Los pri­mos de Nue­va York

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ga­ra Béjar

La ca­sa de mis pri­mos, em­pre­sa de al­qui­ler de apar­ta­men­tos en NYC

“Lo úni­co que de­bes ha­cer pa­ra em­pe­zar al­go nue­vo es creer que pue­des ha­cer­lo, que des­de el prin­ci­pio es­tás pre­pa­ra­do”. Con es­ta pre­mi­sa co­mien­za La Ca­sa de Mis Pri­mos, una em­pre­sa de al­qui­ler de apar­ta­men­tos en Man­ha­tan, ca­rac­te­ri­za­da por ofre­cer una ex­pe­rien­cia au­tén­ti­ca y per­so­na­li­za­da en Nue­va York. Blan­ca (fi­sio­te­ra­peu­ta), Ja­vier (ar­qui­tec­to y ar­tis­ta) y Al­ber­to (ar­qui­tec­to) pro­po­nen un nue­vo con­cep­to de visitar la ciu­dad, en don­de no só­lo se ofre­ce un lu­gar ge­nuino don­de hos­pe­dar­se, tam­bién una aten­ción cer­ca­na y cui­da­da, co­mo lo po­dría ha­cer tu fa­mi­lia. Su mo­de­lo de ne­go­cio del ti­po an­tes, du­ran­te y des­pués los di­fe­ren­cia. Los pri­mos ayu­dan a pla­ni­fi­car el via­je, re­co­gen en el ae­ro­puer­to, mues­tran per­so­nal­men­te el apar­ta­men­to, fa­ci­li­tan tic­kets de ha­bi­tua­les ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas, re­co­mien­dan las ca­fe­te­rías o mer­ca­dos eco­nó­mi­cos del ba­rrio… en de­fi­ni­ti­va se preo­cu­pan por con­se­guir una es­tan­cia có­mo­da, apos­tan­do por la aven­tu­ra lo­cal. La idea sur­ge al bus­car re­cur­sos pa­ra pa­gar unas vacaciones en Es­pa­ña, “avi­sa­mos a nues­tros ami­gos por si que­rían al­qui­lar nues­tro apar­ta­men­to los me­ses de verano, y es­tos fue­ron avi­san­do a más per­so­nas. Al fi­nal tu­vi­mos el apar­ta­men­to siem­pre ocu­pa­do, pu­dien­do pa­gar el al­qui­ler y nues­tro via­je”. Tras dos años, cuen­tan con 25 apar­ta­men­tos, mi­les de vi­si­tan­tes y la po­si­bi­li­dad de abrir una fu­tu­ra ofi­ci­na en Ita­lia. Sin em­bar­go, su éxi­to es el re­sul­ta­do de un du­ro ca­mino en don­de es­tos ma­dri­le­ños ne­ce­si­ta­ron re­plan­tear, pro­fe­sio­nal y per­so­nal­men­te, sus vi­das. “En Es­pa­ña, a la ho­ra de en­con­trar un tra­ba­jo te iden­ti­fi­cas con una se­rie de eti­que­tas que de­fi­nen quien eres: tus es­tu­dios, tus tra­ba­jos, tus ha­bi­li­da­des so­cia­les…pe­ro en un país ex­tran­je­ro con una cul­tu­ra di­fe­ren­te, a na­die le im­por­ta esas eti­que­tas. Em­pie­zas a en­ten­der que si te afe­rras a lo que ellas te con­di­cio­nan a te­ner que ha­cer, pue­des per­der mu­chas opor­tu­ni­da­des” cuen­ta Blan­ca, “nos di­mos cuen­ta de que real­men­te po­día­mos ha­cer lo que qui­sié­ra­mos, y que se­ría mu­cho más fá­cil em­pe­zar des­de ce­ro, aun­que sig­ni­fi­ca­se des­pren­der­nos de lo apren­di­do en Es­pa­ña”. De­fi­nen vi­vir en la Gran Man­za­na co­mo una cu­ra de hu­mil­dad y una ex­pe­rien­cia de cre­ci­mien­to per­so­nal: “En es­ta ciu­dad te ro­deas de gen­te con mu­cho ta­len­to, au­to­crí­ti­cos, con mu­chas ga­nas de su­pe­rar­se y bus­can­do siem­pre la ex­ce­len­cia. Te das cuen­tas de que si to­dos ellos pue­den, tú tam­bién”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.