Cen­tros men­ta­les

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Se­gún un es­tu­dio del King’s Co­lle­ge de Londres del 2011, un ter­cio de los pa­cien­tes in­gre­sa­dos en un centro psi­quiá­tri­co su­fren al­gún epi­so­dio de vio­len­cia. Se es­ti­ma que ca­si la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res de es­tas ins­ti­tu­cio­nes es­tán ex­pues­tos a si­tua­cio­nes vio­len­tas ca­da año. Los es­fuer­zos pa­ra pa­liar­las han si­do en vano. Se ha com­pro­ba­do, que pa­ra los pa­cien­tes el es­trés oca­sio­na­do por la pro­pia en­fer­me­dad se pue­de ver in­ten­si­fi­ca­do por el trau­ma de es­tar con­fi­na­dos du­ran­te se­ma­nas en pa­be­llo­nes ce­rra­dos. La ma­yo­ría de es­tos cen­tros son muy rui­do­sos, los en­fer­mos ca­re­cen de pri­va­ci­dad y se en­tor­pe­ce la co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­cien­tes y en­tre es­tos y los tra­ba­ja­do­res. Has­ta aho­ra la ar­qui­tec­tu­ra se ha­bía te­ni­do en cuen­ta pa­ra di­se­ñar edi­fi­cios más se­gu­ros. Te­ner en cuen­ta los prin­ci­pios de la neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra per­mi­ti­ría di­se­ñar es­pa­cios que dis­mi­nu­ye­ran la agre­si­vi­dad, que cal­ma­ran emo­cio­nal­men­te a los pa­cien­tes con sa­las com­par­ti­das y asien­tos mó­vi­les que les die­ra la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar su es­pa­cio per­so­nal y la in­ter­ac­ción con otros, ade­más de uti­li­zar su­per­fi­cies que ab­sor­bie­ran el rui­do y gran­des ven­ta­na­les pa­ra que en­tre más luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.