Neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra

Ar­qui­tec­tos y neu­ro­cien­tí­fi­cos lle­van ya una dé­ca­da alia­dos con la idea de pro­yec­tar edi­fi­cios que ayu­den a sus ocu­pan­tes a sen­tir­se me­nos es­tre­sa­dos y de­pri­mi­dos. Son cons­truc­cio­nes que per­mi­ten pen­sar y con­cen­trar­se, que fa­vo­re­cen el tra­ta­mien­to de ni­ño

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Cris­ti­na Sáez

O lo que es lo mis­mo, la co­la­bo­ra­ción de ar­qui­tec­tos y neu­ro­cien­tí­fi­cos en pos de es­truc­tu­ras que ayu­den a tra­ba­jar me­jor y es­tre­sar­se me­nos

A co­mien­zos de los cin­cuen­ta Jo­nas Salk bus­ca­ba una va­cu­na con­tra la po­li­ome­li­tis, en­fer­me­dad muy con­ta­gio­sa que cau­sa­ba estragos: só­lo en Es­ta­dos Uni­dos se pro­du­cían cer­ca de 50.000 nue­vos ca­sos ca­da año, lo que su­po­nía mi­les de pa­cien­tes que mo­rían o que­da­ban li­sia­do­so con pa­rá­li­sis. Salk tra­ba­ja­ba en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh (EE.UU.) y co­no­cía los prin­ci­pios de la va­cu­na­ción es­ta­ble­ci­dos por Pas­teur: ino­cu­lar una for­ma de vi­rus muer­to, ino­cuo, en el or­ga­nis­mo pa­ra que pro­duz­ca an­ti­cuer­pos re­sis­ten­tes a la en­fer­me­dad. Con to­do, es­te bió­lo­go creía que en el ca­so de la po­lio se po­día lo­grar esa in­mu­ni­dad in­yec­tan­do un vi­rus vi­vo, co­mo en las va­cu­nas de la vi­rue­la o la ra­bia. Pe­ro al­go fa­lla­ba una y otra vez. Por más que lo in­ten­ta­ra en su os­cu­ro la­bo­ra­to­rio si­tua­do en un só­tano de la uni­ver­si­dad. En un in­ten­to de rom­per con su ru­ti­na, de­ci­dió to­mar­se unas vacaciones. Via­jó a Ita­lia, a la ciu­dad me­die­val de Asís, y allí, dan­do lar­gos pa­seos, las ideas flu­ye­ron de nue­vo. Una de ellas le con­du­jo a la va­cu­na que bus­ca­ba. Salk es­ta­ba con­ven­ci­do de que la cla­ve de su ins­pi­ra­ción se ha­lla­ba en aquel lu­gar bu­có­li­co y que el di­se­ño y el en­torno en que se ha­bía su­mer­gi­do le ha­bían ayu­da­do a abrir su men­te. Tan­to creía en la in­fluen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra en las neu­ro­nas que se aso­ció con el ar­qui­tec­to Louis Kahn pa­ra cons­truir el Ins­ti­tu­to Salk, ubi­ca­do en el ba­rrio de La Jo­lla, en San Die­go. La ins­ta­la­ción de­bía aco­ger un centro de in­ves­ti­ga­ción y te­nía que es­tar pen­sa­do pa­ra fo­men­tar la crea­ti­vi­dad en­tre los in­ves­ti­ga­do­res. Du­ran­te años co­la­bo­ra­ron pa­ra crear aquel edi­fi­cio que, co­mo so­lían de­cir, “te­nía que ser digno de una vi­si­ta de Pi­cas­so”. Y lo lo­gra­ron. Hoy en día el Ins­ti­tu­to Salk es un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en es­pa­cios neu­ro­ar­qui­tec­tó­ni­cos, es de­cir que es­tán di­se­ña­dos te­nien­do en cuen­ta có­mo fun­cio­na nues­tro ce­re­bro con el fin de fo­men­tar el bie­nes­tar fí­si­co e in­te­lec­tual. Neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra La se­mi­lla que de­jó Jo­nas Salk aca­bó ger­mi­nan­do en el 2003, año en el que na­ció la Aca­de­mia de la neu­ro­cien­cia pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra en San Die­go. En ella, ex­per­tos en am­bas ma­te­rias es­ta­ble­cen si­ner­gias pa­ra en­ten­der y co­no­cer có­mo el en­torno mo­du­la el ce­re­bro. Y no son los úni­cos que in­da­gan en es­ta ma­te­ria; po­co a po­co ca­da vez hay más es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra que ofre­cen in­tro­duc­cio­nes a la neu­ro­cien­cia o co­le­gios de ar­qui­tec­tos, co­mo el de Ca­ta­lun­ya que or­ga­ni­zan se­mi­na­rios y ta­lle­res en torno al te­ma. La idea es que si los di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos in­cor­po­ran prin­ci­pios neu­ro­ló­gi­cos, se­gu­ra­men­te po­ten­cia­rán la crea­ti­vi­dad y el con­fort de quie­nes ocu­pen esos edi­fi­cios. “To­do aque­llo que nos ro­dea, nos in­flu­ye por­que es in­for­ma­ción que lle­ga al or­ga­nis­mo. Y esa in­for­ma­ción ha­ce que el ce­re­bro pon­ga en mar­cha me­ca­nis­mos de pro­duc­ción de hor­mo­nas que aca­ban pro­du­cien­do sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes”, ex­pli­ca la doc­to­ra en bio­lo­gía Eli­sa­bet Sil­ves­tre, ex­per­ta en bio­lo­gía del há­bi­tat y que co­la­bo­ra con el Co­le­gio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos de Ca­ta­lun­ya (COAC). Aun­que la neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra es un con­cep­to bas­tan­te no­ve­do­so, que los ar­qui­tec­tos to­men en cuen­ta prin­ci­pios de sa­lud a la ho­ra de di­se­ñar in­mue­bles no lo es. Y es ló­gi­co que sea así, por­que más del 90% del tiem­po que es­ta­mos des­pier­tos al día lo pa­sa­mos den­tro de edi­fi­cios, y la­men­ta­ble­men­te mu­chos de los cua­les no es­tán pen­sa­dos y cons­trui­dos pa­ra ha­cer­nos sen­tir bien. De he­cho, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha­bla de edi­fi­cios en­fer­mos; aler­ta de que apro­xi­ma­da­men­te un 30% de los in­mue­bles ac­tua­les no ayu­dan a que el or­ga­nis­mo man­ten­ga el equi­li­brio; y cuan­do eso pa­sa, apa­re­ce la en­fer­me­dad. Exis­ten nu­me­ro­sas prue­bas y es­tu­dios que de­mues­tran que la ar­qui­tec­tu­ra afec­ta al con­jun­to del or­ga­nis­mo. De ahí que des­de la OMS se im­pul­se la cons­truc­ción de fin­cas pen­sa­das pa­ra su fun­ción: pa­ra vi­vir, pa­ra tra­ba­jar, pa­ra des­can­sar, pa­ra en­fer­mos de Alz­héi­mer, pa­ra edu­car a los ni­ños, pa­ra cui­dar a per­so­nas con­va­le­cien­tes.

Se ha vis­to, por ejem­plo, que los alum­nos que es­tu­dian en clases con enor­mes ven­ta­na­les y mu­cha luz ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos que aque­llos que lo ha­cen en au­las más os­cu­ras. Y que los pa­cien­tes se re­cu­pe­ran me­jor en hos­pi­ta­les diá­fa­nos ro­dea­dos de es­pa­cios ver­des. Tam­bién se ha com­pro­ba­do que, en cam­bio, cier­tos am­bien­tes de ciu­dad pue­den cau­sar ma­les­tar, in­co­mo­di­dad o in­clu­so agre­si­vi­dad. “To­do eso tie­ne que ver con el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro”, ex­pli­ca el neu­ro­cien­tí­fi­co Fran­cis­co Mo­ra, doc­tor en Me­di­ci­na por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y en neu­ro­cien­cia por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Mo­ra apun­ta que el di­se­ño de es­pa­cios pue­de es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad, man­te­ner la aten­ción y con­cen­tra­ción de es­tu­dian­tes y fa­vo­re­cer la re­la­ja­ción, tal y co­mo re­co­ge en su úl­ti­mo li­bro Neu­ro­edu­ca­ción (Alian­za). Di­se­ñar pa­ra las neu­ro­nas Los úl­ti­mos avan­ces en neu­ro­cien­cia pue­den ex­pli­car aho­ra de qué ma-

ne­ra per­ci­bi­mos el mun­do que nos ro­dea, có­mo nos mo­ve­mos en el es­pa­cio y có­mo el es­pa­cio fí­si­co nos pue­de con­di­cio­nar la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas. Es­to no es al­go to­tal­men­te nue­vo pa­ra los ar­qui­tec­tos, por­que a co­mien­zos del si­glo XX, ya se preo­cu­pa­ron por eri­gir edi­fi­cios pen­san­do en la gen­te. Lo nue­vo es el ar­se­nal de co­no­ci­mien­to e ins­tru­men­tos que apor­ta la neu­ro­bio­lo­gía. Uno de los pi­la­res bá­si­cos pa­ra es­ta re­la­ción en­tre las dos dis­ci­pli­nas se eri­gió ha­ce unos 25 años, cuan­do se des­cu­brió que te­nía­mos un ce­re­bro plás­ti­co. Has­ta en­ton­ces, se creía que el ce­re­bro adul­to per­día neu­ro­nas a me­di­da que en­ve­je­cía y que el or­ga­nis­mo, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría por ejem­plo con las cé­lu­las de la piel, era in­ca­paz de re­em­pla­zar­las. A fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo la li­de­ra­da por el neu­ro­bió­lo­go Fred Ga­ge, de­mos­tra­ron que sí na­cen nue­vas neu­ro­nas a lo lar­go de to­da nues­tra exis­ten­cia, so­bre to­do en el hi­po­cam­po, la re­gión del ce­re­bro de­di­ca­da a pro­ce­sar nue­va in­for­ma­ción y a al­ma­ce­nar las me­mo­rias y re­cuer­dos. En el 2003, Ga­ge pre­sen­tó es­te des­cu­bri­mien­to en una con­ven­ción de ar­qui­tec­tos, en el Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano de Ar­qui­tec­tu­ra. Y enun­ció una idea: los cambios en el en­torno cam­bian el ce­re­bro, y por tan­to, mo­di­fi­can nues­tro com­por­ta­mien­to. Otro avan­ce im­por­tan­te que ha pro­pi­cia­do que la ar­qui­tec­tu­ra se acer­que a la neu­ro­cien­cia es que aho­ra se com­pren­de me­jor có­mo el ce­re­bro ana­li­za, in­ter­pre­ta y re­cons­tru­ye el es­pa­cio y el tiem­po, lo que apor­ta va­lio­sas pis­tas a los ar­qui­tec­tos a la ho­ra de dis­tri­buir los edi­fi­cios. Pe­ro hay mu­cho más, co­mo la luz. “Una ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial de­fi­cien­te no ayu­da al ce­re­bro que de­be es­for­zar­se mu­cho más; eso en las em­pre­sas pue­de in­fluir en una ba­ja pro­duc­ti­vi­dad y en las es­cue­las en un bajo ren­di­mien­to”, ex­pli­ca la bió­lo­ga ex­per­ta en ar­qui­tec­tu­ra Eli­sa­bet Sil­ves­tre. En el 2008, el Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de los Paí­ses Ba­jos reali­zó un es­tu­dio en re­si­den­cias ge­riá­tri­cas. Se­lec­cio­nó al azar seis de los 12 cen­tros pú­bli­cos ho­lan­de­ses y en esos ins­ta­la­ron un sis­te­ma de luz ar­ti­fi­cial extra con el que au­men­ta­ron has­ta 1000 lux la ilu­mi­na­ción, en el res­to era de 300 lux. Una ofi­ci­na bien ilu­mi­na­da sue­le te­ner unos 400 lux y un es­tu­dio de te­le­vi­sión, unos 1.000. Pues bien, du­ran­te los tres años y me­dio que du­ró el es­tu­dio, los cien­tí­fi­cos ana­li­za­ron ca­da seis me­ses las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas de los an­cia­nos que re­si­dían en esos cen­tros. Los que vi­vían en los me­jor ilu­mi­na­dos te­nían un 5% me­nos de pér­di­da de ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y ha­bía un 19% me­nos de ca­sos de de­pre­sión. La al­tu­ra del te­cho tam­bién nos afec­ta. En el 2007, John Me­yers-Levy, un pro­fe­sor de mar­ke­ting de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, co­lo­có a cien vo­lun­ta­rios en una sa­la que te­nía tres me­tros de al­tu­ra; y a otras 100 per­so­nas en una sa­la con un te­cho de 2,40 m. En­ton­ces, les pi­dió que cla­si­fi­ca­ran una se­rie de deportes por ca­te­go­rías que ellos de­bían es­co­ger. Me­yer­sLevy com­pro­bó que aque­llos que es­ta­ban en la sa­la con el te­cho más al­to ha­bían lle­ga­do a clasificaciones más abs­trac­tas y crea­ti­vas, mien­tras que los del te­cho más bajo op­ta­ron por cri­te­rios más con­cre­tos. Qui­zás es­te ti­po de techos son muy ade­cua­dos pa­ra un qui­ró­fano, en que el ci­ru­jano de­be con­cen­trar­se bien en los de­ta­lles, mien­tras que techos al­tos pue­de que sean más apro­pia­dos pa­ra ta­lle­res de ar­tis­tas o es­cue­las. Las zo­nas ver­des son otros de los ele­men­tos cla­ve. En el 2007 se pu­bli­có un es­tu­dio rea­li­za­do por Nancy We­lles, una psi­có­lo­ga am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, quien ha­bía ana­li­za­do el com­por­ta­mien­to de ni­ños de en­tre 7 y 12 años tras una mu­dan­za fa­mi­liar. We­lles se per­ca­tó de que si los cha­va­les des­de la nue­va ca­sa te­nían vis­tas a al­gún es­pa­cio na­tu­ral, co­mo un par­que o un jar­dín, con­se­guían me­jo­res re­sul­ta­dos en un test de aten­ción. Y lo mis­mo en las es­cue­las: los alum­nos que apren­den en au­las que ofre­cen vis­tas a es­pa­cios ver­des ob­tie­nen me­jo­res no­tas que quie­nes ven edi­fi­cios. En los hos­pi­ta­les los en­fer­mos se re­cu­pe­ran an­tes si pue­den ob­ser­var es­pa­cios na­tu­ra­les des­de la ha­bi­ta­ción. Y pa­ra los ni­ños con au­tis­mo, pa­sar tiem­po en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, cal­ma el tras­torno, los ha­ce sen­tir re­la­ja­dos. Con­tem­plar la na­tu­ra­le­za tie­ne un efec­to restaurador pa­ra la men­te y au­men­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción. “Nues­tros có­di­gos ce­re­bra­les se for­ja­ron a lo lar­go de un pro­ce­so evo­lu­ti­vo en que es­tá­ba­mos en es­pa­cios abier­tos, en la sa­ba­na afri­ca­na. En esos lu­ga­res nues­tro ce­re­bro ha­ce cua­tro mi­llo­nes de años pa­só de pe­sar 500 gr a los 1.500 gr de aho­ra. Y te­ne­mos cir­cui­tos que res­pon­den a ese ti­po de lu­ga­res, y que, por ejem­plo, ha­cen que nos es­tre­se­mos, aun­que sea de for­ma in­cons­cien­te, cuan­do es­ta­mos en ha­bi­ta­cio­nes es­tre­chas y os­cu­ras”, se­ña­la el neu­ro­cien­tí­fi­co Fran­cis­co Mo­ra. Otra in­ves­ti­ga­ción ob­ser­vó me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca del ce­re­bro a los par­ti­ci­pan­tes mien­tras mi­ra­ban ob­je­tos.

Neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra apli­ca­da a la edu­ca­ción, es­cue­la en Ma­nas­sas Park, Vir­gi­nia, Es­ta­dos Uni­dos Bajo es­tas lí­neas, hos­pi­tal en Mestre, Ve­ne­cia, que com­bi­na la luz con la ve­ge­ta­ción in­te­rior Fo­to in­fe­rior, vis­ta del Salk Ins­ti­tu­te, en La Jo­lla, San Die­go, pio­ne­ro del con­cep­to neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra

El ce­re­bro y los ras­ca­cie­los se lle­van mal: en la ima­gen el te­cho del mun­do: to­rre Burj en Du­bai, 800 m

Es­trés en las ace­ras de una gran ur­be: aglo­me­ra­ción en la mí­ti­ca Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.