LA TA­BLE­TA DE PE­PÓN NIE­TO

Es bue­na­zo por an­to­no­ma­sia y no hay pú­bli­co que se le re­sis­ta... Lo que sí se le re­sis­te de ver­dad son las nue­vas tec­no­lo­gías. El ac­tor ase­gu­ra que es un gran pa­to­so di­gi­tal

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Marc Arias

“‘¿Es­tá Pe­pón?’, ‘¡Que aquí no vi­ve nin­gún Pe­pón!’ y mi ma­dre col­ga­ba en­fa­da­dí­si­ma el te­lé­fono”, cuen­ta en­tre ri­sas el ac­tor Jo­sé An­to­nio Nie­to (Mar­be­lla, 1967). Lo de Pe­pón le vie­ne que ni pin­ta­do. Afa­ble, sim­pá­ti­co, con un de­je an­da­luz que se le es­ca­pa in­do­ma­ble en­tre fra­ses, y de as­pec­to bo­na­chón. Y tam­bién gua­són. No hay pú­bli­co que se le re­sis­ta. “Es por­que soy gor­do. Y los gor­dos cae­mos bien”, ase­gu­ra. Tal vez sea así, en par­te. Tal vez su fí­si­co le ayu­de a im­pri­mir­le tan­ta cre­di­bi­li­dad y ver­dad a sus per­so­na­jes que uno al fi­nal no pue­de dis­tin­guir al ac­tor de la per­so­na. “Lo que eres tú fí­si­ca­men­te se lo das a tu per­so­na­je –con­si­de­ra–. No creo que sea un en­ca­si­lla­mien­to, por­que al ac­tuar hay una co­mu­ni­ca­ción que es vi­sual y muy po­ten­te. Y de la mis­ma for­ma que yo no po­dría ha­cer los pa­pe­les que le dan a Eduar­do No­rie­ga, gran ami­go mío, él tam­po­co po­dría ha­cer los míos”. Lo cier­to es que sue­le in­ter­pre­tar pa­pe­les de bue­na gen­te, a ve­ces con ideas des­ca­be­lla­das, co­mo su Ma­riano en Los hom­bres de Pa­co. Ca­ra de ma­lo no tie­ne. La pri­me­ra vez que apa­re­ció en pan­ta­lla fue en la se­rie Far­ma­cia de guar­dia, en 1993.

Des­pués lo he­mos vis­to en Pe­rio­dis­tas, La vi­da de Ri­ta o Cheers; tam­bién en ci­ne, en pe­lí­cu­las co­mo Más que amor, fre­ne­sí o más re­cien­te­men­te en Las Bru­jas de Zu­ga­rra­mur­di. Aun­que don­de más se ha pro­di­ga­do es en tea­tro; en es­te ám­bi­to, es­te ac­tor y tam­bién pro­duc­tor se atre­ve con to­do, des­de clá­si­cos co­mo El arro­gan­te español, de Lo­pe de Ve­ga, o Don Juan Te­no­rio, de Jo­sé Zo­rri­lla; has­ta co­me­dias ac­tua­les co­mo Mi­tad y Mi­tad, que ha re­pre­sen­ta­do en Bar­ce­lo­na en el tea­tro Con­dal, o Se­xos, am­bas di­ri­gi­das por Pep An­tón Gó­mez. “Me ofre­cen mu­cha co­me­dia y rom­po una lanza a fa­vor de es­te gé­ne­ro por­que me en­can­ta y es­tá muy po­co va­lo­ra­da y pre­mia­da. Y eso que es el tra­ba­jo más di­fí­cil que hay”, con­si­de­ra es­te ma­la­gue­ño que ex­pli­ca que una co­me­dia es muy ma­te­má­ti­ca. Que se di­ce una fra­se, pa­ras dos se­gun­dos y la re­ma­tas, y hay ri­sas, pe­ro co­mo al­gún día en lu­gar de dos sean cua­tro se­gun­dos ya no fun­cio­na. Y te que­das en me­dio del es­ce­na­rio, con un pal­mo de na­ri­ces, lo mis­mo le pa­sa con las nue­vas tec­no­lo­gías. Confiesa que es un ma­na­zas. Que lo rom­pe to­do, que le da siem­pre al bo­tón que no de­be y que a me­nu­do se sien­te co­mo pul­po en un ga­ra­je. Pe­ro, aún así, lo in­ten­ta una y otra vez. An­tes con el por­tá­til, que ca­rre­tea­ba a to­das par­tes, y aho­ra con la ta­ble­ta. “Lo del or­de­na­dor era un tos­tón, por­que me pa­sa­ba el día apa­gán­do­lo y en­cen­dién­do­lo, por­que me des­pis­ta­ba y que­ría ver co­sas jus­to cuan­do aca­ba­ba de apa­gar­lo. En cam­bio, la ta­ble­ta es lo más có­mo­do que han in­ven­ta­do. Lo ten­go to­do aquí, in­clu­so los tex­tos que es­toy pre­pa­ran­do. Ade­más ha­ce fo­tos y to­do”, des­ta­ca en­tu­sias­ma­do. “Es el ins­tru­men­to per­fec­to pa­ra tor­pes co­mo yo”.

El hi­jo que nin­gu­na ma­dre qui­sie­ra te­ner En Mi­tad y mi­tad, Nie­to y Pa­co Tous han en­car­na­do recien- te­men­te en el tea­tro Con­dal de Bar­ce­lo­na a dos her­ma­nos que no sa­ben có­mo des­ha­cer­se de su ma­dre. Así, co­mo lo leen. Con la ca­ra de san­tu­rrón que tie­ne el ac­tor an­da­luz y re­sul­ta que es­tá can­sa­do ya de vi­vir en la ca­sa ma­ter­na, cui­dan­do de su pro­ge­ni­to­ra, a quien una em­bo­lia la tie­ne en ca­ma des­de ha­ce 15 años. No se

pue­de mo­ver y Nie­to la vis­te, la pei­na, le da de co­mer, la la­va. Su vi­da en­te­ra se re­du­ce a cui­dar­la. Esa no­che in­ter­mi­na­ble en la que trans­cu­rre la obra, en la que pa­re­ce que se mue­re pe­ro no se mue­re, Nie­to y su her­mano EN EL SÚ­PER No tie­ne cons­cien­cia de ser fa­mo­so... pe­ro en el sú­per no le qui­tan los ojos de en­ci­ma. Un día, cuen­ta, fue a por pa­pel hi­gié­ni­co y op­tó por el pa­que­te más gran­de. Cuan­do iba a pa­gar en la ca­ja se le acer­có una se­ño­ra ma­yor y le es­pe­tó: “¡Pues no ca­gáis na­da los ac­to­res!” en la fic­ción, Tous, se con­cha­ban pa­ra in­ten­tar car­gár­se­la. “Se dan cuen­ta de que les ha jo­di­do la vi­da. Ma­dre no hay más que una pe­ro co­mo te to­que un bicho, lo lle­vas cla­ro”, di­ce Nie­to. Pe­ro cla­ro, ma­tar no es fá­cil y me­nos a una ma­dre, por lo que am­bos per­so­na­jes es­tán muer­tos de mie­do des­de el mo­men­to que tie­nen la idea. “Con­ta­do así es un dra­món, pe­ro el pú­bli­co se es­tá rien­do des­de el pri­mer mo­men­to”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.