de li­bro

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Sus co­le­gas con­ta­ban que le veían al­zar los bra­zos co­mo un ac­tor, ad­qui­rir una ex­pre­sión es­tá­ti­ca y des­plo­mar­se so­bre el pa­pel a es­cri­bir. Su pi­so es­ta­ba en la ca­lle Lep­sius que los li­ber­ti­nos lla­ma­ban Clap­sius, por los nu­me­ro­sos bur­de­les que ha­bía. De he­cho su pi­so es­ta­ba en­ci­ma de una ca­sa de chi­cos. “¿Dón­de po­dría es­tar me­jor? –se pre­gun­ta­ba el poe­ta– aba­jo, el bur­del cui­da de la car­ne; en fren­te, la igle­sia que per­do­na los pe­ca­dos y al la­do, el hos­pi­tal don­de mo­ri­mos”. Ca­da tar­de de cin­co a sie­te es­ta­ba en ca­sa. Lle­va­ba años du­dan­do si ins­ta­la­ba la luz eléc­tri­ca a su cos­ta. Nun­ca la pa­gó, de mo­do que su pi­so lan­gui­de­cía en mis­te­rio­sas y ro­mán­ti­cas pe­num­bras. Alum­bra­ba sus es­tan­cias con velas pa­ra lo­grar es­tu­dia­dos efec­tos. Fors­ter lo veía así: “Ajus­tan­do con­ti­nua­men­te la luz: él se sen­ta­ba in­va­ria­ble­men­te en la som­bra, evi­tan­do los ojos ex­tra­ños con ti­mi­dez, en tan­to que los exa­mi­na­ba aten­ta­men­te. Se le­van­ta­ba pa­ra regular la aber­tu­ra de los pos­ti­gos, la in­cli­na­ción de las per­sia­nas o la po­si­ción de las cor­ti­nas. Alum­bra­ba o apa­ga­ba velas, a ve­ces aña­dien­do otras si apa­re­cía un ros­tro her­mo­so en la ha­bi­ta­ción”. Vi­sua­li­zo la ca­sa de Ka­va­fis co­mo el pi­so de una se­ño­ra cop­ta que vi­si­té en El Cai­ro, en el ba­rrio de Za­ma­lek: al­fom­bras per­sas, ja­rro­nes chi­nos y mue­bles art dé­co a la eu­ro­pea. Ima­gino a Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis co­mo un ca­ba­lle­ro de la vie­ja Eu­ro­pa tran­si­do de año­ran­zas he­le­nís­ti­cas, pre­gun­tán­do­se por qué “el Dios aban­do­na a An­to­nio” y acon­se­ján­do­le co­mo si fue­ra un an­te­pa­sa­do fa­mi­liar su­yo. “So­bre to­do no te en­ga­ñes, no di­gas que fue un sue­ño/ y despídete de ella, de Ale­jan­dría, a la que es­tás/ per­dien­do”. Co­mo grie­go fa­na­rio­ta, Ka­va­fis co­no­cía la con­ti­nui­dad en­tre la épo­ca he­le­nís­ti­ca y su tiem­po a tra­vés del mun­do bi­zan­tino y del grie­go an­ti­guo. –“Us­ted nun­ca po­drá en­ten­der mi poe­sía, que­ri­do Fors­ter, nun­ca”. –Lee­mos El Dios aban­do­na a An­to­nio y de­tec­to coin­ci­den­cias en­tre su grie­go y el de mi co­le­gio.

–“Oh, pe­ro es­to es es­tu­pen­do, que­ri­do Fors­ter”. El poe­ta Gior­gios Se­fe­ris (No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1963) se­ña­la­ba que el lu­gar ca­rac­te­rís­ti­co de la poe­sía de Ka­va­fis eran los már­ge­nes de “paí­ses, épo­cas y cul­tu­ras don­de se dan nu­me­ro­sas amal­ga­mas, fluc­tua­cio­nes, trans­for­ma­cio­nes y trans­gre­sio­nes”. Iró­ni­co pe­ro nun­ca cruel, fron­te­ri­zo, cos­mo­po­li­ta pa­ra Ka­va­fis no ha­bía ex­tre­mos ni opues­tos, sino una va­ga­ro­sa pe­num­bra don­de to­do era po­si­ble.

A FORS­TER LE FAS­CI­NA­BA LA DO­BLE VI­DA DE POE­TA Y OFI­CI­NIS­TA DE KA­VA­FIS EN EL POE­TA, IRÓ­NI­CO SIN SER CRUEL, LA PE­NUM­BRA GA­NA A LOS EX­TRE­MOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.