Be­bés pre­ma­tu­ros

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Uno de los ca­sos de neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra más co­no­ci­dos es el de las UCI pa­ra be­bés pre­ma­tu­ros. A co­mien­zos de los no­ven­ta, el doc­tor Stan­ley Gra­ven tra­ba­ja­ba en ma­ter­ni­dad del Hos­pi­tal de Flo­ri­da. Es­tas uni­da­des se di­se­ña­ban pen­san­do, so­bre to­do, en el tra­ba­jo de en­fer­me­ras y mé­di­cos. Gra­ven, no obs­tan­te, co­men­zó a pen­sar de qué ma­ne­ra aque­llas sa­las don­de los re­cién na­ci­dos de­bían pa­sar se­ma­nas o me­ses in­fluían en su pro­gre­so y sa­lud. Al na­cer pre­ma­tu­ra­men­te, es­tos ni­ños de­ben en­fren­tar­se a par­te del desa­rro­llo que teó­ri­ca­men­te de­be­rían ha­ber he­cho en el úte­ro de la ma­dre, fue­ra. En el ter­cer tri­mes­tre de ges­ta­ción es cuan­do se pro­du­ce el desa­rro­llo del sis­te­ma au­di­ti­vo y lue­go el vi­sual, en ese or­den. Gra­van pro­pu­so una se­rie de cambios en el di­se­ño de las sa­las pa­ra que es­tas UCI tu­vie­ran un sis­te­ma de con­trol de so­ni­do y de luz que se adap­ta­ra a la edad de ges­ta­ción de ca­da pe­que­ño con el ob­je­ti­vo de no in­fluir en sus sis­te­mas neu­ro­na­les. Com­pro­ba­ron que aque­llos cambios te­nían un efec­to po­si­ti­vo so­bre el desa­rro­llo de los be­bés. Y hoy en día mu­chas sa­las pa­ra pre­ma­tu­ros se desa­rro­llan te­nien­do en cuen­ta es­tos cri­te­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.