LA LIS­TA NE­GRA DEL CÁN­CER

Los cien­tí­fi­cos han de­tec­ta­do 111 agen­tes car­ci­no­gé­ni­cos, pe­ro ade­más es­tu­dian otras sus­tan­cias ‘sos­pe­cho­sas’: des­de el di­sol­ven­te has­ta la fri­tu­ra a al­ta tem­pe­ra­tu­ra o el ma­te ca­lien­te. No abu­sar de ellas va en nues­tro be­ne­fi­cio

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Joa­quim El­ca­cho

En paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo el nues­tro, la mi­tad de los hom­bres y un ter­cio de las mu­je­res pa­de­ce­rá un cán­cer. La es­ta­dís­ti­ca es te­mi­ble pe­ro de­ja mar­gen de res­pues­ta por­que en­tre el 90% y el 95% de los cán­ce­res se atri­bu­ye a fac­to­res am­bien­ta­les y so­lo en­tre el 5% y el 10% de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de nues­tros ge­nes. Co­no­cer al enemigo ex­te­rior pue­de ser­vir­nos de ayu­da pa­ra pre­ve­nir el cán­cer, siem­pre que ten­ga­mos a mano al­gu­na fuen­te de in­for­ma­ción fia­ble. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción so­bre el Cán­cer (IARC, por las si­glas en in­glés), por ejem­plo, ha re­vi­sa­do es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre más de 900 pro­duc­tos, agen­tes o fac­to­res am­bien­ta­les y la­bo­ra­les con el ob­je­ti­vo de de­ter­mi­nar si son car­ci­no­gé­ni­cos, es de­cir, si in­cre­men­tan el ries­go de cán­cer en hu­ma­nos. Co­mo re­sul­ta­do de es­te tra­ba­jo, la IARC cla­si­fi­ca los ele­men­tos en cin­co ca­te­go­rías de ries­go. El gru­po 1 in­clu­ye ac­tual­men­te 111 pro­duc­tos, agen­tes o fac­to­res so­bre los que exis­ten evi­den­cias cien­tí­fi­cas su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar que son car­ci­no­gé­ni­cos. Uno de los ejem­plos más co­no­ci­dos en es­te gru­po es el amian­to, prohi­bi­do en ca­si to­do el mun­do (en la Unión Eu­ro­pea des­de el 2002) des­pués de dé­ca­das de uti­li­za­ción ma­si­va y mi­les de evi­den­cias co­mo cau­san­te de cán­cer de pul­món. En el mis­mo apar­ta­do se in­clu­yen ele­men­tos que pro­du­cen pá­ni­co só­lo con nom­brar­los, co­mo el plu­to­nio, las dio­xi­nas, el gas mos­ta­za o el ar­sé­ni­co, pe­ro tam­bién – sal­van­do las dis­tan­cias– al­gu­nas subs­tan­cias o fac­to­res con las que con­vi­vi­mos de for­ma ha­bi­tual, co­mo el ta­ba­co (tam­bién la ex­po­si­ción pa­si­va al hu­mo del ta­ba­co), las be­bi­das al­cohó­li­cas o la ra­dia­ción so­lar (y los ra­yos ul­tra­vio­le­ta que emi­ten al­gu­nos apa­ra­tos de bronceado ar­ti­fi­cial). Tam­bién se in­clu­yen en es­te apar­ta­do de car­ci­no­gé­ni­cos de­mos­tra­dos la ex­po­si­ción la­bo­ral a cier­tos pro­duc­tos en las in­dus­trias del cau­cho, la ma­de­ra, la pin­tu­ra, el car­bón, los al­tos hor­nos y el alu­mi­nio; ade­más de agen­tes co­mo los vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano, del sida y de la he­pa­ti­tis B y C, sin ol­vi­dar las in­fec­cio­nes es­to­ma­ca­les pro­vo­ca­das por el He­li­co­bac­ter py­lo­ri, bac­te­ria pre­sen­te en la mi­tad de la po­bla­ción. Una de las úl­ti­mas ame­na­zas in­cor­po­ra­das a es­ta lis­ta ( ju­nio del 2012) es el hu­mo de mo­to­res dié­sel, que in­cre­men­tan el ries­go de cán­cer de pul­món.

Los ex­per­tos des­ta­can en es­te sen­ti­do que es­tar en con­tac­to con un pro­duc­to o ele­men­to de es­ta lis­ta no sig­ni­fi­ca que se pa­de­ce­rá un tu­mor de for­ma in­me­dia­ta sino que se in­cre­men­ta el ries­go de desa­rro­llar al­gún ti­po de cán­cer, en un por­cen­ta­je que de­pen­de­rá del ele­men­to, la do­sis y fac­to­res pro­pios del in­di­vi­duo. Por tan­to, en los ca­sos en que sea po­si­ble, man­te­ner­se ale­ja­dos de los ele­men­tos de la lis­ta 1 no es una ga­ran­tía de se­gu­ri­dad pe­ro re­du­ce el ries­go. El gru­po 1 de la IARC ha­bla de ame­na­zas de­mos­tra­das pe­ro aun hay más. En una se­gun­da lis­ta, el sub­gru­po 2a, se re­la­cio­nan en la ac­tua­li­dad 66 pro­duc­tos, agen­tes o fac­to­res que es “pro­ba­ble” que cau­sen cán­cer, aun­que los cien­tí­fi­cos dis­pon­gan só­lo de da­tos li­mi­ta­dos so­bre sus efec­tos en hu­ma­nos. In­clu­ye des­de subs­tan­cias quí­mi­cas co­mo el te­tra­clo­roe­ti­leno (di­sol­ven­te) o el óxi­do de 7,8-es­ti­reno (ba­se de plás­ti­cos y re­si­nas), has­ta las fri­tu­ras a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, el ma­te ca­lien­te o la ma­la­ria. La lis­ta del sub­gru­po 2b in­clu­ye otros 285 agen­tes so­bre los que so­lo se pue­de in­di­car que es “po­si­ble” que in­cre­men­ten el ries­go de pa­de­cer cán­cer. Es­te es el ca­so del ca­fé, so­bre el que exis­ten es­tu­dios que su­gie­ren un ries­go de cán­cer de ve­ji­ga uri­na­ria mien­tras que hay evi­den­cias de que to­mar ca­fé re­du­ce el ries­go de cán­cer de in­tes­tino grue­so. Fi­nal­men­te, los gru­pos 3 y 4 de la IARC re­la­cio­nan los pro­duc­tos que no pue­den ser cla­si­fi­ca­dos o so­bre los no exis­ten sos­pe­chas de re­la­ción con el cán­cer. En Es­ta­dos Uni­dos, el Con­gre­so apro­bó en 1978 un man­da­to pa­ra que el ser­vi­cio de sa­lud pu­bli­ca­ra ca­da dos años una lis­ta ac­tua­li­za­da de los pro­duc­tos que pue­den in­cre­men­tar el ries­go de pa­de­cer cán­cer y el nú­me­ro de per­so­nas ex­pues­tas a ca­da una de es­tas subs­tan­cias. El pri­mer In­for­me de Car­ci­nó­ge­nos (RoC, por las si­glas en in­glés) fue pu­bli­ca­do el año 1980 y la ac­tua­li­za­ción más re­cien­te –nú­me­ro 12– co­rres­pon­de al 2011. El RoC in­clu­yen ac­tual­men­te 54 ele­men­tos en la lis­ta A (pro­duc­tos, agen­tes o fac­to­res con efec­tos car­ci­no­gé­ni­cos co­no­ci­dos) y 186 ele­men­tos en la lis­ta B (so­bre los que exis­ten in­di­cios ra­zo­na­bles de ser car­ci­no­gé­ni­cos). Mi­quel Por­ta, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tut Mu­ni­ci­pal d’In­ves­ti­ga­ció Mè­di­ca (IMIM) de Bar­ce­lo­na,

LA PO­LU­CIÓN SE SU­MA A LA LIS­TA DE AGEN­TES CON AC­CIÓN CAR­CI­NÓ­GE­NA

con­si­de­ra que las lis­tas so­bre las subs­tan­cias que pue­den cau­sar cán­cer son es­pe­cial­men­te úti­les por­que obli­gan a to­mar de­ci­sio­nes so­bre los com­po­nen­tes de al­gu­nos pro­duc­tos de con­su­mo. “Cuan­do la IARC ra­ti­fi­ca que una subs­tan­cia es car­ci­no­gé­ni­ca, las in­dus­trias se ven for­za­das a eli­mi­nar­la de sus pro­duc­tos y las ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen que adap­tar sus nor­ma­ti­vas a es­ta in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca”, in­di­ca es­te ex­per­to, coau­tor del li­bro so­bre com­pues­tos tó­xi­cos per­sis­ten­tes Nues­tra con­ta­mi­na­ción in­ter­na (Li­bros de la Ca­ta­ra­ta). “El ciu­da­dano in­di­vi­dual y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les tie­nen en las lis­tas de la IARC o el RoC un ma­te­rial de muy bue­na ca­li­dad pa­ra co­no­cer los ries­gos a los que nos ex­po­ne­mos ca­da día”, in­di­ca Por­ta. Ma­no­lis Ko­ge­vi­nas, di­rec­tor cien­tí­fi­co ad­jun­to e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tre de Re­cer­ca en Epi­de­miolo­gia Am­bien­tal (Creal) de Bar­ce­lo­na, des­ta­ca que la lis­ta de la IARC es, “el me­jor ins­tru­men­to dis­po­ni­ble pa­ra co­no­cer los ries­go de cán­cer de subs­tan­cias y agen­tes”. Ge­ne­ral­men­te, los ex­per­tos de la IARC in­clu­yen un pro­duc­to en la lis­ta cuan­do han re­vi­sa­do con de­ta­lle to­dos los es­tu­dios y es­tán se­gu­ros de la de­ci­sión, aun­que tam­bién es cier­to que en al­gu­nos ca­sos exis­ten di­fe­ren­tes opi­nio­nes so­bre la va­li­dez o pre­ci­sión de los es­tu­dios. Un ejem­plo clá­si­co de di­fe­ren­cias de in­ter­pre­ta­ción ocu­rrió en 1997 cuan­do el comité de la IARC reali­zó una vo­ta­ción bas­tan­te ajus­ta­da que aca­bó con la in­clu­sión de las dio­xi­nas en el gru­po 1 de la lis­ta de car­ci­no­gé­ni­cos (cau­sa de cán­cer de­mos­tra­da). Tam­bién hu­bo di­fe­ren­cia de opi­nio­nes cuan­do se de­ci­dió in­cluir los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos de los te­lé­fo­nos mó­vi­les en el gru­po 2b, es de­cir, co­mo po­si­ble car­ci­no­gé­ni­co. Mi­quel Por­ta con­si­de­ra que exis­ten aún mu­chos pro­duc­tos que pue­den cau­sar cán­cer que to­da­vía no apa­re­cen en las lis­tas de la IARC y el RoC. La cau­sa prin­ci­pal de es­ta si­tua­ción es que, “los es­tu­dios son com­pli­ca­dos y el pro­ce­so de acu­mu­lar evi­den­cia es muy len­to, de­ma­sia­do len­to; por eso, has­ta que los ex­per­tos no es­tán con­ven­ci­dos que una subs­tan­cia es car­ci­no­gé­ni­ca pa­san años”. En­tre los gran­des au­sen­tes de las lis­tas ofi­cia­les, Por­ta des­ta­ca que se de­be­ría po­ner más aten­ción a “los com­pues­tos, las mez­clas de subs­tan­cias, que a ve­ces son más pe­li­gro­sos que los mis­mos ele­men­tos por se­pa­ra­do”. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de ju­nio en le re­vis­ta The Lan­cet On­co­logy, en es­te sen­ti­do, mos­tra­ba que la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca au­men­ta el ries­go de pa­de­cer cán­cer de pul­món, in­clu­so cuan­do el ni­vel de con­ta­mi­na­ción por par­tí­cu­las se en­cuen­tra por de­ba­jo de los lí­mi­tes per­mi­ti­dos por la le­gis­la­ción eu­ro­pea, in­di­ca Mark Nieu­wen­huij­sen, in­ves­ti­ga­dor res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de Con­ta­mi­na­ción At­mos­fé­ri­ca del Creal, uno de los ex­per­tos que ha par­ti­ci­pa­do en es­te es­tu­dio.

Los da­tos re­co­pi­la­dos en más de 300.000 per­so­nas Es­ta­dos Uni­dos ha es­tu­dia­do tam­bién lo que se cocina en las bar­ba­coas y, pe­se a tra­tar de evi­tar el dramatismo, ad­vier­te que el con­su­mo ele­va­do de car­ne muy he­cha es­tá re­la­cio­na­do con un in­cre­men­to del ries­go de pa­de­cer cán­cer co­lo­rec­tal, de pán­creas y de prós­ta­ta. El ries­go po­ten­cial in­clu­ye tam­bién la bar­ba­coa de pes­ca­do y a las fri­tu­ras de car­ne y pes­ca­do a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Los ve­ge­ta­les co­ci­dos en la bar­ba­coa, en cam­bio, no tie­nen es­te ti­po de pro­ble­mas, in­clu­so si el pi­mien­to y la be­ren­je­na que­dan al­go cha­mus­ca­dos. Cua­tro con­se­jos bá­si­cos: > Evi­tar ex­po­ner la car­ne di­rec­ta­men­te a las lla­mas y evi­tar co­ci­nar mu­cho ra­to. > Usar mi­cro­on­das pa­ra pre­co­ci­nar la car­ne an­tes de ex­po­ner­la a las bra­sas. > Vol­tear la car­ne con­ti­nua­men­te pa­ra evi­tar las tem­pe­ra­tu­ras muy ele­va­das. > Cor­tar los tro­zos cha­mus­ca­dos y evi­tar la sal­sa he­cha del ju­go de la car­ne que­ma­da. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la car­ne ma­ri­na­da an­tes de pa­sar por la pa­rri­lla pro­du­ce can­ti­da­des sen­si­ble­men­te in­fe­rio­res de AHC y HAP. de 12 paí­ses eu­ro­peos con­fir­man que la con­ta­mi­na­ción pre­sen­te en las gran­des ciu­da­des es un ries­go pa­ra la sa­lud. Por es­te mo­ti­vo -ade­más de otros mu­chos es­tu­dios-, la IARC de­ci­dió en su reunión mo­no­grá­fi­ca del pa­sa­do mes de oc­tu­bre in­cluir la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca en la lis­ta del gru­po I, es de­cir, co­mo un car­ci­no­gé­ni­co de­mos­tra­do. Co­no­cer la lis­ta de pro­duc­tos que pue­den cau­sar cán­cer ayu­da a los ciu­da­da­nos a re­du­cir las ex­po­si­cio­nes pe­li­gro­sas. La con­ta­mi­na­ción del ai­re en las ciu­da­des o el ta­ba­quis­mo son fac­to­res de ries­go que se re­pi­ten has­ta la sa­cie­dad pe­ro exis­ten otros con los que con­vi­vi­mos co­ti­dia­na­men­te, tam­bién en nues­tra ali­men­ta­ción. El Centro de Tec­no­lo­gía Am­bien­tal, Ali­men­ta­ria y To­xi­co­ló­gi­ca (Tec­nATox) de la Universitat Ro­vi­ra i Vir­gi­li (URV) pre­sen­tó el pa­sa­do año la apli­ca­ción in­for­má­ti­ca Ri­be­food-2013, que per­mi­te cal­cu­lar la ex­po­si­ción a con­ta­mi­nan­tes quí­mi­cos en nues­tra die­ta. Los usua­rios de es­ta app pue­den in­tro­du­cir los da­tos per­so­na­li­za­dos de su ali­men­ta­ción dia­ria y co­no­cer la in­ges­ta de subs­tan­cias tó­xi­cas, que el sis­te­ma in­for­má­ti­co es­ti­ma a par­tir de los es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos so­bre unos 60 ti­pos de ali­men­tos du­ran­te los úl­ti­mos años. “No que­re­mos exa­ge­rar, ni alar­mar pe­ro si una per­so­na co­me dia­ria­men­te un ti­po de ali­men­tos que acu­mu­la dio­xi­nas, pon­ga­mos por ca­so, es­tá com­pran­do bo­le­tos pa­ra que le to­que la lo­te­ría del cán­cer”, ex­pli­ca Jo­sep Lluís Do­min­go, ca­te­drá­ti­co de la URV y di­rec­tor de Tec­nATox. El ob­je­ti­vo de Ri­be­food-2013 no es eli­mi­nar to­tal­men­te de la die­ta los ti­pos de ali­men­tos sos­pe­cho­sos –al­go que pue­de lle­gar a ser im­po­si­ble a la prác­ti­ca–, sino man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da y sa­lu­da­ble re­du­cien­do los ries­gos. “Si a us­ted le gus­ta co­mer pes­ca­do tres o cua­tro ve­ces a la se­ma­na y ade­más los mé­di­cos le di­cen que es­ta die­ta es sa­lu­da­ble pa­ra su co­ra­zón, la apli­ca­ción Ri­be­food le ayu­da­rá a man­te­ner es­te ré­gi­men con me­nos ries­gos de pro­duc­tos po­ten­cial­men­te tó­xi­cos”, in­di­ca el pro­fe­sor Do­min­go. Así, in­tro­du­cien­do el menú per­so­nal po­de­mos en­con­trar que, “qui­zás no de­ba­mos co­mer dos pla­tos de sal­món y dos de atún a la se­ma­na sino me­jor que al­gu­nas se­ma­nas co­ma­mos dos días sar­di­na, uno se­pia y uno mer­lu­za”, in­di­ca el di­rec­tor de Tec­nATox. Mi­quel Por­ta re­co­no­ce que la in­for­ma­ción y las de­ci­sio­nes per­so­na­les son cla­ves pa­ra evi­tar ries­gos de ex­po­si­ción pe­ro des­ta­ca que, ade­más, es im­pres­cin­di­ble una po­lí­ti­ca de­ci­di­da; prohi­bien­do o re­gu­lan­do la pre­sen­cia de es­tas subs­tan­cias. Nues­tras de­ci­sio­nes pue­den ayu­dar a re­du­cir las es­ta­dís­ti­cas de cán­cer pe­ro, “en mu­chos ca­sos, el con­su­mi­dor no tie­ne mar­gen de ma­nio­bra pa­ra evi­tar per­so­nal­men­te los ries­gos”, in­di­ca. “No pue­do ir a la car­ni­ce­ra y pre­gun­tar­le co­mo va hoy de dio­xi­nas la ter­ne­ra...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.