PE­NUM­BRAS DE KA­VA­FIS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RA­CIO­NE­RO

¿Qué ciu­dad se pres­ta a las pe­num­bras? ¿Bru­jas la muer­ta, Mon­do­ñe­do, Edim­bur­go? No cier­ta­men­te la lu­mi­no­sa Ale­jan­dría, per­la del Me­di­te­rrá­neo, lan­za­da por Ale­jan­dro Magno a la his­to­ria pa­ra emu­lar a los faraones egip­cios. Y de to­do lo que Egip­to ha da­do en el úl­ti­mo si­glo na­die su­peró la fa­ma de un poe­ta in­tro­ver­ti­do, fe­lino y ar­cai­co, Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis: “Un gen­til­hom­bre grie­go en ca­no­tier, pa­ra­do, ab­so­lu­ta­men­te in­mó­vil, for­man­do un le­ve án­gu­lo con el uni­ver­so”. Así lo ob­ser­vó y des­cri­bió in­mor­ta­li­zán­do­le, el no­ve­lis­ta in­glés Ed­ward Mor­gan Fors­ter. Co­rría la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, nin­guno de los dos era lo que se­ría vein­te años más tar­de. Fors­ter se ha­bía alis­ta­do en la Cruz Ro­ja que lo en­vió a Egip­to a eva­luar los da­ños cau­sa­dos en los sol­da­dos por el desas­tre de Ga­lli­po­li, a ha­blar con los he­ri­dos y a tra­tar de ayu­dar­los. La ta­rea le ve­nía bien a un miem­bro pe­ri­fé­ri­co del cé­le­bre gru­po lon­di­nen­se de Blooms­bury co­mo Fors­ter, por­que le per­mi­tía po­ner en prác­ti­ca la éti­ca del gu­rú G. E. Moo­re y sus doc­tri­nas li­fe en­han­cing, es de­cir, pa­ra me­jo­rar la vi­da. En una ce­na en el Mohamed Ali Club, Pe­ri­cles Anas­tas­sia­des, ami­go de Fors­ter, le pre­sen­tó a un vie­jo ami­go, un grie­go ale­jan­drino y ex­pa­tria­do cu­ya fa­mi­lia ha­bía he­cho for­tu­na, co­mo la de Anas­tas­sia­des, en la ex­por­ta­ción de al­go­dón. Pe­ro eso aca­bó dé­ca­das atrás y Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis se ha­bía hun­di­do len­ta­men­te en la pe­nu­ria sin que­rer afron­tar­lo. Era una ca­ri­ca­tu­ra de su épo­ca pros­pe­ra “he was im­pos­sibly vain and self-im­por­tant” (era va­ni­do­so y pa­ga­do de sí mis­mo). Con 45 años se con­si­de­ra­ba “de me­dia­na edad”, quis­qui­llo­so y ce­re­mo­nio­so, ase­me­ja­ba una mo­mia em­bal­sa­ma­da, el pe­lo en­go­mi­na­do con una bri­llan­ti­na que le te­ñía de ne­gro car­bón, ga­fas re­don­das de mon­tu­ra ne­gra, re­ga­la­ba a sus ami­gos fo­tos de cuan­do era jo­ven. Un ami­go de­cía que te­nía as­pec­to de un jo­ven que de re­pen­te en­ve­je­cie­ra. A Fors­ter le fas­ci­na­ba la do­ble vi­da de Ka­va­fis: de día era fun­cio­na­rio en una ofi­ci­na del go­bierno egip­cio lla­ma­da Ter­cer Círcu­lo de Irri­ga­ción, que pa­ra el poe­ta era co­mo el ter­cer círcu­lo del in­fierno: cu­bría el es­cri­to­rio de ex­pe­dien­tes pa­ra fin­gir que es­ta­ba sa­tu­ra­do de tra­ba­jo, con­tes­tan­do el te­lé­fono con un “es­toy muy ocu­pa­do”, mien­tras pa­sa­ba el día es­cri­bien­do poe­mas. No creo que Jai­me Gil lo hi­cie­ra así en Ta­ba­cos de Fi­li­pi­nas.

Ilus­tra­ción Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.