¡SI­LEN­CIO, SE TRA­BA­JA!

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

En las ofi­ci­nas y pues­tos de tra­ba­jo es acon­se­ja­ble re­du­cir el rui­do pa­ra que uno pue­da con­cen­trar­se. Pe­ro ¿cuán­to? ¿Có­mo? ¿Es bueno que los em­plea­dos ha­blen o de­ben es­tar ca­lla­dos pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to?

“Por fa­vor, si­len­cio, es­ta­mos tra­ba­jan­do”. Se­gu­ro que han oí­do es­ta su­pli­ca más de una vez. Es evi­den­te que el rui­do, cuan­do es mo­les­to, pue­de per­ju­di­car no só­lo el ren­di­mien­to en el pues­to de tra­ba­jo sino, en los ca­sos más gra­ves, afec­tar al cli­ma la­bo­ral o in­clu­so a la sa­lud. ¿Pe­ro a par­tir de cuán­do se pue­de ca­li­fi­car un am­bien­te de ex­ce­si­va­men­te rui­do­so? Y, en el otro ex­tre­mo, un si­len­cio se­pul­cral de los em­plea­dos en la ofi­ci­na ¿no aca­ba­ría sien­do per­ju­di­cial, mo­les­to o el sín­to­ma de que al­go va mal en la em­pre­sa? En la épo­ca ro­ma­na exis­tían nor­mas pa­ra con­tro­lar el rui­do emi­ti­do por las rue­das de hie­rro de los ca­rros que gol­pea­ban las pie­dras del pa­vi­men­to y per­tur­ba­ban el sue­ño de los ciu­da­da­nos. En al­gu­nas ciu­da­des de Eu­ro­pa me­die­val no se per­mi­tía usar ca­rrua­jes ni ca­bal­gar du­ran­te la no­che pa­ra ase­gu­rar el re­po­so de la po­bla­ción. Pe­ro des­de en­ton­ces, el rui­do ha ido a más. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la mi­tad de los eu­ro­peos vi­ve en zo­nas de gran con­ta­mi­na­ción so­no­ra que re­ba­san los ni­ve­les re­co­men­da­bles. El pues­to de tra­ba­jo, le­jos de ser un re­fu­gio con­tra la ebu­lli­ción de la ur­be (el 90% de la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca pro­vie­ne del trá­fi­co ro­da­do de las ciu­da­des), tam­bién pre­sen­ta ele­men­tos rui­do­sos, a me­nu­do sub­es­ti­ma­dos, co­mo los sis­te­mas de ven­ti­la­ción, má­qui­nas de ofi­ci­na (por ejem­plo fo­to­co­pia­do­ras), ar­te­fac­tos do­més­ti­cos (apa­ra­tos de cocina o de lim­pie­za) y, por su­pues­to, las con­ver­sa­cio­nes de los mis­mos em­plea­dos. Mu­cho de­pen­de­rá tam­bién de la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio y de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, si per­mi­ten o no re­bo­tar los so­ni­dos. En par­ti­cu­lar, sub­ra­ya la OMS, en in­te­rio­res la co­mu­ni­ca­ción se ve afec­ta­da por las ca­rac­te­rís­ti­cas de re­ver­be­ra­ción de la ha­bi­ta­ción, que si es de más de un se­gun­do pro­du­ce “una pér­di­da en la dis­cri­mi­na­ción del ha­bla y ha­ce que la per­cep­ción de la mis­ma sea más di­fí­cil”. De­ma­sia­do rui­do es per­ju­di­cial. ¿Pe­ro có­mo afec­ta? En es­tos ca­sos, “el ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo se de­te­rio­ra sus­tan­cial­men­te, en par­ti­cu­lar en aque­llas ta­reas más com­ple­jas, co­mo la lec­tu­ra, la aten­ción, la so­lu­ción de pro­ble­mas y la me­mo­ri­za­ción. Tam­bién pue­de ac­tuar co­mo es­tí­mu­lo de dis­trac­ción. En par­ti­cu­lar, el rui­do sú­bi­to pue­de pro­du­cir un efec­to des­es­ta­bi­li­zan­te, co­mo re­sul­ta­do de una res­pues­ta an­te una alar­ma”, in­di­can des­de la OMS. Por ejem­plo, se ha com­pro­ba­do que en las es­cue­las al­re­de­dor de los ae­ro­puer­tos “los ni­ños tie­nen pro­ble­mas en la com­pren­sión de la lec­tu­ra, en la per­sis­ten­cia pa­ra com­ple­tar rom­pe­ca­be­zas di­fí­ci­les y en la ca­pa­ci­dad de mo­ti­va­ción”. De día, en una ofi­ci­na co­rrien­te con va­rios tra­ba­ja­do­res, nun­ca se de­be­ría so­bre­pa­sar una ex­po­si­ción de 50 de­ci­be­lios (ya no ha­bla­mos de fá­bri­cas in­dus­tria­les, don­de el rui­do ge­ne­ra­do sue­le ser muy su­pe­rior). En par­ti­cu­lar, pa­ra el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en el Tra­ba­jo, el sis­te­ma de ven­ti­la­ción no de­be­ría su­pe­rar los 35 de­ci­be­lios. La reali­dad, sin em­bar­go, es di­fe­ren­te. Co­mo rui­do de fon­do se en­tien­de el que pro­vie­ne de los equi­pos téc­ni­cos in­te­rio­res (ai­re acon­di­cio­na­do) co­mo lo que pro­vie­nen del ex­te­rior a tra­vés de las ven­ta­nas abier­tas. Por ejem­plo, el rui­do me­cá­ni­co de las par­tes en ro­ta­ción del ven­ti­la­dor, co­ji­ne­tes, co­rreas, así co­mo de pie­zas po­co rí­gi­das o mal mon­ta­das es el que cau­sa más pro­ble­mas, es­pe­cial­men­te cuan­do se pro­pa­ga a tra­vés de los con­duc­tos o de la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio a las pa­re­des y techos. Pues bien, la su­ma de to­dos es­tos ele­men­tos pa­sa fac­tu­ra. Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Cor­nell en Nue­va York ha des­cu­bier­to que los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a un cons­tan­te ron­ro­neo de má­qui­nas, te­lé­fo­nos y con­ver­sa­cio­nes te­nían ma­yo­res ni­ve­les de adre­na­li­na que aque­llas per­so­nas que tra­ba­ja­ban en un lu­gar tran­qui­lo. En cam­bio, en un am­bien­te si­len­cio­so, la aten­ción que se pres­ta a una ta­rea au­men­ta has­ta un 50%. De acuer­do con un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III y de la Es­cue­la Na­cio­nal de Me­di­ci­na del Tra­ba­jo, en nues­tro país la pre­va­len­cia de tra­ba­ja­do­res que so­por­tan un rui­do mo­les­to du­ran­te su jor­na­da de tra­ba­jo as­cien­de a un 37%. Aun­que ra­ra vez se pre­sen­ta el ries­go de pér­di­da de ca­pa­ci­dad au­di­ti­va (en cier­tos sec­to­res in­dus­tria­les es­pe­cí­fi­cos el per­so­nal es­tá obli­ga­do a lle­var pro­tec­ción), el rui­do pue­de pro­vo­car “ma­les­tar, dis­mi­nuir o im­pe­dir la aten­ción, al­te­ra la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción, el sue­ño, el ren­di­mien­to, in­du­ce com­por­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos al­te­ra­dos, cau­sa ac­ci­den­tes de tra­ba­jo, al­te­ra­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas en el sis­te­ma

car­dio­vas­cu­lar y pro­vo­ca po­si­bles al­te­ra­cio­nes del fe­to”, se­gún re­za el in­for­me. La con­fi­gu­ra­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca de las ofi­ci­nas tam­bién in­flu­ye. Se­gún un di­se­ño u otro, las con­se­cuen­cias so­bre la pro­duc­ción del rui­do pue­den ser bien di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, ha­ce dé­ca­das em­pe­zó a di­fun­dir­se la mo­da de los cen­tros de tra­ba­jo open spa­ce, un úni­co es­pa­cio ti­po loft en el que los em­plea­dos po­dían tra­ba­jar jun­tos sin ba­rre­ras, ni ha­bi­ta­cio­nes ni puer­tas pa­ra fa­vo­re­cer el in­ter­cam­bio de opi­nio­nes y la ima­gi­na­ción. Pe­ro una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Sydney (Aus­tra­lia), con­du­ci­da por Jung soo Kim y Ri­chard de Dear ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que “la pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad de­bi­da a la dis­trac­ción cau­sa­da por el rui­do es el do­ble en los es­pa­cios abier­tos que la que se pro­du­ce en des­pa­chos par­ti­cu­la­res o en cu­bícu­los. En par­ti­cu­lar, las ta­reas que re­quie­ren un pro­ce­so ver­bal com­ple­jo son las que se ven más afec­ta­das”. El neu­ró­lo­go bri­tá­ni­co Jack Le­wis, que par­ti­ci­pa en va­rios pro­gra­mas de la te­le­vi­sión in­gle­sa, ha com­pro­ba­do que los loft, que se con­ci­bie­ron con la idea de que la gen­te po­día in­ter­ac­tuar li­bre­men­te y pro­mo­cio­nar así sus ideas, en reali­dad es una fa­la­cia. “In­clu­so sin ser cons­cien­te de ello, el ce­re­bro res­pon­de a las dis­trac­cio­nes. Si sue­na el te­lé­fono de su ve­cino es di­fí­cil que us­ted con­si­ga con­cen­trar­se”. Asi­mis­mo, otras in­ves­ti­ga­cio­nes de­mos­tra­ron que los tra­ba­ja­do­res que no po­dían aña­dir to­ques per­so­na­les en su es­cri­to­rio eran me­nos pro­duc­ti­vos. La fal­ta de in­ti­mi­dad per­ju­di­ca­ba el ren­di­mien­to. En cam­bio, si se dis­po­nía un des­pa­cho más res­trin­gi­do, el bie­nes­tar subía un 32% y la pro­duc­ti­vi­dad, un 15%. En­ton­ces, ¿cuál es la me­jor so­lu­ción? ¿Una ofi­ci­na to­tal­men­te si­len­cio­sa es la pa­na­cea? Tam­po­co. Ser­gi Valera es do­cen­te del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía so­cial de la Universitat de Bar­ce­lo­na y es­pe­cia­lis­ta en con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca y am­bien­tal. En su opi­nión, “un po­co de so­ni­do es ne­ce­sa­rio pa­ra po­der man­te­ner la aten­ción y la es­ti­mu­la­ción. El si­len­cio ab­so­lu­to es igual de per­tur­ba­dor, de­bi­do a su in­fra­es­ti­mu­la­ción. El ser hu­mano ne­ce­si­ta oír al­go”. De he­cho, en al­gu­nos cen­tros de tra­ba­jo (ae­ro­puer­tos, ho­te­les, es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les) se sue­le po­ner un hi­lo mu­si­cal, co­no­ci­do co­mo “rui­do blan­co”, que con­sis­te en una mú­si­ca re­la­ja­da y agra­da­ble de bajo vo­lu­men, que pue­de lle­gar a ta­par rui­dos co­mo el te­cleo, lá­pi­ces gol­pean­do la me­sa, la tos, et­cé­te­ra… y las con­ver­sa­cio­nes de los co­le­gas. Pues sí. Es­te úl­ti­mo es el lla­ma­do “rui­do so­cial”, que se me­re­ce ca­si un ca­pí­tu­lo a par­te en es­ta pro­ble­má­ti­ca. A pri­me­ra vis­ta, un si­len­cio­so des­pa­cho de un país es­can­di­na­vo po­co tie­ne en co­mún con una ofi­ci­na en un país me­di­te­rrá­neo, don­de por ra­zo­nes cul­tu­ra­les y so­cia­les el am­bien­te es más ani­ma­do. Es cier­to que en la Eu­ro­pa del Sur se es­tá más acos­tum­bra­do a tra­ba­jar en­tre una char­la y otra o ia nmis­cuir­se, in­clu­so sin quererlo, en un dis­cu­sión en­tre co­le­gas de ofi­ci­na. “Una con­ver­sa­ción no afec­ta de la mis­ma ma­ne­ra que un rui­do me­cá­ni­co, en el sen­ti­do de que no des­vía ex­ce­si­va­men­te la aten­ción. De he­cho, hay gen­te que con­si­gue es­tu­diar en un bar lleno de gen­te o con la ra­dio pues­ta, aun­que el ni­vel de to­le­ran­cia de­pen­de­rá de ca­da uno, de su um­bral au­di­ti­vo, del con­tex­to y del ti­po de ta­rea que hay que lle­var a ca­bo”, ex­pli­ca Valera. Di­cho eso, el mu­tis­mo en una ofi­ci­na no es bue­na se­ñal, sino to­do lo con­tra­rio. La pro­fe­so­ra del Iese Mi­reia de las He­ras ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio ti­tu­la­do “El si­len­cio del em­plea­do” en el que lle­ga a la con­clu­sión de que, en un pues­to de tra­ba­jo, ha­blar es me­jor que ca­llar. “Lo fá­cil pa­ra un di­rec­ti­vo es cas­ti­gar al tra­ba­ja­dor obli­gán­do­le a ca­llar, cre­yen­do que así va a ren­dir más y que no van a sa­lir a flo­te pro­ble­mas, pe­ro im­po­ner el si­len­cio en una ofi­ci­na siem­pre es al­go ne­ga­ti­vo”, ad­vier­te. “En una em­pre­sa, el si­len­cio más per­ju­di­cial es el que im­pi­de la re­tro­ali­men­ta­ción en­tre em­plea­do y di­rec­ti­vo. Y vi­ce­ver­sa. El flu­jo de co­mu­ni­ca­ción ideal es el que per­mi­te aco­ger su­ge­ren­cias y lle­var a la pro­gre­si­va me­jo­ra de un pro­duc­to o de un ser­vi­cio”. Es­ta aca­dé­mi­ca se­ña­la unos ejem­plos con­cre­tos. Es­tá el ca­so de la ofi­ci­na rui­do­sa, en la que la ma­yo­ría de los em­plea­dos con­ver­san, pe­ro úni­ca­men­te en­tre ellos sin in­ter­cam­biar con la di­rec­ción. “Nor­mal­men­te es­tas con­ver­sa­cio­nes sue­len cen­trar­se en que­jas. Pe­ro si es­tas úl­ti­mas no se plan­tean a las al­tas es­fe­ras y no se tra­du­cen en opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra, es­te rui­do en la ofi­ci­na aca­ba sien­do es­té­ril y em­peo­ra el cli­ma la­bo­ral, por­que da lu­gar a ru­mo­res y es­pe­cu­la­cio­nes, que crean ma­les­tar y em­peo­ran el ren­di­mien­to”, ex­pli­ca De las He­ras. En el otro fren­te, es­tá la ofi­ci­na mie­do­sa, en la que los di­rec­ti­vos asus­ta­dos no quie­ren en­te­rar­se de lo que se ha­bla en la ofi­ci­na y pre­fie­ren pa­sar de lar­go pa­ra no abrir la ca­ja de Pan­do­ra y rehu­yen to­da dis­cu­sión. O em­plea­dos que, pri­sio­ne­ros de un mu­tis­mo, se guar­dan to­do pa­ra den­tro por te­mor a mo­les­tar, agra­van­do el ren­cor y el mal am­bien­te. Son si­tua­cio­nes fre­cuen­tes en aque­llos di­rec­ti­vos más aten­tos a los nú­me­ros que a las per­so­nas y po­co hu­ma­nis­tas, que lle­van mu­chos años en el car­go y que han es­ta­ble­ci­do en la em­pre­sa una es­truc­tu­ra muy je­rar­qui­za­da. Se­gún Jo­seph Grenny, coau­tor de Cru­cial con­ver­sa­tions: tools for tal­king when sta­kes are high (con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les: he­rra­mien­tas pa­ra ha­blar cuan­do mu­cho es­tá en jue­go), le­jos de en­ce­rrar­se en el si­len­cio, los em­plea­dos tie­nen que ha­blar con sus su­pe­rio­res y ex­pli­car­les qué es lo que fun­cio­na y lo que no. “La es­tra­te­gia apa­ren­te­men­te se­gu­ra de no en­fren­tar una si­tua­ción la­bo­ral in­sa­tis­fac­to­ria en reali­dad no es se­gu­ra”, es­cri­be. De acuer­do con Grenny, es­ta re­ti­cen­cia a ha­blar sig­ni­fi­ca que las per­so­nas no es­tán ad­qui­rien­do las ha­bi­li­da­des pa­ra ma­ne­jar con­ver­sa­cio­nes di­fí­ci­les y car­ga­das de emo­cio­nes. “Afron­tar con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les no dis­mi­nu­ye la se­gu­ri­dad en tu tra­ba­jo. De he­cho, la au­men­ta. Así que es­ta an­sie­dad que tie­nen los tra­ba­ja­do­res de ser ca­ta­lo­ga­dos co­mo al­bo­ro­ta­do­res o es­can­da­lo­sos… sim­ple­men­te no co­rres­pon­de a la reali­dad”. En el día a día la­bo­ral, má­qui­nas a par­te, siem­pre tie­ne que ha­ber un po­co de rui­do y mur­mu­llo. Y, a ser po­si­ble, que sea cons­truc­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.