Sen­sa­cio­nes im­pa­ga­bles

La Vanguardia - ES - - ED -

Sí, es cier­to. Te­ner hi­jos es una ex­pe­rien­cia vi­tal y afec­ti­va im­pa­ga­ble. Por eso mez­clar­los con di­ne­ro a mu­chos les pue­de pa­re­cer ofen­si­vo. Pe­ro, en al­gu­nos ca­sos, esa ex­pe­rien­cia vi­tal y afec­ti­va pue­de re­sul­tar im­pa­ga­ble en un sen­ti­do li­te­ral, por­que, por mu­cho que due­la, criar un hi­jo es ca­ro, y mu­cho. Co­mo cuen­ta Pier­gior­gio San­dri hoy en el te­ma de por­ta­da de ES, te­ner un ni­ño o una ni­ña re­pre­sen­ta una in­ver­sión equi­va­len­te más o me­nos a una hi­po­te­ca, y eso, con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca co­mo la ac­tual jun­to a las es­ca­sas ayu­das pú­bli­cas a los pa­dres, a lo que ha­bría que aña­dir las di­fi­cul­ta­des pa­ra la con­ci­lia­ción en­tre vi­da fa­mi­liar y em­pleo –quien lo tie­ne, cla­ro–, ex­pli­can que las fa­mi­lias nu­me­ro­sas de la pos­gue­rra ha­yan pa­sa­do, y nun­ca me­jor di­cho, a la his­to­ria. “Lo que an­tes po­día ser vis­to co­mo un re­cur­so, hoy pue­de con­ver­tir­se en un suicidio eco­nó­mi­co. Los hi­jos se han con­ver­ti­do vir­tual­men­te en un bien de lu­jo”, se­ña­la­ba ha­ce unos años en un ar­tícu­lo el pro­fe­sor de Esa­de Lluís Sáez Giol. El desa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo ha lle­va­do pues a que ese re­cur­so pro­duc­ti­vo que eran los hi­jos hoy se ha­ya con­ver­ti­do en un pro­ble­ma eco­nó­mi­co di­fí­cil de asu­mir pa­ra mu­chos. Y mien­tras, así va la ta­sa de na­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.