Abue­los cam­peo­nes

Son abue­los y pre­su­men de los 70 e in­clu­so los 80 años. Pe­ro so­bre to­do son de­por­tis­tas y ade­más cam­peo­nes. Con la ju­bi­la­ción, mu­chos de ellos han apar­car­do su vi­da la­bo­ral pe­ro nin­guno de ellos ha ti­ra­do la toa­lla: man­tie­nen su en­tre­ga al de­por­te

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Llibert Tei­xi­dó

Son pa­dres pe­ro so­bre to­do abue­los. Tie­nen se­sen­ta y mu­chos, 70, 80 o in­clu­so más años, y con esa edad de ju­bi­la­dos prac­ti­can uno o más deportes con se­rie­dad y con ri­gor. Con la in­ten­ción de ga­nar siem­pre, se en­tre­nan al me­nos un par de ve­ces a la se­ma­na y van an­dan­do a to­das par­tes pa­ra man­te­ner la for­ma a dia­rio. Son abue­los cam­peo­nes. De su ca­te­go­ría, cla­ro, pe­ro cam­peo­nes que han sa­bi­do apro­ve­char lo me­jor del ejer­ci­cio fí­si­co y de su com­po­nen­te com­pe­ti­ti­va pa­ra cre­cer co­mo per­so­nas. Cua­tro de es­tos de­por­tis­tas con­ven­ci­dos que exhiben fa­cul­ta­des más que de­mos­tra­das en ac­ti­vi­da­des bien dis­tin­tas (te­nis, ti­ro con ar­co, es­quí, pa­ra­cai­dis­mo y atletismo), nos cuen­tan sus se­cre­tos pa­ra man­te­ner­se en for­ma y ga­nar, o in­ten­tar­lo, cuan­tas com­pe­ti­cio­nes afron­tan aquí o fue­ra. Lo cier­to es que mu­chos de es­tos de­por­tis­tas sé­nior suben al po­dio en las com­pe­ti­cio­nes que se ce­le­bran en Es­pa­ña pe­ro tam­bién son emi­nen­cias res­pe­ta­das en los en­cuen­tros in­ter­na­cio­na­les a los que asis­ten, eso sí, ad­vier­ten to­dos: “Pa­gán­do­lo de nues­tros bol­si­llos”. Jo­sep Mer­ca­dé es el más jo­ven. Tie­ne 68 años y des­de siem­pre se ha de­di­ca­do al ti­ro con ar­co. En­tre­na a jó­ve­nes y a ma­yo­res que se acer­can a es­te de­por­te y a to­dos les in­cul­ca los be­ne­fi­cios del de­por­te que ha es­co­gi­do. “Apor­ta fle­xi­bi­li­dad, se­re­ni­dad, con­cen­tra­ción”, ex­pli­ca, y por lo ge­ne­ral “es­tás al ai­re li­bre”. Ese, el he­cho de es­tar al ai­re li­bre, es uno de los gran­des be­ne­fi­cios que aque­llos que alar­gan su prác­ti­ca de­por­ti­va has­ta la edad de ju­bi­lar­se, exal­tan con ma­yor in­ten­si­dad de su re­la­ción con el de­por­te. Es el ca­so de Mon­tse Me­chó, que ha cum­pli­do ya los 80. Pa­ra ce­le­brar­lo, de ello ha­ce unos cuan­tos me­ses, se fue a Em­pu­ria­bra­va pa­ra ti­rar­se una vez más (y ya van 920) con su pa­ra­caí­das. “He si­do cam­peo­na de mi edad en freesty­le tan­tas ve­ces que ni me acuer­do”, ex­pli­ca es­ta ac­ti­va de­por­tis­ta, que tam­bién sa­be lo que es ser cam­peo­na de Es­pa­ña de es­quí y de natación y su­bir al po­dio en un cam­peo­na­to de Eu­ro­pa pa­ra re­co­ger el bron­ce de los 50 me­tros bra­za. “Me ga­nó una ca­na­dien­se enor­me”, sonríe, es­ta me­nu­da ca­ta­la­na que tie­ne los ré­cords de Es­pa­ña de 50 y de 100 me­tros bra­za y aun hoy se sien­te ca­paz de vol­ver­los a ba­tir. Me­chó em­pe­zó ha­cien­do natación sin­cro­ni­za­da en el club que la aco­ge y que ella re­pre­sen­ta, el Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na, y co­mo es há­bil en to­do lo que ha­ce, ha pro­ba­do suer­te tam­bién en el windsurf y en el bu­ceo. ¿Qué por qué ha­ce de­por­te? Pues por­que no sa­be ha­cer otra co­sa. “No me ima­gino una vi­da sen­ta­da en el sofá es­pe­rán­do­las ve­nir”.

Mon­tse Me­chó es una de las que po­dría des­ta­car­se co­mo ex­cep­ción de lo que re­co­gen cier­tos es­tu­dios re­fe­ri­dos a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de los es­pa­ño­les. En el más re­cien­te ela­bo­ra­do por Fit­bit (fa­bri­can­te de he­rra­mien­tas de mo­ni­to­ri­za­ción de la sa­lud co­mo las pulseras que cuen­tan los pa­sos, las ca­lo­rías que­ma­das o las pul­sa­cio­nes), que tam­bién es­tu­dia­ba de­ter­mi­na­dos há­bi­tos de vi­da, se ad­ver­tía de que los es­pa­ño­les pa­san una me­dia de 7,4 ho­ras al día sen­ta­dos o tum­ba­dos, sin con­tar las ho­ras que de­di­can al sue­ño. “Mien­tras que las per­so­nas ma­yo­res de 55 años pa­san co­mo me­dia 6,55 ho­ras sen­ta­das o tum­ba­das, los me­no­res de 25 años lo ha­cen, in­clu­so, du­ran­te una ho­ra y me­dia más”. Con­chi Sán­chez, res­pon­sa­ble de la mar­ca en Es­pa­ña, re­cuer­da a to­dos, ma­yo­res y no tan­to, que “es muy im­por­tan­te que mien­tras es­te­mos tra­ba­jan­do, es­tu­dian­do, ju­gan­do o tui­tean­do, in­ten­te­mos le­van­tar­nos y dar un pe­que­ño pa­seo o, si no es po­si­ble le­van­tar­se, que reali­ce­mos ejer­ci­cios mien­tras es­ta­mos sen­ta­dos pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción y evi­tar do­lo­res mus­cu­la­res”.

Esa es pre­ci­sa­men­te la ra­zón por la que Án­gel Joa­ni­quet, de 80 años, pro­cu­ra­dor de tri­bu­na­les to­da­vía ac­ti­vo a día de hoy, no se ima­gi­na a sí mis­mo tum­ba­do en el sofá ni por un se­gun­do. “Hay que mo­ver­se. Pa­ra es­tar sano hay que te­ner ac­ti­vi­dad, hay que ser fle­xi­ble, hay que sa­car ren­di­mien­to de ca­da mi­nu­to de nues­tra vi­da”, ex­pli­ca es­te abue­lo de 15 nie­tos que co­men­zó su re­la­ción con el de­por­te de una for­ma bien cu­rio­sa. “Mis pa­dres me da­ban di­ne­ro pa­ra el au­to­bús pe­ro yo pre­fe­ría guar­dar­lo e iba co­rrien­do a la es­cue­la… con ese di­ne­ro me hi­ce so­cio del club y ha­cía de­por­te cuan­do po­día. Me gus­ta­ba co­rrer… pe­ro pron­to me die­ron una be­ca pa­ra na­dar y eso ¡me per­mi­tía aho­rrar­me pa­gar la cuo­ta!”, re­cuer­da. Lle­gó un mo­men­to en que el na­da­dor be­ca­do que era fue des­cu­bier­to por un en­tre­na­dor de atletismo que le ani­mó a de­di­car­se a esa especialidad. “Y co­men­cé a ha­cer atletismo, pe­ro tam­bién es­tu­dia­ba, y ju­gué a rugby con el equi­po de la uni­ver­si­dad pa­ra ser cam­peo­nes de Es­pa­ña; he si­do cam­peón de es­quí en mi ca­te­go­ría y ten­go un hi­jo que es­tu­vo en unos Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno… en fin, que he he­cho de­por­te, to­do ti­po de de­por­te des­de siem­pre y no lo he de­ja­do nun­ca. Ni se me ocu­rre ha­cer­lo”, ase­gu­ra.

EL DE­POR­TE OFRE­CE UN CÍRCU­LO SO­CIAL NE­CE­SA­RIO SE PUE­DE SER JO­VEN A LOS 80 SI SE MAN­TIE­NE LA AGI­LI­DAD

Joa­ni­quet si­gue en­tre­nán­do­se una o dos ve­ces por se­ma­na y se apun­ta a to­dos los cam­peo­na­tos que su tra­ba­jo le per­mi­te. “Sí, si­go tra­ba­jan­do tam­bién. Es que se pue­de ser jo­ven a los 80 si sa­bes ra­cio­na­li­zar tu tiem­po, si sa­bes lu­bri­car tu men­te y tu cuer­po”, ex­pli­ca. Pe­ro, eso sí, la prác­ti­ca de­por­ti­va que más le gus­ta, sal­to de lon­gi­tud, no es pre­ci­sa­men­te la más ade­cua­da pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes. “El de­por­te alar­ga la vi­da, en­gra­sa el cuer­po y el ce­re­bro, es per­fec­to pa­ra to­do… me­nos pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes”, re­cuer­da es­te cam­peón, na­ci­do en 1933, con 121 me­da­llas en cam­peo­na­tos de Es­pa­ña (lon­gi­tud, tri­ple, al­tu­ra, va­llas cor­tas, pentatlón y re­le­vos 4x100) y 19 me­da­llas en cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa (5 de ellas de oro) y la úl­ti­ma, un bron­ce re­co­gi­do ha­ce un par de me­ses en Aus­tria. “Con una ba­ti­da per­fec­ta, a pe­sar de mis pro­ble­mas en las ro­di­llas”. Al­fre­do Mín­guez tie­ne 79 años. En agos­to cum­ple los 80. Y co­mo Joa­qui­net, es tam­bién un de­por­tis­ta com­ple­to. Pe­ro su op­ción ha si­do muy di­fe­ren­te. En lu­gar de prac­ti­car mu­chos deportes al mis­mo tiem­po él se ha de­di­ca­do al te­nis. “Tar­de, lle­gué tar­de, con más de trein­ta años cuan­do de­jé Cu­riel del

Due­ro, mi pue­blo na­tal, pa­ra ir a vi­vir a Ma­drid”, ex­pli­ca, pe­ro “te­nía la suer­te de que an­tes ha­bía he­cho pe­lo­ta a mano y fron­tón, lo de la ra­que­ta me pa­re­cía muy fá­cil”. Es­te pa­dre y abue­lo que co­men­zó con su afi­ción por el de­por­te de Ra­fa Na­dal en Cha­mar­tín es to­da una re­fe­ren­cia en el mun­do del te­nis. “¿Al­guien co­no­ce a un ca­ba­lle­ro lla­ma­do don Al­fre­do Mín­guez Mín­guez? “, ex­cla­mó en uno de sus pro­gra­mas ra­dio­fó­ni­cos Jo­sé Ma­ría Gar­cía, y al ca­bo de na­da se co­lap­só la cen­tra­li­ta de la emi­so­ra por­que to­dos los que sa­ben de te­nis sa­ben quién es. Ha si­do cam­peón de Es­pa­ña en su ca­te­go­ría en un mon­tón de oca­sio­nes y jue­ga ca­si a dia­rio mien­tras las le­sio­nes lo res­pe­tan. Es el vi­ce­pre­si­den­te ho­no­rí­fi­co y vi­ta­li­cio de la Fe­de­ra­ció Ca­ta­la­na de Ten­nis, ha si­do du­ran­te mu­chí­si­mos años di­rec­ti­vo de la es­pa­ño­la y tam­bién es­tá en la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal de veteranos. El te­nis es su vi­da. Y la de su fa­mi­lia: sus hi­jos y sus nie­tos es­tán vin­cu­la­dos con es­te de­por­te que sa­be que es la cla­ve de su for­ta­le­za y su vi­gor. “Sé que pa­rez­co más jo­ven, pe­ro tam­bién sé que si un día de­jo de ju­gar y de com­por­tar­me co­mo has­ta aho­ra, to­do se ven­drá aba­jo”, ex­pli­ca mien­tras mira co­mo un com­pa­ñe­ro su­yo de ¡90 años! de­vuel­ve un re­vés co­mo si tu­vie­ra trein­ta años me­nos. “¿Lo ves?”, pre­gun­ta, “¿te das cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca ha­cer de­por­te? ¿man­te­ner­se ac­ti­vo? Sig­ni­fi­ca que es­tá to­do el me­ca­nis­mo fun­cio­nan­do… y no ha­blo só­lo del cuer­po. Ha­blo de la men­te. La psi­có­lo­ga del de­por­te Im­ma Puig siem­pre di­ce que el de­por­te en ge­ne­ral, siem­pre que se prac­ti­que co­rrec­ta­men­te y con asi­dui­dad es be­ne­fi­cio­so, pe­ro ¡cui­da­do! Es mu­cho más be­ne­fi­cio­so psí­qui­ca­men­te que fí­si­ca­men­te. Con el tiem­po to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes se van de­te­rio­ran­do… con y sin de­por­te. Por ello hay que mi­mar­las de una for­ma ex­tre­ma”, ex­pli­ca. ¿Có­mo? Él cui­da su die­ta “con fru­tas, ver­du­ra y co­mi­das li­ge­ras, so­bre to­do las ce­nas”. Tam­bién su pe­so “por­que los qui­los de más son lo peor pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes y más a cier­tas eda­des”. Y su men­te. “El te­nis, e ima­gino que cual­quier dis­ci­pli­na que se ha­ga co­rrec­ta­men­te, man­tie­ne la men­te des­pe­ja­da, fo­men­ta la con­cen­tra­ción, tra­ba­jas la me­mo­ria… y pa­sas un buen ra­to con los ami­gos. Sí, ayu­da a ser fe­liz. Y ser fe­liz sin du­da es la me­jor me­di­ci­na”, ase­gu­ra. De eso es­tán más que se­gu­ros en la Fe­de­ra­ció d’As­so­cia­cions de Gent Gran de Ca­ta­lun­ya (Fatec). Sus res­pon­sa­bles com­par­ten esa sen­sa­ción y re­la­tan que mu­cha gen­te, tan­to los que fue­ron gran­des de­por­tis­tas co­mo los que des­cu­brie­ron los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio fí­si­co de ma­yo­res “de­ci­den cui­dar­se un po­co más so­bre to­do a par­tir de cier­ta edad y apro­ve­chan­do que tie­nen más tiem­po”, lo que in­clu­ye, “una me­jor ali­men­ta­ción y unos há­bi­tos más sa­lu­da­bles” ¿Por qué el cam­bio? Tie­ne ló­gi­ca, “el de­por­te ur­bano vi­vió su mo­men­to ál­gi­do con los Jue­gos del 92, cuan­do es­tos nue­vos ju­bi­la­dos te­nían cua­ren­ta y pi­co años, qui­zás la fran­ja de edad que más si­guió la gran ci­ta olím­pi­ca”, ex­pli­ca Car­me Ber­nal, pre­si­den­ta del Club Na­ta­ció Bar­ce­lo­na, don­de hay “mu­chos au­tén­ti­cos de­por­tis­tas ma­yo­res de 60. Y de 70 o más. Y to­dos es­tán en ple­na for­ma”.

Con el au­men­to de ali­men­tos ela­bo­ra­dos y pre­co­ci­na­dos, es di­fí­cil sus­traer­se a los adi­ti­vos, sin du­da ne­ce­sa­rios pa­ra pre­ser­var su as­pec­to y alar­gar su con­ser­va­ción. Pe­ro ca­da vez hay más tien­das don­de en­con­trar ali­men­tos li­bres de ellos HAY MÁS DE 340 ADI­TI­VOS APRO­BA­DOS EN LA UE, DE LOS CUA­LES 125 SON LOS MÁS USA­DOS AL ME­NOS DOS TER­CE­RAS PAR­TES DE LOS ALI­MEN­TOS LOS LLE­VAN

Los adi­ti­vos asus­tan, los que se aña­den de for­ma ar­ti­fi­cial en los ali­men­tos. Al me­nos es lo que re­fle­ja el Eu­ro­ba­ró­me­tro, se­gún el cual más de dos ter­cios de la po­bla­ción es­tá preo­cu­pa­da por la pre­sen­cia de adi­ti­vos en los ali­men­tos in­de­pen­dien­te­men­te de los con­tro­les de se­gu­ri­dad, de los que tam­po­co se fían de­ma­sia­do. Y con es­ta in­quie­tud más de uno se pre­gun­ta si es po­si­ble co­mer sin adi­ti­vos, o si son im­pres­cin­di­bles, más allá del de­ba­te de si pue­den ser real­men­te pe­li­gro­sos o no pa­ra la sa­lud del ser hu­mano. Pa­re­ce di­fí­cil sus­traer­se a los adi­ti­vos de los ali­men­tos. Susana Fisz­man, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de con­ser­va­ción y ca­li­dad del Ins­ti­tu­to de Agro­quí­mi­ca y Tec­no­lo­gía de Ali­men­tos del CSIC (Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas), ex­pli­ca que con el ti­po de vi­da que se lle­va di­fí­cil­men­te se pue­den to­mar pro­duc­tos re­cién co­gi­dos de la huer­ta, por lo que es ne­ce­sa­rio in­cluir adi­ti­vos. Y aña­de que son to­tal­men­te se­gu­ros y que no en­tra­ñan nin­gún pe­li­gro pa­ra la sa­lud hu­ma­na si la in­dus­tria ali­men­ta­ria apli­ca las do­sis re­co­men­da­das. En cual­quier ca­so, efec­ti­va­men­te es di­fí­cil, pe­ro tam­bién es cier­to que es po­si­ble co­mer sin adi­ti­vos. Qué ali­men­tos Si bien al me­nos dos ter­ce­ras par­tes de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos lle­van adi­ti­vos, el res­to no. Si bus­ca pue­de en­con­trar­los, y ca­da vez es más fá­cil ha­llar ali­men­tos en es­ta­ble­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos, pe­ro tam­bién in­clu­so en los pro­pios su­per­mer­ca­dos con­ven­cio­na­les. Cre­ce el nú­me­ro de es­ta­ble­ci­mien­tos que los ofre­cen. Eduar­do Sán­chez, fun­da­dor de va­rias em­pre­sas de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra bio­di­ná­mi­ca, co­men­ta que efec­ti­va­men­te hay pro­duc­tos que no lle­van adi­ti­vos ni na­tu­ra­les ni ar­ti­fi­cia­les, co­mo es el ca­so de las verduras fres­cas. En to­do ca­so pue­den en­con­trar­se tra­zas de pes­ti­ci­das, pe­ro no adi­ti­vos, cuan­do pro­vie­nen de gran­des pro­duc­cio­nes in­dus­tria­les agrí­co­las no eco­ló­gi­cas. Vol­vien­do a los ali­men­tos to­tal­men­te li­bres de adi­ti­vos, hay más va­rie­dad de lo que pue­da pa­re­cer a sim­ple vis­ta, se­ña­la Ja­vier Medvedovsky, co­ci­ne­ro im­pul­sor del res­tau­ran­te El Ca­fé Blue Pro­ject, en Bar­ce­lo­na, en don­de do­mi­na el raw food (co­mi­da cru­di­ve­ga­na), una ten­den­cia ins­ta­la­da en Es­ta­dos Uni­dos por al­gu­nas es­tre­llas de ci­ne co­mo De­mi Moo­re. Medvedovsky in­di­ca que ade­más de las verduras fres­cas tam­bién hay fru­tas y hortalizas, así co­mo las se­mi­llas, las al­gas, in­clu­so las flo­res, tam­bién los ger­mi­na­dos. Es­te co­ci­ne­ro ex­pli­ca que tan­to se pue­den pre­pa­rar y to­mar le­ches ve­ge­ta­les a ba­se de nueces y se­mi­llas, o de­gus­tar pa­tés tam­bién ve­ge­ta­les, has­ta pos­tres co­mo un pas­tel de za­naho­ria. Sin adi­ti­vos. La lis­ta es in­ter­mi­na­ble si tu­vie­ra que enu­me­rar­se de­ta­lla­da­men­te, acla­ra Eduar­do Sán­chez. Des­de las es­pi­na­cas has­ta los pe­pi­nos, ca­la­ba­zas o man­za­nas y li­mo­nes. Acon­se­ja en­trar en cual­quier ver­du­le­ría pa­ra ha­cer­se una idea, o en cual­quier tien­da que cer­ti­fi­que que se tra­ta de pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad. Es­te ex­per­to des­car­ta de es­ta lis­ta los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ha­ri­nas y la bo­lle­ría in­dus­trial, así co­mo los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos o pre­co­ci­na­dos. En cuan­to a las pas­tas fres­cas, co­mo los ma­ca­rro­nes o es­pa­gue­tis, pue­den no lle­var con­ser­van­tes pe­ro sí co­lo­ran­tes, acla­ra. Y si es de los que tam­bién con­su­men car­ne, Eduar­do Sán­chez in­di­ca que las eco­ló­gi­cas tam­po­co lle­van adi­ti­vos. Con­ge­la­dos Men­ción apar­te me­re­cen los con­ge­la­dos. Las verduras con­ge­la­das, por ejem­plo, no tie­nen por qué lle­var adi­ti­vos, ex­cep­to cuan­do se tra­ta de pre­pa­ra­dos de verduras (con­ge­la­dos o no) que se co­ci­nan di­rec­ta­men­te en la sar­tén sin ne­ce­si­dad de coc­ción. En cuan­to a le­gum­bres y arro­ces, los empaquetados sin es­tar co­ci­do el pro­duc­to, ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran sin adi­ti­vos, no así los que se ven­den en ta­rros pre­via­men­te co­ci­dos. Eduar­do Sán­chez acla­ra que al­gu­nas per­so­nas afir­man que las so­pas en­va­sa­das en brik o al­gu­nos em­bu­ti­dos se pro­ce­san sin uti­li­zar adi­ti­vos. “To­do de­pen­de tam­bién de si las sus­tan­cias na­tu­ra­les co­mo la sal o el vi­na­gre son con­si­de­ra­dos adi­ti­vos o no”. Si se con­si­de­ra la sal un adi­ti­vo, de­be­ría des­car­tar­se de la ces­ta co­mo mí­ni­mo los pro­duc­tos ahu­ma­dos y otros tan­to en los que se aña­de sal pa­ra con­ser­var­los, co­men­ta es­te ex­per­to. Có­mo sa­ber si es­tá li­bre de adi­ti­vos Mi­guel Calvo, res­pon­sa­ble de in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da del área de tec­no­lo­gía de los ali­men­tos de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, ex­pli­ca que al­gu­nos adi­ti­vos son sus­tan­cias na­tu­ra­les ta­les co­mo la sal, el aza­frán, la cúr­cu­ma, la vi­ta­mi­na C y la le­ci­ti­na, por ejem­plo. Otros son imi­ta­cio­nes sin­té­ti­cas de una sus­tan­cia na­tu­ral, pe­ro fa­bri­ca­das en do­sis al­ta­men­te con­cen­tra­das, co­mo la ri­bo­fla­vi­na y el áci­do as­cór­bi­co. La ma­yor par­te de los adi­ti­vos se pro­du­cen en la­bo­ra­to­rios quí­mi­cos. En­tre ellos fi­gu­ran la tar­tra­ci­na y los edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, co­mo la sa­ca­ri­na u otros. To­dos ellos tie­nen su pro­pio có­di­go que de­be es­pe­ci­fi­car­se vi­si­ble­men­te en la eti­que­ta del pro­duc­to. In­dis­pen­sa­ble pa­ra sa­ber si el pro­duc­to es­tá li­bre de adi­ti­vos o no. “La in­cor­po­ra­ción de sus­tan­cias a los pro­duc­tos ali­men­ti­cios, aun­que de for­ma ac­ci­den­tal, po­si­ble­men­te ten­ga sus orí­ge­nes en el pa­leo­lí­ti­co: la ex­po­si­ción de los ali­men­tos al hu­mo pro­ce­den­te de un fue­go fa­vo­re­cía su con­ser­va­ción”, re­cuer­da Fran­cis­co C. Ibá­ñez, pro­fe­sor de nu­tri­ción y bro­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pú­bli­ca de Na­va­rra. Si unos

Jo­sep Mer­ca­dé “Só­lo ten­go 68 años”, di­ce es­te ti­ra­dor con ar­co que sa­be que le que­dan mu­chas fle­chas por ti­rar. Es to­da una ins­ti­tu­ción en es­te de­por­te que apor­ta “con­cen­tra­ción, agi­li­dad y cal­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.