ANATO­MÍA DEL MIE­DO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Cuan­do Abraham Mas­low di­se­ñó su fa­mo­sa pi­rá­mi­de de ne­ce­si­da­des del ser hu­mano, co­lo­có la mo­ti­va­ción de se­gu­ri­dad prác­ti­ca­men­te en la ba­se. Se­gún es­te in­ves­ti­ga­dor, una vez que he­mos sa­tis­fe­cho las ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas bá­si­cas (ham­bre y sed), lo si­guien­te que bus­ca­mos es sen­tir que el mun­do es pre­de­ci­ble y que nues­tros peo­res te­mo­res no se van a cum­plir. El an­he­lo de sen­tir­nos a sal­vo es­tá, pa­ra Mas­low, tan en­rai­za­do en nues­tra esen­cia co­mo se­res hu­ma­nos que só­lo la ne­ce­si­dad de co­mer y be­ber pa­ra no mo­rir pue­de ser un ac­ti­va­dor más vis­ce­ral de nues­tro or­ga­nis­mo. A ni­vel neu­ro­ló­gi­co, el pe­li­gro ha­ce sur­gir emo­cio­nes que nos lle­van a la in­me­dia­ta búsqueda de pre­ser­va­ción. El ori­gen an­ces­tral de nues­tros mie­dos se de­la­ta en su irra­cio­na­li­dad es­ta­dís­ti­ca. Los se­res hu­ma­nos se­gui­mos apren­de­mos con ra­pi­dez a te­mer las ser­pien­tes, las ara­ñas y los acan­ti­la­dos. Cual­quier aso­cia­ción ne­ga­ti­va ace­le­ra esos te­mo­res, por­que pro­ba­ble­men­te eso ayu­dó a nues­tros an­te­pa­sa­dos a so­bre­vi­vir. Sin em­bar­go, es­ta­mos me­nos pre­dis­pues­tos a te­mer a los co­ches, la elec­tri­ci­dad, las ar­mas o el re­ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta, que son mu­chos más pe­li­gro­sos. La ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­lan a la amíg­da­la –un centro neu­ral que se en­cuen­tra en el sis­te­ma lím­bi­co, la par­te más emo­cio­nal del ce­re­bro– co­mo el ori­gen de ese mie­do a per­der un mun­do se­gu­ro y es­ta­ble. Ex­pe­ri­men­tos co­mo los rea­li­za­dos por el pro­fe­sor Da­niel Schac­ter, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, de­mues­tran que las per­so­nas que han su­fri­do da­ños en la amíg­da­la re­cuer­dan la aso­cia­ción en­tre cier­tos acon­te­ci­mien­tos y un es­tí­mu­lo ne­ga­ti­vo, pe­ro no ex­pe­ri­men­tan nin­gún efec­to emo­cio­nal. De es­te mo­do, no se apar­tan de esos su­ce­sos y se con­vier­ten en per­so­nas ex­ce­si­va­men­te con­fia­das, al­go muy po­co adap­ta­ti­vo en si­tua­cio­nes de pe­li­gro. Las in­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­bio­lo­gía re­la­cio­nan tam­bién la im­pul­si­vi­dad y la re­fle­xi­vi­dad con la can­ti­dad de co­ne­xio­nes en­tre la amíg­da­la (el lu­gar en el que na­ce la ne­ce­si­dad de se­gu­ri­dad) y el cór­tex ce­re­bral (la par­te del ce­re­bro de la que sur­ge nues­tra to­ma de de­ci­sio­nes). En los in­di­vi­duos re­fle­xi­vos es­tas dos zo­nas es­tán muy in­ter­co­nec­ta­das y la amíg­da­la ejer­ce una gran au­to­ri­dad so­bre sus ac­tos. Por eso tien­den a pen­sar­se mu­cho lo que ha­cen y a prio­ri­zar su pro­tec­ción. Eso les lle­va a ir po­co a po­co en aque­llas cues­tio­nes que les re­sul­tan nue­vas o des­bor­dan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.