So­los y bien acom­pa­ña­dos

La Vanguardia - ES - - SI FUEDES - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

So­los, sin es­tar so­los. Ya hay ofer­tas tu­rís­ti­cas pa­ra aque­llos que, pe­se a no te­ner acom­pa­ñan­te, no quie­ren re­nun­ciar al via­je y, en lu­gar de ir por su cuen­ta, es­tán dis­pues­tos a com­par­tir­lo con al­guien en su mis­ma si­tua­ción

Hay mu­chas per­so­nas que no aman via­jar so­las. Por va­rias ra­zo­nes: la pe­re­za, el mie­do, el te­mor a la so­le­dad, el ele­va­do cos­te. Son ar­gu­men­ta­cio­nes res­pe­ta­bles, aun­que ha­brá quien las con­si­de­re un pre­tex­to o has­ta erró­neas, po­co im­por­ta. Has­ta ha­ce unos años, es­te co­lec­ti­vo si no en­con­tra­ba a na­die con quién com­par­tir la ex­pe­rien­cia, se veía obli­ga­do a re­nun­ciar al via­je de sus sue­ños. La al­ter­na­ti­va de em­bar­car­se en so­li­ta­rio en la aven­tu­ra via­je­ra les fre­na­ba. No ha­bía otra op­ción. Sin em­bar­go, es­tas per­so­nas hoy por hoy ya tie­nen a su al­can­ce otra po­si­bi­li­dad: via­jar so­los, pe­ro acom­pa­ña­dos. Jun­to a otros in­di­vi­duos que, por de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, se han que­da­do sin na­die con quien com­par­tir el via­je: por­que sus vacaciones no en­ca­jan con las de la de su pa­re­ja; por­que los ami­gos con quien so­lían mon­tar ex­cur­sio­nes se han que­da­do en pa­ro y sin di­ne­ro; por­que el plan que te­nían pre­vis­to ha sal­ta­do a úl­ti­ma ho­ra; por­que su gru­po ya ha de­ja­do de via­jar… Ya hay unas cuan­tas agen­cias que ofre­cen la so­lu­ción: via­jes or­ga­ni­za­dos y pen­sa­dos pa­ra per­so­nas so­las que así, al jun­tar­se, via­ja­rán en gru­po. Sin co­no­cer­se de an­tes. De en­tra­da, es pre­ci­so ha­cer una dis­tin­ción pre­via. Una búsqueda apre­su­ra­da por in­ter­net po­dría dar co­mo re­sul­ta­do un lis­ta­do de agen­cias que ven­den vacaciones pa­ra sin­gles. Es de­cir, ofre­cen re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos cu­yo ob­je­ti­vo fi­nal (y a ve­ces, de­cla­ra­do), es li­gar. Es el ca­so de aque­llos cru­ce­ros so­lo pa­ra sol­te­ros, por ejem­plo. No obs­tan­te, las em­pre­sas a la que nos re­fe­ri­mos pro­po­nen al­go di­fe­ren­te: via­jes or­ga­ni­za­dos pa­ra per­so­nas cu­ya úni­ca con­di­ción con­sis­te en pre­sen­tar­se so­los. In­de­pen­dien­te­men­te de su es­ta­do ci­vil. Los par­ti­ci­pan­tes pue­den es­tar ca­sa­dos y con hi­jos y sin in­ten­ción al­gu­na de te­ner una aven­tu­ra ex­tra­ma­tri­mo­nial. Sim­ple­men­te, de­ben te­ner ga­nas de com­par­tir una ex­pe­rien­cia con otro via­je­ro. Y aho­rrar­se, de es­ta ma­ne­ra, el mal tra­go que les su­po­ne co­ger una mochila y em­bar­car­se en un via­je so­li­ta­rio que no en­ca­ja con su for­ma de ser. Una de las pri­me­ras agen­cias en Es­pa­ña en ofre­cer es­tos ser­vi­cios fue Via­ja­rSo­lo.com. He­llen Faus em­pe­zó sus an­dan­zas en el año 2002. Des­de en­ton­ces, su mo­de­lo ha si­do co­pia­do (mal) has­ta la sa­cie­dad por em­pre­sas que han apro­ve­cha­do el ti­rón de los sin­gles pa­ra ofre­cer ex­pe­rien­cias vin­cu­la­das li­go­teo. “No­so­tros no ha­ce­mos cas­tings ma­tri­mo­nia­les. So­mos una agen­cia de via­je. No de con­tac­tos”, pre­ci­sa. “Hay gen­te cu­yo ob­je­ti­vo no es via­jar, sino en­con­trar pa­re­ja via­jan­do. En cam­bio, en­tre nues­tros clien­tes el ele­men­to co­mún es la pa­sión por el via­je en sí”. En su pá­gi­na web los usua­rios pue­den en­con­trar va­rios pa­que­tes de via­jes or­ga­ni­za­dos a los que apun­tar­se, si sus fe­chas coin­ci­den. A ve­ces no im­por­ta tan­to el des­tino, co­mo el de­seo de vi­vir una ex­pe­rien­cia con per­so­nas que com­par­ten las mis­mas in­quie­tu­des. “Ha­bla­mos de per­so­nas de edad me­dia­na, en­tre los 35 y 45 años. Lo que quie­ren es sa­lir de ca­sa. Pue­den bus­car un via­je a Áfri­ca pe­ro por cues­tión de fe­chas aca­ban en Aus­tra­lia”, cuen­ta Faus. Por lo ge­ne­ral es­tas per­so­nas so­las es­tán en bus­ca de via­jes ori­gi­na­les. ¿Al­gún ejem­plo? En Via­ja­rSo­lo.com po­drán su­bir­se a un ve­le­ro con otros tri­pu­lan­tes, a un bar­co pa­ra bu­cear con otros afi­cio­na­dos o pa­ra ob­ser­var del­fi­nes, o con­tem­plar el pai­sa­je des­de la ven­ta­na del tren que si­gue la ru­ta tran­si­be­ria­na… ¿No hay ries­go de lle­var­se mal con los fu­tu­ros com­pa­ñe­ros de via­je? Se­gún Faus, “en ab­so­lu­to. Pre­ci­sa­men­te por eso: por­que hay me­nos com­pro­mi­so. Con per­so­nas del en­torno se tie­nen más obli­ga­cio­nes, co­mo el lle­var­se bien en nom­bre de la amis­tad o de la fa­mi­lia. En cam­bio, en es­tos via­jes, si uno no se lle­va bien con al­guien, pues sim­ple­men­te va a su ai­re. Nun­ca se pier­de en­tre des­co­no­ci­dos la edu­ca­ción y el res­pe­to. Si no te vol­ve­ré a ver, no ten­go por qué pe­lear­me con­ti­go”. San­tia­go Rey, de la agen­cia Ypor­que­no­so­lo.com (que ofre­ce cua­ren­ta via­jes con es­te

ES­TAS PRO­PUES­TAS NO TIE­NEN NA­DA QUE VER CON LI­GO­TEOS

for­ma­to en se­sen­ta paí­ses), coin­ci­de. “No sue­le ha­ber pe­leas en el in­te­rior de es­tos gru­pos. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el he­cho de que se jun­te gen­te tan dis­par re­pre­sen­ta el au­tén­ti­co va­lor aña­di­do: en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia. Ade­más, al no co­no­cer a los de­más pre­via­men­te vas con bue­na in­ten­ción, con ga­nas de apor­tar al­go. Tam­po­co vas a pre­sen­tar­te ahí con ga­nas de ha­blar a to­dos de tus pro­ble­mas per­so­na­les. Por eso, si el gru­po se lle­va bien, pa­ra­dó­ji­ca­men­te les su­gie­ro que se­ría me­jor que no re­pi­tie­ran jun­tos la ex­pe­rien­cia en es­te for­ma­to, por­que la se­gun­da vez se­ría di­fe­ren­te”. ¿No con­ven­dría sa­ber al­go an­tes de los par­ti­ci­pan­tes? Rey ad­vier­te que “no pro­por­cio­na­mos de­ta­lles pre­vios so­bre los com­pa­ñe­ros de via­jes. Por lo ge­ne­ral nues­tros clien­tes só­lo quie­ren sa­ber al­go re­la­ti­vo a la edad”. Por su par­te, Faus fa­ci­li­ta, si hay con­sen­so pre­vio, las di­rec­cio­nes de co­rreo elec­tró­ni­cos de los miem­bros del gru­po pa­ra que se va­yan co­no­cien­do an­tes de la sa­li­da. Las es­ta­dís­ti­cas, de to­das for­mas, con­fir­man un as­pec­to que pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te pe­ro que se pro­du­ce ca­si sin ex­cep­cio­nes: la ma­yo­ría de es­tos via­je­ros son mu­je­res. He­llen Faus, que ha he­cho va­rios via­jes so­la por su cuen­ta, sos­tie­ne que ellas sue­len ser más in­de­pen­dien­tes, mien­tras que los hom­bres pre­fie­ren apun­tar­se a via­jes en plan de­por­ti­vo y les cues­ta más desprenderse de su tri­bu de ami­gos. Otra pe­cu­lia­ri­dad es que mu­chos de los que as­pi­ran a via­jar en es­tas con­di­cio­nes sue­len ser per­so­nas con cier­ta ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va. Pre­fie­ren re­nun­ciar a la so­le­dad en lu­gar de re­nun­ciar al via­je. Al­gu­nos de ellos no tie­nen fa­mi­lia que man­te­ner y el ocio es par­te in­sus­ti­tui­ble de su pre­su­pues­to. “No­so­tros na­ci­mos en ple­na cri­sis. Jus­to ha­ce dos años. Y se­gui­mos su­bien­do”, ex­pli­ca Je­sús Gon­zá­lez de Plan B Via­jes, otra de las fir­mas de es­te sec­tor que ya ha pla­nea­do cen­te­na­res de re­co­rri­dos. “En po­co tiem­po he­mos con­se­gui­do for­mar una co­mu­ni­dad vir­tual con más de 8.000 usua­rios que es­tán en con­tac­to en­tre ellos”, cuen­ta. En es­ta em­pre­sa sí que se ad­mi­ten pa­re­jas, pe­ro den­tro de un lí­mi­te. “Tam­po­co se tra­ta de or­ga­ni­zar una lu­na de miel”, di­ce Gon­zá­lez, que pre­ci­sa: “Nos di­ri­gi­mos a per­so­nas que quie­ran com­par­tir via­jes. Y que no es­tán dis­pues­tos a ha­cer­se car­go del su­ple­men­to in­di­vi­dual, que es lo que en­ca­re­ce sen­si­ble­men­te el via­jar so­lo”. ¿Pe­ro es ne­ce­sa­rio con­fiar la or­ga­ni­za­ción a una agen­cia? ¿Si uno es­tá so­lo no se­ría me­jor bus­car­se com­pa­ñe­ros en in­ter­net dis­pues­tos a su­mar­se a la aven­tu­ra? En al­gu­nos ám­bi­tos es lo que ocu­rre. Por ejem­plo aque­llas vacaciones que se di­ri­gen a un co­lec­ti­vo es­pe­cí­fi­co y no al pú­bli­co ge­né­ri­co. Es el ca­so de las que­da­das con las fur­go­ne­tas cam­per, ru­tas mo­te­ras o en bi­ci. Es­tos apasionados, aun­que viajen so­los, sue­len apun­tar­se en los fo­ros es­pe­cia­li­za­dos de los usua­rios. Es­te ti­po de via­jes a me­di­da pa­ra so­li­ta­rios pre­sen­tan cier­tas ven­ta­jas. “Al­gu­nos es­co­gen es­ta op­ción por­que quie­ren via­jar con gen­te que ha­bla español, por­que tie­nen un po­co de blo­queo al in­glés”, se­ña­la Faus. “Te­ned pre­sen­te de que hay des­ti­nos que por cos­te o di­fi­cul­ta­des in­trín­se­cas y lo­gís­ti­cas só­lo se pue­den visitar en gru­po”, re­cuer­da San­tia­go Rey. “Ade­más –aña­de– no to­do el mun­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra via­jar so­lo. Hay que te­ner un cier­to don de gen­tes. Y, de he­cho, en­tre nues­tros clien­tes hay al­gu­nos que nos lo di­cen: ‘¡es­toy har­to de via­jar so­lo.’ Es­co­gen es­ta fór­mu­la de via­je en gru­po no por fal­ta de al­ter­na­ti­va, sino por de­ci­sión pro­pia”. Se pue­de em­pe­zar con un fin de se­ma­na, pa­ra ver si la ex­pe­rien­cia en­ca­ja en la fi­lo­so­fía y las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da uno. Y lue­go lan­zar­se a un pe­rio­do más lar­go. El 30% de los par­ti­ci­pan­tes es­tán ca­sa­dos o com­pro­me­ti­dos, pe­ro la oca­sión es pro­pi­cia: gru­pos de adul­tos so­los que via­jan du­ran­te días en des­ti­nos le­ja­nos, que com­par­ten ha­bi­ta­ción, de cier­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo… ¿Ocu­rre que se for­men pa­re­jas? Cla­ro que sí. Aun­que es­te no sea el ob­je­ti­vo ini­cial. “Es al­go nor­mal. Se tra­ta de re­la­cio­nes que sur­gen de for­ma na­tu­ral. De en­tra­da no vas con el chip de bus­car a al­guien. Y en­ton­ces es pre­ci­sa­men­te cuan­do sal­ta la chis­pa. Los via­jes son ex­pe­rien­cias que per­mi­ten co­no­cer a las per­so­nas en pro­fun­di­dad y que son más gra­ti­fi­can­tes que li­gar en una dis­co­te­ca”, opi­na Rey. He­llen Faus cuen­ta una anéc­do­ta cu­rio­sa. “Una vez coin­ci­die­ron en el via­je una pa­re­ja que aca­ba­ba de se­pa­rar­se. Des­pués de rom­per su re­la­ción, des­cu­brie­ron en el ae­ro­puer­to que se ha­bían apun­ta­do al mis­mo via­je. Al fi­nal de la ru­ta no vol­vie­ron jun­tos, pe­ro por lo me­nos se lle­va­ron bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.