Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Ha­bi­li­da­des, apren­der a apren­der, aden­trar­se en la jun­gla del sa­ber. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na em­pu­ña el ma­che­te y avan­za en sus dis­qui­si­cio­nes ones

Una vez más, les in­vi­to a recorrer la sel­va de las pa­la­bras. Al leer el úl­ti­mo es­tu­dio PI­SA so­bre nues­tros es­tu­dian­tes, he tro­pe­za­do con la pa­la­bra ha­bi­li­da­des, y ese vo­ca­blo tan sen­ci­llo me ha in­tri­ga­do. Igual que há­bi­to, pro­ce­de del la­tín ha­be­re (te­ner). ¿Y qué tie­ne la per­so­na há­bil? Mu­chos re­cur­sos pa­ra sa­lir del pa­so. En cas­te­llano, el su­fi­jo il in­di­ca “lo que es pro­pio de al­go, lo ade­cua­do a su na­tu­ra­le­za”. Es­tu­dian­til, lo que co­rres­pon­de a los es­tu­dian­tes. Fa­bril, a las fá­bri­cas. Há­bil es el que ha­ce al­go con fa­ci­li­dad, con lo que la pa­la­bra se re­la­cio­na con otras de igual ter­mi­na­ción: ágil, la pres­te­za en la ac­ción, la mo­vi­li­dad; y fá­cil de fa­ce­re (ha­cer), lo ha­ce­de­ro. Ha­bi­li­dad tie­ne dos si­nó­ni­mos en cas­te­llano: des­tre­za y ma­ña, am­bos con una cla­ra re­fe­ren­cia a lo ma­nual. En un ca­so, a la mano de­re­cha, la más há­bil. En el ca­so de ma­ña, di­rec­ta­men­te de mano,

APREN­DER TAM­BIÉN ES FI­JAR ME­TAS, DI­RI­GIR LA ATEN­CIÓN, MAN­TE­NER EL ES­FUER­ZO,

USAR LA ME­MO­RIA...

co­mo el co­lo­quial “es un ma­ni­tas”. El dic­cio­na­rio la de­fi­ne co­mo “agi­li­dad pa­ra re­sol­ver prác­ti­ca­men­te las si­tua­cio­nes”. La lec­tu­ra del úl­ti­mo PI­SA no es­tu­dia es­ta vez la com­pe­ten­cia de nues­tros alum­nos de 15 años en lec­tu­ra, ma­te­má­ti­cas o cien­cias, sino sus ha­bi­li­da­des pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas co­ti­dia­nos. Es un te­ma im­por­tan­te pa­ra los que cree­mos que la es­cue­la de­be pre­pa­rar pa­ra la vi­da. Al fi­nal del apren­di­za­je no se en­cuen­tra el sa­ber, sino la ac­ción. El es­tu­dio ha re­ve­la­do que esas ac­ti­vi­da­des no coin­ci­den del to­do con las aca­dé­mi­cas. Te­ner mag­ní­fi­cos re­sul­ta­dos en los es­tu­dios no ase­gu­ra el éxi­to en la vi­da real. Hay un 32% de di­fe­ren­cia. Es­te res­to mis­te­rio­so es el que in­ves­ti­ga­mos en la cá­te­dra que di­ri­jo en la Uni­ver­si­dad Ne­bri­ja de Ma­drid, por­que si no sa­be­mos iden­ti­fi­car­lo, no sa­bre­mos en­se­ñar­lo. Ha­ce unos años, Ja­mes Heck­man, No­bel de Eco­no­mía, qui­so ave­ri­guar qué ha­cía que unos pro­gra­mas edu­ca­ti­vos pro­du­je­ran una me­jor adap­ta­ción a la vi­da real que otros. Apro­ve­chó el se­gui­mien­to a es­tu­dian­tes du­ran­te 30 años pa­ra ver su evo­lu­ción, y lle­gó a la con­clu­sión de que ha­bía unos fac­to­res no cog­ni­ti­vos, que re­la­ciono con ese 32%. Te­nien­do en cuen­ta la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca que Heck­man da a la edu­ca­ción, el te­ma nos in­tere­sa a to­dos. ¿Qué pue­den ser esos fac­to­res no cog­ni­ti­vos? En pri­mer lu­gar se bus­có en las emo­cio­nes. Fue un acier­to: los sen­ti­mien­tos in­flu­yen po­de­ro­sa­men­te en nues­tra ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual. Pe­ro aho­ra pen­sa­mos que hay otras fun­cio­nes im­por­tan­tes en nues­tro com­por­ta­mien­to. Las llamamos eje­cu­ti­vas por­que di­ri­gen la ac­ción. Ya les he ha­bla­do de ellas. Las prin­ci­pa­les son la ca­pa­ci­dad de fi­jar me­tas y pla­ni­fi­car, de in­hi­bir la im­pul­si­vi­dad, di­ri­gir la aten­ción, man­te­ner el es­fuer­zo, ges­tio­nar la emo­cio­nes, ac­ti­var la pro­pia mo­ti­va­ción, or­ga­ni­zar y uti­li­zar la me­mo­ria. Es evi­den­te la im­por­tan­cia que tie­nen es­tas fun­cio­nes, cu­yo dé­fi­cit se co­rres­pon­de con las que­jas más fre­cuen­tes de los do­cen­tes. Nues­tros alum­nos se dis­traen con fa­ci­li­dad, no es­tán mo­ti­va­dos, son im­pul­si­vos, y les cues­ta man­te­ner el es­fuer­zo. Es­tas son las ha­bi­li­da­des que de­be­mos fo­men­tar. Lo que co­men­zó sien­do un di­ver­ti­men­to so­bre una pa­la­bra se ha con­ver­ti­do en un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo.

Ilus­tra­ción

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.