En de­fen­sa del mie­do

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

cui­da­do si de­seo que los hi­los que las Par­cas te­jen tan fi­nos y dé­bi­les en mi ca­so sean te­ji­dos con cier­ta lon­gi­tud. Mi sin­ce­ro agra­de­ci­mien­to a mis ad­mi­ra­do­res y ami­gos, que pien­san tan bon­da­do­sa­men­te de mí has­ta com­pro­me­ter­se con mi bie­nes­tar, pe­ro, al mis­mo tiem­po, pi­do, del mo­do más hu­mil­de, pro­tec­ción en mi ac­tual es­ta­do fren­te a cual­quier al­te­ra­ción”. Al igual que to­dos no­so­tros, Kant tu­vo sus ca­ren­cias vi­ta­les (el ro­mán­ti­co y exal­ta­do Hein­rich Hei­ne di­jo que el fi­ló­so­fo “nun­ca vi­vió”), pe­ro gra­cias a su cau­te­la vi­tal cons­tru­yó uno de los ma­yo­res le­ga­dos fi­lo­só­fi­cos de la his­to­ria. Kant no ha si­do la úni­ca per­so­na en la his­to­ria que ha he­cho ga­la de su apren­sión por­que has­ta las úl­ti­mas dé­ca­das el re­ce­lo no es­ta­ba tan mal vis­to. Alon­so Er­ci­lla, poe­ta del si­glo XVI, sen­ten­ció con sa­bi­du­ría: “El mie­do es na­tu­ral en el pru­den­te, y el ven­cer­lo es lo va­lien­te”. Y en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do los avio­nes hi­cie­ron su apa­ri­ción co­mo for­ma de com­ba­te, la apren­sión era un va­lor. El ae­ro­plano era un in­ven­to re­cien­te, in­se­gu­ro, fá­cil­men­te in­fla­ma­ble y muy vi­si­ble. To­dos los pi­lo­tos eran, en cier­ta me­di­da, pi­lo­tos sui­ci­das, por­que era ra­ro que al­guno so­bre­vi­vie­ra más de un mes. En esa épo­ca, mu­chos avio­nes lle­va­ban una ins­crip­ción que de­cía: “Hay pi­lo­tos jó­ve­nes que tie­nen mie­do, hay pi­lo­tos jó­ve­nes que no tie­nen mie­do y hay pi­lo­tos vie­jos que tie­nen mie­do. No hay nin­gún otro ti­po de pi­lo­tos”. Los avia­do­res sa­bían que el te­mor, la apren­sión y el pá­ni­co –o, si se pre­fie­re, la pru­den­cia, las ga­nas de vi­vir y la hui­da an­te el más fuer­te– eran cua­li­da­des in­dis­pen­sa­bles pa­ra la su­per­vi­ven­cia. La in­sen­sa­tez, en esa épo­ca, era si­nó­ni­mo de in­ma­du­rez… y un se­gu­ro pa­sa­por­te pa­ra el via­je fi­nal. Sin em­bar­go, en es­tas pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XXI, co­bar­de se ha con­ver­ti­do en el con­cep­to más uti­li­za­do pa­ra me­nos­pre­ciar las ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­ló­gi­cas de los de­más. Aun­que se usa a tra­vés de di­fe­ren­tes si­nó­ni­mos o de fra­ses he­chas (“es un in­ma­du­ro y le da mie­do afron­tar res­pon­sa­bi­li­da­des for­man­do una fa­mi­lia”; “tie­ne pá­ni­co a que él la de­je por­que le es­pan­ta la idea de que­dar­se so­la”, “se achi­ca siem­pre an­te las de­ci­sio­nes de ne­go­cios arries­ga­das”…), el tras­fon­do es siem­pre el mis­mo: acu­sa­mos a la per­so­na de te­ner mie­do, co­mo si eso fue­ra al­go ma­lo en sí. En me­dio de es­te des­cré­di­to de la pru­den­cia y la cau­te­la, re­sul­ta lla­ma­ti­va la pre­gun­ta que la es­ti­mu­lan­te pu­bli­ca­ción Ed­ge lan­zó re­cien­te­men­te a las men­tes más bri­llan­tes del pla­ne­ta. Es­ta re­vis­ta di­gi­tal plan­tea to­dos los años una cues­tión que res­pon­den de­ce­nas de in­flu­yen­tes in­te­lec­tua­les. El in­te­rro­gan­te de 2013 fue: “What should we be wo­rried about?” (“¿Por qué de­be­mos es­tar preo­cu­pa­dos?”). Lo más lla­ma­ti­vo no era la de­man­da pa­ra que cien­tí­fi­cos y di­vul­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.