MI BUENOS AIRES QUE­RI­DO

Es cos­mo­po­li­ta y, a la vez, po­see un fuer­te acen­to lo­cal y eso la con­vier­te en in­con­fun­di­ble. Buenos Aires es una ciu­dad que ha­ce de su ofer­ta noc­tur­na uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos pa­ra los co­ra­zo­nes so­li­ta­rios que la vi­si­tan

La Vanguardia - ES - - SI FUEDES - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Las prác­ti­cas co­mer­cia­les del tu­ris­mo ne­ce­si­tan de una cla­si­fi­ca­ción que per­mi­ta seg­men­tar el mer­ca­do, es de­cir, pro­po­ner a ca­da clien­te lo que más se adap­ta a sus gus­tos o ne­ce­si­da­des. De es­te mo­do, hay via­jes que se con­si­de­ran muy ade­cua­dos pa­ra pa­re­jas, otros pa­ra fa­mi­lias y otros, por ejem­plo, pa­ra via­je­ros so­li­ta­rios. Sin em­bar­go, y se­gún los ex­per­tos en la ma­te­ria, al sin­gle no le im­por­ta tan­to el lu­gar a visitar co­mo el com­par­tir el via­je o co­no­cer gen­te nue­va, al­go que pa­re­ce es­pe­cial­men­te fá­cil en Buenos Aires. La capital ar­gen­ti­na es el des­tino de Amé­ri­ca La­ti­na más so­li­ci­ta­do por quie­nes evi­tan las re­la­cio­nes es­ta­bles o por aque­llos que ne­ce­si­tan cu­rar las pe­nas del al­ma. La cul­pa la tie­ne el tó­pi­co que des­cri­be al por­te­ño co­mo ex­tre­ma­da­men­te sim­pá­ti­co y li­be­ral en cues­tión de se­xo. Es­ta ima­gen se ve re­for­za­da por la cu­rio­si­dad que des­pier­tan los te­los, los ho­te­les del amor bo­nae­ren­ses, tan pre­sen- tes en la cul­tu­ra ciu­da­da­na que no pro­vo­can ma­yor sor­pre­sa en­tre los lo­ca­les. Su­ce­de lo mis­mo que en Ja­pón, don­de tam­bién es­tán ple­na­men­te in­te­gra­dos en el pai­sa­je ur­bano. En­tre se­ma­na es­tán lle­nos por las tar­des, pe­ro su ver­da­de­ro día fuer­te es el sá­ba­do, cuan­do jó­ve­nes sin ca­sa pro­pia y pa­re­jas de oca­sión buscan un lu­gar discreto. El más fa­mo­so de los te­los es La Ci­ga­rra, en la ca­lle Go­doy Cruz del ba­rrio de Pa­ler­mo. Tan­to es así, que en los se­sen­ta pro­ta­go­ni­zó dos pe­lí­cu­las de no­ta­ble éxi­to en el país. Pa­ler­mo es, jus­ta­men­te, uno de los ba­rrios pre­fe­ri­dos por los so­li­ta­rios que buscan en­ta­blar nue­vas amis­ta­des. Co­mo es evi­den­te, no nos re­fe­ri­mos a la par­te del ba­rrio don­de se ubi­can el zoo­ló­gi­co, el ro­se­dal o el pla­ne­ta­rio, sino a aque­lla zo­na es­pe­cial­men­te ani­ma­da por las no­ches, com­pren­di­da en­tre la pla­za Cam­pa­ña al De­sier­to y la pla­za Cor­tá­zar, tam­bién co­no­ci­da co­mo Pla­ci­ta Se­rrano. Ba­res con te­rra­za al ai­re li­bre, bo­li­ches que no cie­rran has­ta que sa­le el sol, tea­tros in­de­pen­dien­tes y tien­das de di­se­ña­do­res lo­ca­les com­po­nen el pai­sa­je. Pe­ro pa­ra ser exac­tos, de­be­mos di­fe­ren­ciar dos “pa­ler­mos”. Uno se­ría el Vie­jo, lla­ma­do aho­ra Pa­ler­mo Soho, que en al­gu­nos as­pec­tos nos po­dría re­cor­dar el tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción rea­li­za­do en el Born de Bar­ce­lo­na. El otro es Pa­ler­mo Holly­wood, con edi­fi­cios de ma­yor en­ver­ga­du­ra y gran­des ave­ni­das, así bau­ti­za­do des­de que el ca­nal de te­le­vi­sión Amé­ri­ca se ins­ta­ló en la ca­lle Fitz Roy. La idea ca­ló y otras tan­tas pro­duc­to­ras se mu­da­ron a sus ca­lles, don­de es po­si­ble cru­zar­se con ac­to­res y di­rec­to­res de la ma­ne­ra más na­tu­ral. Otro ba­rrio in­tere­san­te pa­ra los so­li­ta­rios que no se re­clu­yen en ca­sa es el de San Tel­mo. Con un

1 San Tel­mo com­bi­na el to­que bohe­mio con un es­ti­lo clá­si­co, co­mo en es­te pa­tio de bal­do­sas

2 El ac­ti­vis­mo político lle­na de gra­fi­tis las pa­re­des de Buenos Aires, co­mo és­ta en Pa­ler­mo Soho

3 El ca­fé es uno de los sím­bo­los de Buenos Aires y el pro­ta­go­nis­ta de mu­chos tan­gos im­bo­rra­bles to­que bohe­mio al es­ti­lo clá­si­co, lleno de ca­se­ro­nes y de ca­lles ado­qui­na­das, vi­ve al­re­de­dor de la pla­za Do­rre­go y las fe­rias de an­ti­güe­da­des que allí se ce­le­bran. En la zo­na po­de­mos en­con­trar­nos con lo­ca­les co­mo el Gi­bral­tar, un pub de es­ti­lo muy bri­tá­ni­co don­de abun­dan los ex­tran­je­ros, las cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, los whis­kies de ca­li­dad y las ga­nas de char­la en­tre el pú­bli­co de me­dia­na edad. Y si su ofer­ta no es lo bas­tan­te bue­na pa­ra no­so­tros, por­que lo que nos va son los am­bien­tes so­fis­ti­ca­dos, ten­dre­mos que ir ha­cia Puer­to Ma­de­ro. Emblema de la renovación ur­ba­na de la ciu­dad, y co­mo tal, so­me­ti­da a los ca­pri­chos de la eco­no­mía del país, es­te ba­rrio va re­cu­pe­ran­do las 170 hec­tá­reas de dár­se­nas y de­pó­si­tos por­tua­rios que se aso­man al Río de la Pla­ta. Ofi­ci­nas lu­jo­sas, apar­ta­men­tos ex­clu­si­vos y res­tau­ran­tes y discotecas aún más ex­clu­si­vos, po­nen el co­lor del di­ne­ro a la no­che de la ciu­dad.

La ave­ni­da 9 de Ju­lio oxi­ge­na el trá­fi­co que re­co­rre Buenos Aires

1

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.