Te de­jo, te quie­ro, te de­jo...

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Hay quien des­ho­ja la mar­ga­ri­ta pa­ra sa­ber si es ama­do y quien lo ha­ce pa­ra sa­ber si aca­ba con la re­la­ción

“Hay un va­cío en mi vi­da, que so­la­men­te Eli­za­beth pue­de lle­nar. Du­ran­te 13 años es­tu­vi­mos jun­tos de ma­ne­ra cons­tan­te y com­pul­si­va. ¿Có­mo pue­des ter­mi­nar una re­la­ción tan sal­va­je y per­fec­ta? No pue­des. Un ro­man­ce co­mo el nues­tro no ter­mi­na nun­ca, úni­ca­men­te se aban­do­na tem­po­ral­men­te”. Así es­cri­bió una vez Ri­chard Bur­ton a pro­pó­si­to de su re­la­ción con Liz Tay­lor. Una pa­sión au­to­des­truc­ti­va que hi­zo his­to­ria. A lo lar­go de 20 años, se ca­sa­ron dos ve­ces, lo de­ja­ron y vol­vie­ron a reanu­dar, adic­tos el uno al otro. Bur­ton nun­ca per­dió el con­tac­to con su exes­po­sa. Le man­da­ba cons­tan­te­men­te car­tas y tres días an­tes de su fa­lle­ci­mien­to le en­vió una úl­ti­ma que la ac­triz guar­dó siem­pre en su me­si­ta de no­che. En ella el ac­tor le pe­día con in­sis­ten­cia la enési­ma opor­tu­ni­dad. “Quie­ro vol­ver a ca­sa, nun­ca fui tan fe­liz co­mo con­ti­go”: “Qui­zá nos ha­ya­mos que­ri­do de­ma­sia­do…”, con­fe­só Liz Tay­lor. Es­te dramatismo al pu­ro es­ti­lo Holly­wood per­te­ne­ce a otra épo­ca. Una so­cie­dad en la que ha­bía me­nos opor­tu­ni­da­des pa­ra es­ta­ble­cer (y rom­per) las re­la­cio­nes, mien­tras que hoy los fa­mo­sos anun­cian su rup­tu­ra en las re­des so­cia­les y a los po­cos días ya han em­pe­za­do un ro­man­ce con otra per­so­na. Una ma­ne­ra de ac­tuar tí­pi­ca de es­tos tiem­pos, don­de po­cas co­sas per­ma­ne­cen y to­do pa­re­ce lí­qui­do y cam­bian­te. Por­que en la ac­tua­li­dad ya no se ve co­mo una tra­ge­dia la po­si­bi­li­dad de se­pa­rar­se. Sin em­bar­go, exis­te un nú­me­ro cre­cien­te de per­so­nas que per­ma­ne­cen atra­pa­das en una re­la­ción tó­xi­ca de la que no con­si­guen sa­lir. Al pu­ro es­ti­lo de pe­lí­cu­la sen­ti­men­tal más pro­pio de otras ge­ne­ra­cio­nes, no con­si­guen cor­tar de raí­ces, en­re­da­dos en un ti­ra y aflo­ja que lle­ga a ser ex­te­nuan­te. Por ejem­plo, Ro­bert Pat­tin­son y Kris­ten Ste­wart, la pa­re­ja de la se­rie Cre­púscu­lo, aca­pa­ró du­ran­te me­ses por­ta­das de la pren­sa del co­ra­zón con sus in­fi­de­li­da­des y re­con­ci­lia­cio­nes, co­mo los ído­los del ci­ne de an­ta­ño. Es­tas si­tua­cio­nes son más co­mu­nes de lo que se pien­sa. Se es­ti­ma que el 40% de las con­sul­tas de los psi­có­lo­gos es­tán re­la­cio­na­das con el amor. Y de és­tas, un 15% de las per­so­nas tie­ne de­pen­den­cia afec­ti­va. Ni lo de­ja, ni apues­ta por la re­la­ción. Es­tá en tie­rra de na­die. Cuán­do es­tás a mi la­do me abu­rro, me can­so, me es­tre­so. Pe­ro cuan­do te ten­go le­jos, no pue­do vi­vir sin ti, te echo de me­nos, te ne­ce­si­to. ¿Les sue­na? “In­creí­ble. Siem­pre he cri­ti­ca­do a quien no con­se­guía sa­lir de aque­llas re­la­cio­nes infinitas y lue­go me he da­do cuen­ta de que yo mis­ma, en los úl­ti­mos dos años, he vi­vi­do exac­ta­men­te es­ta mis­ma si­tua­ción. Sa­béis, aque­llas historias en las que nun­ca se lo­gra un equi­li­brio es­ta­ble…”, confiesa Da­ria. “Mien­tras no lo veo es­toy tran­qui­la. Pe­ro él vuel­ve a bus­car­me y cai­go otra vez ren­di­da a sus pies. Quie­ro to­mar la de­ci­sión, pe­ro no es­toy pre­pa­ra­da”, ad­mi­te Carolina. “Es una gran pér­di­da de tiem­po, por­que son re­la­cio­nes que no con­du­cen a na­da sano. Oja­là yo mis­mo en­con­tra­ra la fór­mu­la”, re­la­ta Da­vid. “Hay que de­cir­lo cla­ra­men­te: la ma­yor par­te de las pa­re­jas no es­tá jun­ta por amor. Sino por mie­do. Mie­do a que­dar­se so­los. O a no ser ayu­da­dos”, di­ce Gior­gio Nar­do­ne, psi­có­lo­go ita­liano, di­rec­tor del Centro de Te­ra­pia Es­tra­té­gi­ca de Arez­zo (Ita­lia) y au­tor de va­rios li­bros (el úl­ti­mo se ti­tu­la Psicotrampas, Pai­dós). “Es­tas pa­re­jas no son otra co­sa que una mu­tua­li­dad”. ¿Có­mo y por qué se lle­ga a es­te ex­tre­mo? ¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar­lo? Pa­ra Wal­ter Ri­so, au­tor de va­rios li­bros so­bre re­la­cio­nes de pa­re­ja (el úl­ti­mo es Enamo­ra­dos o es­cla­vi­za­dos, Ze­nit­hMe­dia), las re­la­cio­nes de ti­ra y aflo­ja se pro­du­cen esen­cial­men­te por dos ra­zo­nes: hay uno de los dos que du­da o uno de los dos que tie­ne mie­do al com­pro­mi­so (o enamo­rar­se). El pri­me­ro es el in­de­ci­so por an­to­no­ma­sia. El se­gun­do, es el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.