión en­tran

los em­pu­jo­nes, los ti­ro­nes de pe­lo, las bo­fe­ta­das y el mé­to­do speedy gon­zá­lez, que con­sis­te en aga­rrar­lo an­tes de que se dé cuen­ta y sa­lir pi­tan­do, con to­da la ve­lo­ci­dad que nues­tras cor­tas ex­tre­mi­da­des nos per­mi­tan. Pe­ro to­das es­tas téc­ni­cas no aca­ban de­ma­sia­do bien. El llan­to del su­so­di­cho la­drón de ju­gue­tes aler­ta a las au­to­ri­da­des, que muy ca­ri­ño­sa­men­te nos in­for­man de que las co­sas hay que com­par­tir­las. Tal blas­fe­mia nos sue­le de­jar be­rrean­do, pe­ro tras la pa­ta­le­ta, no nos que­da otra que ce­der. Apren­de­mos a com­par­tir no siem­pre por vo­lun­tad pro­pia, sino mu­chas ve­ces por ne­ce­si­dad. En oca­sio­nes, es­ta lec­ción con­ti­núa su curso en la ado­les­cen­cia. Es­pe­cial­men­te en lo con­cer­nien­te a la ro­pa –más co­mún en­tre las her­ma­nas– y lo tec­no­ló­gi­co –en­tre los her­ma­nos–, aun­que am­bos son in­ter­cam­bia­bles. El con­cep­to de pro­pie­dad des­pier­ta al mons­truo que lle­va­mos den­tro, y desata hu­ra­ca­nes de gri­tos, al­go que no sue­le apa­re­cer en las eti­que­tas e ins­truc­cio­nes de uso de un sim­ple jer­sey o un or­de­na­dor. Con un po­co de suer­te, con el tiem­po des­cu­bri­mos los be­ne­fi­cios del quid pro quo. O lo que es lo mis­mo, el con­sa­bi­do hoy por ti ma­ña­na por mi. Nos ha­ce­mos ex­per­tos en el true­que, cla­ve de to­da con­vi­ven­cia. Sin sa­ber­lo, es­ta­mos desa­rro­llan­do la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar, la crea­ti­vi­dad –es­pe­cial­men­te cuan­do de­vol­ve­mos con al­gu­na ta­ra los ar­tícu­los pres­ta­dos con o sin co­no­ci­mien­to de su due­ño– y la ge­ne­ro­si­dad. Apren­de­mos a va­lo­rar las ne­ce­si­da­des, ilu­sio­nes e in­quie­tu­des de otro ser hu­mano ade­más de las pro­pias. Eso nos ayu­da a desa­rro­llar la em­pa­tía y a li­mar el ego­cen­tris­mo, cua­li­da­des que nos se­rán muy úti­les en los años ve­ni­de­ros. Y en oca­sio­nes, nos ayu­da a co­ger­le cier­to gus­ti­llo a arran­car­le una son­ri­sa o un gra­cias a ese con el que com­par­ti­mos te­cho. Apren­der a com­par­tir de co­ra­zón y no por obli­ga­ción nos ofre­ce in­fi­ni­dad de be­ne­fi­cios. Sa­tis­fac­ción, ale­gría, bie­nes­tar in­terno… Lle­ga un mo­men­to en el que no lo ha­ce­mos por el otro, sino por no­so­tros mis­mos. Pa­ra des­cu­brir nues­tros lí­mi­tes Los her­ma­nos son co­mo ca­jas de Pan­do­ra. No im­por­ta si lle­gan an­tes o des­pués que no­so­tros, la cues­tión es que nos des­pier­tan nues­tras pri­me­ras en­vi­dias y com­pa­ra­cio­nes. “¿Por qué a él le de­jan sa­lir más tar­de que a mí?” “¿Por qué siem­pre le to­can los me­jo­res re­ga­los?” “Por qué a mí me exi­gen sa­car me­jo­res no­tas?” “¿Por qué se lle­va me­jor con mi ma­dre o con mi pa­dre que yo?” “Es la más mi­ma­da con di­fe­ren­cia”... Cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, a me­nu­do en­tra­mos en com­pe­ti­ción con ellos. Y aun­que es­ta ri­va­li­dad pue­de ser fuen­te de frus­tra­cio­nes y pro­fun­do ma­les­tar, tam­bién tie­ne un la­do que hay con­si­de­rar be­ne­fi­cio­so y po­si­ti­vo. La com­pe­ti­ción sa­na nos lle­va a in­ten­tar des­ta­car en al­go por no­so­tros mis­mos, lo que nos lle­va a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des in­na­tas y ta­len­tos. Y en es­te pro­ce­so, tam­bién apren­de­mos el sig­ni­fi­ca­do de la hu­mil­dad. E in­clu­so a ha­cer equi­po con nues­tro ri­val en los momentos más ines­pe­ra­dos.

COM­PE­TIR CON LOS HER­MA­NOS NOS LLE­VA A DAR LO ME­JOR DE NO­SO­TROS

Es­pe­cial­men­te cuan­do nos en­con­tra­mos con un ob­je­ti­vo co­mún: por lo ge­ne­ral, con­se­guir al­go de nues­tros ¿inocen­tes? pro­ge­ni­to­res. Lo cier­to es que exis­ten po­cas per­so­nas que sean ca­pa­ces de sa­car­nos de nues­tras ca­si­llas co­mo lo ha­cen los her­ma­nos. Tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­car to­das las te­clas co­rrec­tas pa­ra ha­cer­nos sal­tar. Po­nen a prue­ba el al­can­ce de nues­tra ira y la po­ten­cia de nues­tra ma­la le­che. Des­pier­tan nues­tros más ba­jos ins­tin­tos, que se trans­for­man en pa­la­bras vi­les y en oca­sio­nes has­ta en za­pa­ti­llas lan­za­das con sor­pren­den­te pun­te­ría. Nos po­nen a prue­ba des­de que te­ne­mos uso de ra­zón. Nos chin­chan, nos ma­cha­can y nos lle­van al lí­mi­te. En esos momentos, hay quien op­ta por cul­ti­var la pa­cien­cia y quien eli­ge to­mar dis­tan­cia e in­clu­so de­jar de ha­blar al es­tí­mu­lo cau­san­te de to­das esas emo­cio­nes tó­xi­cas. Es­ta pue­de re­sul­tar una si­tua­ción per­ma­nen­te –en el ca­so de que no vi­va­mos bajo el mis­mo te­cho– o ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil de man­te­ner, en el ca­so con­tra­rio. Si bien la dis­tan­cia ofre­ce pers­pec­ti­va, cor­tar un víncu­lo tan pro­fun­do de raíz de­ja se­cue­las. Y an­tes de to­mar una de­ci­sión tan de­fi­ni­ti­va, va­le la pe­na va­lo­rar la re­la­ción en su con­jun­to, con to­do lo que nos apor­ta, y no úni­ca­men­te aque­llas co­sas que nos ha­cen da­ño. Po­si­ble­men­te, una de las más im­por­tan­tes se co­no­ce co­mo com­pli­ci­dad. Se­gún la RAE, es “la ac­ti­tud con que se mues­tra que exis­te co­no­ci­mien­to por par­te de dos o más per­so­nas de al­go que es se­cre­to u ocul­to pa­ra los de­más”. O di­cho de otro mo­do, es la ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car en uno de esos eter­nos via­jes en co­che a qué fa­mi­liar se le ha es­ca­pa­do una ven­to­si­dad. Es la cua­li­dad que nos lle­va a ren­dir­nos a la ri­sa flo­ja, a com­pren­der­nos con una mi­ra­da, a ter­mi­nar in­ven­tan­do jue­gos a las tan­tas de la ma­dru­ga­da pa­ra com­ba­tir el abu­rri­mien­to. Po­si­ble­men­te to­dos po­da­mos re­cor­dar al­gún mo­men­to en el que nos he­mos sen­ti­do más cer­ca de nues­tro her­mano o her­ma­na que de cual­quier otra per­so­na en el mun­do. Nues­tros her­ma­nos son gran­des maes­tros. A dia­rio nos brin­dan la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar nues­tra to­le­ran­cia y nues­tra pa­cien­cia. Co­mo cuan­do nos di­cen las ver­da­des que más nos cues­ta es­cu­char. Y por si fue­ra po­co, nos ayu­dan a com­pren­der el au­tén­ti­co sig­ni­fi­ca­do de acep­ta­ción y de per­dón. Pe­ro an­te to­do, nues­tros her­ma­nos nos ayu­dan a des­cu­brir quie­nes so­mos. Y co­mo nos lle­van al lí­mi­te, nos dan la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir quién que­re­mos ser. La re­la­ción que man­te­ne­mos con ellos no es siem­pre un ca­mino de ro­sas. To­dos te­ne­mos es­que­le­tos en el ar­ma­rio, co­sas que he­mos di­cho u he­cho de las que no es­ta­mos par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­sos. Po­de­mos tra­tar de evi­tar en­fren­tar­nos a ellas, po­nien­do to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de una re­la­ción fa­lli­da en el otro, o dar el pri­mer pa­so en pos de la re­con­ci­lia­ción. Y de vez en cuan­do, re­cor­dar­les lo que sig­ni­fi­can pa­ra no­so­tros. Por­que es­tá en nues­tras ma­nos de­ci­dir qué nos pe­sa más. ¿Las des­ven­ta­jas…o las ven­ta­jas de te­ner her­ma­nos? ¿Con qué nos que­da­mos?

Los her­ma­nos com­par­ten un víncu­lo muy es­pe­cial. Úni­co. Pue­den ser los ami­gos más fie­les y los ri­va­les más en­co­na­dos, pues des­pier­tan lo me­jor y lo peor de no­so­tros mis­mos... ¿Cuán­tas ve­ces les re­cor­da­mos lo im­por­tan­tes que son o han si­do pa­ra no­so­tros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.