AMOL­DAR­SE A LA EDAD

La Vanguardia - ES - - SI FUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, soy Lluís, de 64 años. Des­de ha­ce unos me­ses, de ma­ne­ra len­ta y ca­si im­per­cep­ti­ble, me va ga­nan­do la apa­tía, la de­sidia, una es­pe­cie de in­su­pe­ra­ble pe­re­za y úl­ti­ma­men­te la tris­te­za y una pro­nun­cia­da des­ga­na. He ido per­dien­do el in­te­rés por ca­si to­do y es co­mo si me fal­ta­se vi­ta­li­dad e ilu­sión. Creo que la edad in­flu­ye en ello, el com­pro­bar que he fa­lla­do en mu­chas co­sas en la vi­da, que he de­frau­da­do a per­so­nas o a mí mis­mo, que uno ya va ha­cia aba­jo y el pro­ce­so es irre­ver­si­ble... Me doy cuen­ta de la enor­me di­fe­ren­cia en­tre el que soy aho­ra y el que era ha­ce unos años, lleno de en­tu­sias­mo, vi­ta­li­dad, aman­te de la mon­ta­ña y de la pla­ya, al­bo­ro­za­do y ple­tó­ri­co. He de­ci­di­do ha­cer­le es­tas con­fi­den­cias, tam­bién así me ali­via el con­tar­lo. Aun­que fí­si­ca­men­te es­toy muy bien, me sien­to co­mo un acha­co­so an­ciano. Gra­cias por aten­der­me.

AN­TE UNA CRI­SIS DE LA EDAD, UNO DE­BE ACEP­TAR­SE, VA­LO­RAR LO QUE TIE­NE Y VOL­VER A MO­TI­VAR­SE

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Lluís, an­te to­do gra­cias por es­cri­bir­me. No es in­fre­cuen­te que de ma­ne­ra len­ta e in­clu­so im­per­cep­ti­ble uno se pue­da ir des­li­zan­do ha­cia el abis­mo de la de­pre­sión. Eso es lo que us­ted tie­ne que evi­tar a to­da cos­ta y reac­cio­nar, co­mo ya ha he­cho al te­ner cla­ro y ex­pre­sar lo que le es­tá su­ce­dien­do. To­dos pa­sa­mos por cri­sis a lo lar­go de la vi­da, a ve­ces por un buen nú­me­ro, pe­ro ellas mis­mas tie­nen un po­der te­ra­péu­ti­co si sa­be­mos ins­tru­men­ta­li­zar­las en nues­tro au­to­de­sa­rro­llo y no de­ja­mos que arrui­nen nues­tra sa­lud psí­qui­ca. La vi­da es, co­mo tal via­je, una se­rie de es­ta­cio­nes di­fe­ren­tes y ca­da una tie­ne su en­se­ñan­za, su men­sa­je, su vi­ven­cia y su in­te­rés. Se cuen­ta una anéc­do­ta del gran mé­di­co Gre­go­rio Ma­ra­ñón, y es que ca­da vez que cum­plía una dé­ca­da de­cía que esa era la me­jor edad del hom­bre. Por eso, hay que sa­ber adap­tar­se a los años que va­mos su­man­do y re­no­var la ca­pa­ci­dad de asom­bro, do­si­fi­car las ener­gías y no de­jar que se nos arre­ba­te el pre­cio­so sig­ni­fi­ca­do de ca­da mo­men­to. El aba­ti­mien­to vie­ne pro­du­ci­do por una fal­ta de ener­gía que ha­ce sen­tir­nos des­ani­ma­dos, o sea sin áni­mo, sin vi­ta­li­dad, sin el su­fi­cien­te alien­to. Di­bú­je­se una es­tra­te­gia: con­tra la des­ga­na, ac­ción cons­cien­te; acep­ta­ción de lo que es y no es­tar elu­cu­bran­do con lo que pu­do ser o de­bió ser; ejer­ci­cio in­te­li­gen­te; va­lo­ra­ción agra­de­ci­da de lo que le ha da­do de vi­da y le es­tá dan­do, en es­pe­cial los se­res que­ri­dos; tra­tar de ser más di­li­gen­te, com­ba­tien­do la pe­re­za me­dian­te el es­fuer­zo y no de­ján­do­se lle­var en la eje­cu­ción de asun­tos de la en­fer­me­dad del ma­ña­na; tra­tar de re­mo­ti­var­se y dis­tan­ciar­se in­te­rior­men­te de los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. No so­mos el que éra­mos, pe­ro so­mos el que vi­ve ca­da mo­men­to, sin per­der­se en año­ran­zas de lo que fui­mos ni en sen­ti­mien­tos de cul­pa de có­mo no de­bi­mos ser. Es­te es su mo­men­to; no desperdicie la opor­tu­ni­dad de es­tar vi­vo y con sa­lud fí­si­ca, no sea in­jus­to con us­ted mis­mo. Mo­tí­ve­se pen­san­do que no pue­de ser una som­bra de me­lan­co­lía pa­ra sus se­res que­ri­dos. A ca­da mo­men­to de la vi­da hay que bus­car nue­vos in­tere­ses y po­ner par­te de nues­tra ener­gía en en­con­trar la se­re­ni­dad y po­der ver en cal­ma el trans­cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. En su­ma, una vi­ta­li­dad so­se­ga­da o una se­re­ni­dad vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.