NEURODERMATOLOGÍA Y NEU­RO­COS­MÉ­TI­CA

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Ha­ce tiem­po que hay evi­den­cias de la vin­cu­la­ción e in­ter­ac­ción en­tre la piel y el sis­te­ma ner­vio­so, que se ori­gi­nan y desa­rro­llan des­de la mis­ma ca­pa em­brio­na­ria, el ec­to­der­mo. Es­tá do­cu­men­ta­do que en el año 1200 a.C. el mé­di­co del prín­ci­pe de Per­sia atri­bu­yó la pso­ria­sis que pa­de­cía su pa­cien­te a la an­sie­dad que le pro­du­cía al jo­ven he­re­dar el trono. Pe­ro en los úl­ti­mos años la neu­ro­cien­cia ha apor­ta­do nue­vos eso ca­da vez hay más der­ma­tó­lo­gos que, en co­la­bo­ra­ción con un psi­quia­tra de apo­yo, re­ce­tan ellos mis­mos los psi­co­fár­ma­cos. De to­dos mo­dos, fue­ra de es­tas en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas más gra­ves, el tra­ta­mien­to no siem­pre con­sis­te en to­mar an­sio­lí­ti­cos o an­ti­de­pre­si­vos. “Una vez que te ga­nas al pa­cien­te y lo­gras que com­pren­da que hay una vin­cu­la­ción en­tre sus pro­ble­mas cu­tá­neos y sus ni­ve­les de es­trés o an­sie­dad se tra­ta de ver qué tra­ta­mien­to o te­ra­pia le re­sul­ta­rá más có­mo­do o útil pa­ra dis­mi­nuir­los, si pas­ti­llas, yo­ga, téc­ni­cas de re­la­ja­ción, infusiones o pi­la­tes”, coin­ci­den las doc­to­ras Tri­bó y Gar­cía-Bus­tín­duy. La doc­to­ra Bou re­cuer­da no obs­tan­te, que ali­viar el es­trés o acon­se­jar al pa­cien­te que bus­que ayu­da psi­co­ló­gi­ca no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que tra­tar la en­fer­me­dad cu­tá­nea en sí mis­ma, ni que to­das las per­so­nas con ac­né o con pso­ria­sis re­quie­ran ayu­da psi­co­ló­gi­ca. “A ve­ces son los pa­dres los que acu­den a la con­sul­ta muy preo­cu­pa­dos por qué pue­den ha­cer pa­ra me­jo­rar el ac­né de su hi­jo ado­les­cen­te y en cam­bio el cha­val pien­sa que no es pa­ra tan­to”, ejem­pli­fi­ca. Gar­cía-Bus­tín­duy, por su par­te, apun­ta que a me­nu­do bas­ta un tra­ta­mien­to efec­ti­vo con fár­ma­cos po­ten­tes que me­jo­ra el bro­te de pso­ria­sis o con un tra­ta­mien­to cosmético que ma­qui­lle de­ter­mi­na­da le­sión de la piel pa­ra que la per­so­na afec­ta­da lle­ve me­jor su día a día, sus re­la­cio­nes y me­jo­re su au­to­es­ti­ma y su es­ta­do de áni­mo. da­tos que de­mues­tran las in­ter­ac­cio­nes en­tre las cé­lu­las cu­tá­neas y las ner­vio­sas. Hay es­tu­dios que de­mues­tran que las cé­lu­las de la piel son con­tro­la­das por neu­ro­trans­mi­so­res (por las se­ña­les del sis­te­ma ner­vio­so), pe­ro que a su vez ellas pro­du­cen neu­ro­me­dia­do­res que per­mi­ten re­ci­bir o des­truir de­ter­mi­na­das se­ña­les de las neu­ro­nas, de mo­do que son ca­pa­ces de mo­du­lar el cre­ci­mien­to y la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal. Y fru­to de esas in­ves­ti­ga­cio­nes se han desa­rro­lla­do lí­neas de tra­ba­jo de neurodermatología y neu­ro­cos­mé­ti­ca que tra­tan de apro­ve­char los be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos del uso de de­ter­mi­na­dos cos­mé­ti­cos. Sus de­fen­so­res ase­gu­ran que tra­ba­jan­do con sus­tan­cias ago­nis­tas o an­ta­go­nis­tas de neu­ro­trans­mi­so­res pue­den ge­ne­rar be­ne­fi­cios y pre­ve­nir de­ter­mi­na­das al­te­ra­cio­nes de la piel de­ri­va­das de la po­lu­ción, la ra­dia­ción so­lar o el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, y que pue­den di­se­ñar­se cos­mé­ti­cos que con sus ac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas –fru­to de la in­ter­ac­ción de la piel y el sis­te­ma ner­vio­so– lo­gren ac­ti­var el sis­te­ma in­mu­ne, au­men­tar la con­cen­tra­ción de an­ti­cuer­pos y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.