Pa­sio­nes ilustradas

El mun­do del có­mic gus­ta o no gus­ta. Si bien es cier­to que años atrás era con­si­de­ra­do un gé­ne­ro me­nor in­clu­so in­fan­til, ac­tual­men­te des­pier­ta el in­tere­rés a va­rias ge­ne­ra­cio­nes con­vir­tién­do­se en una afi­ción sin edad

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jor­di Jar­que Ilus­tra­cio­nes Ma­nuel C. Ra­mos

Las imá­ge­nes evo­can sen­sa­cio­nes, las historias sa­cu­den con­cien­cias, o vi­ce­ver­sa. Pe­ro cuan­do se unen es­tos dos mundos sur­ge un nue­vo ar­te que in­ci­de en el mun­do per­so­nal, a ve­ces oní­ri­co, y en el ám­bi­to so­cial ali­men­tan­do la cul­tu­ra, co­mo con­tem­pla Lour­des Cir­lot, his­to­ria­do­ra del ar­te, in­ves­ti­ga­do­ra y vi­ce­rrec­to­ra de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les y Cul­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, cuan­do in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre la con­tri­bu­ción del có­mic. Fran­cis­co Mo­li­na, que ha rea­li­za­do un en­sa­yo so­bre la pre­sen­cia de la vi­ñe­ta ilus­tra­da en in­ter­net, ase­gu­ra que la im­por­tan­cia del có­mic en la so­cie­dad cre­ce. “Si bien aún exis­te gen­te que des­pre­cia el me­dio, la pro­li­fe­ra­ción de even­tos re­la­cio­na­dos con los có­mics (co­mo el Sa­lón del Man­ga de Bar­ce­lo­na, o el Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Có­mic de Bar­ce­lo­na), la cre­cien­te pre­sen­cia del có­mic en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas, o la crea­ción de pre­mios na­cio­na­les, con­si­guen po­co a po­co des­ban­car esa ima­gen de me­dio mar­gi­nal”. Co­mo da­to cu­rio­so, Fran­cis­co Mo­li­na do­cu­men­ta que en el año 2005, el li­bro más so­li­ci­ta­do en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas de Ma­drid fue el có­mic Na­ru­to, de Ma­sas­hi Kis­hi­mo­to. Otro da­to: la pri­me­ra edi­ción del Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Có­mic de Bar­ce­lo­na en 1981 re­gis­tró una asis­ten­cia de do­ce mil vi­si­tan­tes, mien­tras que el año pa­sa­do su­peró los cien mil. Y Xa­vier Ma­lla­fré, pre­si­den­te de Fi­co­mic, la Fe­de­ra­ción de Ins­ti­tu­cio­nes Pro­fe­sio­na­les del Có­mic, aña­de que ac­tual­men­te el sec­tor es ca­paz de ge­ne­rar un ne­go­cio de cien mi­llo­nes de eu­ros al año. Al mes pue­den sa­lir a la venta en­tre se­sen­ta y cien no­ve­da­des. Los afi­cio­na­dos ofre­cen su pers­pec­ti­va. “No he pa­ra­do de di­bu­jar nun­ca”. Ma­nuel C. Ra­mos Acu­ña, Ma­nu pa­ra los ami­gos, tie­ne 26 años y cuen­ta su ma­ne­ra de vi­vir por el có­mic des­de la afi­ción. “Aun­que es ver­dad que me gus­ta­ría de­di­car­me pro­fe­sio­nal­men­te, di­bu­jo por pu­ra vo­ca­ción”. Le gus­ta des­per­tar la ima­gi­na­ción, re­crear si­tua- cio­nes y trans­mi­tir­las. No es el úni­co ni tam­po­co es ge­ne­ra­cio­nal. Pa­ra Pe­dro Rie­ra, que el año que vie­ne cum­pli­rá cin­cuen­ta años, “es un mun­do muy par­ti­cu­lar que te en­gan­cha”. Ha vi­vi­do ro­dea­do de có­mics des­de pe­que­ño por sus pa­dres. Más tar­de tam­bién ha si­do alen­ta­do por su mu­jer, que es fran­ce­sa, pa­tria del có­mic eu­ro­peo cul­tu­ral­men­te y em­pre­sa­rial­men­te, y no ha per­di­do su víncu­lo con es­te for­ma­to. Sus ami­gos tam­po­co le han de­ja­do que pier­da esa afi­ción, “co­mo Na­cho Ca­sa­no­vas que no pa­ra de re­co­men­dar­me la lec­tu­ra de tí­tu­los”. A Ga­briel Ló­pez Guix, pro­fe­sor de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na y de la mis­ma ge­ne­ra­ción que Pe­dro Rie­ra, las his­to­rie­tas ilustradas han si­do el ca­mino pa­ra in­tro­du­cir­se y des­per­tar la pa­sión por la lec­tu­ra. Y re­cien­te­men­te ha tra­du­ci­do en la edi­to­rial Im­pe­di­men­ta una adap­ta­ción al có­mic de Tris­tam Shandy, de Lau­ren­ce Ster­ne, una de las no­ve­las más curiosas y có­mi­cas de la li­te­ra­tu­ra in­gle­sa. Mien­tras que pa­ra Ma­ri­na Al­ba­la­de­jo, aca­ba de cum­plir 18 años, el mun­do del có­mic le fo­men­ta su ima­gi­na­ción. “Siem­pre es­toy es­tu­dian­do y sus historias me re­la­jan”. La par­ti­cu­la­ri­dad de es­ta chi­ca es su do­mi­nio de va­rios idio­mas y un cu­rri­cu­lum aca­dé­mi­co que di­fí­cil­men­te ba­ja de la má­xi­ma no­ta, por si ha­bía al­gu­na sos­pe­cha de que los jó­ve­nes vi­ven se­cues­tra­dos por el mun­do su­ge­ren­te y fan­ta­sio­so de las his­to­rie­tas ja­po­ne­sas. El uni­ver­so del có­mic se ex­pan­de y hay mu­chas ma­ne­ras de vi­vir­lo. De al­gu­na ma­ne­ra es pa­ra­dó­ji­co por­que la ac­tual cri­sis tam­bién afec­ta a es­te pe­cu­liar ar­te, co­mo se­ña­la Jo­sep Ma­ria Polls, je­fe de es­tu­dios de la Es­co­la Jo­so, uno de los ma­yo­res cen­tros en to­da Eu­ro­pa es­pe­cia­li­za­do en en­se­ñan­za del có­mic que abrió sus puer­tas en 1982. Hay li­bre­rías es­pe­cia­li­za­das que ba­jan la per­sia­na, co­mo el Es­pa­cio Sins En­ti­do, en Ma­drid ha­ce dos años. Los pro­pios afi­cio­na­dos des­ta­can la apor­ta­ción y va­len­tía por­que no só­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.