Y SI US­TED AL FI­NAL DE­CI­DE VIA­JAR SO­LO… TEN­GA PRE­SEN­TE:

La Vanguardia - ES - - SI FUEDES -

Fal­sos mie­dos “¿Qué di­rán de mí…?”

No di­rán na­da. Hoy en día ir de sin­gle tie­ne in­clu­so más gla­mur que via­jar en gru­po. El via­je­ro so­li­ta­rio ya ha de­ja­do de ser un bicho ra­ro.

“¿Y si me pa­sa al­go?”

El via­je­ro sue­le es­tar más aten­to, pre­ve­ni­do y cau­te­lo­so res­pec­to a una per­so­na del lu­gar. Pa­ra las chi­cas via­je­ras, exis­ten pá­gi­nas web es­pe­cia­li­za­das que dan con­se­jos (in­vi­te­fo­ra­bi­te.com)

“¿Y si no me apa­ño?”

Has­ta que uno no se en­cuen­tra en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, des­co­no­ce có­mo va a reac­cio­nar. Cuan­do hay que en­fren­tar­se a pro­ble­mas uno des­cu­bre cua­li­da­des y ca­pa­ci­dad de su­pera­ción ines­pe­ra­das

“Soy tí­mi­do e in­tro­ver­ti­do”

Via­jar so­lo no sig­ni­fi­ca es­tar so­lo ni ne­ce­sa­ria­men­te sen­tir­se so­lo. Cuan­do uno es­tá li­bre de ata­du­ras, pue­de ser real­men­te uno mis­mo. Las cir­cuns­tan­cias obli­gan a so­cia­li­zar pa­ra so­bre­vi­vir.

Tru­cos pa­ra huir de la so­le­dad Evi­te alo­jar­se en ho­te­les

En los al­ber­gues, en cam­bio, hay más gen­te con ga­nas de ha­blar y de co­no­cer per­so­nas. El couch­sur­fing es otra op­ción: al ins­ta­lar­se en ca­sa de un des­co­no­ci­do, ten­drá las puer­tas abier­tas con los ha­bi­tan­tes del lu­gar

Co­ma en la ba­rra

Sen­tar­se só­lo en una me­sa es bas­tan­te tris­te. En cam­bio, en un ta­bu­re­te se pue­de con­ver­sar con los ca­ma­re­ros y no lla­mar la aten­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.