De­ma­sia­do lim­pios

El em­pe­ño por la­var­se to­do el tiem­po y man­te­ner im­po­lu­to ca­da mi­lí­me­tro del cuer­po pue­de lle­gar a ser per­ju­di­cial pa­ra nues­tra sa­lud. Piel se­ca e irri­ta­da, pi­cor en el cuero ca­be­llu­do, des­ca­ma­ción e in­clu­so la apa­ri­ción de in­fec­cio­nes y aler­gias son al­gun

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

No es só­lo una cues­tión de apa­rien­cia ni tam­po­co res­pon­de a con­ven­cio­nes so­cia­les. El aseo per­so­nal es ne­ce­sa­rio pa­ra eli­mi­nar la gra­sa, la su­cie­dad, el su­dor y las cé­lu­las muer­tas de la piel, así co­mo pa­ra ahu­yen­tar gér­me­nes y pre­ve­nir po­si­bles in­fec­cio­nes. El pro­ble­ma es que, hoy en día, los há­bi­tos de hi­gie­ne han to­ma­do pro­por­cio­nes a me­nu­do exa­ge­ra­das y per­ju­di­cia­les. “Más de una ducha al día, con agua muy ca­lien­te y so­bre to­do de lar­ga du­ra­ción (10-15 mi­nu­tos)” son, se­gún el doc­tor Fran­cis­co Jo­sé Ló­pez Gil, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía del Centro Mé­di­co Tek­non de Bar­ce­lo­na, unos ex­ce­sos que pue­den lle­gar a ser per­ju­di­cia­les pa­ra nues­tra sa­lud. En­tre las po­si­bles con­se­cuen­cias de una lim­pie­za ex­ce­si­va o inade­cua­da des­ta­can la piel se­ca e irri­ta­da, el pi­cor y la des­ca­ma­ción en el cuero ca­be­llu­do e in­clu­so la apa­ri­ción de in­fec­cio­nes y aler­gias. Pe­ro to­dos es­tos pro­ble­mas no tie­nen por­qué apa­re­cer si nos asea­mos de for­ma ra­cio­nal. ¿Un mun­do de­ma­sia­do es­té­ril? Es una hi­pó­te­sis, pe­ro mu­chos es­tu­dios lo su­gie­ren. “La for­ma de vi­da de los paí­ses oc­ci­den­ta­les –con más hi­gie­ne, una dis­mi­nu­ción de las in­fec­cio­nes en los pri­me­ros años de vi­da y un uso pre­coz y ex­ce­si­vo de an­ti­bió­ti­cos y an­ti­tér­mi­cos– ha­ce que los ni­ños vi­van en un en­torno ex­ce­si­va­men­te pro­te­gi­do. Es­to pro­vo­ca que, en per­so­nas pre­dis­pues­tas ge­né­ti­ca­men­te, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, di­se­ña­do pa­ra de­fen­der a nues­tro or­ga­nis­mo de gér­me­nes y otros in­va­so­res, se ha­ya vuel­to de al­gún mo­do en su con­tra”, re­ve­la Ma­ri­sa Ri­dao, se­cre­ta­ria de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca, Aler­go­lo­gía y As­ma Pe­diá­tri­ca (Sei­cap). Es­to po­dría ex­pli­car el au­men­to de la pre­va­len­cia de aler­gias y otras do­len­cias in­mu­no­ló­gi­cas en los úl­ti­mos años. Con to­do, es­te in­cre­men­to se de­be­ría tam­bién a otros fac­to­res co­mo “el aban­dono del mun­do ru­ral, la con­ta­mi­na­ción por par­te de los com­bus­ti­bles fó­si­les o los cambios en la ali­men­ta­ción”. La doc­to­ra Ri­dao ex­po­ne que “los úl­ti­mos es­tu­dios in­di­can que la in­ci­den­cia de pa­to­lo­gía alér­gi­ca en los ni­ños es­tá cer­ca del 10% en Es­pa­ña y la der­ma­ti­tis ató­pi­ca afec­ta en es­tos momentos en­tre un 15% y un 20% de la po­bla­ción in­fan­til”. En el ca­so de los be­bés y ni­ños, los baños fre­cuen­tes o pro­lon­ga­dos y con jabones inade­cua­dos pue­den con­lle­var bro­tes de der­ma­ti­tis en su de­li­ca­da piel, por lo que hay que ser muy cui­da­do­sos con su hi­gie­ne. En es­te sen­ti­do, la doc­to­ra Ele­na de las He­ras, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Ma­drid acon­se­ja “du­chas o baños cor­tos con agua ti­bia y ge­les sin ja­bón”. En ge­ne­ral, los pro­duc­tos pa­ra uso pe­diá­tri­co ya de­be­rían de es­tar for­mu­la­dos sin sus­tan­cias que pue­dan pro­vo­car al­gún ti­po de pro­ble­ma. Otra op­ción son los cos­mé­ti­cos que in­di­can en su eti­que­ta que son hi­poa­ler­gé­ni­cos, es de­cir, que lle­van com­po­nen­tes con ba­jas pro­ba­bi­li­da­des de pro­vo­car una aler­gia. Nues­tro prin­ci­pal es­cu­do “La piel es la ma­yor pro­tec­ción que tie­ne el cuer­po hu­mano. Si la ba­rre­ra cu­tá­nea no fun­cio­na, la piel le­sio­na­da va a per­mi­tir la en­tra­da de gér­me­nes, alér­ge­nos e irri­tan­tes, lo que va a des­en­ca­de­nar en in­fec­cio­nes y bro­tes de der­ma­ti­tis ató­pi­ca”, in­sis­te la doc­to­ra Ma­ri­sa Ri­dao. Pa­ra no al­te­rar ni des­truir es­ta ba­rre­ra cu­tá­nea es re­co­men­da­ble to­mar du­chas cor­tas, con agua tem­pla­da y gel sin ja­bón. Unos con­se­jos es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes en aque­llas per­so­nas que por lo que sea se dan más de una ducha dia­ria o “las per­so­nas dia­bé­ti­cas, ni­ños con en­fer­me­da­des de piel ti­po ato­pia o aler­gia y los an­cia­nos, cu­ya piel es muy frá­gil y se rom­pe con fa­ci­li­dad pu­dien­do cau­sar ec­ce­mas con en­ro­je­ci­mien­to, pi­cor y he­ri­das por ras­ca­do”, ad­vier­te el dermatólogo Fran­cis­co Jo­sé Ló­pez Gil. Otra pau­ta es la de no uti­li­zar es­pon­ja, pues son fo­co de in­fec­cio­nes. Ade­más, no con­vie­ne fro­tar la piel: me­jor apli­car el gel con las ma­nos, en muy po­ca can­ti­dad y úni­ca­men­te en aque­llas zo­nas don­de hay más su­do­ra­ción o pue­da acu­mu­lar­se más su­cie­dad. A la ho­ra de es­co­ger el gel, pue­de que cual­quie­ra de los que se ven­den nos val­ga y no nos dé pro­ble­mas. Pe­ro ca­be re­cor­dar que una piel nor­mal y sa­na pue­de de­jar de ser­lo si nos pa­sa­mos con la hi­gie­ne. Pa­ra la doc­to­ra Ele­na de las He­ras, co­mo nor­ma­ge­ne­ral, los más re­co­men­da­bles se­rían los ge­les sin ja­bón (lla­ma­dos syn­dets). “Los jabones son pro­duc­tos al­ca­li­nos que pue­den al­te­rar el pH cu­tá­neo y pro­du­cir una deseca­ción e irri­ta­ción de la piel, mien­tras que los syn­dets lim­pian gra­cias a di­ver­sos ten­soac­ti­vos por lo que son me­nos agre­si­vos”. Hay un in­con­ve­nien­te: su com­po­si­ción y su fa­bri­ca­ción son más com­ple­jas, con lo que el pre­cio es ma­yor. Por otra par­te, pa­ra man­te­ner la piel en óp­ti­mas con­di­cio­nes es muy im­por­tan­te la hi­dra­ta­ción con el uso dia­rio de una cre­ma emo­lien­te. La der­ma­tó­lo­ga De las He­ras ex­pli­ca có­mo apli­car­la. “Tras la ducha, se re­ti­ra el ex­ce­so de hu­me­dad me­dian­te pe­que­ños to­ques con la toa­lla y, con la piel aún li­ge­ra­men­te hú­me­da, se ex­tien­de la hi­dra­tan­te ha­cien­do un suave ma­sa­je has­ta su com­ple­ta ab­sor­ción. De­be usar­se to­dos los días, en to­do el cuer­po e in­sis­tir en la zo­na de las pier­nas, que es la que más se sue­le re­se­car”. Otra de las par­tes del cuer­po que más su­fre son las ma­nos de­bi­do al ex­ce­so de ex­po­si­ción al agua, lo que pue­de pro­vo­car der­ma­ti­tis irri­ta­ti­va. Por tan­to, se de­be usar tam­bién un lim­pia­dor suave, en muy po­ca can­ti­dad y acla­ran­do bien con agua tem­pla­da. A con­ti­nua­ción, con­vie­ne em­ba­dur­nar­las de for­ma ge­ne­ro­sa con una cre­ma hi­dra­tan­te de ma­nos. Aten­ción con la hi­gie­ne ín­ti­ma. Es muy im­por­tan­te no ex­ce­der­se y tie­ne que ser siem­pre con “pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, ya que es­tán adap­ta­dos a la sen­si­bi­li­dad de la piel y la mu­co­sa de Cu­tis oxi­ge­na­do “La lim­pie­za fa­cial es vi­tal pa­ra que la piel del cu­tis pue­da oxi­ge­nar­se pe­ro tam­bién pa­ra que pue­dan pe­ne­trar los cos­mé­ti­cos que se apli­can a con­ti­nua­ción”, se­ña­la la der­ma­tó­lo­ga del Ra­món y Ca­jal Ele­na de las He­ras. El mo­ti­vo es que, con el pa­so de las ho­ras, se acu­mu­la en la ca­ra “la su­cie­dad me­dioam­bien­tal, jun­to con la se­cre­ción se­bá­cea o gra­sa, el su­dor y las cé­lu­las más su­per­fi­cia­les de la ca­pa cór­nea, a las que se sue­len lla­mar cé­lu­las muer­tas”. La elec­ción de los pro­duc­tos pa­ra la lim­pie­za fa­cial pue­de ser com­ple­ja, por lo que se­ría con­ve­nien­te pe­dir con­se­jo al dermatólogo o el far­ma­céu­ti­co an­te cual­quier du­da y pa­ra que pue­dan pres­cri­bir­nos los me­jo­res cos­mé­ti­cos se­gún nues­tras ne­ce­si­da­des. Sin em­bar­go, una vez más y co­mo re­gla prin­ci­pal, se de­be­ría op­tar por una hi­gie­ne lo más suave po­si­ble y pre­fe­ri­ble­men­te sin ja­bón. A par­tir de ahí, las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra piel y nues­tras ru­ti­nas –ma­qui­lla­je o no– de­ter­mi­na­rán qué pro­duc­tos se­rán los ade­cua­dos. Muy im­por­tan­te tam­bién es “evi­tar los pro­duc­tos con al­cohol y te­ner cui­da­do con al­gu­nas toa­lli­tas des­ma­qui­llan­tes, ya que pue­den con­te­ner un con­ser­van­te, Kat­hon CG, que ac­túa co­mo sen­si­bi­li­zan­te y pue­de pro­vo­car der­ma­ti­tis de con­tac­to”, aler­ta De las He­ras. Asi­mis­mo, de­be­rían ser es­pe­cial­men­te cau­tas las per­so­nas con pie­les sen­si­bles –en es­tos ca­sos se­rían una bue­na op­ción las aguas mi­ce­la­res– pe­ro igual­men­te aque­llas con la piel gra­sa. “Te­ner la piel gra­sa no es si­nó­ni­mo de to­le­ran­cia y a ve­ces la lim­pie­za en es­te ti­po de pie­les es de­ma­sia­do exa­ge­ra­da”, ad­vier­te la der­ma­tó­lo­ga. Aun­que de­be­ría­mos la­var­nos la ca­ra ma­ña­na y no­che, es al fi­nal del día cuan­do de­be­mos pres­tar­le más aten­ción. No só­lo si nos he­mos ma­qui­lla­do, sino tam­bién si nos he­mos apli­ca­do pro­tec­tor so­lar, ya que es­tos pro­duc­tos lle­van com­po­nen­tes fi­si­co­quí­mi­cos que de­be­mos re­ti­rar bien de la piel. Res­pec­to a los ojos, pa­ra des­ma­qui­llar­los hay que ha­cer­lo con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra esa zo­na más sen­si­ble. Cham­pú neu­tro En cuan­to al pe­lo, “si se en­su­cia rá­pi­da­men­te, po­de­mos la­var­lo con fre­cuen­cia. Eso sí, es muy im­por­tan­te que sea con un cham­pú de los lla­ma­dos neu­tros o pa­ra uso fre­cuen­te, y que no con­ten­ga sus­tan­cias que pue­dan irri­tar el cuero ca­be­llu­do e in­clu­so pro­du­cir aler­gia co­mo son el al­cohol, al­gu­nos con­ser­van­tes o las fragancias”. Así lo afir­ma la doc­to­ra Lo­la Co­ne­jo-Mir, der­ma­tó­lo­ga en Sevilla y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía. Por eso, en el ca­so del ca­be­llo, no se pue­de re­co­men­dar un nú­me­ro fijo de ve­ces que se de­ba la­var a la se­ma­na, “ya que es muy per­so­nal, y ade­más de­pen­de de la can­ti­dad de se­bo que pro­duz­ca ca­da per­so­na”. La fun­ción del en­ja­bo­na­do en el ca­so del pe­lo es la de eli­mi­nar “la gra­sa pro­du­ci­da por las glán­du­las se­bá­ceas, don­de que­dan atra­pa­das las cé­lu­las muer­tas del cuero ca­be­llu­do, la su­cie­dad y to­das

aque­llas sus­tan­cias que nos apli­que­mos en él, co­mo la­cas o go­mi­nas”, ex­pli­ca Co­ne­jo-Mir. Es im­por­tan­te eli­mi­nar pe­rió­di­ca­men­te es­ta gra­sa por­que “más allá de lo me­ra­men­te es­té­ti­co, su­po­ne una im­por­tan­te fuen­te de mi­cro­or­ga­nis­mos que pue­den fa­vo­re­cer las in­fec­cio­nes”. El pro­ble­ma es­tá en que, por otro la­do, tam­bién es cier­to que un la­va­do ex­ce­si­vo pue­de au­men­tar es­ta pro­duc­ción de se­bo. Pa­ra evi­tar­lo, la der­ma­tó­lo­ga pro­po­ne “si no se tie­ne el pe­lo muy gra­so, no apli­car cham­pú to­dos los días, tan só­lo mo­jar­lo con agua, y en­ja­bo­nar­lo en días al­ter­nos”. Asi­mis­mo, cier­tos cham­pús de tra­ta­mien­to –co­mo por ejem­plo los an­ti­cas­pa– son más fuer­tes y agre­den más al cuero ca­be­llu­do, por lo que si los uti­li­za­mos a dia­rio pue­de pro­du­cir­se un po­co de irri­ta­ción e in­clu­so al­gún ec­ce­ma. Los sín­to­mas de que nos he­mos ex­ce­di­do al la­var­nos el pe­lo pue­den ir des­de en­ro­je­ci­mien­to, des­ca­ma­ción y pi­cor has­ta cos­tras. Ce­pi­lla­do con po­ca pre­sión Una co­rrec­ta hi­gie­ne den­tal es esen­cial pa­ra con­tro­lar la pla­ca bac­te­ria­na en la ca­vi­dad bu­cal y evi­tar así la for­ma­ción de ca­ries, gin­gi­vi­tis y pe­rio­don­ti­tis. Por el con­tra­rio, “una hi­gie­ne de­ma­sia­do agre­si­va pue­de pro­vo­car la re­ce­sión de la en­cía e in­clu­so el des­gas­te de la raíz den­tal, hi­per­sen­si­bi­li­dad de los dien­tes y una es­té­ti­ca po­co acep­ta­ble”, ad­vier­te Elias Ca­sals, se­cre­ta­rio del Col·le­gi Ofi­cial d’Odon­tò­legs y Es­to­ma­tò­legs de Ca­ta­lun­ya. En el ca­so de la bo­ca, el ries­go no es­tá tan­to en la pe­rio­di­ci­dad ni en la du­ra­ción –de he­cho, se re­co­mien­da el ce­pi­lla­do al me­nos dos ve­ces al día du­ran­te un par de mi­nu­tos– sino en el có­mo. Por ello es im­por­tan­te “uti­li­zar pas­tas den­ta­les po­co abra­si­vas, ce­pi­llos sua­ves de pun­tas re­don­dea­das y ejer­cer po­ca pre­sión”, apun­ta el doc­tor Ca­sals. Es­to úl­ti­mo es es­pe­cial­men­te re­le­van­te, ya que “al­gu­nos pa­cien­tes tie­nen la per­cep­ción de que con una ma­yor pre­sión del ce­pi­llo con­se­gui­rán lim­piar me­jor los dien­tes. Es­to no es real y só­lo pue­de pro­vo­car da­ños en la en­cía e in­clu­so el des­gas­te del dien­te”. Tam­po­co hay que ob­se­sio­nar­se con la téc­ni­ca, pues pa­ra los odon­tó­lo­gos cual­quie­ra es vá­li­da si con­si­gue con­tro­lar la pla­ca bac­te­ria­na sin oca­sio­nar da­ños pa­ra la sa­lud bu­cal. Res­pec­to al uso de un ce­pi­llo ma­nual o eléc­tri­co, Ca­sals, que ejer­ce en la Clí­ni­ca Den­tal Tres To­rres de Gra­no­llers, ex­pli­ca que “es­tos úl­ti­mos pa­re­cen, so­bre el pa­pel, más efec­ti­vos a la ho­ra de eli­mi­nar cier­ta pla­ca, es­pe­cial­men­te en zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so y no tie­nen por qué ser más agre­si­vos que los ma­nua­les si se uti­li­zan co­rrec­ta­men­te”. Lo que si es real­men­te im­por­tan­te, se­gún el doc­tor Ca­sals, es “la mi­nu­cio­si­dad, el cui­da­do con el que se rea­li­za el ce­pi­lla­do. De he­cho, in­clu­so una so­la hi-

LAS DU­CHAS LAR­GAS, DE AGUA CA­LIEN­TE Y CON MU­CHO JA­BÓN NO SE ACON­SE­JAN UN LA­VA­DO EX­CE­SI­VO DEL PE­LO PUE­DE CON­TRI­BUIR A AU­MEN­TAR EL SE­BO

gie­ne dia­ria me­ticu­losa po­dría ser su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner un en­cía sa­na. “El pro­ble­ma es que el ce­pi­lla­do por par­te de la ma­yo­ría de la po­bla­ción sue­le ser bas­tan­te im­per­fec­to, de­di­cán­do­le me­nos de dos mi­nu­tos, y por eso se acon­se­ja ha­cer­lo al me­nos dos ve­ces al día”. No hur­gar en los oí­dos ¿Hay que sa­car­se la ce­ra de los oí­dos? El mé­di­co ad­jun­to del Ser­vi­cio de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía en el Hos­pi­tal Bell­vit­ge y Qui­rón de Bar­ce­lo­na Fran­cesc Xa­vier Gon­zá­lez Com­pta res­pon­de. “Por lo ge­ne­ral, no es ne­ce­sa­rio, pues­to que la pro­pia mi­gra­ción de la piel del con­duc­to au­di­ti­vo ya la ex­pul­sa ha­cia fue­ra”. De es­te mo­do, tan so­lo con la ducha ha­bi­tual se­ría su­fi­cien­te. Aun así, mu­chas per­so­nas no se re­sis­ten al impulso de hur­gar den­tro. A ve­ces, jus­ta­men­te por la sen­sa­ción de hu­me­dad y ta­po­na­mien­to que se pue­de ex­pe­ri­men­tar tras la ducha. “La so­lu­ción aquí pa­sa por co­ger un pa­ñue­lo de pa­pel o un tro­zo de pa­pel hi­gié­ni­co y con el de­do –sin que­rer me­ter­lo ha­cia den­tro– po­ner­lo en la aber­tu­ra del oí­do pa­ra que és­te ab­sor­ba el agua y ha­ga des­apa­re­cer es­ta sen­sa­ción”, in­di­ca el doc­tor. Por otro la­do, aun­que pue­da pa­re­cer­nos un signo de su­cie­dad, el ce­ru­men “es una se­cre­ción na­tu­ral que cum­ple una im­por­tan­te fun­ción pro­tec­to­ra. Tie­ne un pH áci­do que evi­ta el cre­ci­mien­to de gér­me­nes y, al ser una ma­te­ria vis­co­sa, atrapa las par­tí­cu­las de pol­vo y los mi­cro­or­ga­nis­mos que pue­dan en­trar den­tro del con­duc­to au­di­ti­vo,

ade­más de man­te­ner­lo lu­bri­ca­do”. Di­cho es­to, los es­pe­cia­lis­tas no re­co­mien­dan, por nor­ma ge­ne­ral, el uso de bas­ton­ci­llos de al­go­dón ni los di­fu­so­res de agua de mar y de­sa­con­se­jan to­tal­men­te otros sis­te­mas al­ter­na­ti­vos pa­ra re­ti­rar el ce­ru­men –a pe­sar de que pue­dan pre­sen­tar­se co­mo mé­to­dos más na­tu­ra­les– ya que pue­den oca­sio­nar le­sio­nes gra­ves. En el ca­so de los bas­ton­ci­llos de al­go­dón, “su uso co­ti­diano y brus­co pue­de im­pac­tar la ce­ra ha­cia den­tro for­man­do un ta­pón en el fon­do”, ad­vier­te el oto­rrino. Cuan­do es­to pa­sa, sí que es ne­ce­sa­rio acu­dir al oto­rrino pa­ra que lo subs­trai­ga. Asi­mis­mo, “el al­go­dón de los bas­ton­ci­llos pue­de desprenderse, que­dan­do res­tos den­tro de los oí­dos que pue­den con­ta­mi­nar­se o con­ver­tir­se a su vez en un ta­pón al mez­clar­se con la ce­ra. En es­tos ca­sos, ade­más, el bas­ton­ci­llo que­da ex­pues­to y ras­ca la piel, pu­dien­do ha­cer he­ri­das”. Res­pec­to a los di­fu­so­res de agua ma­ri­na, el doc­tor ex­pli­ca que “pue­den ser úti­les en ca­sos con­cre­tos pe­ro, en ge­ne­ral, tam­po­co cree­mos que sean ne­ce­sa­rios”. Asi­mis­mo hay que sa­ber que cuan­to más lim­pie­mos el oí­do, es­te más ce­ru­men va a pro­du­cir. Es­to se de­be a que el “pro­pio he­cho de ras­car –con los bas­ton­ci­llos de al­go­dón, por ejem­plo– ac­túa co­mo un es­tí­mu­lo en las glán­du­las que pro­du­cen la ce­ra. Al mis­mo tiem­po, es fá­cil con­ver­tir es­ta lim­pie­za en una ru­ti­na den­tro de la hi­gie­ne dia­ria, ge­ne­ran­do así un círcu­lo vicioso di­fí­cil de rom­per” con­clu­ye el doc­tor Gon­zá­lez Com­pta.

la zo­na y a sus va­ria­cio­nes de pH”, acla­ra la doc­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.