Miel y mu­chas co­sas más

Las abe­jas no só­lo en­dul­zan los ali­men­tos con la miel, sino que pro­por­cio­nan bas­tan­tes más pro­duc­tos que son uti­li­za­dos tan­to en el mun­do de la nu­tri­ción co­mo en los cos­mé­ti­cos, pa­ra usos in­dus­tria­les o in­clu­so en el ám­bi­to far­ma­céu­ti­co. Los ex­per­tos det

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

La lis­ta de pro­duc­tos que se ex­traen del tra­ba­jo de las abe­jas va mu­cho más allá de la miel

Es pro­ba­ble que si se en­cuen­tra con un mon­tón de abe­jas re­vo­lo­tean­do al­re­de­dor de un pa­nal cer­ca del ca­mino por el que es­tá pa­sean­do, se lo pien­se dos ve­ces an­tes de acer­car­se. Eso in­de­pen­dien­te­men­te de si per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción que es­cu­cha­ba aque­llo de “En un país mul­ti­co­lor...” en los di­bu­jos ani­ma­dos de la dul­ce abe­ja Ma­ya. La re­cuer­de o no, se­gu­ra­men­te de­ci­di­rá dar me­dia vuel­ta o en­con­trar un ata­jo al­ter­na­ti­vo por si le pi­can. En es­tos momentos es di­fí­cil que en su men­te al­ber­gue to­dos los be­ne­fi­cios que pue­den apor­tar es­tos ani­ma­li­tos vo­la­do­res. Y en el ca­so de que lo ha­ga tal vez pien­se en la miel. Con suer­te, si con­si­gue con­cen­trar­se un po­co más pen­sa­rá tam­bién en la ce­ra, in­clu­so en el pro­po­leo pa­ra el res­fria­do re­cor­dan­do los pro­duc­tos de los es­ca­pa­ra­tes de al­gu­nas far­ma­cias. No só­lo es­tos. Hay más pro­duc­tos que apor­tan las abe­jas. Los ex­per­tos ha­blan tam­bién de la ja­lea real, del po­len, del pan de abe­ja y de la api­to­xi­na, la sus­tan­cia ve­ne­no­sa y que al­gu­nos api­cul­to­res se han es­pe­cia­li­za­do en ex­traer­la con­vir­tién­do­se en un va­lor agre­ga­do en su ac­ti­vi­dad. Pe­ro la me­jor apor­ta­ción que ha­cen las abe­jas, se­gún ex­pli­ca Ra­mon Ver­da­guer, api­cul­tor des­de ha­ce más trein­ta años e im­pul­sor de la ini­cia­ti­va La Ca­sa de les Abe­lles, es po­li­ni­zar. “Es vi­tal pa­ra la hu­ma­ni­dad ga­ran­ti­zar la po­li­ni­za­ción. Sin abe­jas ha­bría un cam­bio ra­di­cal”. Cer­ca del 90% de las plan­tas sil­ves­tres y un ter­cio de los ali­men­tos que se con­su­men de­pen­den de la po­li­ni­za­ción. Si le quie­ren po­ner un va­lor eco­nó­mi­co, Green­pea­ce es­ti­ma que la la­bor de las abe­jas só­lo pa­ra la agri­cul­tu­ra, po­dría es­tar en torno a los 265.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en to­do el mun­do. No es nin­gu­na ton­te­ría. Sin la po­li­ni­za­ción no po­drían pro­por­cio­nar in­gre­dien­tes que se uti­li­zan en cos­mé­ti­ca (co­mo la pro­pia miel y la ce­ra, es­ta úl­ti­ma tam­bién pa­ra usos in­dus­tria­les), ni sus­tan­cias nu­tri­ti­vas (el pro­po­lis, el po­len, el pan de abe­jas), ni otras del ám­bi­to de los re­me­dios te­ra­péu­ti­cos (api­to­xi­na). En el ca­so par­ti­cu­lar de Ca­ta­lun­ya, se­gún el de­par­ta­men­to de Me­di Am­bient de la Ge­ne­ra­li­tat, la api­cul­tu­ra da tra­ba­jo a unos 800 pro­fe­sio­na­les, que ges­tio­nan en­tre 500 y mil en­jam­bres ca­da uno. “Prác­ti­ca­men­te no exis­ten en­jam­bres sil­ves­tres”, ex­pli­ca Ra­mon Ver­da­guer, y ad­vier­te que la ac­ti­vi­dad de api­cul­tor va dis­mi­nu­yen­do. “Ya es­tá su­ce­dien­do en Fran­cia y en el País Vas­co”. En es­te sen­ti­do Jau­me Cam­bra, bió­lo­go, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Ve­ge­tal de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y miem­bro de Api­cul­tors Eco­lò­gics As­so­ciats, se­ña­la que des­de fi­na­les de los años no­ven­ta, “api­cul­to­res de to­do el mun­do, so­bre to­do de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te, han in­for­ma­do de ta­sas inusual­men­te al­tas de des­cen­so en las po­bla­cio­nes de las co­lo­nias de abe­jas me­lí­fe­ras. De ello de­pen­de un ter­cio de los ali­men­tos que con­su­mi­mos”. Es im­por­tan­te, in­di­ca Jau­me Cam­bra, por­que el des­cen­so en las po­bla­cio­nes de abe­jas afec­ta tam­bién a los se­res hu­ma­nos. Y pun­tua­li­za que las pa­na­ceas no exis­ten, “pe­ro es ver­dad que las abe­jas con­cen­tran una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que las ha­cen par­ti­cu­lar­men­te va­lio­sas. Hay una ten­den­cia a con­su­mir ca­da vez más pro­duc­tos de las abe­jas. En ge­ne­ral to­dos van bien. Aho­ra hay mu­chos es­tu­dios mé­di­cos que así lo in­di­can (mu­chos de ellos es­tán re­co­gi­dos

LA LA­BOR DE LAS ABE­JAS SE VA­LO­RA EN 265.000 MI­LLO­NES DE EU­ROS

PO­LI­NI­ZAN TRES MI­LLO­NES DE FLO­RES PA­RA UN KI­LO DE MIEL AL­GU­NOS PRO­DUC­TOS PUE­DEN PRO­DU­CIR REAC­CIO­NES ALÉR­GI­CAS

en la pá­gi­na Bee-He­xa­gon.net). Pe­ro cuan­to más fres­co y me­nos trans­for­ma­dos, me­jor”. En es­te sen­ti­do Ra­mon Ver­da­guer ex­pli­ca que ca­da vez hay me­nos miel. Y la nor­ma­ti­va per­mi­te que se mez­cle con glu­co­sa. “Pe­ro es­to ya no es miel, es azú­car. Así que cuan­to más pu­ra y fres­ca, más au­tén­ti­ca, más be­ne­fi­cio­sa pa­ra la sa­lud”. No es fá­cil, por ca­da ki­lo de miel, las abe­jas tie­nen que po­li­ni­zar en­tre tres y cua­tro mi­llo­nes de flo­res. Ver­da­guer re­su­me en un par de pa­la­bras las ca­rac­te­rís­ti­cas de los pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con las abe­jas. “La miel es un re­ga­lo. La ja­lea real, un su­per­ali­men­to. La pro­po­lis es un de­sin­fec­tan­te na­tu­ral. Las ce­ras, pa­ra los un­güen­tos, y el ve­neno pa­ra al­gu­nas aler­gias y la ar­tro­sis”. To­do eso y más lo ex­pli­can en ta­lle­res que es­tán dan­do pa­ra las es­cue­las des­de ha­ce ca­si sie­te años. “Ya han pa­sa­do más de cua­tro mil alum­nos a los que se les fo­men­ta el amor y res­pe­to por la na­tu­ra­le­za”. En cual­quier ca­so, cuan­do se en­cuen­tre con una col­me­na en el ca­mino, me­jor des­viar­se. No es cues­tión de de­jar­se pi­car por si se tra­ta de una co­lo­nia de avis­pas asiá­ti­cas, unas in­va­so­ras. A con­ti­nua­ción, los pro­duc­tos que pro­por­cio­nan las abe­jas. Miel Es el pro­duc­to es­tre­lla, ase­gu­ra Jau­me Cam­bra. No só­lo por sus azú­ca­res, sino tam­bién por sus oli­go­ele­men­tos, im­pres­cin­di­bles pa­ra el ser hu­mano. Se tra­ta de un pro­duc­to die­té­ti­co e in­clu­so un me­di­ca­men­to, pe­ro no es un ali­men­to com­ple­to, ya que le fal­tan gra­sas. En tan­to que pro­duc­to ri­co en car­bohi­dra­tos es fuen­te de ener­gía in­me­dia­ta. A di­fe­ren­cia de otros azú­ca­res, la miel no pro­du­ce ca­ries den­ta­les. Per­mi­te en­dul­zar y dar sa­bor. A ni­vel far­ma­co­ló­gi­co des­ta­ca su ca­pa­ci­dad an­ti­sép­ti­ca, an­ti­bió­ti­ca y an­ti­bac­te­rial. Ali­via los trastornos in­tes­ti­na­les, so­bre to­do las úl­ce­ras de es­tó­ma­go, las de­fi­cien­cias car­día­cas, res­pi­ra­to­rias y neu­rop­sí­qui­cas, y las afec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res. En uso ex­terno, la miel co­la­bo­ra en la cu­ra­ción de que­ma­du­ras y he­ri­das. A ni­vel cosmético pue­de es­tar pre­sen­te en pro­duc­tos hi­dra­tan­tes, así co­mo en cham­pús, mas­ca­ri­llas, jabones. Tie­ne sus con­tra­in­di­ca­cio­nes. En el ca­so de los dia­bé­ti­cos no pue­den abu­sar de ella, y pa­ra los be­bés se des­acon­se­ja to­tal­men­te. Ja­lea real Es una sus­tan­cia que se ha mi­ti­fi­ca­do un po­co, opi­na Jau­me Cam­bra, Ade­más, ex­traer­la pue­de po­ner en pe­li­gro las co­lo­nias de abe­jas. “Des­de la api­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca no lo re­co­men­da­mos”. Se tra­ta de una sus­tan­cia se­gre­ga­da por una glán­du­la que las abe­jas tie­nen en la ca­be­za. La uti­li­zan pa­ra ali­men­tar a las lar­vas en sus pri­me­ros tres días de vi­da y la rei­na abe­ja só­lo co­me ja­lea real. Vi­ve más tiem­po y es más gran­de que las de­más abe­jas, por lo que a prio­ri se con­si­de­ra que po­see gran­des vir­tu­des pa­ra la sa­lud. Si se ana­li­za, tie­ne una gran pro­por­ción de agua (en­tre un 60% y un 70%), hi­dra­tos de car­bono y un po­co de gra­sa. Ade­más tie­ne vi­ta­mi­nas, sa­les y ami­noá­ci­dos. En es­te úl­ti­mo ca­so, es­pe­cial­men­te la gam­ma­glo­bu­li­na, acre­cien­ta la re­sis­ten­cia del or­ga­nis­mo, y la ge­la­ti­na con­tri­bu­ye al for­ta­le­ci­mien­to de las pa­re­des vas­cu­la­res. En la me­di­ci­na na­tu­ral se con­si­de­ra que pue­de po­ten­ciar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pre­ve­nir la ar­tri­tis, re­du­cir los sín­to­mas de me­no­pau­sia, dis­mi­nuir los ni­ve­les de co­les­te­rol y me­jo­rar la fer­ti­li­dad e hom­bres y mu­je­res. Pe­ro no hay su­fi­cien­tes es­tu­dios que ha­yan cons­ta­ta­do di­chos be­ne­fi­cios. Sí se ha cons­ta­ta­do al­gu­nas reac­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo ec­ze­mas, as­ma, do­lo­res de es­tó­ma­go, vó­mi­tos y dia­rrea, por lo que es­tá con­tra­in­di­ca­do en los ca­sos de in­to­le­ran­cia al pro­duc­to, así co­mo en la en­fer­me­dad de Ad­di­son (un tras­torno hor­mo­nal). Pro­po­lis No es un ali­men­to pro­pia­men­te di­cho, co­mo se­ña­la Jau­me Cam­bra, pe­ro es in­tere­san­te por sus an­ti­oxi­dan­tes y sus pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas. Hay va­rios ti­pos de pro­po­lis, pe­ro fal­ta más es­tu­dios cien­tí­fi­cos. La ma­yo­ría de ellos es­tán rea­li­za­dos en el ex­tran­je­ro. Al­gu­nos se pue­den apli­car aquí, pe­ro no to­dos por­que las pro­pie­da­des pue­den cam­biar, ser di­fe­ren­tes, pues las abe­jas lo ex­traen de los ár­bo­les y ar­bus­tos sil­ves­tres. Se­gún las es­pe­cias ve­ge­ta­les el pro­po­lis ten­drá unas pro­pie­da­des u otras. Es­te­ve Mi­ràn­gels, ve­te­ri­na­rio es­pe­cia­li­za­do en abe­jas, ex­pli­ca que las abe­jas uti­li­zan es­ta sus­tan­cia co­mo de­sin­fec­tan­te, es­par­cién­do­la por las pa­re­des de la co­lo­nia y en el in­te­rior de las cel­das. Ac­túa co­mo un po­ten­te an­ti­mi­cro­biano y an­ti­fún­gi­co. Ade­más, em­ba­dur­nan con pro­po­lis to­dos los desechos que no pue­den ex­traer fue­ra, así co­mo a los otros ani­ma­les víc­ti­mas de sus ata­ques de­fen­si­vos. Los api­cul­to­res han en­con­tra­do ma­ri­po­sas, es­ca­ra­ba­jos, pe­que­ñas ser­pien­tes mo­mi­fi­ca­das por es­ta sus­tan­cia. No es ex­tra­ño que le atri­bu­yan pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias o se re­co­mien­de en ca­sos de her­pes vi­ral, ez­ce­mas o pa­ra ci­ca­tri­zar he­ri­das. Pue­de usar­se co­mo com­ple­men­to ali­men­ti­cio o en for­ma de un­güen­tos, aun­que tam­bién es­tá pre­sen­te en al­gu­nos pro­duc­tos mé­di­cos. Se han iden­ti­fi­ca­do va­rios cen­te­na­res de com­pues­tos quí­mi­cos en la pro­po­lis. En ge­ne­ral no hay con­tra­in­di­ca­cio­nes, pe­ro se han de­tec­ta­do ca­sos ais­la­dos en los que pue­den apa­re­cen efec­tos se­cun­da­rios co­mo se­que­dad en la bo­ca, som­no­len­cia, ma­reos y reac­cio­nes alér­gi­cas. Ce­ra Se tra­ta de una sus­tan­cia gra­sa pro­du­ci­da por unas glán­du­las que tie­nen en la ba­rri­ga las abe­jas cons­truc­to­ras jó­ve­nes. De­bi­da­men­te tra­ta­da pue­de en­con­trar­se en for­ma de cre­mas, un­güen­tos y uti­li­za­do pa­ra con­fec­cio­nar velas u otros usos in­dus­tria­les co­mo tra­ta­mien­tos pa­ra cuero o in­clu­so en pin­tu­ras. En far­ma­co­lo­gía se le atri­bu­yen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y ci­ca­tri­zan­tes. No es ex­tra­ño en­con­trar la ce­ra en pro­duc­tos ela­bo­ra­dos pa­ra la piel o co­mo pro­tec­tor la­bial. Tam­bién es usa­da pa­ra de­pi­lar el ve­llo cor­po­ral. No se le re­co­no­cen con­tra­in­di­ca­cio­nes. Po­len Fuen­te im­por­tan­te de ami­noá­ci­dos y vi­ta­mi­nas. Las abe­jas re­co­gen, ac­ci­den­tal­men­te o no, el po­len de los es­tam­bres de las flo­res, por lo que la gran va­rie­dad de com­po­nen­tes en­ri­que­ce el va­lor nu­tri­ti­vo del po­len. Es di­fí­cil en­con­trar otro pro­duc­to de la na­tu­ra­le­za que pue­da ha­cer la com­pe­ten­cia con tal va­rie­dad o en­con­trar un ali­men­to ani­mal o ve­ge­tal con tan­tas vi­ta­mi­nas. La can­ti­dad de pro­teí­nas que con­tie­ne el po­len su­pera a la de las se­mi­llas y gra­nos de los cul­ti­vos de ce­rea­les. Lo mis­mo ocu­rre con el con­te­ni­do de los ami­noá­ci­dos y las en­zi­mas. No es ex­tra­ño que se le atri­bu­yan di­ver­sas pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas, co­mo la re­gu­la­ción de las fun­cio­nes in­tes­ti­na­les o un po­de­ro­so re­vi­ta­li­zan­te. Pe­ro hay mu­chas con­tro­ver­sias res­pec­to al uso del po­len en la ali­men­ta­ción o co­mo su­ple­men­to vi­ta­mí­ni­co. Pa­ra al­gu­nos no es el ali­men­to mi­la­gro­so que se cree. En cual­quier ca­so, pa­ra con­su­mir­lo me­jor mez­clar­lo con miel en un va­so de na­ran­ja o le­che pa­ra una me­jor asi­mi­la­ción in­tes­ti­nal. Tam­bién se ha de to­mar con me­su­ra por­que pue­de pro­du­cir aler­gias, ad­vier­te Jau­me Cam­bra. Al me­nos es una de las con­tra­in­di­ca­cio­nes que te­ner pre­sen­te. Pan de abe­ja Po­len pas­to­so al­ma­ce­na­do en los pa­ne­les con miel mez­cla­do con pro­po­lis y ce­ra. Uti­li­za­do so­bre to­do en­tre de­por­tis­tas, se tra­ta de un pro­duc­to de más fá­cil di­ges­tión que el po­len a se­cas, ade­más de asi­mi­lar me­jor to­das sus pro­pie­da­des. Los efec­tos re­cons­ti­tu­yen­tes y es­ti­mu­lan­tes de es­te com­pues­to lo ha­cen muy si­mi­lar a la ja­lea real, aun­que sin sus in­con­ve­nien­tes. Po­see gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les (hie­rro, po­ta­sio, fós­fo­ro, mag­ne­sio y más de 30 oli­go­ele­men­tos), ami­noá­ci­dos (ri­co en trip­tó­fano), an­ti­oxi­dan­tes (fla­vo­noi­des) y en­zi­mas. En re­la­ción con el po­len sus pro­pie­da­des re­cons­ti-

tu­yen­tes se mul­ti­pli­can, así co­mo su va­lor nu­tri­ti­vo. En cuan­to a sus pro­pie­da­des an­ti­bió­ti­cas, tri­pli­can a las del po­len. Ade­más, en el pan de abe­jas los gra­nos de po­len es­tán abier­tos, lo que lo ha­ce más di­ge­ri­ble, y no con­tie­ne exi­na que es una mem­bra­na que cu­bre al po­len co­mún y que di­fi­cul­ta que se ab­sor­ba en su to­ta­li­dad en el or­ga­nis­mo. Lar­vas de zán­gano Más co­no­ci­do con el nom­bre co­mer­cial api­lar­nil, es­tá he­cho con lar­vas de zán­gano tri­tu­ra­das. Se le atri­bu­yen pro­pie­da­des com­pa­ra­bles a la ja­lea real. Ade­más de las lar­vas, el api­lar­nil con­tie­ne ce­ra, pro­po­lis y otras im­pu­re­zas de la col­me­na. Tie­ne un pH de 6-7 y un con­te­ni­do de agua de has­ta un 70%. Ade­más, las lar­vas son pro­tei­cas (9-12%), con­tie­nen car­bohi­dra­tos (6-10%) y lí­pi­dos (5-8%). Ri­cas en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ami­noá­ci­dos, no es­ca­pa a las con­tra­in­di­ca­cio­nes. Las lar­vas tri­tu­ra­das de zán­gano pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas. Ade­más, si se to­man do­sis ex­ce­si­vas pue­den pro­du­cir­se trastornos di­ges­ti­vos, in­som­nio y des­com­pen­sar las se­gre­ga­ción de al­gu­nas hor­mo­nas. Tam­po­co es re­co­men­da­ble pa­ra per­so­nas con afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res e in­su­fi­cien­cia re­nal. Api­to­xi­na Es el ve­neno que ino­cu­la la abe­ja cuan­do ha­ce una pi­ca­da. Al tra­tar­se de un ve­neno pue­de aca­rrear ries­gos si no se to­man las de­bi­das precauciones. Aún así, los api­cul­to­res con­si­de­ran que la api­to­xi­na tie­ne su la­do po­si­ti­vo. El va­lor te­ra­péu­ti­co del ve­neno de abe­jas se de­be prin­ci­pal­men­te a sus pro­pie­da­des he­mo­rrá­gi­cas y neu­ro­tó­xi­cas. Co­mo se­ña­la Es­te­ve Mi­ràn­gels, la api­to­xi­na es un lí­qui­do trans­pa­ren­te de sa­bor amar­go que es­tá for­ma­do bá­si­ca­men­te por tres en­zi­mas: el pép­ti­do 401, un po­de­ro­so an­ti­in­fla­ma­to­rio; la apa­mi­na, efi­caz su­pre­so­ra del do­lor, anal­gé­si­co; y la me­li­ti­na, que ac­túa so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co co­rri­gien­do ata­ques de an­ti­cuer­pos ha­cia las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­ta úl­ti­ma en­zi­ma au­men­ta los ni­ve­les de cor­ti­sol en plas­ma san­guí­neo. Sus apli­ca­cio­nes más clá­si­cas se con­cen­tran en los ca­sos de per­so­nas con reu­ma­tis­mo, ar­tri­tis, úl­ce­ras, ede­mas, ec­ze­mas, as­ma, mi­gra­ña, ar­te­rios­cle­ro­sis, hi­per­ten­sión, in­fla­ma­ción de ner­vios… Raúl He­rre­ra, bió­lo­go y api­cul­tor, aña­de que la api­to­xi­na no de­ja de ser un cóc­tel de com­pues­tos que pro­vo­can una reac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca muy fuer­te. “Por eso no pue­de exis­tir una prác­ti­ca ri­gu­ro­sa­men­te es­tan­da­ri­za­da de la apli­ca­ción del ve­neno de abe­jas vi­vas, por­que sus efec­tos abar­can múl­ti­ples re­sul­ta­dos y son ate­nua­dos o po­ten­cia­dos por una ga­ma va­ria­da de cir­cuns­tan­cias. A nin­gún api­te­ra­peu­ta se le pue­de ocu­rrir apli­car la apiterapia en pa­cien­tes pres­cri­tos de anemia o de úl­ce­ra gás­tri­ca, o cuan­do abu­sa re­gu­lar­men­te del al­cohol. De la mis­ma for­ma hay que te­ner muy en cuen­ta si es­te pa­cien­te es de­pen­dien­te o es­tá bajo tra­ta­mien­to de fár­ma­cos o dro­gas co­mo es­ta­ti­nas, bar­bi­tú­ri­cos, an­ti­de­pre­si­vos, neu­ro­lép­ti­cos, an­ti­hi­per­ten­si­vos. En ca­da ca­so el cua­dro es dis­tin­to y dis­tin­to de­be ser su tra­ta­mien­to”. El ve­neno de abe­ja se de­be uti­li­zar siem­pre con la co­rres­pon­dien­te pres­crip­ción mé­di­ca, y con mu­cha cau­te­la en ni­ños y per­so­nas ma­yo­res. Y las per­so­nas alér­gi­cas de­ben po­ner­se en ma­nos de los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos, in­sis­te Es­te­ve Mi­ràn­gels. Por su par­te Mi­guel Abad Mar­co, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Apiterapia, re­cuer­da que en cual­quier ca­so el uso de api­to­xi­na con­lle­va de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. El 2% de las per­so­nas pa­de­cen una ele­va­da sen­si­bi­li­dad al ve­neno de las abe­jas.

El nú­me­ro de api­cul­to­res dis­mi­nu­ye y ca­da uno de ellos man­tie­ne un pro­me­dio de en­tre 500 y mil en­jam­bres

La miel y el po­len, ade­más de la ce­ra o el pro­po­lis, son al­gu­nos de los pro­duc­tos que apor­tan las abe­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.