Al­moha­das

El mun­do de las al­moha­das es tan di­ver­so que fá­cil­men­te se du­da al es­co­ger. Re­lle­nos na­tu­ra­les y sin­té­ti­cos, de textura más fir­me o mu­lli­da. Pa­ra to­dos los gus­tos. No hay cien­cia que dic­te cuál es la me­jor más que el pro­pio pla­cer de dor­mir bien

La Vanguardia - ES - - ED - FO­TO POR­TA­DA

Es­te te­ma tie­ne que ver con dor­mir a pier­na suel­ta... pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te a cau­sa del reportaje an­te­rior

Sí que es im­por­tan­te. In­clu­so hay quien se lle­va la al­moha­da en sus via­jes cuan­do ha de pa­sar al­gu­nas no­ches en otra ca­ma que no sea la su­ya. Apa­ren­te­men­te no se le da mu­cha im­por­tan­cia a es­te pe­que­ño com­ple­men­to de la ca­ma, ex­cep­to cuan­do sur­gen du­das. En­ton­ces se op­ta por con­sul­tar con la al­moha­da. ¿O nun­ca lo ha he­cho? Ca­si for­ma par­te de la in­ti­mi­dad, aun­que sea pa­ra abra­zar­se o lle­var a ca­bo una gue­rra de co­ji­nes (ojo con los más an­ti­guos por­que po­dían es­tar he­chos de pie­dra, véa­se el tex­to ad­jun­to). Hay tan­tos ti­pos de al­moha­das que re­sul­ta di­fí­cil de­can­tar­se por una u otra. Un lu­jo. An­ti­gua­men­te no era un ele­men­to de uso co­mún. En cam­bio aho­ra pue­den te­ner mul­ti­tud de re­lle­nos, va­rios ta­ma­ños, fun­das di­ver­sas o for­mas anató­mi­cas. To­do un mun­do. Los ex­per­tos ex­pli­can sus ca­rac­te­rís­ti­cas an­te tan­ta va­rie­dad ac­tual y cuál es su fun­ción. Aun­que pe­que­ña, la al­moha­da es tan im­por­tan­te co­mo el col­chón. Hay quien ad­quie­re am­bos pro­duc­tos por se­pa­ra­do, y en ca­so ex­tre­mo in­clu­so hay quien pres­cin­de de ella jus­ti­fi­can­do su de­ci­sión que no la ne­ce­si­ta pa­ra dor­mir bien. Cra­so error. “Su fun­ción es la de con­se­guir lle­nar el hue­co que se crea en­tre la ca­be­za y el tron­co y ha­cer que la co­lum­na se man­ten­ga en una po­si­ción co­rrec­ta y que no se oca­sio­ne nin­gún per­jui­cio en las vér­te­bras”, ase­gu­ra la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­ma. Y Shei­la Clancy, coach de re­pro­gra­ma­ción pos­tu­ral, ad­vier­te que muy a me­nu­do en la ca­ma “la ca­be­za se que­da más aba­jo que el hom­bro y es­to pro­du­ci­rá ten­sión mus­cu­lar y do­lor”. Es­ta ex­per­ta re­sal­ta la im­por­tan­cia de man­te­ner el cue­llo y la co­lum­na en su po­si­ción na­tu­ral. La pre­sión que re­ci­be el cue­llo cuan­do no es­tá apo­ya­do co­rrec­ta­men­te, se con­tem­pla co­mo una de las cau­sas prin­ci­pa­les que pro­vo­can los do­lo­res cer­vi­ca­les y con­trac­tu­ras en cual­quier par­te de la es­pal­da. Pa­ra evi­tar­lo es ne­ce­sa­ria una bue­na al­moha­da y có­mo­da, re­sal­ta Te­re­sa Ca­net Sanz, neu­ro­fi­sió­lo­ga de la uni­dad del sue­ño del hos­pi­tal de Verge dels Lli­ris de Al­coi (Ali­can­te). Es una cues­tión de sa­lud

UNA CA­BE­ZA MÁS ABA­JO

QUE EL HOM­BRO PRO­DU­CE DO­LO­RES DE

ES­PAL­DA

y bie­nes­tar. Lo di­fí­cil es de­ci­dir­se por el ti­po de al­moha­da pa­ra no su­cum­bir al do­lor, si ha de ser más blan­da o me­nos, o con al­gu­na for­ma anató­mi­ca en par­ti­cu­lar. De­pen­de de ca­da per­so­na, ase­gu­ra Te­re­sa Ca­net Sanz. Es di­fí­cil acon­se­jar una u otra. No hay cien­cia que lo ava­le. A to­do ello se su­ma la postura con la que se duer­me. Pe­ro en la ca­ma ca­da uno tie­ne la que tie­ne. Se­gún la ca­ma pue­de ser más re­co­men­da­ble un ti­po de al­moha­da que otra. Si se duer­me de la­do, apo­ya­do so­bre un hom­bro, se acon­se­ja una al­moha­da grue­sa y fir­me, ma­yor cuan­to más an­chos sean los hom­bros (por eso, en ge­ne­ral, los hom­bres ne­ce­si­tan aún ma­yor gro­sor), pa­ra man­te­ner el cue­llo en el eje de la co­lum­na dor­sal. Si se duer­me bo­ca arri­ba, el des­can­so que­da ga­ran­ti­za­do si se uti­li­za

LA FIR­ME­ZA DE LA AL­MOHA­DA SE ACON­SE­JA SE­GÚN LA POSTURA DEL DOR­MIR

una al­moha­da de fir­me­za y gro­sor in­ter­me­dios, que ase­gu­re que la co­lum­na cer­vi­cal y la co­lum­na dor­sal for­man el mis­mo án­gu­lo que al es­tar de pie; una al­moha­da, que sir­va pa­ra dar so­por­te al cue­llo y a la ca­be­za. Y si se duer­me bo­ca aba­jo, me­jor que la al­moha­da sea blan­da y fi­na. Si se pu­die­ra ele­gir la for­ma de dor­mir Shei­la Clancy acla­ra que la me­jor es de la­do. “En es­ta postura se pue­de aña­dir tam­bién una al­moha­di­lla en­tre las ro­di­llas, ayu­da a ali­near las ca­de­ras y ali­via do­lo­res en las ro­di­llas. No es­tá in­di­ca­do dor­mir bo­ca aba­jo por­que man­tie­ne el cue­llo gi­ra­do y es­ta ro­ta­ción so­bre­car­ga los múscu­los de la es­pal­da e im­pi­de una bue­na res­pi­ra­ción”. Pe­ro en cual­quier ca­so, co­mo re­cuer­da la neu­ro­fi­sió­lo­ga Te­re­sa Ca­net Sanz, du­ran­te la no­che “cam­bia­mos de postura va­rias ve­ces, al me­nos seis o sie­te”. Pe­ro hay quien lle­ga a vein­te y en al­gún es­tu­dio se han con­ta­do más de cin­cuen­ta cambios du­ran­te la no­che. En ese ca­so, tal vez es pre­fe­ri­ble op­tar por una al­moha­da fle­xi­ble, adap­ta­ble. Pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que el “con­fort es co­mo la mú­si­ca, de­pen­de de ca­da per­so­na. No se pue­de acon­se­jar una al­moha­da es­tán­dar des­de una pers­pec­ti­va es­tric­ta­men­te cien­tí­fi­ca”. Me­jor que ca­da uno la pue­da pro­bar an­tes de que­dár­se­la de­fi­ni­ti­va­men­te. “In­clu­so en los ca­sos de ap­nea, que se acon­se­ja una al­moha­da más du­ra y más al­ta, pue­de su­ce­der que la per­so­na no to­le­re bien esa du­re­za”, co­men­ta Te­re­sa Ca­net. Se­gún la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­ma, ade­más de la postura es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te tan­to el re­lleno co­mo el ma­te­rial ex­terno en con­tac­to con la ca­be­za y la piel de la ca­ra (la fun­da ex­te­rior), co­mo la par­te que re­cu­bre el re­lleno de la al­moha­da (fun­da in­te­rior). Los ti­pos de re­lle­nos más co­mu­nes son na­tu­ra­les, co­mo las plu­mas, y sin­té­ti­cos (ver tex­to ad­jun­to). Del ti­po de re­lleno de­pen­de la sua­vi­dad, du­ra­bi­li­dad y fir­me­za de la al­moha­da, así co­mo de la trans­pi­ra­bi­li­dad. En tan­to que las fun­das, me­jor si son de al­go­dón suave que trans­pi­re bien, aun­que tam­bién pue­den ser de po­liés­ter o una mez­cla de al­go­dón y po­liés­ter. Las me­jo­res lle­van tra­ta­mien­tos an­ti­man­chas y pro­te­gen de los áca­ros del pol­vo, así co­mo de aque­llas sus­tan­cias que pro­vo­can aler­gias a las per­so­nas pro­pen­sas a su­frir­las. En cuan­to a las al­moha­das anató­mi­cas di­se­ña­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra se­gún que do­len­cias, Ca­net co­men­ta que no hay un con­sen­so en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca so­bre sus be­ne­fi­cios fun­cio­na­les por­que han com­pro­ba­do que en la prác­ti­ca a al­gu­nos les va bien y a otros no. In­sis­te que ca­da per­so­na tie­ne que pro­bar­lo por­que es muy per­so­nal, de­pen-

de de ca­da uno, de la for­ma de dor­mir, de su tem­pe­ra­tu­ra y sus pre­fe­ren­cias en cuan­to a textura, fir­me­za, al­tu­ra y adap­ta­ción a la ca­be­za. Ac­tual­men­te in­clu­so exis­ten en el mer­ca­do en for­ma de u pa­ra via­jar y apo­yar el cue­llo. Hay quien lo pre­fie­re y quien no.

Una vez ha­ya de­ci­di­do qué al­moha­da com­pra, só­lo le fal­ta sa­ber que no le va a du­rar to­da la vi­da. Al­gu­nas, a los dos años ya es ne­ce­sa­rio cam­biar­las, mien­tras que otras han pa­sa­do vein­te y es­tán prác­ti­ca­men­te igual que el pri­mer día. Los re­lle­nos son muy de­ter­mi­nan­tes en cuan­to a su du­ra­bi­li­dad. Ge­ne­ral­men­te, los de plu­mas y plu­món re­sis­ten más el pa­so del tiem­po que los de po­liés­ter. Es­tos úl­ti­mos tie­nen una vi­da más cor­ta. Si quie­re sa­ber si su al­moha­da le ha lle­ga­do el mo­men­to de ju­bi­lar­se, pue­da pro­bar a do­blar­la por la mi­tad. Si no em­pie­za a des­en­ro­llar­se por sí mis­ma, tal vez ha lle­ga­do el mo­men­to de bus­car una nue­va. Si ha con­se­gui­do la al­moha­da apro­pia­da pe­ro se le­van­ta de cual­quier ma­ne­ra, pue­den ir al ga­re­te to­dos los be­ne­fi­cios que ha­bía con­se­gui­do du­ran­te la no­che. ¡Va­ya! Shei­la Clancy des­ta­ca la im­por­tan­cia de em­pe­zar bien el día. “Es in­co­rrec­to sal­tar de la ca­ma rá­pi­da­men­te, es un shock pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so y uno pue­de que­dar ten­sio­na­do to­do el día. Al des­per­tar­se por la ma­ña­na es po­si­ti­vo to­mar unos se­gun­dos pa­ra sa­lu­dar el día (y me­jor, con una son­ri­sa) lue­go po­ner­se de la­do so­bre la ca­ma, ba­jar las pier­nas con la ayu­da de los bra­zos pa­ra le­van­tar el tron­co pa­ra que­dar sen­ta­do so­bre los hue­sos de las nal­gas du­ran­te unos cua­tro se­gun­dos: así se em­pie­za el día des­de la cal­ma y el re­lax”. Y así, cual­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.