Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

13 Ob­se­sio­nar­se con los pro­ble­mas no con­du­ce a na­da. Ra­mi­ro Ca­lle acon­se­ja más bien lo con­tra­rio: afron­tar­los con tran­qui­li­dad

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me lla­mo Manel y soy fo­tó­gra­fo free­lan­ce. Ten­go ca­si 50 años y lle­vo 30 de ofi­cio. Las co­sas se nos han pues­to di­fí­ci­les, to­do el mun­do ha­ce fo­tos y nues­tro tra­ba­jo se ha de­va­lua­do, in­jus­ta­men­te, sí. Pa­ra po­der sub­sis­tir hay que mo­ver­se mu­cho, tan­to que he co­men­za­do a te­ner ac­ce­sos de an­sie­dad. Al prin­ci­pio creí que po­dría es­tar pa­de­cien­do del co­ra­zón, pues sen­tía pre­sión en el pe­cho y que no me en­tra­ba bien el ai­re, y he sen­ti­do un te­rror que me asal­ta­ba y era co­mo si fue­ra a vol­ver­me lo­co. A ve­ces soy ner­vio­so, pe­ro nun­ca has­ta es­te ex­tre­mo. Pien­so si es por mie­do al fu­tu­ro, por la com­pe­ten­cia, es­trés o por ra­zo­nes que no lo­gro ver. Un co­le­ga me di­jo que le ayu­dó mu­cho un li­bro su­yo y co­men­zar a prac­ti­car un ejer­ci­cio de sen­tir la res­pi­ra­ción. Mu­chas gra­cias, y si al­gu­na vez pue­do ayu­dar­le en al­go, es­ta­ré en­can­ta­do.

LA OB­SE­SIÓN POR LOS PRO­BLE­MAS AGU­DI­ZA LA AN­SIE­DAD, EN CAM­BIO, LA AC­TI­TUD TRAN­QUI­LA LA CA­NA­LI­ZA

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Manel, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me. La an­sie­dad es una sen­sa­ción di­fu­sa y muy des­agra­da­ble, que a ve­ces se ex­pe­ri­men­ta co­mo an­gus­tia, in­clu­so te­rror o pá­ni­co, ma­les­tar fí­si­co o con­fu­sión men­tal y de­más. Tie­ne di­ver­sos mo­dos de ma­ni­fes­tar­se y es co­mo la fie­bre del al­ma que nos es­tá pre­vi­nien­do de que al­go no es­tá lo su­fi­cien­te ar­mó­ni­co en no­so­tros. Pe­ro no te ob­se­sio­nes pre­gun­tán­do­te por qué vie­ne. Lo im­por­tan­te es sa­ber dis­mi­nuir­la o ca­na­li­zar­la. Hay una pa­rá­bo­la sig­ni­fi­ca­ti­va. Un hom­bre es he­ri­do por una fle­cha en­ve­ne­na­da y cuan­do acu­den a sa­cár­se­la, di­ce que no lo ha­gan has­ta que le di­gan si la fle­cha es de ma­de­ra o hie­rro, si se le han dis­pa­ra­do des­de el nor­te o el sur, si ha si­do una mu­jer o un hom­bre... Sin du­da mo­ri­ría an­tes de que se le pu­die­ra res­pon­der a esas pre­gun­tas. Lo ur­gen­te se­ría sa­car­le la fle­cha. Lo que aho­ra ur­ge, pues, es que lo­gres tran­qui­li­zar­te. Si ves que fi­nal­men­te lo ne­ce­si­tas, acu­de a tu mé­di­co a ver si cree opor­tuno que tem­po­ral­men­te te ayu­des con un an­sio­lí­ti­co, pe­ro de cual­quier ma­ne­ra tra­ta tam­bién de ayu­dar­te a ti mis­mo. El ejer­ci­cio al que se re­fie­re tu com­pa­ñe­ro con­sis­te en fi­jar la men­te en las ale­tas de la na­riz, res­pi­rar con na­tu­ra­li­dad y tra­tar de sen­tir el le­ve ro­ce del ai­re o de es­tar muy aten­to a la en­tra­da y la sa­li­da del ai­re. Tam­bién te pue­den ayu­dar mu­cho las res­pi­ra­cio­nes ab­do­mi­na­les, si­guien­do con la men­te la subida y ba­ja­da del vien­tre. Te pue­de ser muy útil el ejer­ci­cio de la de­ten­ción cons­cien­te. Ex­ten­di­do o sen­ta­do, re­co­rre tres o cua­tro ve­ces el cuer­po con la men­te tra­tan­do de re­la­jar­lo. Des­pués tra­ta de que el cuer­po es­té lo más tran­qui­lo po­si­ble y co­nec­tas la aten­ción con la res­pi­ra­ción. Al in­ha­lar, sien­tes que te col­mas de quie­tud, y al ex­ha­lar, que te li­be­ras de cual­quier sen­sa­ción de an­sie­dad o agi­ta­ción. Así vas lo­gran­do la de­ten­ción del cuer­po y de la men­te. Prac­ti­ca y no­ta­rás buenos re­sul­ta­dos. Y aho­ra una cues­tión esen­cial: cam­bia de ac­ti­tud. Re­cuer­da el ada­gio “apre­su­ré­mo­nos len­ta­men­te”. No te pro­vo­ques ma­yor an­gus­tia, no de­jes que la men­te elu­cu­bre con pen­sa­mien­tos de in­se­gu­ri­dad. Con­fía en tus po­ten­cia­les de adap­ta­bi­li­dad se­gún lo re­quie­ran las cir­cuns­tan­cias. Si te vie­nen pen­sa­mien­tos des­agra­da­bles, no los to­mes co­mo pro­pios, no te per­te­ne­cen, dé­ja­los pa­sar co­mo nu­bes que vie­nen y par­ten.

Sue­len ser je­fes y em­plea­dos y con­ta­bles y di­rec­to­res de per­so­nal al mis­mo tiem­po. Son los au­tó­no­mos, tam­bién lla­ma­dos free­lan­ces o em­pren­de­do­res, al­go más de tres mi­llo­nes en Es­pa­ña. Ca­da uno con sus ilu­sio­nes, con sus pro­ble­mas, con sus mil ho­ras tra­ba­ja­das ca­da día. Ta­xis­tas, tra­duc­to­res, psi­có­lo­gos, abo­ga­dos, co­mer­cia­les, trans­por­tis­tas, ar­qui­tec­tos, fru­te­ros, con­sul­to­res, za­pa­te­ros, pe­rio­dis­tas, elec­tri­cis­tas… Au­tén­ti­cos hom­bres y mu­je­res or­ques­ta que asu­men el re­to de sa­car ade­lan­te su pro­pia em­pre­sa, de rea­li­zar­se en su vo­ca­ción, de au­to­em­plear­se pa­ra huir de la co­la del pa­ro. A ve­ces, los asa­la­ria­dos los mi­ran con en­vi­dia. Cla­ro, qui­zás pien­sen, mu­chos au­to­nó­mos pue­den tra­ba­jar des­de don­de quie­ran, en ca­sa o en un chiringuito en la pla­ya, mien­tras ten­gan una co­ne­xión a in­ter­net; no de­ben ren­dir cuen­tas a un je­fe; pue­den ha­cer el ho- el pro­ble­ma es que es­ta ley no ex­clu­ye las deu­das con­traí­das con la Se­gu­ri­dad So­cial o con Ha­cien­da ni las con­traí­das an­tes de apro­bar di­cha ley”. Es­trés de­bi­do a la res­pon­sa­bi­li­dad, es­trés cuan­do hay mu­cho tra­ba­jo, es­trés cuan­do hay po­co tra­ba­jo… y jor­na­das que se alar­gan por­que siem­pre hay al­go que ha­cer: e-mails por leer, bus­car nue­vas ideas, lla­mar a po­ten­cia­les clien­tes, re­cla­mar fac­tu­ras im­pa­ga­das… “No es fá­cil es­ta­ble­cer el lí­mi­te de ho­ras que hay que tra­ba­jar –se­ña­la la coach Lau­ra Mo­li­na–. Uno tie­ne la sen­sa­ción de que siem­pre pue­de tra­ba­jar un po­co más. Y mu­chos se pue­den lle­var el tra­ba­jo a ca­sa o tra­ba­jan des­de ca­sa”. De es­te mo­do, se con­fun­de has­ta tal pun­to la vi­da per­so­nal y la vi­da la­bo­ral que tie­nen la sen­sa­ción de que siem­pre es­tán tra­ba­jan­do. “Mu­chos de mis pa­cien­tes son au­tó­no­mos –ex­pli­ca Ja­vier Brotons, psi­có­lo­go y pro­fe­sor de

Ilus­tra­ción

Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.