LA DE­CI­SIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Hoy voy a em­bar­car­les en uno de los más di­fí­ci­les pro­ble­mas de la psi­co­lo­gía y de la fi­lo­so­fía: el ac­to de de­ci­dir. ¿Có­mo lo ha­ce­mos? Una ver­sión tran­qui­li­za­do­ra nos di­ce que con­si­de­ra­mos los pros y los contras, y ele­gi­mos. Así to­man las de­ci­sio­nes los or­de­na­do­res. Les da­mos unos cri­te­rios y eli­gen la op­ción con pun­tua­ción más al­ta. Da igual que sea en una par­ti­da de aje­drez, en la con­ce­sión de un cré­di­to, o en la se­lec­ción de los en­fer­mos que van a la UVI. ¿Ac­tua­mos así los hu­ma­nos? Sos­pe­cho que no. Una per­so­na se en­cuen­tra an­te una dis­yun­ti­va, sin aca­bar de en­con­trar ra­zo­nes con­clu­yen­tes pa­ra de­ci­dir­se, pe­ro, de re­pen­te, lo ha­ce. Un ins­tan­te an­tes es­ta­ba in­de­ci­sa, pe­ro aho­ra ha ele­gi­do. Pa­sa­mos del to­da­vía no lo sé al ya lo decidí. ¿Pen­sa­mos que so­mos se­res res­pon­sa­bles, que to­ma­mos las de­ci­sio­nes por ra­zo­nes bien jus­ti­fi­ca­das? Es­to es evi­den­te cuan­do se tra­ta de

POR MUY RA­RO QUE PA­REZ­CA, ES MUY PO­SI­BLE QUE TO­ME­MOS DE­CI­SIO­NES SIN DAR­NOS CUEN­TA

ca­sos muy fá­ci­les. To­mo la de­ci­sión de no co­ger un hie­rro al ro­jo por­que sé que me voy a que­mar. Pe­ro en mu­chos otros ca­sos, las co­sas su­ce­den al re­vés. Pri­me­ro to­ma­mos la de­ci­sión y lue­go in­ten­ta­mos jus­ti­fi­car­la. El pro­fe­sor Char­cot, el maes­tro de Freud, lo de­mos­tró em­pí­ri­ca­men­te. Or­de­nó a una mu­jer hip­no­ti­za­da que al des­per­tar co­gie­ra un pa­ra­guas que ha­bía en un rin­cón de la sa­la y lo abrie­ra. Al sa­lir del tran­ce, la mu­jer cum­plió la or­den, pe­ro al abrir el pa­ra­guas ex­pli­có: “Que­ría ver si las va­ri­llas es­ta­ban bien”. Te­nía que jus­ti­fi­car la ac­ción in­vo­lun­ta­ria Por muy ra­ro que nos pa­rez­ca, es muy po­si­ble que to­me­mos las de­ci­sio­nes de ma­ne­ra in­cons­cien­te. John-Dy­lan Hay­nes, neu­ro­cien­tí­fi­co del Centro Berns­tein de Ber­lín, ha es­ca­nea­do la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de per­so­nas mien­tras to­ma­ban de­ci­sio­nes y ha des­cu­bier­to que es­tas se pue­den pre­de­cir. El ce­re­bro –afir­ma– pro­ce­sa la in­for­ma­ción por su cuen­ta, to­ma la de­ci­sión, y unos se­gun­dos des­pués el su­je­to es cons­cien­te de la de­ci­sión que ha to­ma­do su ce­re­bro y pien­sa: “Aho­ra he to­ma­do una de­ci­sión”. El ar­ticu­lo de Hay­nes y su equi­po, pu­bli­ca­do en Na­tu­re, tie­ne un tí­tu­lo pa­ra­dó­ji­co: De­ter­mi­nan­tes in­cons­cien­tes de las de­ci­sio­nes li­bres en el ce­re­bro hu­mano. Al­do Rus­ti­ci­ni, de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, tam­bién in­di­ca que el 90% de nues­tras de­ci­sio­nes son in­cons­cien­tes. ¿No les pro­du­ce es­to una cier­ta in­quie­tud? A mí des­de ha­ce mu­cho tiem­po, des­de que co­no­cí los es­tu­dios de otro neu­ró­lo­go, el pro­fe­sor Ben­ja­min Li­bet que mos­tra­ban que nues­tro ce­re­bro iba ade­lan­ta­do a nues­tra con­cien­cia. Aho­ra, sin em­bar­go, es­toy más tran­qui­lo, por­que creo que he en­con­tra­do la so­lu­ción. En efec­to, mi ce­re­bro to­ma las de­ci­sio­nes. Yo, cons­cien­te­men­te, só­lo pue­do blo­quear­las… y al­go más: edu­car a mi ce­re­bro pa­ra que to­me las de­ci­sio­nes que me pa­re­cen ade­cua­das. Les he ha­bla­do a ve­ces de que la nue­va fron­te­ra edu­ca­ti­va con­sis­te en edu­car al in­cons­cien­te pa­ra que pro­duz­ca bue­nas ideas, buenos sen­ti­mien­tos y bue­nas de­ci­sio­nes. No pue­do de­cir “aho­ra quie­ro te­ner una bue­na idea”, pe­ro pue­do en­tre­nar a mi ce­re­bro pa­ra que las ten­ga. Lo mis­mo su­ce­de con las de­ci­sio­nes. Lo im­por­tan­te es ad­qui­rir los há­bi­tos pa­ra que su­gie­ran a la con­cien­cia aque­llo que es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer. Pa­re­ce que es po­ner la ca­rre­ta de­lan­te de los bue­yes, pe­ro así fun­cio­na­mos.

Ilus­tra­ción

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.