CAN­CIÓN DE HIE­LO Y FUE­GO

Is­lan­dia po­see tan­tas ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les que la con­vier­ten en ex­cep­cio­nal pla­tó de ci­ne en el que des­ta­can el azul del cie­lo, los géi­sers, los gla­cia­res y los vol­ca­nes

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Di­cen que no es lim­pio el que más lim­pia, sino el que me­nos en­su­cia, un afo­ris­mo que re­sul­ta muy acer­ta­do cuan­do se ha­bla de Is­lan­dia. Y no es que los ha­bi­tan­tes de es­te país is­le­ño del mar del nor­te sean los más lim­pios: lo que su­ce­de es que son po­cos. En to­tal, en Is­lan­dia hay 320.000 ha­bi­tan­tes, de ma­ne­ra que ten­drían que pro­du­cir mu­cha ba­su­ra o ser des­cui­da­dos en ex­tre­mo co­mo pa­ra po­der en­su­ciar de for­ma evi­den­te su po­de­ro­so pai­sa­je de gla­cia­res, géi­sers y vol­ca­nes. Son jus­ta­men­te esos co­lo­sos en lla­mas, o me­jor di­cho, la po­ten­cia geo­tér­mi­ca que ge­ne­ran, uno de los fac­to­res que tu­vie­ron en cuen­ta los in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas de Ya­le y Co­lum­bia

(EE.UU.) a la ho­ra de se­ña­lar Is­lan­dia co­mo el país más pul­cro del mun­do. La ener­gía geo­tér­mi­ca es una de las me­nos con­ta­mi­nan­tes que exis­ten; ade­más, los cien­tí­fi­cos va­lo­ra­ron la ca­li­dad del agua y del ai­re pa­ra ela­bo­rar su Ín­di­ce de Ren­di­mien­to Me­dioam­bien­tal. A cam­bio de dis­fru­tar de gran­des ex­ten­sio­nes de es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos, los is­lan­de­ses só­lo tie­nen que so­por­tar in­vier­nos te­rro­rí­fi­ca­men­te gé­li­dos, en los que hay que recorrer cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra en­con­trar una tien­da abier­ta. En verano, las con­di­cio­nes de la ru­ta me­jo­ran, pu­dien­do con­du­cir de no­che con bue­na luz gra­cias al sol de me­dia­no­che. La pe­ga es que las ca­rre­te­ras no son muy an­chas y si­guen tra­za­dos ca­pri­cho­sos, de­bi­do a las exi­gen­cias geo­grá­fi­cas y a la pre­sen­cia de los el­fos. El 60% de los is­lan­de­ses cree en la exis­ten­cia de se­res mis­te­rio­sos, que ha­bi­tan en­tre no­so­tros pe­ro que no siem­pre son vi­si­bles. La in­fluen­cia de la sa­ga de El se­ñor de los ani­llos po­co tie­ne que ver con la cre­du­li­dad del país. La raíz de sus con­vic­cio­nes se en­cuen­tra en he­chos inex­pli­ca­bles, co­mo el su­ce­di­do en los años se­ten­ta en la ro­ca de Gra­far­holt’s Grás­teinn. Los obre­ros que tra­ba­ja­ban en una ca­rre­te­ra cer­ca­na a Rei­kia­vik de­ci­die­ron re­ti­rar un pe­ñas­co que les com­pli­ca­ba la vi­da, pe­ro ac­to se­gui­do em­pe­za­ron a su­frir ex­tra­ños ac­ci­den- tes. Co­mo con­se­cuen­cia, se lo ca­li­fi­có de re­fu­gio él­fi­co, lo vol­vie­ron a po­ner en su si­tio y se aca­bó el pro­ble­ma. La pis­ta di­bu­ja aquí una enér­gi­ca cur­va. Qui­zá sea co­sa de el­fos que en el país des­apa­rez­ca gen­te de vez en cuan­do, si bien mu­chos se in­cli­nan a pen­sar que es por cul­pa del mar em­bra­ve­ci­do o del mag­ma que co­rre bajo la is­la. Por lo de­más, el país es muy tran­qui­lo, a pe­sar de su afi­ción por la no­ve­la ne­gra. Y es que has­ta los po­li­cías van sin ar­mas, por­que no las ne­ce­si­tan, in­clu­so an­te una even­tual in­va­sión mar­cia­na. En los no­ven­ta, una im­por­tan­te mul­ti­tud se con­gre­gó en el cráter Snae­fells­jö­kull, en la pe­nín­su­la de Snae­fells­ness,

por­que es­pe­ra­ban la lle­ga­da de un pla­ti­llo vo­lan­te. La na­ve en cues­tión pa­só de lar­go, qui­zá por­que es­te en­cla­ve de nom­bre im­pro­nun­cia­ble ya era de­ma­sia­do fa­mo­so por cul­pa de Ju­lio Ver­ne, quien si­tuó aquí la en­tra­da de su Via­je al centro de la tie­rra. Sea co­mo fue­re, Is­lan­dia es otro mun­do, en cons­tan­te trans­for­ma­ción de­bi­do a sus 200 vol­ca­nes ac­ti­vos, que lu­chan por con­quis­tar el es­pa­cio li­bre con­tra gla­cia­res tan in­men­sos co­mo el Vat­na­jö­kull, el ma­yor de Eu­ro­pa y el ter­ce­ro del mun­do. Del cho­que sur­gen la­gu­nas tan fa­mo­sas co­mo la La­gu­na Azul (Bláa Ló­nid), que si­tua­da a só­lo 15 km del ae­ro­puer­to in­vi­ta a to­mar un ba­ño termal de des­pe­di­da, in­mer­sos en un agua de un turquesa in­ten­so y ro­dea­dos por un cam­po de la­va. Al fon­do, las gran­des chi­me­neas de la geo­tér­mi­ca suel­tan va­por en lu­gar de hu­mos no­ci­vos. Es la ven­ta­ja de dis­fru­tar de la ener­gía re­no­va­ble.

ICE­LAND TRA­VEL

Arri­ba, la ca­rre­te­ra atra­vie­sa la zo­na vol­cá­ni­ca de Hen­gill, cu­bier­ta de mus­go, rumbo a Thing­ve­llir

Arri­ba, la vis­ta de Rei­kia­vik des­de la igle­sia lu­te­ra­na de Hall­gríms­kirk­ja, el edi­fi­cio más al­to del país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.