Más ho­ras que un re­loj

Es­cri­bir a un clien­te des­pués de la ce­na, de­di­car el fin de se­ma­na pa­ra ha­cer fac­tu­ras, pen­sar en la re­for­ma de la tien­da mien­tras jue­ga con los ni­ños… ¿Cuán­do des­can­sa un au­tó­no­mo? Es di­fí­cil, pe­ro hay que in­ten­tar­lo

La Vanguardia - ES - - ED -

Los au­tó­no­mos tra­ba­jan a des­ta­jo, de no­che, en fin de se­ma­na... No tie­nen ho­ra­rios, pe­ro de­be­rían: pis­tas pa­ra lo­grar­lo

ra­rio que les ven­ga en ga­na; y, si les pla­ce, se to­man el día li­bre. Pe­ro mu­chos pro­fe­sio­na­les que van por li­bre di­rán que no, que lo que pa­sa es que es­tán to­do el día en ca­sa es­po­sa­dos al or­de­na­dor o en su ta­ller, que sus clien­tes son tam­bién sus je­fes y que tie­nen que per­se­guir a mu­chos pa­ra co­brar y que tra­ba­jan to­do el día y to­dos los días. Free­lan­ces que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se sien­ten es­cla­vos del tra­ba­jo: siem­pre con la ofi­ci­na en la ca­be­za. “En ge­ne­ral, tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra des­co­nec­tar del tra­ba­jo. Hay que te­ner en cuen­ta, por ejem­plo, que los au­tó­no­mos tra­ba­jan una me­dia de 45 ho­ras a la se­ma­na, mien­tras que la me­dia de los asa­la­ria­dos es de 38 ho­ras”, ex­pli­ca Ce­lia Fe­rre­ro, vi­ce­pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (ATA). Pe­ro hay al­gu­nos que tra­ba­jan mu­chas más o que pa­san por pi­cos de tra­ba­jo que les obli­gan a es­tar días o se­ma­nas ab­sor­bi­dos por su tra­ba­jo. Ade­más, no tie­nen vacaciones pa­ga­das. Si se to­man unos días li­bres, mu­chos se lle­van el por­tá­til por si aca­so sa­le un en­car­go o con­sul­tan el co­rreo elec­tró­ni­co en el mó­vil va­rias ve­ces mien­tras dan bue­na cuen­ta de una pae­lla. “Y aun­que aho­ra te pa­gan 400 eu­ros al mes si es­tás en­fer­mo, tú tie­nes que se­guir pa­gan­do la cuo­ta de au­tó­no­mos. Es­te año, la cuo­ta mí­ni­ma que de­be pa­gar un free­lan­ce a la Se­gu­ri­dad So­cial es de 261,83 eu­ros”, aña­de Ce­lia Fe­rre­ro. “Sien­ten que tie­nen mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, por­que su ne­go­cio de­pen­de de ellos. Asi­mis­mo, si tie­nen deu­das de­ben res­pon­der con su pa­tri­mo­nio per­so­nal. Es­to –apun­ta la vi­ce­pre­si­den­ta de ATA– ha cam­bia­do con la nue­va ley de em­pren­de­do­res, pe­ro psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Jau­me I de Cas­te­llón–. Y es un fac­tor que in­flu­ye pa­ra que ten­gan pro­ble­mas de an­sie­dad y es­trés. Les cues­ta des­co­nec­tar del tra­ba­jo”. Al­go que pue­de po­ner en ja­que su sa­lud fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, por­que au­men­ta el ries­go de su­frir de­pre­sión o in­som­nio o de asu­mir con­duc­tas de ries­go co­mo re­cu­rrir al al­cohol pa­ra re­la­jar­se. Y pue­de hi­po­te­car la vi­da per­so­nal si se res­tan mu­chas ho­ras a los hi­jos, la pa­re­ja, los ami­gos… Asi­mis­mo, de tan­to su­frir por el tra­ba­jo, uno pue­de aca­bar har­to de la pro­fe­sión que ini­ció con to­da la ilu­sión del mun­do. Hay que des­co­nec­tar, y, pa­ra lo­grar­lo, es fun­da­men­tal or­ga­ni­zar­se bien la jor­na­da. Con­cep­ción Pra­do, psi­có­lo­ga ex­per­ta en psi­co­lo­gía del tra­ba­jo y vi­ce­se­cre­ta­ria del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­co­lo­gía de Ga­li­cia opi­na que mu­chos em­pren­de­do­res “no se pa­ran a pla­ni­fi­car de for­ma ade­cua­da la jor­na­da la­bo­ral. No pue­de ser que la per­so­na se acos­tum­bre a no te­ner ho­ra­rios”, co­men­ta. Es re­co­men­da­ble ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción dia­ria y se­ma­nal de los ho­ra­rios y de los ob­je­ti­vos a cum­plir. “No se tra­ta de tra­ba­jar ho­ras y ho­ras y ho­ras –co­men­ta Lau­ra Mo­li­na–. Si te or­ga­ni­zas bien, pue­des cum­plir los ob­je­ti­vos y te­ner tiem­po pa­ra ti”. Hay que mar­car­se una ho­ra de ini­cio de la jor­na­da y una ho­ra de fi­na­li­za­ción. Y cum­plir, cla­ro, si no hay na­da ver­da­de­ra­men­te ur­gen­te que re­sol­ver. Ade­más, la ma­yo­ría de las per­so­nas tie­nen más ener­gía por la ma­ña­na. “Yo tam­bién soy free­lan­ce –co­men­ta Ja­vier Brotons– y siem­pre in­ten­to afron­tar los pro­ble­mas a las ocho de la ma­ña­na. Me de­jo las ta­reas me­nos exi­gen­tes pa­ra la tar­de”. Cuan­ta me­nos ten­sión la­bo­ral a la ho­ra de fi­na­li­zar la jor­na­da, mu­cho más fá­cil se­rá po­der des­co­nec­tar en to­dos los sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.