VI­VIR EL MO­MEN­TO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, mi nom­bre es Ru­per­to y ten­go 66 años. Ad­qui­rí el li­bro que pu­bli­có La Van­guar­dia con su con­sul­to­rio y me en­can­ta ver los ca­sos que se plan­tean. El mío es más exis­ten­cia­lis­ta y apa­ren­te­men­te me­nos prác­ti­co, pe­ro ha lle­ga­do a an­gus­tiar­me. Leí una ci­ta del Ar­ci­pres­te de Hi­ta que de­cía más o me­nos que lo que nos que­da de vi­da pa­sa­rá mu­cho más rá­pi­do que lo ya pa­sa­do. Tan cons­cien­te me he vuel­to, que es co­mo si ya no me que­da­ra tiem­po pa­ra na­da y, ade­más, aun­que he vi­vi­do una vi­da nor­mal y có­mo­da, me pa­re­ce que he he­cho de la mis­ma un ho­rror, por ac­ción o por omi­sión, por ha­ber per­di­do el tiem­po o por ha­cer o no lo co­rrec­to. Me pe­sa tam­bién la ru­ti­na y la in­cer­ti­dum­bre de si de­bo dar un gi­ro ra­di­cal. Sien­to que la vi­da se va con­su­mien­do y que es­toy en una es­pe­cie de océano de in­cer­ti­dum­bre que me man­tie­ne atra­pa­do. Quie­ro a

CA­DA INS­TAN­TE CUEN­TA, EXPRÍMALO

CON RE­SO­LU­CIÓN, IN­TEN­SI­DAD, AR­MO­NÍA Y CA­RI­ÑO

mi mu­jer, pe­ro a ve­ces he pen­sa­do se­pa­rar­me de ella, via­jar, ha­cer co­sas nue­vas, pe­ro me ga­na la va­ci­la­ción y es co­mo si me arras­tra­se una iner­cia que no lo­gro com­ba­tir. Mu­chas gra­cias. Cor­dia­les sa­lu­dos.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Ru­per­to, gra­cias por sus con­fi­den­cias. Se ha ex­pre­sa­do muy bien y en­tien­do el ato­lla­de­ro en el que se en­cuen­tra, más psi­co­ló­gi­co que de otro ti­po. To­dos in­cu­rri­mos en aque­llo de que la men­te va por un la­do y la vi­da va por otro, y al fi­nal la vi­da si­gue su curso mien­tras es­ta­mos ab­sor­tos en bo­bos ape­gos, in­ne­ce­sa­rios con­flic­tos, dis­gus­tos o preo­cu­pa­cio­nes. ¡Tem­pus fu­git! Ca­da ins­tan­te cuen­ta. Si us­ted va al ci­ne, no es­tá to­do el ra­to pen­san­do si que­dan vein­te mi­nu­tos de pe­lí­cu­la; la ve, la vi­ve, la ex­pe­ri­men­ta. Los maes­tros zen di­cen: “Le­ván­te­se o sién­te­se, ¡pe­ro no va­ci­le!”. Cier­ta in­de­ci­sión es útil, pa­ra re­fle­xio­nar y to­mar op­cio­nes, pe­ro la in­de­ci­sión que se cro­ni­fi­ca nos ro­ba la di­li­gen­cia y la ener­gía. Na­die pue­de sa­ber si tie­ne o no que dar un gi­ro a la vi­da, só­lo us­ted. Es­cú­che­se, pe­ro no pa­ra elu­cu­brar, sino pa­ra reac­cio­nar. Por otro la­do, la ru­ti­na siem­pre es­tá ahí; es más in­ter­na que ex­ter­na. Mi her­mano Mi­guel Án­gel de­cía a me­nu­do al­go muy sa­bio: “El se­cre­to es­tá en ele­var al ran­go de su­bli­me lo pu­ra­men­te ru­ti­na­rio”. Si se ha vuel­to tan cons­cien­te de que la vi­da ya pa­sa más rá­pi­do, apli­que esa aten­ción a ca­da mo­men­to, pa­ra vi­vir­lo con in­ten­si­dad, evi­tan­do es­tar con pen­sa­mien­tos que lo ator­men­tan, le crean in­cer­ti­dum­bre y lo co­lap­san psí­qui­ca­men­te. Tam­po­co se ex­tra­víe pen­san­do en otra for­ma de vi­vir mien­tras se le va la que tie­ne, se­gu­ra­men­te bas­tan­te gra­ta y con se­res que­ri­dos que lo acom­pa­ñan. Mi­ra­mos tan le­jos que no ve­mos lo que es­tá al la­do. Y en cuan­to a esas me­mo­rias ne­ga­ti­vas, tra­te de apar­tar­las. Lo que fue, fue, y ya es co­mo un sue­ño irre­ver­si­ble. El te­ma es pa­ra es­cri­bir un li­bro. Lo esen­cial es vi­vir ca­da mo­men­to vi­va­men­te, con aten­ción, ar­mo­nía y ca­ri­ño por los se­res que­ri­dos. Y en lu­gar de aca­rrear la in­de­ci­sión, que se ha­ce un há­bi­to psí­qui­co al fi­nal, to­me re­so­lu­cio­nes. Ten­dría­mos que re­edu­car­nos, vi­va­mos cin­cuen­ta o cien años, pa­ra vi­vir ca­da mo­men­to co­mo si fue­ra el pri­me­ro y el úl­ti­mo. En cuan­to a las re­fle­xio­nes, o des­con­fíe por com­ple­to de ellas y dé­je­las pa­sar, o con­fíe en ellas y dé­je­se ins­pi­rar.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.