UN MUN­DO DE OPOR­TU­NI­DA­DES

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Le­jos de abu­rrir­se, quie­nes sa­can pro­ve­cho de su pro­pia com­pa­ñía ase­gu­ran que es­tar so­los les ofre­ce un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra dis­fru­tar. La so­le­dad bus­ca­da per­mi­te ex­plo­rar sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos y asi­mi­lar ex­pe­rien­cias sin el jui­cio o el con­di­cio­na­mien­to de otros. Fran­cesc Torralba ase­gu­ra que él apro­ve­cha sus momentos de so­le­dad pa­ra ana­li­zar los víncu­los con su es­po­sa, hi­jos, pa­dres, co­la­bo­ra­do­res, ami­gos… “Es la oca­sión idó­nea pa­ra pon­de­rar si nues­tras re­la­cio­nes tie­nen va­lor, si son per­ju­di­cia­les, si es­tás con al­guien por es­tar…”, ex­pli­ca.

Ima­gi­nar el fu­tu­ro Otra de las vir­tu­des de es­tar so­lo es que per­mi­te to­mar dis­tan­cia de las per­so­nas y las cir­cuns­tan­cias pa­ra pen­sar qué quie­re ha­cer ca­da uno con su vi­da, ver qué op­cio­nes tie­ne, pro­yec­tar e ima­gi­nar el fu­tu­ro. Y no se tra­ta de en­ce­rrar­se en un cuar­to a re­fle­xio­nar. “Pa­ra mí ima­gi­nar el fu­tu­ro tie­ne que ver con un pa­seo so­li­ta­rio por la mon­ta­ña, la pla­ya, un bu­le­var o un par­que”, confiesa Torralba.

Re­sol­ver el pa­sa­do Otra de las ac­ti­vi­da­des que fa­ci­li­ta la so­le­dad es visitar la me­mo­ria. “Uno pue­de ex­plo­rar las he­ri­das, re­sen­ti­mien­tos o cues­tio­nes pen­dien­tes que acu­mu­la y ce­rrar eta­pas o abor­dar te­mas no re­suel­tos, y lla­mar o en­viar un e-mail a aque­lla per­so­na con quien es­tá re­sen­ti­da des­de ha­ce me­ses o años”, ejem­pli­fi­ca el au­tor de El ar­te de sa­ber es­tar so­lo.

Ex­pre­sar otros ta­len­tos

La so­le­dad per­mi­te dar rien­da suel­ta a ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas o ta­len­tos di­fe­ren­tes a los que ca­da per­so­na ex­pre­sa en su vi­da pro­fe­sio­nal o per­so­nal. Pin­tar, es­cri­bir, fo­to­gra­fiar, co­lec­cio­nar, com­po­ner... En so­le­dad ca­da cual pue­de ha­cer real­men­te lo que quie­ra y de esa ma­ne­ra pue­de con­ce­der­se la gra­cia de no ha­cer na­da o de ha­cer mu­cho, de des­co­nec­tar de cual­quier ac­ti­vi­dad que exi­ja es­fuer­zo pe­ro tam­bién de dar rien­da suel­ta a sus in­tere­ses y bus­car nue­vas re­la­cio­nes que los com­par­tan, por ejem­plo a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.