¿Es­cri­bi­mos ca­da vez peor?

Erro­res de or­to­gra­fía, con­cor­dan­cia y sin­ta­xis: las ca­ren­cias gra­ma­ti­ca­les aflo­ran en la pu­bli­ci­dad, los in­for­ma­ti­vos y las re­des so­cia­les. ¿La re­dac­ción es­tà en de­cli­ve? Cla­ves pa­ra com­pren­der un fe­nó­meno com­ple­jo

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Go­go Sa­ras­que­ta

“Las vacaciones que bus­cas es­tá en los tre­nes”, in­vi­ta­ba a via­jar un car­tel en la es­ta­ción. “Un avión español se es­tre­lla en Tur­quía por ter­ce­ra vez en lo que va de año”, in­for­ma­ba en su por­ta­da un ma­tu­tino. “Re­ba­jas. Au­ri­cu­la­res in­ha­lam­bri­cos”, ten­ta­ba una re­co­no­ci­da ca­de­na de su­per­mer­ca­dos en la puer­ta del lo­cal. Y así, un et­cé­te­ra que se di­la­ta in­fi­ni­ta­men­te tam­bién en la red, en Fa­ce­book, Twit­ter, co­rreos elec­tró­ni­cos y What­sApp. Es­tán en to­das par­tes Uno se en­cuen­tra con ellos to­dos los días: a ve­ces, co­mo lec­to­res; otras, co­mo au­to­res. Son erro­res de con­cor­dan­cia, fal­tas de or­to­gra­fía, sin­ta­xis in­co­rrec­tas, en­tre otros atis­bos de una es­cri­tu­ra co­ja. Sín­to­mas que ex­pre­san el es­ta­do de sa­lud de la re­dac­ción: ¿de­li­ca­do? Pue­de ser. Pe­ro no ha­ce fal­ta caer en el sín­dro­me de “to­do pa­sa­do fue me­jor” ni en pro­nós­ti­cos apo­ca­líp­ti­cos al es­ti­lo de “el día de ma­ña­na los jó­ve­nes no sa­brán co­mu­ni­car­se por es­cri­to”. No. La opi­nión de dis­tin­tos pro­fe­sio­na­les aca­dé­mi­cos, teó­ri­cos li­te­ra­rios, fi­ló­lo­gos, vin­cu­la­dos a dia­rio con el mun­do de la plu­ma tal vez per­mi­ta en­con­trar los ma­ti­ces ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar un diag­nós­ti­co acor­de a la reali­dad. Pa­ra em­pe­zar, es esen­cial pre­ci­sar qué se en­tien­de por es­cri­bir mal. Juan Frau, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Fi­lo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Sevilla, de­li­mi­ta: “En un sen­ti­do la­to, es so­bre to­do no sa­ber re­dac­tar con pre­ci­sión, co­rrec­ción y efi­ca­cia lo que que­rría­mos ex­pre­sar. En los ca­sos más gra­ves, se pue­de lle­gar al gra­do de no sa­ber en reali­dad qué que­rría­mos de­cir, por la in­ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar el pen­sa­mien­to, que es so­bre to­do ver­bal”. Otros es­pe­cia­lis­tas, en cam­bio, ma­ne­jan otras ca­te­go­rías que es­ca­pan al ma­ni­queís­mo tí­pi­co en­tre es­cri­bir bien o es­cri­bir mal. Dis­tin­guen en­tre el con­cep­to de nor­ma y el es­ti­lo, que, se­gún ellos, no de­be­rían con­fun­dir­se. Es el ca­so de la pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, Te­re­sa Ló­pez Pe­lli­sa, que des­me­nu­za: “Tér­mi­nos co­mo mal o bien son un tan­to pe­lia­gu­dos. Pre­fie­ro uti­li­zar otros co­mo co­rrec­to o in­co­rrec­to: la co­rrec­ción tie­ne que ver con la nor­ma y lo que mar­can las ins­ti­tu­cio­nes. Una co­sa es es­cri­bir co­rrec­ta­men­te y otra muy dis­tin­ta es es­cri­bir bien. Por ejem­plo, yo creo ex­pre­sar­me co­rrec­ta­men­te por es­cri­to, pe­ro no es­cri­bo co­mo Pablo Mar­tín Sán­chez o Je­sús Ca­rras­co”. ¿Sen­sa­ción o reali­dad? An­te la au­sen­cia de in­ves­ti­ga­cio­nes, es­ta­dís­ti­cas o es­tu­dios em­pí­ri­cos que ofrez­can un pa­no­ra­ma in­te­gral, só­li­do y de­ta­lla­do del ni­vel de es­cri­tu­ra de nues­tras so­cie­da­des, arro­jar un ba­lan­ce sue­na, al me­nos, osa­do. Por eso, las pers­pec­ti­vas se re­du­cen a las im­pre­sio­nes o ex­pe­rien­cias. A lo que ca­da uno per­ci­be en su día a día, que no de­ja de ser una mues­tra es­ca­sa. Aún así, se de­tec­tan con­si­de­ra­bles va­ria­cio­nes en­tre in­di­vi­duos de una mis­ma ge­ne­ra­ción. Vir­gi­nia Ro­drí­guez, coor­di­na­do­ra del más­ter en Edi­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, en­tre­vé un me­nos­ca­bo: “En los diez años que lle­vo dan­do cla­se en for­ma­ción de pos­gra­do –di­lu­ci­da– he ob­ser­va­do un em­peo­ra­mien­to ge­ne­ral en la ca­li­dad de la es­cri­tu­ra, lo que po­si­ble­men­te ten­ga que ver con el re­tra­so de la ma­du­ra­ción (a la mis­ma edad, los jó­ve­nes son más jó­ve­nes), con el de­te­rio­ro de los mo­de­los (el cri­te­rio de au­to­ri­dad tien­de a des­apa­re­cer) y con la ve­lo­ci­dad de las co­sas; ob­ser­vo que ca­da vez se lee más rá­pi­do, y por lo tan­to no se lee lo que ver­da­de­ra­men­te es­tá es­cri­to sino lo que nos ima­gi­na­mos que de­be­ría es­tar es­cri­to, y en­ton­ces des­apa­re­ce la dis­tan­cia crí­ti­ca im­pres­cin­di­ble pa­ra la au­to­co­rrec­ción”. En la mis­ma es­te­la, Juan Frau ad­vier­te tam­bién una de­ca­den­cia en la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sión en ge­ne­ral, que se otea tan­to en el uso de la pun­tua­ción co­mo en el co­no­ci­mien­to de la or­to­gra­fía. “Me re­sul­ta es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vo en los ró­tu­los de los in­for­ma­ti­vos de te­le­vi­sión o en los sub­tí­tu­los de se­ries y pe­lí­cu­las. En cier­ta me­di­da, pue­de ser por la pre­mu­ra con que se ha­cen es­tos tra­ba­jos, y en par­te tam­bién por la au­sen­cia de co­rrec­to­res de es­ti­lo hu­ma­nos; lo de­más lo acha­co a ca­ren­cias del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, pe­ro tam­bién a de­ja­dez”, se­ña­la es­te ex­per­to. Yen­do al hue­so de la cues­tión, Al­ba So­là, li­cen­cia­da en Hu­ma­ni­da­des, vis­lum­bra las ra­zo­nes de es­te de­cli­ve en el as­pec­to for­ma­ti­vo y el im­pac­to que tu­vo en el plano co­mu­ni­ca­cio­nal la re­vo­lu­ción co­man­da­da por in­ter­net. “Hay mu­chas cau­sas. Pri­me­ro, por de­for­ma­ción pro­fe­sio­nal, cri­ti­ca­ré la fal­ta de pre­sen­cia de las Hu­ma­ni­da­des co­mo cien­cias ne­ce­sa­rias, la po­ca im­por­tan­cia a ni­vel co­lec­ti­vo del va­lor de la pa­la­bra fren­te al he­cho o a las cien­cias exac­tas (es­to es un fe­nó­meno de lar­go tre­cho). A es­to se le aña­de el imaginario re­cien­te del fe­nó­meno re­des so­cia­les y nue­vas tec­no­lo­gías ( hash­tag, What­sApp, et­cé­te­ra) en que pri­ma el va­lor de lo in­me­dia­to fren­te al de la pa­la­bra, ex­pre­sión y len­gua­je”, de­ta­lla la pro­fe­sio­nal. Con un tono más op­ti­mis­ta, Te­re­sa Ló­pez Pe­lli­sa afir­ma: “Se es­cri­be igual de co­rrec­ta o in­co­rrec­ta­men­te que an­tes. Qui­zás hoy se per­ci­be to­do con ma­yor cla­ri­dad, por­que hay mu­cha más gen­te que tie­ne ac­ce­so a la es­cri­tu­ra, y ade­más, ha­ce pú­bli­ca su re­dac­ción a tra­vés de la red. La de­mo­cra­ti­za­ción de la edu­ca­ción ha per­mi­ti­do que la ma­yo­ría de la po­bla­ción pue­da leer y es­cri­bir. Pe­ro no to­dos tie­nen ac­ce­so a un lar­go ci­clo for­ma­ti­vo que les per­mi­ta in­terio­ri­zar las nor­mas lin­güís­ti­cas, y a es­to de­be­mos su­mar que el ac­ce­so a las re­des so­cia­les y la web 2.0 nos per­mi­te ser mu­cho más cons­cien­tes de có­mo se es­cri­be”. Aho­ra, ¿cuá­les son los tro­pe­zo­nes más fre­cuen­tes? “Los más vi­si­bles son las fal­tas de or­to­gra­fía que in­clu­yen acen­tos erró­neos, cambios de v por bo al re­vés, una h que se ol­vi­da o so­bra, uso de ma­yús­cu­las don­de no co­rres­pon­de, et­cé­te­ra.; los erro­res de pun­tua­ción que con­sis­ten en se­pa­rar

LAS CIEN­CIAS TIE­NEN MÁS PE­SO EN EL SIS­TE­MA EDU­CA­TI­VO A COS­TA DE LA ES­CRI­TU­RA LOS ERRO­RES DE OR­TO­GRA­FÍA Y DE PUN­TUA­CIÓN SON LOS MÁS FRE­CUEN­TES

EL USO DE PA­LA­BRAS IN­GLE­SAS Y LAS PRI­SAS PER­JU­DI­CAN LA CA­LI­DAD DEL TEX­TO DE­DI­CAR TIEM­PO A LA LEC­TU­RA ME­JO­RA EL CUI­DA­DO DE LA RE­DAC­CIÓN

con una co­ma el su­je­to del ver­bo, o el ver­bo de los com­ple­men­tos, usar co­ma en lu­gar de pun­to, ol­vi­dar ca­si el uso del pun­to y co­ma; y, por úl­ti­mo, la sin­ta­xis de­fi­cien­te que en­glo­ba equi­vo­ca­cio­nes co­mo la fal­ta de con­cor­dan­cia en­tre su­je­to y ver­bo, ora­cio­nes in­con­clu­sas y anaco­lu­tos –in­cohe­ren­cia en la cons­truc­ción del dis­cur­so–,” ates­ti­gua An­to­nio To­rres, doc­tor en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca de la Universitat de Bar­ce­lo­na. Y con­ti­nuan­do con las re­des so­cia­les, que, sin du­da, hoy en día son la prin­ci­pal pla­ta­for­ma de re­dac­ción, el sen­de­ro se bi­fur­ca. Al­gu­nos, co­mo vi­mos, de­co­di­fi­can que, por su ca­rác­ter ins­tan­tá­neo, es­tas pla­ta­for­mas aten­tan con­tra la re­fle­xión, pa­so fun­da­men­tal pa­ra lo­grar una con­vi­ven­cia sa­na en­tre las pa­la­bras; otras, en cam­bio, co­mo Est­her Aizpuru, pro­fe­so­ra del mó­du­lo de Lec­tor edi­to­rial en el más­ter de Edi­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, va­lo­ran que han crea­do un es­pa­cio que obli­ga a las per­so­nas a en­tre­nar cons­tan­te­men­te su es­cri­tu­ra. “To­dos es­tos me­dios han pro­pi­cia­do que mu­cha gen­te que an­tes no re­dac­ta­ba ni una fra­se dia­ria, por­que su co­mu­ni­ca­ción prin­ci­pal era oral, aho­ra es­cri­ba a to­das ho­ras. Y mu­chos de esos usua­rios, por me­ro pru­ri­to per­so­nal, se in­te­re­san por ha­cer­lo me­dia­na­men­te bien pa­ra no que­dar en ri­dícu­lo; es de­cir, se es­tán preo­cu­pan­do por­que en su muro no ha­ya erro­res que den una ma­la ima­gen pú­bli­ca de ellos”, sub­ra­ya. Un idio­ma a ré­gi­men El vo­ca­bu­la­rio que em­plea­mos es otro in­di­cio que nos se­ña­la en qué pel­da­ño es­ta­mos. Nues­tro cau­dal lé­xi­co es un buen ter­mó­me­tro pa­ra sa­ber dón­de es­ta­mos pa­ra­dos. Y el cas­te­llano, la­men­ta­ble­men­te en ese sen­ti­do, trae ma­las no­ti­cias. “Ca­da vez se uti­li­zan más ex­tran­je­ris­mos, so­bre to­do an­glo­sa­jo­nes, y neo­lo­gis­mos in­ne­ce­sa­rios. Es­tá pér­di­da tie­ne que ver con la pro­gre­si­va es­tan­da­ri­za­ción, de la que sue­le cul­par­se al pro­ce­so glo­ba­li­za­dor con­tem­po­rá­neo, en lo re­la­ti­vo al idio­ma y al pen­sa­mien­to, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, en es­pe­cial a la te­le­vi­sión”, des­cri­be Est­her Aizpuru. “En ge­ne­ral, por pu­ra eco­no­mía del len­gua­je, re­cu­rri­mos a un vo­ca­bu­la­rio muy li­mi­ta­do –de­du­ce Juan Frau–. Da la im­pre­sión de que en el con­jun­to de la po­bla­ción só­lo au­men­ta el do­mi­nio del vo­ca­bu­la­rio re­la­cio­na­do con la elec­tró­ni­ca, la in­for­má­ti­ca y las re­des so­cia­les”. Y po­nien­do el acen­to en los tiem­pos que co­rren, Al­ba So­là alu­de que es­ta es­ca­sez se de­be “a la mo­der­ni­dad que es el pa­ra­dig­ma de lo in­me­dia­to, lo sin­té­ti­co, lo esen­cial, el imaginario que pro­por­cio­na el con­cep­to de en­la­ce: el sal­to cons­tan­te, la no pro­fun­di­za­ción”. ¿Nos­tal­gia o efi­ca­cia? Con la irrup­ción de los or­de­na­do­res, la ca­li­gra­fía ha ido per­dien­do te­rreno fren­te al teclado. Ac­tual­men­te son con­ta­dos los momentos en que uti­li­za­mos un bo­lí­gra­fo pa­ra ha­cer un tra­ba­jo de uni­ver­si­dad o en­viar una car­ta de amor. Aizpuru, en es­te sen­ti­do, pien­sa que el pu­ño y le­tra ayu­da­ba –en cier­ta me­di­da– a per­fec­cio­nar­nos. “Di­bu­jar ca­da le­tra y unir­la a la si­guien­te, cal­cu­lar los hue­cos en­tre pa­la­bras, for­mar las fra­ses y ter­mi­nar­las con el gol­pe so­bre la me­sa que su­po­ne es­cri­bir un pun­to, per­fi­lar los pá­rra­fos, aña­dir ano­ta­cio­nes en los már­ge­nes o en­tre lí­neas; to­do ese pro­ce­so su­po­ne una pla­ni­fi­ca­ción men­tal, y el ri­gor del pen­sa­mien­to es­tá ín­ti­ma­men­te aso­cia­do a la sin­ta­xis”, se­ña­la. En cam­bio, To­rres es­ti­ma que la cien­cia, en es­te ca­so, le ha alla­na­do el ca­mino al ser hu­mano. “Al es­cri­bir con un or­de­na­dor –co­men­ta– po­de­mos echar mano fá­cil­men­te de co­rrec­to­res, de dic­cio­na­rios en lí­nea, y po­de­mos cons­truir los tex­tos más fá­cil­men­te por­que en un se­gun­do cam­bia­mos el or­den de una fra­se o de un pá­rra­fo, in­clui­mos un in­ci­so o lo eli­mi­na­mos, con­sul­ta­mos la fre­cuen­cia de una ex­pre­sión o de una pa­la­bra, et­cé­te­ra. Por tan­to, la tec­no­lo­gía nos ayu­da en nues­tro ma­ne­jo del len­gua­je, siem­pre que sin­ta­mos un mí­ni­mo com­pro­mi­so con su co­rrec­ción”. Ma­tri­mo­nio idó­neo Des­de la es­cue­la nos in­sis­ten en que la cla­ve pa­ra lo­grar una es­cri­tu­ra no­ta­ble es ex­pri­mir to­do li­bro, re­vis­ta o dia­rio que es­té a nues­tro al­can­ce. Pa­re­ce una ecua­ción lin­güís­ti­ca redonda: cuan­do más leas, me­jor vas a re­dac­tar. Pe­ro ¿qué hay de cier­to en es­ta re­la­ción? “Es una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal: la lec­tu­ra ha­bi­tual apor­ta un mo­de­lo que se in­te­rio­ri­za sin ne­ce­si­dad de re­pa­sar los fun­da­men­tos teó­ri­cos de la gra­má­ti­ca o la sin­ta­xis, y que am­plía vo­ca­bu­la­rio o lo man­tie­ne fres­co”, acla­ra Est­her Aizpuru. En con­so­nan­cia, To­rres re­co­mien­da: “Es fun­da­men­tal cul­ti­var el gus­to por la lec­tu­ra y por las pa­la­bras, por el idio­ma, des­de la con­cien­cia de que es­cri­bir bien es mu­cho más que un me­ro ca­pri­cho en el que se em­pe­ci­nen al­gu­nos. Hay que pres­tar aten­ción a los tex­tos, te­ner cu­rio­si­dad por las pa­la­bras que se des­co­noz­can y bus­car su sig­ni­fi­ca­do, ir acu­mu­lan­do co­no­ci­mien­to”. Con­se­cuen­cias Otra de las aris­tas a te­ner en cuen­ta es la in­ci­den­cia que pue­de lle­gar a te­ner el es­cri­bir mal en la vi­da la­bo­ral de una per­so­na. En qué me­di­da le pue­de lle­gar a afec­tar un men­sa­je –sea en las re­des so­cia­les, en una mi­si­va de pre­sen­ta­ción o en un co­rreo elec­tró­ni­co a sus ami­gos– mal ela­bo­ra­do. So­bran ejem­plos de ce­le­bri­da­des, po­lí­ti­cos, ar­tis­tas y has­ta in­clu­si­ve pe­rio­dis­tas que, por una fal­ta de or­to­gra­fía, han si­do ob­je­to de bur­la. Así que, ¡a pres­tar aten­ción!

“En lo la­bo­ral –ex­pli­ca To­rres–, de­pen­de mu­cho

del ti­po de ac­ti­vi­dad, pe­ro des­de lue­go pue­de oca­sio­nar una fal­ta de con­fian­za en quien se ten­ga de­lan­te. Por ejem­plo, un em­plea­do o un abo­ga­do que es­cri­ba mal ge­ne­ra mu­chas re­ti­cen­cias en los clien­tes. En la vi­da so­cial, es­cri­bir bien es otra fa­ce­ta de ti mis­mo que se de­be cui­dar. Es una car­ta de pre­sen­ta­ción, es par­te de la pro­pia ima­gen”.

Te­nien­do en cuen­ta la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país, no re­sul­ta­ría na­da des­ca­be­lla­do que por un error de es­cri­tu­ra nos re­cha­za­ran en una en­tre­vis­ta la­bo­ral. La va­ra se ha co­lo­ca­do muy al­ta y has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle cuen­ta pa­ra la se­lec­ción del per­so­nal a la ho­ra de con­tra­tar a al­guien pa­ra un pues­to de tra­ba­jo. Est­her Aizpuru, a pe­sar de que si­gue pen­san­do que un buen con­tac­to va­le más que mil pa­la­bras bien es­cri­tas, des­li­za que “to­da­vía hoy una re­dac­ción de ca­li­dad pue­de sig­ni- fi­car un pun­to a la ho­ra de ac­ce­der a un mer­ca­do la­bo­ral ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo. Eso les cuen­to a mis alum­nos. Sus cu­rrícu­los, sus co­rreos a los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos de las em­pre­sas, sus tra­ba­jos de prue­ba de­ben dis­tin­guir­se por un do­mi­nio ab­so­lu­to de la nor­ma y un ma­ne­jo há­bil de los re­cur­sos. Es­to qui­zá los dis­tin­ga del res­to y los ayu­de a su­pe­rar esa se­lec­ción, más bru­tal si ca­be que la na­tu­ral”.

A con­ti­nua­ción, al­gu­nas fo­tos pu­bli­ca­das en la sec­ción de Car­tas al di­rec­tor de La Van­guar­dia. Una fur­go­ne­ta que po­ne “se­rre­co­je” en lu­gar de “se re­co­ge”; el res­tau­ran­te “Ca­ta­lá”, en vez de “Ca­ta­là” en la pi­za­rra, un “sal­mo” ecle­siás­ti­co en lu­gar del pes­ca­do; un pro­gra­ma tu­rís­ti­co que se “ori­na” en Chica­go (la pa­la­bra co­rrec­ta era “ori­gi­na”); un centro de “cui­da­do” es­té­ti­co, (en ca­ta­lán se­ría “cu­ra”)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.