Ellas y el de­por­te

El de­por­te es­tá de­jan­do de ser un re­duc­to mas­cu­lino. En los úl­ti­mos años, mu­chos de los gran­des éxi­tos del de­por­te español los han pro­ta­go­ni­za­do mu­je­res. Y bas­ta echar un vistazo a la ca­lle o los gimnasios pa­ra ver que ca­da vez son más las fé­mi­nas, de tod

La Vanguardia - ES - - ED - POR­TA­DA GEOR­GI­NA MI­RET

Las mu­je­res no só­lo se han lan­za­do en los úl­ti­mos años a prac­ti­car de­por­te sino a co­se­char triun­fos en la éli­te. Una fo­to finish a las lu­ces y som­bras de es­te fe­nó­meno

“El de­por­te fe­me­nino ha da­do un sal­to de gi­gan­te en los úl­ti­mos vein­te o trein­ta años; en las Olim­pia­das de Londres, aun­que la re­pre­sen­ta­ción mas­cu­li­na era ma­yor (60%), 11 de las 17 me­da­llas las con­si­guie­ron mu­je­res”, ex­pli­ca The­re­sa Za­bell, do­ble cam­peo­na olím­pi­ca de ve­la, con cin­co cam­peo­na­tos del mun­do en su pal­ma­rés y ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta del Comité Olím­pi­co Español (COE). Y en el Mun­dial de Natación ce­le­bra­do el año pa­sa­do en Bar­ce­lo­na, las do­ce me­da­llas que ob­tu­vo Es­pa­ña las ga­na­ron mu­je­res. A es­tos éxi­tos se su­man los con­se­gui­dos por las se­lec­cio­nes fe­me­ni­nas de ba­lon­ces­to, hoc­key pa­ti­nes o fút­bol en com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y los tí­tu­los lo­gra­dos por otras de­por­tis­tas en dis­ci­pli­nas que abar­can des­de el motociclismo has­ta la lu­cha, pa­san­do por el pi­ra­güis­mo, el ki­te­surf o el atletismo, en­tre otras. ¿A qué obe­de­ce es­ta eclo­sión de éxi­tos fe­me­ni­nos en el de­por­te? ¿Han con­quis­ta­do las mu­je­res un ám­bi­to tan mas­cu­lino co­mo el del de­por­te? “Hay éxi­tos, cier­to, pe­ro yo aún los con­si­de­ro anec­dó­ti­cos por­que fal­ta re­gu­la­ri­dad y es­truc­tu­ra; el de­por­te fe­de­ra­do aún es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino; las ci­fras son es­can­da­lo­sas y el de­por­te de com­pe­ti­ción si­gue re­for­zan­do la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal de for­ma im­por­tan­te por­que la pre­sen­cia de mu­je­res en­tre­na­do­ras o di­rec­ti­vas es muy re­du­ci­da”, res­pon­de Su­san­na So­ler, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía e His­to­ria de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el de­por­te de INEFC. Es cier­to que las mu­je­res só­lo re­pre­sen­tan el 20% de los de­por­tis­tas fe­de­ra­dos, pe­ro tam­bién lo es que en­tre 1980 y 2010 ca­si se ha du­pli­ca­do la ta­sa de mu­je­res que ha­cen de­por­te, que se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Centro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) es del 27%. “La si­tua­ción de la mu­jer en el de­por­te ha me­jo­ra­do mu­cho des­de 1990, des­de que yo tra­ba­jo en ello; ha ha­bi­do un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la par­ti­ci­pa­ción en cam­peo­na­tos de al­to ni­vel y en el de­por­te olím­pi­co, lo que ocu­rre es que no se re­fle­ja tan­to el avan­ce en la po­bla­ción ge­ne­ral por­que en Es­pa­ña se prac­ti­ca me­nos de­por­te que en otros paí­ses eu­ro­peos y si­guen exis­tien­do gran­des di­fe­ren­cias de há­bi­tos de­por­ti­vos en­tre chi­cos y chi­cas”, afir­ma Éli­da Al­fa­ro, ex gim­nas­ta y di­rec­to­ra del se­mi­na­rio per­ma­nen­te Mu­jer y De­por­te de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid (UPM). Al­fa­ro ex­pli­ca que hay una di­fe­ren­cia de 20 pun­tos en­tre el por­cen­ta­je de ni­ñas y ni­ños que prac­ti­can de­por­te en la eta­pa es­co­lar, di­fe­ren­cia que ba­ja a 18 pun­tos en la edad adul­ta. En reali­dad las es­ta­dís­ti­cas de la Unión Eu­ro­pea evi­den­cian que es­to ocu­rre en la ma­yo­ría de paí­ses eu­ro­peos, que la di­fe­ren­cia de prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca en­tre hom­bres y mu­je­res es ma­yor en­tre los jó­ve­nes –en el gru­po de edad de 15 a 24 años– y se es­tre­cha en los gru­pos de ma­yor edad, de quie­nes pa­san de los 55, que de he­cho es la fran­ja de po­bla­ción en­tre la que más ha cre­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das la prác­ti­ca de de­por­te. “Pe­sa mu­cho el tiem­po de ocio y las prio­ri­da­des”, jus­ti­fi­ca la pro­fe­so­ra So­ler. Los es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos mues­tran que las mu­je­res dis­po­nen a dia­rio de una ho­ra y pi­co me­nos de tiem­po li­bre que los hom­bres, una di­fe­ren­cia que afec­ta a la can­ti­dad y ca­li­dad de ac­ti­vi­dad que pue­den rea­li­zar. “La dis­tri­bu­ción de ta­reas y de res­pon­sa­bi­li­da­des es di­fe­ren­te, y las chi­cas ado­les­cen­tes prio­ri­zan más los es­tu­dios o la re­la­cio­nes so­cia­les que el de­por­te”, ase­gu­ran las es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­das. Al­fa­ro en­fa­ti­za que hay es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que se man­tie­nen y con­di­cio­nan des­de la in­fan­cia. “El de­por­te se con­si­de­ra po­si­ti­vo en hom­bres pe­ro no tan­to en mu­je­res, y se ha com­pro­ba­do que tan­to los pa­dres co­mo los pro­fe­so­res de edu­ca­ción fí­si­ca tie­nen me­nos ex­pec­ta­ti­vas de desa­rro­llo de ac­ti­vi­dad fí­si­ca por par­te de las ni­ñas que de los ni­ños, de mo­do que ellas cre­cen pen­san­do que tie­nen me­nos ca­pa­ci­dad que ellos y lle­gan a adul­tas con un capital mo­tor me­nor y me­nos iden­ti­fi­ca­das con el de­por­te”, afir­ma. Por eso mu­chas re­le­gan y aban­do­nan el de­por­te cuan­do lle­gan a la ado­les­cen­cia o al in­cor­po­rar­se a la uni­ver­si­dad o al mun­do la­bo­ral. Pe­ro lo que tam­bién de­jan cla­ro las es­ta­dís­ti­cas es que las que no aban­do­nan y si­guen prac­ti­can­do de­por­te lo ha­cen con tan­ta re­gu­la­ri­dad e in­ten­si­dad co­mo los hom­bres, y que en el aban­dono o no aban­dono del de­por­te in­flu­yen de for­ma de­ci­si­va los há­bi­tos de­por­ti­vos del pa­dre y la ma­dre y el ni­vel edu­ca­ti­vo y eco­nó­mi­co de la fa­mi­lia. Que la ma­dre prac­ti­que de­por­te, que la per­so­na ten­ga es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o que go­ce de una

si­tua­ción eco­nó­mi­ca desaho­ga­da son fac­to­res que acos­tum­bran a ir li­ga­dos a una ma­yor afi­ción por prac­ti­car deportes. Pe­ro al mar­gen de la fre­cuen­cia con que lo ha­gan, mu­je­res y hom­bres no tie­nen los mis­mos in­tere­ses, mo­ti­va­cio­nes ni ac­ti­tu­des cuan­do prac­ti­can de­por­te. “Cuan­do a fi­na­les del si­glo XX las mu­je­res se fue­ron in­cor­po­ran­do al mun­do del de­por­te lo hi­cie­ron con su pro­pia for­ma de ha­cer y sus pro­pios va­lo­res y por eso no par­ti­ci­pan tan­to en el de­por­te de com­pe­ti­ción sino en las prác­ti­cas de­por­ti­vas más orien­ta­das al ocio, a la sa­lud y a la di­ver­sión; eso se ob­ser­va cla­ra­men­te en los gimnasios: en las ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das y con so­por­te mu­si­cal hay cla­ra ma­yo­ría fe­me­ni­na”, co­men­ta Su­san­na So­ler. Las en­cues­tas so­bre há­bi­tos de­por­ti­vos del CIS in­di­can que só­lo el 5% de mu­je­res com­pi­te en li­gas (fren­te al 18% de los hom­bres), otro 5% di­ce que com­pi­te con ami­gos (16% en el ca­so de los hom­bres) y el 87% di­ce que prac­ti­ca de­por­te con ca­rác­ter re­crea­ti­vo. Y su prin­ci­pal mo­ti­va­ción pa­ra el de­por­te es ha­cer ejer­ci­cio o me­jo­rar la sa­lud, mien­tras que en las en­cues­tas mu­chos hom­bres ase­gu­ran ha­cer­lo por di­ver­sión o por en­con­trar­se con ami­gos. Susana Pa­lla­rés, psi­có­lo­ga so­cial y miem­bro del gru­po de es­tu­dios de psi­co­lo­gía del de­por­te de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB), ase­gu­ra que las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res tam­bién se ob­ser­van en el de­por­te de com­pe­ti­ción y de éli­te. “En nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes he­mos de­tec­ta­do cua­tro ele­men­tos cla­ve; en pri­mer lu­gar, el de­por­te fe­me­nino tie­ne me­nos ayu­das eco­nó­mi­cas y me­nos be­cas y eso obli­ga a las de­por­tis­tas –en ma­yor me­di­da que a los de­por­tis­tas– a con­ci­liar el de­por­te con otros es­pa­cios pro­fe­sio­na­les pa­ra te­ner in­gre­sos; en se­gun­do lu­gar, el de­por­te fe­me­nino es me­nos me­diá­ti­co, sus re­sul­ta­dos me­nos co­no­ci­dos y las ca­rre­ras de las de­por­tis­tas me­nos vi­si­bles; en ter­cer lu­gar se des­ti­nan más re­cur­sos al de­por­te mas­cu­lino y el fe­me­nino que­da re­le­ga­do a las ho­ras o es­pa­cios que no uti­li­zan los chi­cos; en cuar­to, y co­mo pa­sa en otros ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les, las de­por­tis­tas tie­nen que con­ci­liar su en­tre­na­mien­to con las ta­reas do­més­ti­cas, la vi­da per­so­nal y la pro­fe­sio­nal y des­pués de en­tre­nar han de lle­gar a ca­sa y ha­cer la co­la­da y las ca­mas”, co­men­ta. A ello se aña­de la cues­tión de la ma­ter­ni­dad. “Las mu­je­res de­por­tis­tas sien­ten que su tra­yec­to­ria es­tá muy me­dia­ti­za­da por la ma­ter­ni­dad, por­que ser ma­dre obli­ga a pa­rar la ca­rre­ra de­por­ti­va, no ob­te­ner du­ran­te al­gún tiem­po los mis­mos re­sul­ta­dos y te­ner que lu­char de nue­vo por lle­gar a un al­to ni­vel, lo que re­quie­re ma­yor es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio”, de­ta­lla Pa­lla­rès. Y ase­gu­ra que to­dos es­tos con­di­cio­nan­tes

ELLAS HA­CEN DE­POR­TE PEN­SAN­DO EN LA SA­LUD MÁS QUE EN COM­PE­TIR LA MU­JER DIS­PO­NE DE ME­NOS TIEM­PO PA­RA LA PRÁC­TI­CA DE­POR­TI­VA

in­flu­yen en que mu­chas mu­je­res no se plan­teen se­guir su tra­yec­to­ria de­por­ti­va a me­di­da que la com­pe­ti­ción se vuel­ve más exi­gen­te. No obs­tan­te, re­co­no­ce que, aun­que de for­ma len­ta, el de­por­te fe­me­nino avan­za y ya no son ha­bi­tua­les prác­ti­cas que no ha­ce tan­to lo eran, co­mo que por ga­nar la mis­ma prue­ba una atle­ta re­ci­bie­ra un fuet y un atle­ta un ja­món. De he­cho, Ro­land Ga­rros y Wim­ble­don no equi­pa­ra­ron los pre­mios de mu­je­res y hom­bres has­ta el tor­neo de 2007. Tam­bién The­re­sa Za­bell en­fa­ti­za los pro­gre­sos con­se­gui­dos: “El sal­to ha si­do enor­me; pue­de que no sea su­fi­cien­te, pe­ro cuan­do yo co­men­cé a fi­na­les de los se­ten­ta acu­día a las re­ga­tas y me en­con­tra­ba con que no ha­bía ins­ta­la­cio­nes pa­ra chi­cas en los clubs náu­ti­cos; y en 1984, con 19 años, yo te­nía ni­vel pa­ra ir a las olim­pia­das y no pu­de ha­cer­lo por­que la ve­la fe­me­ni­na no se in­cluía en el pro­gra­ma de los jue­gos olím­pi­cos, así que he­mos avan­za­do ¡y mu­cho!”. Su­san­na So­ler ase­gu­ra que es­ta me­jo­ra y los éxi­tos con­se­gui­dos por las mu­je­res son más evi­den­tes en el de­por­te olím­pi­co por­que las be­cas ADO son pa­ri­ta­rias y, en su opi­nión, el éxi­to en el de­por­te de al­to ni­vel tie­ne mu­cho que ver con el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal, los es­tí­mu­los y los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que se dan. Lo ejem­pli­fi­ca con su ex­pe­rien­cia co­mo ju­ga­do­ra de fút­bol sa­la: “En los años no­ven­ta me te­nía que bus­car la vi­da pa­ra po­der ju­gar y en­con­trar equi­po; pe­ro cuan­do la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya di­jo que los clubs con equi­pos fe­me­ni­nos ten­drían más pun­tos pa­ra ac­ce­der a sub­ven­cio­nes la co­sa cam­bió y mu­chos clubs te ve­nían a bus­car”. Za­bell re­la­cio­na los éxi­tos de­por­ti­vos fe­me­ni­nos con los con­se­gui­dos en otros ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les. “Las mu­je­res han te­ni­do que lu­char mu­cho pa­ra lle­gar adon­de han lle­ga­do en to­dos los ám­bi­tos; han te­ni­do sue­ños y han in­ver­ti­do mu­cho es­fuer­zo, cons­tan­cia, ilu­sión y sa­cri­fi­cio pa­ra ver­los cum­pli­dos, y aho­ra, pa­sa­do un tiem­po, esos sue­ños han ma­du­ra­do, han em­pe­za­do a eclo­sio­nar y a ser reali­dad”, en­fa­ti­za la vi­ce­pre­si­den­ta del COE. Pe­ro a pe­sar de los éxi­tos que co­mien­zan a co­se­char­se en el de­por­te de éli­te, las es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­das sub­ra­yan que que­dan mu­chos es­te­reo­ti­pos que rom­per has­ta lo­grar la equi­pa­ra­ción de mu­je­res y hom­bres en el de­por­te. De en­tra­da por­que hay mo­da­li­da­des de­por­ti­vas en las que la pre­sen­cia de las mu­je­res con­ti­núa sien­do prác­ti­ca­men­te anec­dó­ti­ca aun­que con­si­gan buenos re­sul­ta­dos. So­ler ci­ta co­mo ejem­plo a Laia Sanz en mo­tos. En cam­bio, otras atraen a un ele­va­do nú­me­ro de chi­cas por­que se iden­ti­fi­can co­mo prác­ti­cas más fe­me­ni­nas –la natación o, en los úl­ti­mos años, el vo­lei­bol–, y no exi­gen de­ma­sia­do con­tac­to. Cla­ro que la he­ge­mo­nía que en la úl­ti­ma dé­ca­da ha al­can­za­do el fut­bol en la so­cie­dad tam­bién ani­ma a que mu­chas chi­cas se in­cor­po­ren a es­te y otros deportes muy es­te­reo­ti­pa­dos co­mo mas­cu­li­nos. Tam­bién se atri­bu­ye al pe­so de los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro el he­cho de que no ha­ya más en­tre­na­do­ras y di­rec­ti­vas o que en mu­chos clubs los equi­pos fe­me­ni­nos con­ti­núen en­tre­nan­do o ju­gan­do sus par­ti­dos en las fran­jas ho­ra­rias que no ocu­pan los va­ro­nes. “A las mu­je­res les cues­ta ocu­par po­si­cio­nes téc­ni­cas en el de­por­te por­que to­da­vía per­sis­te la creen­cia de que el mo­de­lo mas­cu­lino de al­to ren­di­mien­to es más vá­li­do, y por­que las que pro­ce­den del de­por­te de éli­te sue­len pos­po­ner la ma­ter­ni­dad y cuan­do de­jan la ca­rre­ra de­por­ti­va quie­ren te­ner hi­jos y re­le­gan el par­ti­ci­par en car­gos téc­ni­cos o in­cor­po­rar­se a la jun­ta de un club”, jus­ti­fi­ca Susana Pa­lla­rès. La ex gim­nas­ta Éli­da Al­fa­ro sub­ra­ya que las mu­je­res tam­bién tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de lle­gar a pues­tos de ges­tión por­que pa­ra ello hay que es­tar fe­de­ra­do (y el 80% de las ac­tua­les li­cen­cias de fe­de­ra­ción co­rres­pon­den a hom­bres) y la ma­yo­ría de car­gos se desem­pe­ñan sin co­brar y fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral, “lo que pa­ra las mu­je­res su­po­ne un obs­tácu­lo im­por­tan­te por­que si no co­bran di­fí­cil­men­te po­drán bus­car a al­guien que se ocu­pe de las ta­reas per­so­na­les y fa­mi­lia­res” que re­caen con ma­yor fre­cuen­cia en ellas que en los hom­bres. La di­rec­to­ra del se­mi­na­rio Mu­jer y De­por­te de la UPM aña­de que la cla­ve es ac­tuar en la es­cue­la y en la fa­mi­lia pa­ra lo­grar que las ni­ñas ha­gan tan­to de­por­te co­mo los ni­ños y no sean re­le­ga­das o con­di­cio­na­das por los es­te­reo­ti­pos a la ho­ra de ele­gir ex­tra­es­co­la­res de­por­ti­vas. “En las fa­mi­lias to­da­vía pe­sa la men­ta­li­dad de que hay ac­ti­vi­da­des apro­pia­das o inapro­pia­das pa­ra ni­ños y pa­ra ni­ñas, y eso se tra­du­ce en que es di­fí­cil en­con­trar hom­bres que sean fi­gu­ras des­ta­ca­das de la dan­za, que los ni­ños no pue­dan com­pe­tir en gim­na­sia rít­mi­ca o que ha­ya po­cas mu­je­res en ci­clis­mo”, in­di­ca. Los da­tos del CIS so­bre há­bi­tos de­por­ti­vos la ava­lan. Cuan­do se pre­gun­ta a las fa­mi­lias qué ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar les pa­re­ce­ría más im­por­tan­te que rea­li­za­ran sus hi­jos, las de­por­ti­vas son ele­gi­das co­mo pri­me­ra ac­ti­vi­dad pa­ra las hi­jas en un 39% de los ca­sos, mien­tras que pa­ra los hi­jos lo son en el 61%. Y unas ac­ti­vi­da­des co­mo dan­za o ba­llet, que al­can­zan un por­cen­ta­je de res­pues­tas del 16% pa­ra ellas, só­lo con­si­guen un 1% pa­ra ellos. Los es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos mues­tran otras di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en las pre­fe­ren­cias de­por­ti­vas de mu­je­res y hom­bres. Las pri­me­ras son más pro­pen­sas a prac­ti­car ejer­ci­cio en ca­sa o por su cuen­ta, mien­tras que los se­gun­dos tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de per­te­ne­cer a al­gún club de­por­ti­vo o rea­li­zar de­por­te en el tra­ba­jo. Por otra par­te, di­fe­ren­tes es­tu­dios sub­ra­yan la me­nor im­por­tan­cia que otor­gan las mu­je­res a las ac­ti­vi­da­des fi­si­co­de­por­ti­vas, en es­pe­cial du­ran­te la ado­les­cen­cia, una eta­pa en la que si­túan muy por en­ci­ma en su es­ca­la de in­tere­ses las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con los es­tu­dios, las ami­gas, las re­la­cio­nes so­cia­les y sen­ti­men­ta­les. “Si que­re­mos que au­men­te el nú­me­ro de mu­je­res que ha­cen de­por­te y que se re­duz­ca la di­fe­ren­cia res­pec­to a los hom­bres que lo prac­ti­can hay que ver có­mo lo­gra­mos que el de­por­te sea ape­te­ci­ble pa­ra las chi­cas en la eta­pa que va de los 15 a los 18 años, por­que mu­chas de­jan la prác­ti­ca de­por­ti­va en esas eda­des y, en cam­bio, pa­sa­da esa fa­se vuel­ven a en­con­trar que el de­por­te es atrac­ti­vo”, co­men­ta The­re­sa Za­bell.

Ama­ya Val­de­mo­ro Me­jor ju­ga­do­ra de la his­to­ria del ba­lon­ces­to español: tres ani­llos de la WNBA, bron­ce en un Mun­dial y cin­co me­da­llas con­ti­nen­ta­les con la se­lec­ción. Se re­ti­ró en 2013

Na­tas­ha Lee Ha ga­na­do un Mun­dial y tres eu­ro­peos (el úl­ti­mo en el 2013) con la se­lec­ción es­pa­ño­la de hoc­key pa­ti­nes. Es la ju­ga­do­ra más ve­te­ra­na del equi­po

Eva Ba­rrios Com­pi­te en pi­ra­güis­mo en la mo­da­li­dad de aguas tran­qui­las. Ha ga­na­do dos me­da­llas –pla­ta en el 2012 y bron­ce en el 2013– en el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo de su mo­da­li­dad

Laia Sanz Pi­lo­to de mo­tos, tre­ce ve­ces cam­peo­na del mun­do de trial, dos ve­ces cam­peo­na del mun­do de en­du­ro, y tri­cam­peo­na del Rally Da­kar en la ca­te­go­ría fe­me­ni­na

Gisela Pu­li­do A sus 20 años ha si­do nue­ve ve­ces cam­peo­na del mun­do de ki­te­surf. El pri­mer tí­tu­lo lo con­si­guió con 10 años. An­tes ya ha­bía si­do cam­peo­na de Eu­ro­pa jú­nior

Jennifer Pa­re­ja Ele­gi­da me­jor wa­ter­po­lis­ta del mun­do en 2013, un año en el que con­si­guió to­dos los tí­tu­los po­si­bles,in­clui­do el de cam­peo­na mun­dial con la se­lec­ción es­pa­ño­la

Mai­der Un­da Me­da­lla de bron­ce en lu­cha olím­pi­ca en Londres 2012, ha si­do 13 ve­ces cam­peo­na de Es­pa­ña y lo­gró la pla­ta en el Eu­ro­peo 2013, des­pués de dos bron­ces en 2010 y 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.