JU­GAR, A PE­SAR DE TO­DO

La Vanguardia - ES - - EN CASA - ORIOL RIPOLL es@la­van­guar­dia.es

El cam­po de con­cen­tra­ción de Sach­sen­hau­sen se en­cuen­tra a po­cos ki­ló­me­tros de Ber­lín. Fue cons­trui­do en 1936 y aun­que aho­ra só­lo que­dan al­gu­nos barracones y los escombros de lo que fue­ron los cre­ma­to­rios, la vi­si­ta, so­bre to­do si es guia­da, re­sul­ta im­pre­sio­nan­te. En uno de los barracones hay una pe­que­ña ex­po­si­ción de ob­je­tos que fue­ron de los pri­sio­ne­ros o que se usa­ron pa­ra las tor­tu­ras. En una de las vi­tri­nas hay un pe­que­ño ta­ble­ro de aje­drez con pie­zas he­chas por un pri­sio­ne­ro fran­cés. Sue­le ser ha­bi­tual que en­tre las pie­zas de los pri­sio­ne­ros en cam­pos de con­cen­tra­ción o de re­fu­gia­dos de to­do el mun­do y de to­das las épo­cas ha­ya jue­gos. Sue­len es­tar fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les que se tie­nen a mano: mi­gas de pan, pie­dras que fue­ron pu­li­das has­ta que al­can­za­ron la for­ma desea­da o tro­zos

EN­TRE 1939 Y 1945, EL MI9 EN­VIÓ JUE­GOS

DE ME­SA A PRI­SIO­NE­ROS DE LOS NA­ZIS CON PIS­TAS PA­RA PO­DER

ES­CA­PAR

de ma­de­ra ta­lla­dos. Es­tos ob­je­tos for­man par­te de historias de su­per­vi­ven­cia, de es­tra­te­gias pa­ra eva­dir­se du­ran­te un ra­to del ho­rror. En los cam­pos de pri­sio­ne­ros, don­de es­ta­ban encerrados sol­da­dos que ha­bían si­do cap­tu­ra­dos, tam­bién ha­bía jue­gos. Pe­ro en es­te ca­so la his­to­ria es más épi­ca y pa­re­ce sa­li­da de la men­te del guión de una pe­lí­cu­la. El MI9 era un de­par­ta­men­to de la ofi­ci­na de gue­rra del Go­bierno bri­tá­ni­co que en­tre 1939 y 1945 se de­di­có a asis­tir a los pri­sio­ne­ros en te­rri­to­rio enemigo. Uno de sus ce­re­bros fue Ch­ris­top­her Clay­ton Hut­ton. Los sol­da­dos ale­ma­nes que vi­gi­la­ban los cam­pos sa­bían que si se per­mi­tía que los pri­sio­ne­ros pu­die­ran ju­gar ha­bría me­nos dis­tur­bios y, por tan­to, se de­ja­ba que di­fe­ren­tes en­ti­da­des hu­ma­ni­ta­rias hi­cie­ran lle­gar jue­gos de to­do ti­po. És­tos se usa­ron co­mo he­rra­mien­ta pa­ra fa­ci­li­tar la hui­da. Wad­ding­ton era una edi­to­ra de jue­gos de car­tas y de ta­ble­ro del Reino Uni­do que dis­po­nía de la tec­no­lo­gía pa­ra im­pri­mir so­bre di­fe­ren­tes su­per­fi­cies. Por es­te mo­ti­vo se de­di­có a ha­cer­lo so­bre se­da con un tra­ta­mien­to que les ha­cía li­ge­ros y re­sis­ten­tes. En el ca­tá­lo­go de Wad­ding­ton es­ta­ba el po­pu­lar Mo­no­poly. Los ta­ble­ros de jue­gos que se en­via­ron a los pri­sio­ne­ros eran muy es­pe­cia­les: los ma­pas de se­da es­ta­ban es­con­di­dos den­tro de los ta­ble­ros, al­gu­nos peo­nes eran de oro y po­dían ser­vir pa­ra pa­gar lo que fue­ra pa­ra es­ca­par e in­clu­so al­gu­nos de los bi­lle­tes del jue­go eran de ver­dad. Pe­ro el Mo­no­poly no fue el úni­co ejem­plo. Las car­tas de la ba­ra­ja se po­dían or­de­nar de una for­ma con­cre­ta pa­ra com­po­ner un ma­pa y el co­mo­dín con­te­nía la cla­ve que ex­pli­ca­ba có­mo de­bían dis­po­ner­se. Tam­bién ha­bía al­gu­nos aje­drez que te­nían una brú­ju­la en su in­te­rior o pa­le­tas de ping-pong con ma­pas es­con­di­dos en los man­gos. Ima­gino que los pri­sio­ne­ros que fa­bri­ca­ban los jue­gos de­bían bus­car ra­tos, qui­zá a es­con­di­das, pa­ra po­der ju­gar y que los sol­da­dos que re­ci­bían es­tos jue­gos con he­rra­mien­tas pa­ra es­ca­par tam­bién de­bían usar­los pa­ra ju­gar. Pe­se a to­das las ad­ver­si­da­des, el jue­go con ob­je­tos o só­lo con la ima­gi­na­ción es una de las úni­cas co­sas que que­dan cuan­do no que­da na­da más.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.