Capital cul­tu­ral eu­ro­pea

Umeå es la capital eu­ro­pea de la cul­tu­ra 2014, una ciu­dad de la La­po­nia sue­ca, al nor­te del país, que sor­pren­de por la can­ti­dad y va­rie­dad de su ofer­ta mu­seís­ti­ca, su tra­di­ción mu­si­cal y su en­torno de na­tu­ra­le­za sal­va­je

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Umeå, en el sur de la La­po­nia sue­ca, es­tá lle­na de mu­seos y es re­fe­ren­te eu­ro­peo es­te año

El usua­rio más fiel de las bi­blio­te­cas de la ciu­dad sue­ca de Umeå tie­ne de 0 a 14 años y pi­de pres­ta­dos 36 vo­lú­me­nes al año, más o me­nos el do­ble que en el res­to del país. ¿Que dón­de se en­cuen­tra es­ta po­bla­ción que arro­ja da­tos tan sor­pren­den­tes? En el con­da­do de Väs­ter­bot­ten, es de­cir, al sur de la La­po­nia sue­ca. Pue­de que los lar­gos in­vier­nos, que ex­tien­den su blan­ca in­fluen­cia has­ta bien en­tra­do el mes de abril, ten­gan al­go que ver con el pre­coz in­te­rés por la lec­tu­ra, e in­clu­so por la es­cri­tu­ra. El mun­dial­men­te fa­mo­so Stieg Lars­son, au­tor de la tri­lo­gía Mi­llen­nium, pa­só aquí bue­na par­te de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia. En los ba­jos del nú­me­ro 12 de la ca­lle Vret­ga­tan, en el su­bur­bio de Ha­ga, es don­de em­pe­zó a fo­guear­se co­mo es­cri­tor, si bien sus in­tere­ses se cen­tra­ban en­ton­ces en la cien­cia fic­ción, lle­gan­do a pu­bli­car un ma­ga­zi­ne es­pe­cia­li­za­do, Sfä­ren, con un ami­go su­yo. El in­vierno en Umeå y en Nors­jö, una pe­que­ña lo­ca­li­dad si­tua­da al­go más al nor­te en la que vi­vían sus abue­los, sí que se re­fle­jan en las pá­gi­nas de Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res (Des­tino). Pe­ro por lo que es ver­da­de­ra­men­te co­no­ci­da Umeå es por su vin­cu­la­ción con las ar­tes y por su es­ce­na mu­si­cal. A ori­llas del río Umeäl­ven se en­cuen­tra el com­ple­jo del Arts Cam­pus, un es­pa­cio muy par­ti­cu­lar que en­glo­ba el Ins­ti­tu­to de Di­se­ño, la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra, la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes y el Bild­mu­seet, un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo que se be­ne­fi­cia de los cen­tros de for­ma­ción ve­ci­nos, con los que co­la­bo­ra. Las ex­po­si­cio­nes del Bild­mu­seet son siem­pre tem­po­ra­les, ya que ca­re­ce de un fon­do pro­pio, pe­ro es­ta cir­cuns­tan­cia pro­pi­cia que fa­mi­lias en­te­ras lo vi­si­ten asi­dua­men­te. De he­cho, es ex­tra­ño no tro­pe­zar por sus pa­si­llos con al­gu­na ban­da­da de ni­ños, que con­su­men ar­te de for­ma es­pon­tá­nea, le­jos de la tras­cen­den­cia que se per­ci­be en otros es­pa­cios más con­ven­cio­na­les. Ade­más, la cir­cu­la­ción cons­tan­te de chi­cos de to­das las na­cio­na­li­da­des que es­tu­dian en los cen­tros ve­ci­nos o ha­cen prác­ti­cas en el mu­seo, con­tri­bu­ye a crear una at­mós­fe­ra cos­mo­po­li­ta de crea­ti­vi­dad, que tam­bién tie­ne su re­fle­jo en las mu­chí­si­mas ban­das mu­si­ca­les de Umeå. Y to­da­vía con más ra­zón es­te año que la lo­ca­li­dad es la capital eu­ro­pea de la cul­tu­ra. Con es­ta ex­cu­sa, ade­más de un ex­ten­so pro­gra­ma de ac­tua­cio­nes y acon­te­ci­mien­tos cul­tu­ra­les que no aca­ba has­ta el pró­xi­mo in­vierno, la ciu­dad ha inau­gu­ra­do el ines­pe­ra­do Gui­tars – The Mu­seum, una de las ma­yo­res co­lec­cio­nes pri­va­das de gui­ta­rras eléc­tri­cas de Eu­ro­pa. La ini­cia­ti­va ha par­ti­do de los gemelos Sa­muel y Mi­chael Åh­dén, dos aman­tes del rock‘n’roll que a lo lar­go de los

años han ate­so­ra­do 500 Fen­der, Gib­son... El mu­seo se lo­ca­li­za jus­to en­fren­te de la ópe­ra de la ciu­dad, en un diá­lo­go abier­to en­tre for­mas de en­ten­der la mú­si­ca, ocu­pan­do un edi­fi­cio de la­dri­llo ro­jo que ha­bía si­do una es­cue­la. Y den­tro tam­bién hay una sa­la de con­cier­tos con so­le­ra, Scha­rins­ka, que se ha tras­la­da­do allí jus­to an­tes de la inau­gu­ra­ción. Co­mo se pue­de ver, Umeå tien­de a for­mar con­glo­me­ra­dos te­má­ti­cos, de for­ma que ca­da per­so­na en­cuen­tre to­do lo que le gus­ta en un mis­mo si­tio. Y es que en Sue­cia pa­re­ce co­mo si la gen­te qui­sie­ra fa­ci­li­tar­te las co­sas por prin­ci­pio. Has­ta los edi­fi­cios son ama­bles, ca­si con me­nos de tres plan­tas de al­tu­ra. Por otro la­do, la ciu­dad abun­da en bi­ci­cle­tas, que se usan tan­to en verano co­mo en pleno in­vierno. Por­que el cli­ma no im­por­ta cuan­do hay ocho es­ta­cio­nes en lu­gar de cua­tro, se­gún el pue­blo sa­mi, ha­bi­tan­te ori­gi­nal de La­po­nia.

Ni­ños y mu­seos

La nie­ve que cae du­ran­te los lar­gos in­vier­nos de Umeå re­cu­bre de blan­co los pai­sa­jes de la re­gión

Es­te año, Umeå ce­le­bra la capital eu­ro­pea de la cul­tu­ra y sim­bo­li­za el tí­tu­lo con un co­ra­zón

En el Umeå Arts Cam­pus, cer­ca del río Umeäl­ven, bro­tan obras de ar­te co­mo la pin­za Skin 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.