Crear

La Vanguardia - ES - - ED -

¿Qué vi­das ejem­pla­res, bien de fa­mo­sos o de des­co­no­ci­dos, pro­pon­dría pa­ra un li­bro de tex­to? Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na les pi­de una co­la­bo­ra­ción de­sin­te­re­sa­da pe­ro in­tere­san­te

En mi vi­da, he pa­ra­li­za­do pro­yec­tos pa­ra de­di­car­me a es­cri­bir li­bros de tex­to, un gé­ne­ro li­te­ra­rio pe­cu­liar. Son los más in­flu­yen­tes. Sin em­bar­go, no los es­cri­ben gran­des cien­tí­fi­cos ni gran­des in­te­lec­tua­les. Ya se sa­be que la edu­ca­ción se en­co­mien­da a la cla­se de tro­pa, a la cual per­te­nez­co. Es uno de nues­tros dis­pa­ra­tes edu­ca­ti­vos. Por eso me emo­cio­nan ca­sos co­mo el de Max Planck, crea­dor de la fí­si­ca cuán­ti­ca, el fí­si­co más ge­nial del si­glo XX, que cuan­do ya an­ciano afir­mó: “Creo que aho­ra es­toy en con­di­cio­nes de dar clases de fí­si­ca ele­men­tal”. O el de Geor­ges Char­pak, pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 1992, que ela­bo­ró el pro­gra­ma Con las ma­nos en la ma­sa (Les mains a la pâ­te) pa­ra en­se­ñar quí­mi­ca a los ni­ños de pri­ma­ria. Se­ría pa­té­ti­co com­pa­rar­me con es­tos ge­nios, pe­ro ten­go la con­vic­ción de que aho­ra pue­do de­cir co­sas de in­te­rés pa­ra los edu­ca­do­res y pa­ra sus alum­nos. La nue­va ley de edu­ca­ción, por una de esas ca­sua­li­da­des fru­to de las ne­go­cia­cio­nes con la Igle­sia, ha pa­ri­do, co­mo al­ter­na­ti­va a la re­li­gión, la asig­na­tu­ra edu­ca­ción en va­lo­res cí­vi­cos y éti­cos. No me pi­dan que les ex­pli­que por qué es­ta asig­na­tu­ra es al­ter­na­ti­va a la re­li­gión, se­ría in­ca­paz de ha­cer­lo. Pe­ro soy un bri­co­leur edu­ca­ti­vo: apro­ve­cho lo que ten­go a mano. Y apro­ve­cho es­ta ra­ra asig­na­tu­ra. He es­tu­dia­do lo que se ha­ce en otros paí­ses. El ada­nis­mo só­lo con­du­ce a rein­ven­tar la rue­da cuan­do otros van en avión. Me ha lla­ma­do la aten­ción la im­por­tan­cia que en los tex­tos de Es­ta­dos Uni­dos se da a las vi­das ejem­pla­res. Por ejem­plo, con­si­de­ran que la va­len­tía mo­ral de­be fo­men­tar­se pre­sen­tan­do ejem­plos. En el li­bro de tex­to que aca­bo de leer se pro­po­ne a los ni­ños de 5.º de pri­ma­ria a So­jour­ner Truth, una es­cla­va que fue ven­di­da va­rias ve­ces, tor­tu­ra­da, des­pre­cia­da y que al­can­zó en 1827 la li­ber­tad. Pe­ro su hi­jo Pe­ter ha­bía si­do ven­di­do ile­gal­men­te en el sur. So­jour­ner de­nun­ció al com­pra­dor y fue la pri­me­ra mu­jer ne­gra en plei­tear con un blan­co y ga­nar. De­di­có su vi­da a de­fen­der la igual­dad de los de­re­chos. No sa­bía leer ni es­cri­bir, pe­ro aún se re­cuer­da uno de sus dis­cur­sos: “No soy una mu­jer”. Pro­po­ner vi­das ejem­pla­res ha si­do siem­pre un efi­caz mé­to­do pe­da­gó­gi­co. Grie­gos y la­ti­nos lo usa­ron am­plia­men­te y la pre­di­ca­ción cris­tia­na se ba­sa en la imi­ta­ción de Cris­to. En nues­tro país es­te procedimiento pe­da­gó­gi­co en­tró en quie­bra. Se ha ex­ten­di­do la cul­tu­ra de la sos­pe­cha: al­gún in­te­rés ocul­to les mo­vía. Así las co­sas, nos re­sul­ta di­fí­cil pro­po­ner mo­de­los. Es un te­ma que me in­tere­sa y pa­ra el que les pi­do ayu­da. He re­vi­sa­do los li­bros de tex­to de la fe­ne­ci­da edu­ca­ción pa­ra la ciu­da­da­nía. Mu­chos po­nían ejem­plos, pe­ro siem­pre los mis­mos: Gand­hi, Mar­tin Lut­her King, la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, Man­de­la. En al­gu­nos se men­cio­na a Ro­sa Parks, una mu­jer ne­gra que se ne­gó a aban­do­nar su si­tio en un au­to­bús pa­ra ce­dér­se­lo a un blan­co, y a Ra­fael Na­dal, co­mo ejem­plo de ho­nes­ti­dad y es­fuer­zo. Aho­ra vie­ne mi pe­ti­ción de ayu­da: ¿qué ejem­plos de vi­da –fa­mo­sos o des­co­no­ci­dos– ofre­ce­ría a nues­tros ni­ños y a nues­tros ado­les­cen­tes? Ne­ce­si­ta­mos ejem­plos. Ayú­den­me a en­con­trar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.