CO­RREC­TO­RES AU­TO­MÁ­TI­COS ¿AYU­DAN O ATRO­FIAN?

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

En más de una oca­sión, no­ble­za obli­ga, los co­rrec­to­res au­to­má­ti­cos nos han sal­va­do del ri­dícu­lo. Aun así, el de­ba­te si­gue abier­to: ¿ayu­dan o atro­fian a la es­cri­tu­ra? “Ca­si siem­pre, co­la­bo­ran, por­que tam­bién co­rri­gen las erratas evi­den­tes, pe­ro no de­ben evi­tar una re­vi­sión de lo es­cri­to, por­que hay fal­tas que no pue­den de­tec­tar, co­mo ci­to o ci­tó, for­mas co­rrec­tas las dos, pe­ro no en los mis­mos con­tex­tos. En de­fi­ni­ti­va, los co­rrec­to­res cons­ti­tu­yen un buen com­ple­men­to, siem­pre, y cuan­do no lo de­je­mos to­do en sus ma­nos”, afir­ma An­to­nio To­rres. En la ace­ra de en­fren­te, Juan Frau ase­ve­ra que “ten­de­mos a usar­los por co­mo­di­dad, así que es más pro­ba­ble que atro­fien esas ha­bi­li­da­des, igual que el li­bro atro­fió la me­mo­ria (ya lo de­cía Pla­tón) y las cal­cu­la­do­ras nues­tra ca­pa­ci­dad de ha­cer ma­te­má­ti­cas de ca­be­za o in­clu­so con lá­piz y pa­pel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.