De Li­bro

La Vanguardia - ES - - ED -

Luis Ra­cio­ne­ro ahon­da en la ma­gia y la in­fluen­cia de la mú­si­ca de The Doors

LUIS RA­CIO­NE­RO Leo que vie­nen los Sto­nes –no los Ro­lling– a can­tar en Ma­drid y me re­go­ci­jo de su lon­ge­vi­dad, aun­que, pa­ra mí, el gru­po más pu­ro y ca­rac­te­rís­ti­co de la dé­ca­da pro­di­gio­sa que fue­ron los se­sen­ta fue­ron The Doors, un gru­po de Los Án­ge­les for­ma­do por mú­si­cos de aca­de­mia y un can­tan­te, Jim Mo­rri­son, que te­nía una per­so­na­li­dad ver­ti­gi­no­sa. La jo­ven ge­ne­ra­ción, los que aho­ra son tee­na­gers o es­tán en los pri­me­ros vein­te, cuan­do es­cu­chan la mú­si­ca de los Doors res­ca­ta­da por el com­pact y po­pu­la­ri­za­da por las pe­lí­cu­las, se per­ca­tan de lo que los roc­kers de las si­guien­tes dé­ca­das de­ben a es­te gru­po.

Re­sul­tó una des­gra­cia­da coin­ci­den­cia que los per­so­na­jes más fuer­tes de la mú­si­ca pop de los se­sen­ta mu­rie­sen pre­ma­tu­ra­men­te y no sin mis­te­rio: Len­non ase­si­na­do por un pre­sun­to psi­có­pa­ta, Ji­mi Hen­drix in­to­xi­ca­do por dro­gas, lo mis­mo que la can­tan­te Ja­nis Jo­plin. De la muer­te de Jim Mo­rri­son se sa­be po­co: de­nun­cia­do en Flo­ri­da por un arran­que obs­ceno y pro­caz du­ran­te un con­cier­to, fue juz­ga­do y mo­les­ta­do has­ta que el gru­po se di­sol­vió y él se fue a vi­vir a Pa­rís. Re­sul­ta pa­té­ti­co ver­le en las fo­tos en­ve­je­ci­do, ale­tar­ga­do, co­mo ido, so­lo tres años des­pués de su mo­men­to de ple­ni­tud, cuan­do en­fun­da­do en un pan­ta­lón de cuero –que le va­lió el so­bre­nom­bre de Li­zard (la­gar­to)– le­van­ta­ba tem­pes­ta­des in­ter­pre­tan­do Light my fi­re. Mo­rri­son mue­re en Pa­rís en cir­cuns­tan­cias que no han si­do con­vin­cen­te­men­te es­cla­re­ci­das, lo cual con­vie­ne a su le­yen­da. Es­tá en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de Pè­re La­chai­se co­mo el es­cri­tor Os­car Wil­de, otro an­glo­sa­jón que per­tur­bó en ex­ce­so los có­di­gos mo­ra­les de su épo­ca. Aun­que pa­sa­ron mu­chos años en­tre Wil­de y Mo­rri­son, am­bos per­te­ne­cían a ese ti­po de se­res que ne­ce­si­tan vi­vir al lí­mi­te, en su ca­so en los lí­mi­tes de la mo­ral. Pa­re­ce que su sen­si­bi­li­dad es un ins­tru­men­to que re­quie­re la ten­sión del atre­vi­mien­to y ro­ce con­tra el ar­co de la con­ven­ción so­cial pa­ra pro­fe­rir sus agu­das no­tas. Es evi­den­te que Paul McCart­ney no ro­za con na­die, más bien flo­ta

in­grá­vi­do co­mo pom­pa de ja­bón. Ni si­quie­ra Mick Jag­ger ha te­ni­do ver­da­de­ros pro­ble­mas o, cuan­do vio las ore­jas al lo­bo, su­po es­co­ger una sen­da cau­te­lo­sa que le per­mi­tie­ra se­guir su ofi­cio. Pa­re­ce, por momentos, que es­tos per­so­na­jes mí­ti­cos, poe­tas mal­di­tos, han bus­ca­do, co­mo en un vér­ti­go, su pro­pia des­truc­ción. Wil­de pu­do exi­lar­se de In­gla­te­rra y se que­dó pa­ra ser con­de­na­do. ¿Por qué Mo­rri­son, que lo pu­do te­ner to­do, ace­le­ró su des­truc­ción? De­cía An­dré Gi­de que con ta­len­to se ha­ce lo que se quie­re, pe­ro con ge­nio, lo que se pue­de. The Doors hi­cie­ron mú­si­ca que lue­go en­con­tra­mos re­pe­ti­da en in­tér­pre­tes co­mo Lou Reed, en los Sto­nes, en Bru­ce Springs­teen, in­clu­so en la ban­da ir­lan­de­sa U2. Na­die ha su­pe­ra­do la lim­pie­za de su in­ter­pre­ta­ción, ni la su­til fuer­za con­te­ni­da de sus con­tra­rrit­mos, ni la fa­ci­li­dad de sus cambios de tem­po y de ca­den­cia. Pa­ra los aman­tes de la mú­si­ca au­tén­ti­ca, co­mo aho­ra se ca­li­fi­ca, The Doors per­so­ni­fi­can la pu­re­za de los años se­sen­ta, con más au­ten­ti­ci­dad que los Sto­nes. Aho­ra bien, pa­ra los aman­tes de la mú­si­ca tout court ( sin aña­di­dos, sim­ple), los Beatles si­guen sien­do siem­pre el re­fe­ren­te irre­fu­ta­ble de la mú­si­ca pop, no su­pe­ra­do aún por na­die y con un már­tir, John Len­non, por aña­di­du­ra. De­cía Tho­mas Mann que la obra de ar­te más im­por­tan­te del si­glo XIX fue la Te­tra­lo­gía de Wagner, pues a mí me pa­re­ce que la del si­glo XX sean las can­cio­nes de los Beatles. ¿Ha­rá fal­ta que las enu­me­re? Es­te ar­tícu­lo es más De CD que De li­bro. El úni­co li­bro que re­sal­ta­ría so­bre mú­si­ca pop son los dia­rios de Bob Dy­lan, el pa­dre poé­ti­co e ideo­ló­gi­co de Len­non, Jag­ger o Mo­rri­son y que re­la­ta una de­cep­cio­nan­te vi­da bur­gue­sa en un ran­cho de Kan­sas, sin que­rer sa­ber na­da de hip­pies, ni con­tra­cul­tu­ras, ni dro­gas, se­xo o rock and roll. Tal es la dis­pa­ri­dad, a ve­ces, en­tre mú­si­ca y vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.