A ver esas ma­nos...

Unas ma­nos bien cui­da­das no só­lo ha­blan de es­té­ti­ca, sino que son una fuen­te y un es­pe­jo de sa­lud. Hay que hi­dra­tar­las, lo­grar que las uñas es­tén fuer­tes y evi­tar so­me­ter­las a lar­gas ma­ra­to­nes apo­rrean­do te­cla­dos pa­ra evi­tar la ar­tro­sis

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Ilus­tra­cio­nes Neus Ca­rre­ras

Son una tar­je­ta de vi­si­ta, pe­ro tam­bién un es­pe­jo don­de emer­gen pro­ble­mas de sa­lud. Cuá­les son y có­mo tra­tar­los

Unas ma­nos cui­da­das son la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción po­si­ble. No só­lo ha­blan de be­lle­za o de es­té­ti­ca. Ha­blan so­bre to­do de sa­lud. ¿Có­mo son unas ma­nos sa­lu­da­bles? Pues hi­dra­ta­das y con un buen co­lor (tan­to en el dor­so co­mo en las pal­mas) y con las uñas fuer­tes, sin pig­men­ta­cio­nes ex­tra­ñas y es­trías. Y no só­lo eso. Una mano sa­na tam­bién es una mano fuer­te, sin sín­to­mas de de­for­ma­ción o ar­tro­sis y con una mu­ñe­ca con ca­pa­ci­dad de su­je­ción y fir­me­za. El gran pro­ble­ma que aque­ja a las ma­nos es que mu­chas per­so­nas só­lo se fi­jan en ellas cuan­do sur­gen los pro­ble­mas. Si las cui­da­ran, di­cen los es­pe­cia­lis­tas, se evi­ta­rían mu­chas vi­si­tas al mé­di­co cuan­do, pro­ba­ble­men­te, ya no hay re­me­dio. El doc­tor Ale­jan­dro Camps, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía de hos­pi­tal Qui­rón Tek­non, re­cuer­da que “al igual que se di­ce que la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma por­que a tra­vés de ella ex­pre­sa­mos nues­tros sen­ti­mien­tos y nues­tra ca­pa­ci­dad em­pá­ti­ca, las ma­nos son nues­tro prin­ci­pal ele­men­to de re­la­ción a tra­vés de las cua­les y del tac­to trans­mi­ti­mos y co­bra­mos afec­to”. Pe­ro hay más: “Las ma­nos – apun­ta el doc­tor– han si­do y si­guen sien­do en gran par­te, nues­tra prin­ci­pal he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, a tra­vés de ellas pro­du­ci­mos, re­co­lec­ta­mos, et­cé­te­ra. Se­gún nues­tra for­ma de vi­vir y por tan­to la ac­ti­vi­dad que lle­ve­mos con las ma­nos, és­tas pue­den al­te­rar­se y en­fer­mar, por ejem­plo, con un ex­ce­si­vo des­en­gra­sa­do co­mo su­ce­de a quien to­ca aceites o de­ter­gen­tes, pro­duc­tos bio­ló­gi­cos co­mo los del mer­ca­do, cocina, la­va­do ex­ce­si­vo con des­en­gra­san­tes, de­ter­gen­tes, que rom­pen el me­dio de ba­rre­ra de la piel y per­mi­ten la agre­sión de sus­tan­cias de­te­rio­ran­tes, alér­ge­nos...”. Tam­bién los nue­vos ins­tru­men­tos tec­no­ló­gi­cos tie­nen su in­ci­den­cia. Y mu­chos pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res es­tán de­ri­va­dos del uso con­ti­nua­do de ra­to­nes y te­cla­dos, co­mo ex­pli­ca Xa­vier Mir, di­rec­tor de la uni­dad de mi­cro­ci­ru­gía y ci­ru­gía de la mano de hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus. Ca­da uno, pues, tie­ne sus pro­ble­mas, de­ri­va­dos del ti­po de ac­ti­vi­dad o tra­ba­jo, cui­da­dos o no que otor­guen a es­ta im­por­tan­tí­si­ma par­te de nues­tro cuer­po. El doc­tor Camps ex­pli­ca que, más allá de to­do eso, “las ma­nos pue­den ex­pre­sar un sin­fín de

Se­que­dad y arru­gas

Man­chas so­la­res Trau­ma­tis­mos mu­ñe­cas

Ex­ce­so su­do­ra­ción

 Mor­di­das Pig­men­ta­das As­pec­to de es­fe­ra de re­loj As­pec­to blan­que­cino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.