Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED -

Fren­te al cán­cer, prac­ti­car el yo­ga y la me­di­ta­ción ayu­da a crear un bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Lec­cio­nes de Ra­mi­ro Ca­lle

Me lla­mo Car­men y ten­go cer­ca de 60 años. Lle­va­ba años prac­ti­can­do yo­ga y me­di­ta­ción cuan­do me des­cu­brie­ron un cán­cer de ma­ma, del que me ope­ra­ron. Des­pués vino la inevi­ta­ble qui­mio­te­ra­pia y per­dí el pe­lo, fue­ron días muy du­ros. En cuan­to pu­de vol­ví a mis clases de yo­ga y me­di­ta­ción en las que si­go sin fal­tar un so­lo día. Me han ayu­da­do mu­cho, so­bre to­do mo­ral­men­te, pe­ro en los días y no­ches pre­vias a las re­vi­sio­nes lo pa­so muy mal, y me despierto de ma­dru­ga­da. No pue­do de­jar de dar­le vuel­tas, ate­rra­da por si vuel­ve a ma­ni­fes­tar­se el mal. Us­ted siem­pre me ha ins­pi­ra­do la má­xi­ma con­fian­za y sé que ha te­ni­do mu­chos alum­nos con cán­cer. ¿Qué ejer­ci­cio pue­do ha­cer cuan­do la men­te se al­bo­ro­ta tan­to y me en­tra pa­vor? A ve­ces me pon­go a leer o doy vuel­tas por ca­sa, pe­ro no me ayu­da. No creo ser co­bar­de por­que me he en­fren­ta­do con fuer­za a la en­fer­me­dad, pe­ro la men­te no le de­ja a uno en paz. Gra­cias, us­ted me da fuer­za y se­gu­ri­dad. Es­toy recuperándome muy bien de la en­fer­me­dad y ya ten­go una bue­na ca­be­lle­ra. Tén­ga­me por su ami­ga.

Que­ri­da Car­men, la ad­mi­ro pro­fun­da­men­te y ha­go ex­ten­si­va es­ta sen­ti­da ad­mi­ra­ción a to­das las per­so­nas que tie­nen que afron­tar en­fer­me­da­des gra­ves y po­ner a prue­ba su re­sis­ten­cia psí­qui­ca y su áni­mo. Sí, du­ran­te mu­chos años he te­ni­do en clases per­so­nas que pa­de­cían cán­cer. A lo lar­go de va­rios años, la doc­to­ra en psi­co­lo­gía y es­pe­cia­lis­ta en psi­coon­co­lo­gía Ma­ría Jo­sé del Claux me es­tu­vo enviando pa­cien­tes su­yos, mien­tras tra­ba­ja­ba en la clí­ni­ca An­der­son. Las téc­ni­cas del yo­ga y me­di­ta­ción in­ci­den be­ne­fi­cio­sa­men­te so­bre el cuer­po y re­sul­tan de con­si­de­ra­ble ayu­da pa­ra es­ta­bi­li­zar el áni­mo, ar­mo­ni­zar la men­te, au­men­tar la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia del or­ga­nis­mo, su­pe­rar la an­sie­dad, ven­cer el in­som­nio y des­cen­der el um­bral de la an­gus­tia. Hay que se­guir las in­di­ca­cio­nes del es­pe­cia­lis­ta que te tra­ta y for­mu­lar­le cual­quier pre­gun­ta. Se han he­cho dis­tin­tos es­tu­dios muy ri­gu­ro­sos pa­ra com­pro­bar el be­ne­fi­cio de las téc­ni­cas yó­gui­cas pa­ra las per­so­nas con cán­cer, ade­más de que la prác­ti­ca las mo­ti­va, ayu­da a lle­var me­jor el es­trés y des­gas­te que cau­sa la en­fer­me­dad, y a con­fiar más en su re­cu­pe­ra­ción. Siem­pre bajo la su­per­vi­sión de tu es­pe­cia­lis­ta, pe­ro no de­jes de prac­ti­car. Pa­ra ven­cer la an­sie­dad, muy nor­mal en es­tos ca­sos, que sur­ge en los días pre­vios a una re­vi­sión, prac­ti­ca se­sio­nes lar­gas de re­la­ja­ción aso­cia­das a res­pi­ra­cio­nes más pau­sa­das y cons­cien­tes. Siem­pre se ha di­cho en la sa­bi­du­ría orien­tal que la men­te es una fá­bri­ca de su­fri­mien­to extra. Ob­ser­va los pen­sa­mien­tos de in­cer­ti­dum­bre tra­tan­do de se­pa­rar­te un po­co de ellos, co­mo nu­bes que vie­nen y par­ten. Tra­ta de ha­cer un ejer­ci­cio men­tal que con­sis­te en sen­tir que con la in­ha­la­ción te lle­nas de cal­ma y con la ex­ha­la­ción te vas des­pren­dien­do de la an­gus­tia y la agi­ta­ción. En la mis­ma ca­ma pue­des prac­ti­car la re­la­ja­ción y lue­go de­jar la men­te con­cen­tra­da en las sen­sa­cio­nes que se va­yan pre­sen­tan­do en las pal­mas de las ma­nos. No ol­vi­des que a me­nu­do la men­te va por un la­do y la vi­da por otro. No te creas sus men­sa­jes ne­ga­ti­vos. Se­gu­ro que es­tás muy gua­pa y que ya to­do va bien. Abra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.