UNA TRA­PE­RA DE TRA­PÍO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Fe­lip Vi­van­co

La ex­po­si­ción tie­ne un tí­tu­lo cu­rio­so, la ga­le­ría es muy pe­que­ña y hay muy po­cas obras. Es muy di­fí­cil su­ge­rir tan­to con tan po­co y en un es­pa­cio tan re­du­ci­do. Cris­ti­na Ga­rri­do, ma­dri­le­ña de na­ci­mien­to, un po­co lon­di­nen­se, ar­tis­ta plás­ti­ca de pro­fe­sión, tra­pe­ra de vo­ca­ción, lo ha con­se­gui­do en una mues­tra re­cien­te en Louis 21 The Ga­llery, en Ma­drid. The Ca­pi­ta­list Fun­ction of the Rag­pic­ker (La fun­ción capitalista del tra­pe­ro) es una mues­tra mi­cros­có­pi­ca que re­co­ge las in­quie­tu­des de una chi­ca que po­dría ser pa­ra­dig­ma del jo­ven que bus­ca opor­tu­ni­da­des aquí o allá, que apro­ve­cha be­cas si

las hay y que se bus­ca la vi­da. Ga­rri­do se ha es­pe­cia­li­za­do en tra­tar dar una vi­sión dis­tin­ta de las ciu­da­des en las que ha vi­vi­do o a las que ha ido, a los ob­je­tos que aban­do­na­mos o los que com­pra­mos. La ar­tis­ta des­tri­pa una bol­sa de una tien­da co­no­ci­da, la abre en ca­nal y la ex­po­ne co­mo un cua­dro li­ge­ro que di­ce pe­ro que no pe­sa. La obra pro­vo­ca una re­fle­xión es­pon­tá­nea de si so­mos hom­bres y mu­je­res sand­wich, re­co­rrien­do las ca­lles no só­lo con las mar­cas de las ro­pas que lle­va­mos sino con las mar­cas de las bol­sas que pa­sea­mos. En otra obra, Ga­rri­do se apro­pia de un pós­ter de otra mues­tra ar­tís­ti­ca en el que se adi­vi­na (su to­que per­so­nal) el uri­na­rio de Du­champ. La elec­ción no es ba­la­dí. Aho­ra ve­rán por qué. “En Londres he vi­vi­do en Wim­ble­don, Mi­le End, Hack­ney, Brix­ton o Cam­ber­well. Allí fo­to­gra­fia­ba ob­je­tos y mue­bles aban­do­na­dos co­mo lí­nea de tra­ba­jo en un in­ten­to de leer las ciu­da­des de otra ma­ne­ra y de dar va­lor a las co­sas que han de­ja­do de te­ner­lo. To­dos de­be­ría­mos ser más tra­pe­ros, no só­lo co­mo ne­ce­si­dad, sino co­mo fi­lo­so­fía”. Ga­rri­do tam­bién me­di­ta so­bre el ex­tre­mo opues­to del ar­te, có­mo se pa­ga. En tono iró­ni­co y tam­bién un po­co lú­di­co, la ar­tis­ta ma­dri­le­ña re­pro­du­ce, de su pu­ño y le­tra (tal y co­mo se pue­de ver en la fo­to) una car­ta de re­co­men­da­ción que nun­ca uti­li­zó y que le es­cri­bió el due­ño de una tien­da de ma­ce­tas de lu­jo en las que trabajó. “Me des­cri­be a mí y, un po­co, des­cri­be la si­tua­ción de mu­chos es­pa­ño­les que se han ido a bus­car­se la vi­da ha­cien­do otros tra­ba­jos”. Su agen­da es­tá re­ple­ta: pre­sen­tar­se a pre­mios de pin­tu­ra, lan­zar una re­vis­ta, in­ven­tar­se per­fi­les de ar­tis­tas que no han exis­ti­do nun­ca.

Cris­ti­na Ga­rri­do 28 años Ar­tis­ta plás­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.