¿ELLOS SON MÁS CA­ROS QUE ELLAS?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

La po­lé­mi­ca es­tá ser­vi­da. Un es­tu­dio de Ha­li­fax Bank ba­sa­do en 1.000 pa­dres bri­tá­ni­cos de­tec­tó que la crian­za de los chi­cos sa­lía por 128.000 eu­ros , com­pa­ra­do con 112.000 eu­ros de las chi­cas. Un 14% más. ¿El ar­gu­men­to? Los es­tu­dio­sos ofre­cen va­rias hi­pó­te­sis: des­de el he­cho de que los va­ro­nes tien­den, por su es­ti­lo de vi­da más mo­vi­do, a rom­per más ro­pa, lo que obli­ga a cam­biar­la más fre­cuen­te­men­te, has­ta la prác­ti­ca de com­pe­ti­cio­nes de más al­to ni­vel, que im­pli­ca un ma­yor des­gas­te de ma­te­rial y a ad­qui­rir accesorios es­pe­cí­fi­cos. gun­do hi­jo cues­ta, en pro­me­dio el 22% me­nos que el pri­me­ro. Las fa­mi­lias re­par­ten ri­que­za en­tre sus hi­jos, por lo tan­to si pa­san a ser cua­tro, tie­ne lu­gar una re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta. El “don­de co­me uno co­men dos” si­gue sien­do vá­li­do. Hay gas­tos fi­jos que se pue­den com­par­tir (vi­vien­da, ro­pa, ener­gía, ju­gue­tes) pe­ro hay otros va­ria­bles que en cam­bio sí van su­mán­do­se (edu­ca­ción y ocio, por men­cio­nar al­gu­nos). Al fi­nal un nú­cleo fa­mi­liar con hi­jos gas­ta en pro­me­dio has­ta un 35% más que una pa­re­ja sin. “El gran sal­to se pro­du­ce con la lle­ga­da del ter­ce­ro por una ra­zón sen­ci­lla: se ha­ce ca­si im­po­si­ble la con­ci­lia­ción la­bo­ral. La ta­sa de em­pleo de las mu­je­res cae en pi­ca­do”, ad­vier­te Meil. En es­te sen­ti­do, si hu­bie­ra po­lí­ti­cas de apo­yo, se­ría to­do más fá­cil. En Fran­cia, des­ti­nan el 4% de la ri­que­za que se pro­du­ce ca­da año en to­do el país a la fa­mi­lias. En Es­pa­ña, el 1%. Re­sul­ta­do: en nues­tro país el 40% de las mu­je­res aban­do­na el em­pleo des­pués de ser ma­dre. En Sue­cia, só­lo el 20%. Pa­ra el pro­fe­sor Meil, “las po­lí­ti­cas so­cia­les más efi­ca­ces son las que per­mi­ten com­pa­ti­bi­li­zar tiem­pos la­bo­ra­les y acor­dar per­mi­sos pa­ren­ta­les. Al­go que per­mi­ta que am­bos pa­dres pue­dan tra­ba­jar”. Pe­ro, de mo­men­to, más allá de de­ba­tes, no se vis­lum­bra na­da con­cre­to en es­te sen­ti­do. ¿Aca­ba­re­mos re­nun­cian­do a la des­cen­den­cia por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas? En el otro fren­te, no hay que ol­vi­dar que tam­bién hay quién cree que re­fu­giar­se en la vi­da fa­mi­liar es una op­ción idó­nea pre­ci­sa­men­te en tiem­po de cri­sis. Al ha­ber me­nos ex­pec­ta­ti­vas de tra­ba­jo y al re­du­cir­se el tiem­po de ocio, los hi­jos se ven co­mo un re­fu­gio afec­ti­vo. Es más: criar hi­jos, pe­se a su cos­te, pue­de lle­gar a ser muy ins­truc­ti­vo pa­ra to­dos los miem­bros del nú­cleo fa­mi­liar. “Las gran­des fa­mi­lias tie­nen más re­cur­sos pa­ra en­fren­tar­se a la cri­sis por­que es­tos ho­ga­res vi­ven, por lo ge­ne­ral, con una men­ta­li­dad de cri­sis ca­si per­ma­nen­te: los re­cur­sos son es­ca­sos o ajus­ta­dos y es nor­mal te­ner que apre­tar­se el cin­tu­rón y pres­cin­dir de ca­pri­chos. Son ex­per­tos en aho­rro”, di­cen des­de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fa­mi­lias Nu­me­ro­sas. “Es­tas fa­mi­lias for­man a los ni­ños en la cul­tu­ra del re­ci­cla­je, el com­par­tir, re­par­tir y op­ti­mi­zar re­cur­sos. Cuan­do no hay pa­ra to­do, hay que es­ta­ble­cer prio­ri­da­des y re­nun­ciar a cier­tas co­sas, y eso es al­go que los ni­ños apren­den a acep­tar des­de pe­que­ños y les com­pen­sa enor­me­men­te”. Cues­te lo que cues­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.