en fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

PA­RA PO­DER DES­CO­NEC­TAR ES CRU­CIAL OR­GA­NI­ZAR­SE BIEN LA JOR­NA­DA TE­NER UN DÍA LI­BRE SIG­NI­FI­CA ESO: NA­DA DE TRA­BA­JO, NA­DA DE NA­DA

La pla­ni­fi­ca­ción no de­be ser só­lo dia­ria o se­ma­nal. Cuan­do em­pie­za el año, hay que re­ser­var­se pe­rio­dos de vacaciones. Cla­ro que hay que ser fle­xi­ble si, por ejem­plo, hay un pi­co de tra­ba­jo. “Pe­ro si no pue­des to­mar­te una se­ma­na li­bre cuan­do lo te­nías pen­sa­do, hay que ha­cer­lo más ade­lan­te”, se­ña­la Con­cep­ción Pra­do. Pa­ra que las vacaciones per­mi­tan una des­com­pre­sión to­tal es ne­ce­sa­rio evi­tar la con­sul­ta com­pul­si­va del co­rreo elec­tró­ni­co o pen­sar con­ti­nua­men­te en el tra­ba­jo. “Pue­des con­sul­tar el e-mail de vez en cuan­do, por si hay al­go ur­gen­te o un clien­te ne­ce­si­ta al­go. Pe­ro no ca­da me­dia ho­ra”, se­ña­la Lau­ra Mo­li­na. Los días li­bres son, pa­ra mu­chos em­pren­de­do­res, un es­pe­jis­mo, un oa­sis que se des­va­ne­ce cuan­do pa­re­ce que sí, por fin, es­te fin de se­ma­na no to­ca tra­ba­jar. “Pe­ro hay que mar­car­los en la agen­da –re­co­mien­da Ja­vier Brotons–. Por ejem­plo, de­jar­se la tar­de del vier­nes y to­do el sá­ba­do li­bres. Y el do­min­go por la tar­de te po­nes con ta­reas li­ge­ras, co­mo pre­pa­rar la agen­da pa­ra la se­ma­na si­guien­te”. Hay que evi­tar caer en la ten­ta­ción del “bueno, el sá­ba­do me lo to­mo li­bre, pe­ro le de­di­ca­ré so­lo un par de ho­ri­tas a bus­car ideas”, por­que eso no es des­co­nec­tar. Esas dos ho­ras se con­vier­ten mu­chas ve­ces en cua­tro o cin­co. “Si te re­ser­vas unas ho­ras pa­ra tra­ba­jar el do­min­go, ya no pien­sas en ‘pe­ro yo no pue­do es­tar to­do el fin de se­ma­na sin tra­ba­jar’. Si te vie­ne una idea el sá­ba­do en el ci­ne, pues sa­bes que al día si­guien­te te pue­des po­ner con ella. Es­tás más tran­qui­lo, tie­nes el do­min­go por la tar­de pa­ra lo que ha­ga fal­ta, re­du­ces la cul­pa­bi­li­dad por no tra­ba­jar y te pue­des re­la­jar”. Des­co­nec­tar es no pen­sar en el tra­ba­jo. No es sim­ple­men­te apa­gar el or­de­na­dor o ba­jar la per­sia­na. “Mu­chos es­tán tra­ba­jan­do en su tiem­po de ocio o cuan­do es­tán con su fa­mi­lia. Pien­san en el tra­ba­jo, ha­blan del tra­ba­jo, le dan vuel­tas al tra­ba­jo”, aña­de Lau­ra Mo­li­na. Des­co­nec­tar es ha­cer lo que a uno le gus­ta, ya sea de­por­te, ir al tea­tro, dis­fru­tar de la fa­mi­lia o los ami­gos, ti­rar­se en el sofá a pen­sar en las mu­sa­ra­ñas… To­do, me­nos pen­sar en el tra­ba­jo. Es ver­dad que no to­dos los au­tó­no­mos pue­den ele­gir cuán­do to­mar­se un día li­bre, por­que mu­chos co­mer­cios, por ejem­plo, abren los sá­ba­dos. Es ver­dad que hay pi­cos de tra­ba­jo en los que no hay ca­si ni un mi­nu­to li­bre du­ran­te va­rios días. Se tra­ta, en­ton­ces, de com­pen­sar. “Si has es­ta­do en­ce­rra­do en ca­sa una se­ma­na pa­ra aca­bar un pro­yec­to, lue­go haz vi­da so­cial, pa­sea, pa­sa to­do el tiem­po que pue­das al ai­re li­bre”, re­co­mien­da Con­cep­ción Pra­do. La ofi­ci­na-ca­sa es pa­ra mu­chos de ellos su eco­sis­te­ma na­tu­ral. Las ven­ta­jas: aho­rrar­se des­pla­za­mien­tos, no te­ner que aguan­tar ma­las ca­ras de je­fes o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, la po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar­se el pro­pio ho­ra­rio. Des­ven­ta­jas: el ries­go de que­dar­se ais­la­do de mun­do ex­te­rior o de que vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal se mez­clen de tal for­ma que no se sa­be dón­de em­pie­za una y dón­de aca­ba la otra. Pa­ra evi­tar­lo, mu­chos pro­fe­sio­na­les es­tán op­tan­do por el co­wor­king, es­pa­cios de tra­ba­jo com­par­ti­dos. “Sa­les de ca­sa, es más fá­cil mar­car­se unos ho­ra­rios, com­par­tes tus pro­ble­mas con gen­te de tu pro­fe­sión, pue­den sa­lir pro­yec­tos co­mu­nes… –se­ña­la Lau­ra Mo­li­na–. Es más sen­ci­llo que, cuan­do aca­bes la jor­na­da, des­co­nec­tes de ver­dad”.

“En el ca­so de tra­ba­jar en ca­sa, es­ta­ble­cer unos ho- ra­rios tie­ne to­da­vía más im­por­tan­cia. Es de­cir, sa­ber cuán­do aca­ba tu jor­na­da y, lue­go, ol­vi­dar el tra­ba­jo”, acon­se­ja Ja­vier Brotons. Ol­vi­dar re­pa­sar fac­tu­ras mien­tras se ve un par­ti­do de fút­bol y no es­cri­bir un e-mail a un clien­te con una mano mien­tras con la otra se le da la pa­pi­lla al ni­ño. “Hay que evi­tar la ten­ta­ción de ten­der la ro­pa mien­tras imprimes unos do­cu­men­tos. Cuan­do tra­ba­jas, tra­ba­jas. Y, fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral, no hay tra­ba­jo. No lo mez­cles to­do o, en reali­dad, es­ta­rás siem­pre tra­ba­jan­do”. Exis­te un ries­go, mu­cho ma­yor en las mu­je­res, que es el de con­fun­dir la vi­da per­so­nal y la pro­fe­sio­nal. Ellas de­di­can ca­da día dos ho­ras y cuar­to más que los hom­bres a las ta­reas del ho­gar, se­gún la En­cues­ta de Em­pleo del Tiem­po 2009-2010, rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. “Su­fren más su con­di­ción de free­lan­ce –co­men­ta Con­cep­ción Pra­do–. Cuan­do tra­ba­jan, tie­nen la ca­be­za tam­bién en las obli­ga­cio­nes que les es­pe­ran en ca­sa o en quién va a ir a re­co­ger al ni­ño al co­le­gio”. Te­ner una pa­re­ja en la que po­der de­le­gar las ta­reas do­més­ti­cas es tan im­por­tan­te co­mo con­tar con unos co­la­bo­ra­do­res en los que de­le­gar par­te del tra­ba­jo. “Pe­ro a mu­cha gen­te le cues­ta de­le­gar”, co­men­ta Ja­vier Brotons. Quie­ren su­per­vi­sar­lo to­do, ha­cer­lo to­do, es­tar en to­dos los si­tios a la vez... Y eso im­pli­ca más es­trés, más ho­ras de tra­ba­jo y más pro­ble­mas pa­ra des­co­nec­tar. “Hay que con­fiar en la gen­te, hay que pen­sar que si has con­tra­ta­do a al­guien es por­que con­fías en su ca­pa­ci­dad. Mu­chos au­tó­no­mos es­tán ex­ce­si­va­men­te pen­dien­tes de sus co­la­bo­ra­do­res”. Del mis­mo mo­do que es­tán pen­dien­tes del mó­vil. El in­con­ve­nien­te, o la ven­ta­ja, se­gún se mi­re, de las

nue­vas tec­no­lo­gías: que uno pue­de lle­var la ofi­ci­na en el bol­si­llo. “Fue­ra de la jor­na­da la­bo­ral, yo evi­ta­ría con­sul­tar el co­rreo elec­tró­ni­co de tra­ba­jo o aten­der lla­ma­das la­bo­ra­les –se­ña­la Con­cep­ción Pra­do–. Si no hay más re­me­dio, con­sul­ta el co­rreo ca­da cier­to tiem­po, pe­ro no ca­da cin­co mi­nu­tos. Hay per­so­nas que tie­nen un mó­vil pa­ra el tra­ba­jo u otro per­so­nal. O pue­des po­ner­te un so­ni­do pa­ra las lla­ma­das de tra­ba­jo y otro pa­ra las per­so­na­les”. Ser­vi­cios de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea co­mo What­sApp nos per­mi­ten es­tar mu­cho más co­nec­ta­dos. Y, por tan­to, es­cla­vi­zan un po­co más a los free­lan­ces al tra­ba­jo. Si un clien­te en­vía un men­sa­je a las on­ce de la no­che pro­po­nien­do un pro­yec­to, ¿qué free­lan­ce pue­de es­pe­rar a la ma­ña­na si­guien­te pa­ra res­pon­der? Y más en es­tos tiem­pos, se la­men­ta­rán mu­chos em­pren­de­do­res. Hay que pe­lear más por man­te­ner clien­tes y cap­tar nue­vos, las ven­tas ba­jan, las ta­ri­fas se re­du­cen, mu­chos co­bros se re­tra­san o no lle­gan… Y se in­ten­ta com­pen­sar echán­do­le más ho­ras al tra­ba­jo. Pe­ro, aun así, hay que in­ten­tar des­co­nec­tar. “Hay que huir de la cul­pa que sien­ten mu­chos au­tó­no­mos por el he­cho de to­mar­se una tar­de li­bre –re­co­mien­da Lau­ra Mo­li­na–. Hay que ce­le­brar los éxi­tos co­ti­dia­nos e in­ten­tar apro­ve­char las ven­ta­jas que tie­ne el free­lan­ce, que pue­de ir­se al ci­ne un lu­nes a las cua­tro de la tar­de o sa­lir a co­rrer a me­dia ma­ña­na. Hay que in­ver­tir en ocio, en las re­la­cio­nes per­so­na­les. La vi­da es mu­cho más que tra­ba­jar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.