ETERNO VIA­JE A LA AL­CA­RRIA

Las mil flo­res y la miel dulcifican el per­fil de es­ta co­mar­ca en Gua­da­la­ja­ra que com­bi­na me­se­ta con bos­que y con ar­qui­tec­tu­ra se­ño­rial

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La vi­lla du­cal de Pas­tra­na, si­tua­da en la co­mar­ca na­tu­ral de la Al­ca­rria, tie­ne ape­go a sus cos­tum­bres. En­tre se­ma­na y du­ran­te el año, en la pla­za de la Ho­ra se pue­den ver es­ce­nas co­mo las des­cri­tas en 1948 por Ca­mi­lo Jo­sé Cela en su clá­si­co Via­je a la Al­ca­rria: vie­jos to­man­do el sol y jó­ve­nes per­si­guien­do a las mu­cha­chas, con la úni­ca di­fe­ren­cia de que les lan­zan fra­ses más subidas de tono. La mis­ma pla­za de ori­gen ro­mano es el es­ce­na­rio don­de tie­ne lu­gar la más an­ti­gua de las fe­rias de la Pe­nín­su­la de­di­ca­das a la api­cul­tu­ra. Se ce­le­bra jus­to cuan­do el in­vierno to­ca a su fin y es­te año ha al­can­za­do su 33.ª edi­ción, con las no­ve­da­des de ha­ber in­cor­po­ra­do a Po­lo­nia al se­lec­to club de ex­po­si­to­res y de po­ner más én­fa­sis a la die­té­ti­ca mo­der­na y a la apli­ca­ción del po­len, la ja­lea y otros pro­duc­tos ela­bo­ra­dos por las abe­jas. El res­to del año, es­ta ciu­dad del su­r­es­te de Gua­da­la­ja­ra vi­ve con el rit­mo len­to de los lu­ga­res con mu­cha his­to­ria y se vi­si­ta sin pri­sas pa­sean­do “por las ca­lles de lo vie­jos nom­bres, por las ca­lles al­fom­bra­das de gui­ja­rri­llos me­nu­dos”, co­mo es­cri­bió el pre­mio No­bel. Así, sin pri­sas, se pue­de des­cu­brir el ba­rrio de Al­bai­cín, ho­mó­ni­mo del de Gra­na­da por­que fue aquí don­de se ins­ta­la­ron 200 fa­mi­lias de mo­ris­cos ex­pa­tria­dos de las Al­pu­ja­rras tras la ex­pul­sión de los ára­bes de Es­pa­ña. Pa­re­des en­ca­la­das y bal­co­nes con ge­ra­nios crean un es­pe­jis­mo an­da­luz en Cas­ti­lla, pa­ra re­cu­pe­rar lue­go el acen­to de cas­te­llano vie­jo en edi­fi­cios co­mo el pa­la­cio du­cal. En el si­glo XVI, Do­ña Ana de Men­do­za y de la Cer­da, Prin­ce­sa de Ébo­li, com­pró la vi­lla de Pas­tra­na co­mo quien hoy se com­pra un apar­ta­men­to. Ac­to se­gui­do, or­de­nó la cons­truc­ción del pa­la­cio re­na­cen­tis­ta, que cuen­ta ade­más con un in­te­rior de­co­ra­do en el más pu­ro es­ti­lo pla­te­res­co. Es­ta mu­jer, des­cri­ta tam­bién por Cela con su ha­bi­tual sol­tu­ra de len­gua co­mo “enig­má­ti­ca, be­lla, tuer­ta y, al pa­re­cer, ca­chon­da” y a la que se le lle­ga­ron a impu­tar amo­ríos con Fe­li­pe II, fue quien dio el impulso de­fi­ni­ti­vo a Pas­tra­na. Por cier­to, la prin­ce­sa aca­bó sus días pri­sio­ne­ra en su pa­la­cio, don­de se di­ce que só­lo se le per­mi­tía aso­mar­se una vez al día a la pla­za Ma­yor, co­no­ci­da des­de en­ton­ces co­mo pla­za de la Ho­ra. Des­de Pas­tra­na, la ru­ta de la miel rin­de cul­to a la de­no­mi­na­ción de ori­gen, la pri­me­ra en ser re­co­no­ci­da pa­ra es­te pro­duc­to en to­do el mun­do. Si via­ja­mos ha­cia el no­roes­te, nos en­con­tra­re­mos con la vi­lla de Hor­che, fa­mo­sa por sus biz­co­chos bo­rra­chos. Más en­jun­dia tie­ne el mo­nas­te­rio de San Bar­to­lo­mé de Lu­pia­na, es­con­di­do en­tre es­pe­sas ar­bo­le­das y aso­ma­do al ba­rran­co del río Ma­ta­ye­guas. El ce­no­bio am­plió lo que en prin­ci­pio ha­bía

Arri­ba, los pue­blos de la Al­ca­rria, co­mo Du­rón y Alo­cén, bro­tan en­tre la es­pe­su­ra sil­ves­tre

si­do una er­mi­ta de­di­ca­da al san­to y en la que se ins­ta­ló el ca­ba­lle­ro don Pe­dro Fer­nán­dez Pe­cha, que jun­to con su se­gui­do­res de­ci­dió re­nun­ciar a los pla­ce­res mun­da­nos pa­ra de­di­car­se a la vi­da con­tem­pla­ti­va. Al igual que el pa­la­cio de Pas­tra­na, el claus­tro es obra del ar­qui­tec­to Alon­so de Co­va­rru­bias. Por la mis­ma zo­na, Ten­di­lla nos es­pe­ra con una ca­lle Ma­yor de dos ki­ló­me­tros de lar­go, to­da cu­bier­ta por so­por­ta­les sos­te­ni­dos por co­lum­nas re­na­cen­tis­tas. En cam­bio, yen­do de Pas­tra­na al no­res­te, lo que lla­ma la aten­ción es el en­can­to na­tu­ral del em­bal­se de En­tre­pe­ñas y los ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra de sus pue­blos de El Oli­var, Alo­cén o Bu­dia. Y si nues­tros pa­sos nos lle­van al sur, ten­dre­mos que dar el san­to y se­ña al cas­ti­llo de Zo­ri­ta de los Ca­nes, de la or­den de Ca­la­tra­va, cu­yo per­fil zig­za­guean­te si­gue sien­do im­po­nen­te, pe­se a es­tar en rui­nas.

A la iz­quier­da, el pa­la­cio du­cal de Pas­tra­na, don­de la prin­ce­sa de Ébo­li pa­só con­fi­na­da sus úl­ti­mos años Arri­ba, los bos­ques fron­do­sos ger­mi­nan en la sie­rra de An­guix, cus­to­dia­da por un cas­ti­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.